¿Aborto sí, corridas de toros no?

La prohibición de las corridas de toros dictada hoy por el Parlamento catalán -que me parece inaceptable, aunque dicha fiesta no sea de mi agrado- es un indicador del extremo de desvergüenza y de cinismo alcanzado por los promotores de esta agresión a la libertad, la enésima que perpetran el nacionalismo catalán y sus portamaletas de la izquierda. Y es que esta medida sale del mismo Parlamento regional que hace cuatro años aprobaba un Estatuto que considera un derecho abortar -es decir, matar a seres humanos inocentes a indefensos-, disfrazándolo de “salud reproductiva y sexual” en su Artículo 41. Se escudaron en la libertad con el propósito de violar los derechos humanos, y ahora la pisotean apelando a los “derechos de los animales”.

Otorgar a los toros los derechos que acaban de arrebatarles a los niños y niñas no nacidos es un brutal atropello contra la vida y contra la razón que también secundan hasta el esperpento ciertos medios. Por ejemplo, el diario izquierdista Público, que siempre se refiere al aborto como un “derecho”, y que se escandaliza si alguien dice que abortar es “matar” o si dice que el aborto es “un crimen” o si lo compara con la ablación del clítoris, hoy se refiere en portada a las corridas de toros con la palabra “tortura”. Es decir, que llaman torturadores a los toreros los mismos que consideran un “derecho” matar y descuartizar a los miembros más débiles de la raza humana. Es más: el periódico favorito del régimen pone en portada y a propósito de los toros las manchas de sangre que no puso cuando se legalizó el aborto. ¿Será que Público considera que los fetos humanos no sangran cuando los descuartizan en un abortorio?

Hay que recordar, por cierto, que para promover la matanza de inocentes la izquierda abortista no ha dudado en cosificar a los no nacidos, incluso ha llegado a la aberración de negar que los fetos humanos sean humanos y hasta que sean seres vivos. Han rebajado a todo ser humano de cierta edad a la categoría de una planta o de un mineral en cuestión de derechos, y ahora nos vienen con que los toros tienen derechos y que la tauromaquia es “tortura”. Un grado de majadería que, para desgracia de los no nacidos, no es algo nuevo en la izquierda promuerte.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Es fácil que se retraten. ¿A que si se presenta una ILP en Cataluña para derogar ese artículo del estatuto catalán, no habría libertad de voto como para lo de los toros?

    A mi de toda esta guasa de la prohibición de los toros, lo que me produce risa es que muchos de ellos, tras la votación habrán disfrutado de una lubina que habrá muerto en la superficie de un barco sin oxigeno mientras daba coletazos mientras los muy simples, dirán que han evitado la tortura de los animales, mientras se dan golpes de pecho. Para los restaurantes de cinco tenedores de los políticos, ya hay ciertas cosas que no importan.

  2. José Jacinto Verde Colinas

    Ésta es una muestra más del grado de degradación moral que estamos viviviendo en nuestro país y, más en concreto, en Cataluña. Y es que la incongruencia y maldad del ser humano, en ocasiones, no nococe límites.

    Yo tampoco soy un gran aficionado a la fiesta de los toros; de hecho, a nivel personal, me importa bastante poco su prohibición. Sin embargo, la mente humana de algunos siempre buscará argumentos de lo más retorcidos para justificar la abolición de las corridas de toros, la protección a ultranza (incluso por encima de la razón) de ciertas especies animales, como el lince o el quebrantahuesos (aunque ello suponga la paralización de ciertas obras civiles, como creo recordar que ha ocurrido en algún lugar), mientras se niega la humanidad del nasciturus humano para permitir su matanza o asesinato.

  3. Lo interesante es que las asociaciones “culturales” de “bous al carrer” (el famoso toro embolado), seguirán disfrutando de subvenciones públicas en Cataluña porque no han sido prohibidas…

    ¡Ay! Si en las corridas de toros desfilaran tocados con barretina los matadores al son de una sardana…

  4. Yo estoy absolutamente en contra de la tauromaquia, pero desde luego deberían pensar en proteger primero a los seres humanos y después a los animales.

  5. Ya sabes, si pisas un huevo -embrión- de águila real te clavan un multazo de cuidado e incluso cárcel. Si acabas con la vida de un embrión humano puedes hacer un negocio de ello y obtener grandes beneficios económicos y el sobrenombre de benefactor de la salud reproductiva.

    Así es nuestra ley y nuestro estado, así está nuestro país… Uffffffffffff…

  6. Lo que en todo caso me parece muy revelados es que los diputados que han apoyado esa medida sientan más sensibilidad, afecto y preocupación por los seres irracionales cornudos que por los seres humanos…

  7. Elentir, ¿De verdad te extraña?. Repasa el caso del DDT y la malaria.

  8. No, ya no me extraña nada. Recuerdo bien lo ocurrido con el DDT. Parece que algunos no aprenden.

  9. Jandro

    A mí tampoco me gusta nada la tauromaquia, ni desde el punto de vista ético ni del estético, pero alguien que considera el aborto un derecho me parece que no tiene ninguna autoridad moral para pedir la prohibición de los toros.

