Una “verdad judicial” incompleta

Dentro de unas horas se leerá la sentencia del juicio del 11-M. José Blanco ya ha atribuido a priori a esa sentencia, sin conocerla, el título de “la verdad judicial”, pero esa “verdad” podría ser incompleta. A los principales procesados se les imputan 191 asesinatos (192 en el caso de Suárez Trashorras, al sumar a Javier Torronteras, el GEO fallecido en Leganés). Aunque parezca asombroso, falta una víctima.

Dos meses después del 11-M nacía Nicolás Jiménez Morán. Murió a los dos días, el 10 de mayo, a causa de las heridas sufridas por su madre en los atentados. El 6 de marzo de 2006, 20 Minutos incluía a Nicolás en su lista de víctimas del 11-M, pero igualmente se hablaba de “191 víctimas”, a las que sumaba el GEO de Leganés, es decir, 192. Al llegar al nombre de Ana Isabel Gil Pérez se lee: “Gil Pérez, Ana Isabel, y su hijo no nacido”. Ella estaba embarazada de 8 meses y el atentado se llevó las vidas de ambos. He contado tres veces la lista: en realidad son 193 y no 192. Aunque le cita, “20 Minutos” no contó como víctima al hijo de Ana Isabel, Samuel.

El primero en “olvidarse” de Samuel fue El País, que lo descontó de la lista de víctimas en los días siguientes al atentado. Aún no había muerto Nicolás, así que la lista del diario de PRISA se quedaba en 190 víctimas. HazteOir.org lanzó una alerta de protesta, indicando que Carmen Baladía, directora del Instituto Anatómico Forense, dejó claro que “en medios médicos se incluye como víctima al feto, plenamente identificado”, por lo que eran 191 víctimas, y no 190.

Otros medios secundaron el “aborto mediático” de El País y a los cuatro meses, ya muerto Nicolás, el propio Rey Juan Carlos limitaba a 191 -y no 192- las víctimas del 11-M, siendo 191 la cifra de imputaciones de asesinatos que se registró en el juicio. La conclusión es obvia: en la lista faltan Nicolás o Samuel, uno de los dos.

Ojalá dentro de unas horas el juez nos dé una sorpresa y aparezcan los nombres de esas 192 víctimas, más el GEO Torronteras, entre las imputaciones de asesinato de los acusados en este juicio. Me chocaría mucho que se hablase de “verdad judicial” si este proceso se olvida de una de las víctimas mortales del 11-M.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Supongo que entre los muertos se contó también el nonato de 8 meses que una de las fallecidas estaba esperando. Muchos medios de comunicación no lo dan como muerto por no considerar siquiera que existía… la historia de siempre.

  2. Estoy convencido de que la sentencia va a ser una pantomima. En el juicio no se ha demostrado nada, tan sólo han surgido aún más dudas sobre la veracidad de las pruebas. Con unas pruebas de las que no se puede estar seguro, no se puede dictar un veredicto con un mínimo de garantías de justicia. Es todo un espectáculo mediático que sólo puede tener dos sentidos, ambos relacionados con la publicidad que es la finalidad de todos los espectáculos: uno es la publicidad del juez y otro la publicidad de los políticos, veremos cuál de los dos, no siendo Garzón mucho me temo que el segundo.

    Tengo el convencimiento de que va a ser una vergüenza de sentencia. Ya lo verás.

  3. Javier

    Fallen lo que fallen, para mí, este (des)gobierno falla desde el principio.

    Un abrazo.

  4. Da igual lo que diga la sentencia, la realidad la programa y define la izmierda.

    Heil Zapa!

  5. Interruptor, has acertado. La sentencia es un calco de la versión oficial. El juez afirma que no se sabe qué explotó en los trenes, pero que viene de Mina Conchita. Surrealista. Esto es un insulto a la inteligencia. Ni “verdad judicial” ni leches.

    He publicado otra entrada con las claves de esta sentencia y para poder ir comentarla.

  6. Agarraos: no tipifica la muerte de Samuel como asesinato. Acaba de hablar de “dos delitos de aborto”. 😯

  7. Es que el aborto no es un asesinato, según nuestro maravilloso código penal.

  8. Sé que lo califica como homicidio, pero si en el homicidio de personas ya nacidas hay grados -y el asesinato es uno de ellos-, no entiendo por qué no se hacen distinciones en los casos de aborto.

  9. Me envían esto desde Radikales Libres:

    Estos son los textos de la sentencia:
    Antecedentes
    Hechos probados I y II
    Fundamentos y fallo

    según veo en el tomo 2 de los ‘Hechos probados’ sí aparece Nicolás Jiménez Morán y no aparece Samuel.

    Lo dicho, si al final estaba yo en lo cierto, por desgracia. 🙄

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.