Hablar del silencio: el anarquismo liberal

Explicar la anarquía es como disertar sobre el silencio: al hablar de él lo niegas. Digo esto a cuenta del artículo publicado ayer por Paco Capella en el blog de Lady Godiva sobre el canibalismo voluntario a la luz de lo que llama, entre comillas, la «ética de la libertad». Por la tarde, y con su habitual simpleza, se hacía eco de ello el más reciente fichaje del gremio de vendedores de periódicos. Hoy lo ha replicado un liberal, José García Palacios, mostrando su disgusto por la deriva que están tomando algunos liberales españoles.

Lo del canibalismo voluntario ya lo vi en alguno de los foros de internet en los que participo. El propio planteamiento del tema es un triste síntoma de la pérdida de sentido común que padece la sociedad en la que vivimos. Pretender que es tolerable comerciar con partes de tu propio cuerpo a fin de venderlas para un festín caníbal es, dicho sin más rodeos, un monumental disparate que no merece más comentario. Me gusta debatir y argumentar sobre cosas serias, pero creo sinceramente que a veces se plantean grandísimas tonterías con el ánimo de ser debatidas con toda la seriedad del mundo. Yo paso. Todavía soy una persona cuerda.

Mi atención, antes bien, se centra en la catalogación de «liberal» con la que Escolar, el propio Capella y otros presentan planteamientos como el ya citado. Soy consciente de que el liberalismo es una corriente de pensamiento muy abierta y en la que caben muchas cosas, algunas de ellas abiertamente opuestas. Lo mismo ocurre con el socialismo, bajo cuyo nombre se cobijan tesis tan opuestas como las del socialismo soviético y la socialdemocracia alemana.

Lejos de mi intención está repartir credenciales de liberal a nadie, cosa que sí han hecho algunos «anarco-capitalistas» (o «ancaps») en no pocas ocasiones. Yo me considero liberal, pero mis ideas están a años luz de las que proponen los ancaps en muchos temas. A mi modesto entender, ser liberal no implica ser relativista. Así, no coincido con Lady Govina en cosas como su crítica a las medidas estatales de bloqueo de webs de pornografía infantil, algo en lo que -paradójicamente- ella y Nacho Escolar coinciden casi al 100%.

Sobre el anarco-capitalismo, a veces me pregunto si tiene más de anarquista que de liberal, pero con esto vuelvo al comienzo: definir la anarquía es una tarea imposible. Lady Godiva señalaba el 10 de junio: «Concibo una sociedad sin Estado pero con orden basada en la propiedad privada y la libertad y responsabilidad individuales». Esto es un contrasentido que nunca pasará del plano de la utopía. ¿Alguien conoce una sociedad en la que haya sido posible salvaguardar los derechos de las personas sin una autoridad que los proteja? No conozco ninguna experiencia humana que haya podido vivir con normalidad y prosperidad sin una Policía y unas autoridades que velen por la seguridad y el normal ejercicio de los derechos de las personas. A lo mejor los «ancaps» nos sorprenden y nos descubren el «círculo cuadrado» un día de éstos, ¿quién sabe?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Lamento si la exposición ha sido un poco liosa, es que el tema tiene miga…

  2. HLH

    Bueno, espero que cuando le suelto a algún progre «cómeme el rabo», no se lo tome en sentido ancap :mrgreen::mrgreen::mrgreen:

    saludos!!

  3. Qué sutileza la tuya, rapaciño… 😛 😉

  4. Dentro del liberalismo se engloba el minarquismo, luego tú y yo (como muchos otros) somos liberales.

    Dentro del liberalismo también se engloban cosas indeseables. Pero lo peor es que hay elementos (yo me los he encontrado en más de un blog y seguro que tú también) que parten del lberalismo para acabar defendiendo teorías contrarias a la libertad y la vida. son capaces de justificar el aborto partiendo de teorías económicas liberales, igual que tú apuntas la justificación del canibalismo. Justifican la prostituciónm infantil o el tráfico de seres humanos. Es posible que esos sean liberales, pero lo que es seguro es que son mononeuronales.

  5. Desde luego, Interruptor, algunos están justificando tales cosas en nombre del liberalismo y de la libertad que es para llevarse las manos a la cabeza. No entiendo a quienes se empeñan en hacer formulaciones sólo atendiendo a preceptos ideológicos y prescindiendo de las más mínimas dosis de sentido común, en fin. 🙄

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.