  10. atroma

    Pues yo si disfruto viendo una corrida de toros. ¿Soy acaso un insensible? ¿Un salvaje, quizás? Entiendo que hayan personas que no le gusten la corridas—mal llamado tauromaquia, tauromaquia es lo que concierne a la fiesta, su preparación, los atuendos, amuletos… incluso la lidia de recortes, donde no se mata al toro, también es tauromaquia—breve inciso. Lo dicho, que entiendo que no os gusten las corridas, y se os respeta por ello. No ocurre igual en el sentido contrario. Y también lo entiendo, porque vuestros argumentos son más sólidos que con los que pueda debatir. Sólo quiero, para ello, y aunque sirva de poco, mencionar dos puntos; uno, no creo en los derechos de los animales, me parece absurdo expandir derechos propios del ser humano a animales. Y dos, un toro se lidia a los cinco años de edad, con unos cuidados y unas condiciones de vida propios de reyezuelos catalanes. El toro domestico para consumo, se lleva al matadero a los tres años de edad, encerrados en habitáculos estrechos para que no puedan ejercitar y desarrollar así la masa de grasa idónea, hormonados y con piensos compuestos a base de químicas. Sólo eso ¿Qué es una fiesta sangrienta, y que hiere sensibilidades? Estoy de acuerdo. Sin embargo yo no lo veo así, veo a dos seres vivos enfrentados en una lucha sin cuartel, uno representa la inteligencia y la habilidad, el temple, y el arte, y el otro la fuerza bruta. Para ello debe gustarte, y sentirlo.

    Sin embargo, de igual es el boxeo. Quizás más cruel. Y poco se dice, o se compara.

  11. Ante el aborto no hay libertad de conciencia. Ante suprimir o no las corridas de toros sí.
    Para esta extrema izquierda que nos gobierna y que padecemos, que es más importante lo segundo que lo primero.
    Un feto humano importa menos que una vaquilla de becerrada de pueblo.

    La deriva nazionalista en Cataluña ha llegado a una de sus cotas máximas.
    La prohibición de los toros – que nada tiene que ver con un supuesto maltrato a los animales, sino con un intento de desespañolización de cualquier nexo que forme parte del acervo cultural común – supone una declaración de guerra formal, un puente de playa de la cada vez más cercana proclamación independentista al modo y manera de Companys en 1934.

    Ya no es el simple acoso y persecución contra los castellanos parlantes, a los que dentro de poco les impondrán un brazalete amarillo con una “ñ” bordada, sino que estamos ante una demostración de estalinismo propiciado por ese Zapatero que ha dado alas a los nazis con barretina, hasta el punto que la prohibición es el método elegido para cercar la cada vez más menguada libertad de los ciudadanos.

    El zapaterismo no sólo ha hundido economicamente este pais y ha llenado las oficinas del INEM con 5.000.000 de parados,los comedores de Cáritas con un millón doscientos mil dramas diarios y nuestras calles con 9.000.000 de pobres, sino que además ha demolido la Constitución y volado por los aires la unidad nacional.
    Acabaremos mal.
    Muy mal.

  12. Republicano

    ¿Y si estoy en contra del aborto y el maltrato animal, que digo ahora? Porque lo tuyo ha sido irse por las ramas, machiño…

  13. Lo de “irse por las ramas” es argumentalmente bastante pobre si lo que quieres hacer es mostrar tu desacuerdo con algún aspecto de la entrada. Esfuérzate un poco más, chavalín.

  14. D45

    Sinceramente estoy de acuerdo con la prohibición, porque es inaceptable que se maltrate así a un animal. Creo que hay otras formas de divertirse sin matar a un toro.

    Los animales hay que respetarlos, que también sufren.

  15. Republicano

    Lo argumentalmente pobre ha sido tu entrada. Esforzareme yo más, pues:

    Si lo que querías era condenar el aborto, tu artículo está bien.
    Si lo que querías era denunciar la incoherencia de muchos de los que aprueban el aborto y prohiben el maltrato animal, tu artículo está bien.
    Si lo que querías era hacer crítica de la decisión democrática (nacida incluso de una Iniciativa Legislativa Popular) tomada por el Parlament catalán de prohibir las corridas de toros, te has quedado en la primera frase, porque el resto han sido argumentos antiabortistas.
    Si lo que querías era denunciar la regresión de libertades, te echo una mano y te apunto algunas más que este Estado liberticida ha impuesto, rebajando nuestra calidad democrática:
    – No somos libres de conducir con unas botellitas de vino de más, condenando a la quiebra a la industria vitivinícola.
    – No somos libres de portar armas.
    – No somos libres de consumir o vender drogas.
    – No somos libres de fumar en hospitales, con la ansiedad que produce estar a punto de ser padre.
    – No somos libres de conducir nuestra moto plácidamente por una acera.
    – No somos libres de aparcar en doble fila.
    – No somos libres de utilizar burka.
    – No somos libres de consumir alcohol con menos de 16 años ¿o ya son 18?

