“A por ellos, como en Paracuellos”

Prevost titulaba de esta forma una entrada que escribió anteayer en su blog. Ese lema fue coreado en la manifestación convocada por la extrema izquierda en Madrid para protestar por el asesinato, el pasado fin de semana, de un miembro de la tribu urbana de los redskins, de ideología ultraizquierdista, a manos de un neonazi. A la salvajada criminal de unos se responde con más salvajadas desde el otro bando, en una escalada violenta que puede acabar muy mal.

El mismo Prevost nos informaba en el blog Es por Madrid de lo ocurrido en esa concentración, por boca de uno de los asistentes, un militante de izquierda. Esa persona relata que integrantes de los colectivos convocantes de ese acto “han pegado a un compañero mio, y los demás nos hemos librado porque estábamos mas lejos y nos hemos ido a tiempo. Me han llamado hijo de puta, , manipulador y, lo que mas me duele, fascista y terrorista… por el simple hecho de llevar una cámara y ser periodista.”

Es muy grave que los violentos, sean de extrema izquierda o de extrema derecha, actúen de forma impune en nuestras calles. Por desgracia, esta lacra no viene de ahora, es un problema que han estado arrastrando todos los Gobiernos de nuestra democracia. Un Estado democrático no puede tolerar que bandas de descerebrados se dediquen a pelearse a navajazos en el Metro o en plena calle, amenazando con ello las vidas y la seguridad de otras personas. Es urgente que todos los partidos democráticos se tomen en serio esta cuestión y marquen distancias claras con quienes promueven y amparan actitudes violentas, y hagan caer sobre ellos todo el peso de la ley.

En este sentido, me parece especialmente grave que el PSOE, partido que ostenta en estos momentos la responsabilidad de gobernar España, se haya sumado a una concentración organizada por colectivos radicales de izquierdas, un acto en el que se han coreado lemas como “A por ellos, como en Paracuellos” y “Aznar, fascista”. Y eso ha ocurrido a las pocas horas de que el propio Zapatero pidiese en Chile respeto a Aznar cuando era Hugo Chávez quien utilizaba el mismo insulto para referirse al ex-Presidente del Gobierno.

En la manifestación convocada por el Partido Popular el pasado 10 de marzo, los propios organizadores se encargaron de evitar que provocadores de la extrema derecha se colasen en la marcha portando banderas franquistas. El PP nunca se ha sumado a ninguna manifestación convocada por un partido de ultraderecha y -para disgusto de los extremistas- nunca ha dudado en marcar distancias con ese margen del escenario político. Al PP podrá costarle esa actitud unos miles de votos de la ultraderecha, pero con ello cumple con su deber ético y moral como partido democrático.

Por el contrario, al PSOE sigue manifestándose de la mano de la extrema izquierda violenta y antisistema. El 26 de julio del año pasado los socialistas se sumaron a una manifestación en la que se lanzaron consignas abiertamente antisemitas y se hizo apología del terrorismo palestino. Los socialistas recibieron una lluvia de críticas por aquello, pero por lo que parece no aprendieron nada. Ahora han vuelto a sumarse a esta nueva contración en la que se han lanzado lemas de apología del genocidio y en la que los propios socialistas han corrido el riesgo de ser agredidos. ¿Sería mucho pedir que el PSOE actuase con más responsabilidad a la hora de sumarse a determinadas convocatorias?

No entiendo qué razón lleva al PSOE a seguir dando alas a los grupos más radicales de izquierda, apoyando sus concentraciones e incluso arriesgándose a ser abucheados y agredidos por esos descerebrados. ¿Es parte de la crispación que pretende generar el ejecutivo socialista para no perder las próximas elecciones? ¿En serio se creen que a tribus urbanas como los redskins se les pasa siquiera por la cabeza la idea de votar a un PSOE que ellos consideran “burgués” y “capitalista”?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.