    En fin, como ves, agresiones a la libertad habemus muchas e incontables en este Estado opresor. Suerte con tu propósito.

  16. ¿Y luego me acusas a mí de irme por las ramas, Republicano?

    Para empezar, te veo mal informado. El mismo parlamento catalán que ha prohibido las corridas de toros se negó hace poco a prohibir el burka.

    En cuanto a otros ejemplos que pones, me parece demagogia muy barata comparar una corrida de toros con situaciones en las que se pone en peligro la vida de terceros. Un torero que se pone delante de un toro está asumiendo voluntariamente un riesgo sin poner en peligro a nadie más. Me parece alucinante que compares una corrida de toros con conducir borracho o con andar con una moto por una acera. Compruebo, en fin, que tu capacidad argumental es bastante pobre.

    Para terminar, que descalifiques esta entrada diciendo que son “argumentos antiabortistas” deja en evidencia lo muy contra el aborto que estás. Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo.

  17. D45

    Republicano, me parece demagogia que compares el consumir drogas, portar armas y aparcar en doble fila (algo que todo el mundo hace) con conducir borracho o en moto por la acera. Por favor, ya sé que la izquierda no puede sobrevivir sin movilizar sentimientos, pero no insultes a la inteligencia de los demás.

  18. José Benito

    A mí, aunque no sea aficionado ni haya ido nunca a una (aunque sí las he visto en la televisión), la corrida de toros no me parece maltrato animal, sino más bien al contrario.

    Me explico: quienes hablan de que la corrida es maltrato, suelen ignorar, en primer lugar, que el torero no es sino un matarife que, en lugar de matar al toro en un matadero vilmente con una aguja eléctrica, lo mata en la plaza midiéndose frente a él, dando al animal la oportunidad de defenderse, de que sea el torero quien e incluso salvarse siendo indultado si presenta cierto comportamiento considerado “noble”.

    En segundo lugar, ignoran también que este comportamiento “noble” es el que el toro tiene que mostrar, no porque le salga al animal de una supuesta inteligencia infusa, sino porque el toro de lidia es una raza especialmente desarrollada mediante la mezcla artificial de animales (como como lo son cualquier otras razas de animales domésticos, como perros, gatos, ovejas, etc.) para que el cornúpeta se comporte así en la plaza. Un simple toro de raza rubia gallega, por ejemplo, se tiraría tranquilamente en la plaza y se dejaría matar prácticamente sin defenderse en esa situación, que no entendería. La raza llamada toro de lidia existe únicamente porque, a lo largo de los siglos, se ha seleccionado a estos animales para que se comporten así; y el día que la fiesta de los toros desaparezca, esa raza tendrá sus días contados: se extinguirá por haberse perdido ya el objetivo por el que el hombre los creó.

    En tercer lugar, y esto es una cosa que, increíblemente, siempre me sorprende que muchos antitaurinos lo ignoren, al toro no se le mata por capricho, sino para comerlo, como se sacrifica a cualquier otro vacuno. Pero, como he dicho en el primer lugar, aún tiene la oportunidad de salvarse, que no existe para la res simplemente reservada a un matadero corriente. Sólo esta ignorancia hace perder a los antitaurinos ninguna autoridad para decir si los toros son una crueldad o no.

    Y sí, me sigue sorprendiendo muchísimo que haya por ahí mucha gente defendiendo a las focas, a las ballenas, y hasta a los toros (a pesar de todo lo que he dicho, y que el toro de lidia se ponga en peligro de extinción precisamente si desaparece la fiesta), y que, en cambio, se manifieste partidaria del aborto. Otra demostración de la autoridad que pueden tener cuando defienden a algún ser vivo, ya sea o no inteligente, ya sea sensible o insensible.

  19. Espectador

    Teniendo en cuenta el amor de los políticos catalanes por los toros y su desprecio por los fetos humanos, tal vez la estrategia contra el aborto, al menos en Cataluña, fuera sugerir que en cualquier parto puede nacer un astado, tipo Minotauro, que al fin y al cabo era el hijo de la esposa del Rey Minos de Creta, según los griegos.

    Ya se que desde el punto de vista biológico moderno es una barbaridad, pero ahí tienen a la Aído diciendo que el feto de cuatro meses es un ser vivo, pero no un ser humano, y ahí sigue, de Ministra de ZP.

    Y que se multe ferozmente el destruir un huevo de rapaz, mientras que se estimula el aborto con cargo a la Seguridad Social Pública, me parece el colmo de la hipocresía y la maldad. Por lo visto una rapaz vale mucho más que un ser humano.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.