Rubalcaba, la mortalidad en carretera y las poco fiables estadísticas de la DGT

Ayer el Twitter de Rubalcaba afirmaba la preocupación del candidato del PSOE por la seguridad vial. En un segundo tuiteo Rubalcaba se refería a los muertos en accidente: Todavía hay muchos fallecidos: 1700; cuando llegué eran 4000“. Ciertamente, estos últimos siete años ha habido un descenso en el número de muertos, y es justo que el exministro se alegre por la parte que le toca (que no por todo el descenso, que se debe a múltiples causas, empezando porque tenemos coches más seguros). No obstante, debo señalar que las cifras que da Rubalcaba no son correctas: en 2004 hubo 3.511 muertos según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) que cuentan las víctimas hasta las 24 horas siguientes al accidente.

En cuanto a los 1.700, supongo que Rubalcaba se refiere a las cifras de 2010, cuando según la DGT hubo 1.730 muertos en las carreteras españolas. No sé qué pensará el exministro, pero creo que 30 personas son muchas como para olvidarlas en un redondeo -hablamos de seres humanos, no de meros números-, y más aún si tenemos en cuenta que esa cifra la señaló la DGT en su Indicador rápido de accidentalidad en carretera en 2010, en cuya portada se señala lo siguiente: “Datos provisionales extraídos de la base de datos el 2/1/2011”. Es decir, que la de 1.730 ni siquiera es una cifra definitiva, lo cual indica que serán más.

En cuanto a la cifra de muertos en accidente que llevamos en 2011, para mí es un misterio. En el momento de redactar estas líneas, el recuento mensual de víctimas de la DGT no se actualiza desde enero. Haciendo mis propias cuentas a partir de las cifras que da la página de víctimas diarias de la DGT el resultado es de 818 muertos en lo que llevamos de 2011. Pero ¿son fiables esas cifras? Para empezar, escribo esta entrada en la noche del sábado 30 al domingo 31 de julio pero la estadística diaria no se actualiza desde el miércoles 27. No quiero ser mal pensado, y concedo a la DGT un margen de confianza por la operación salida que se inició este fin de semana (y que ojalá no incremente esa triste estadística). Pero hablando de confianza, no es eso lo que inspiran las curiosas estadísticas de la DGT.

Las cifras de la DGT extravían a ocho muertos en enero de 2011

Cotejando cifras, me encuentro con desfases inexplicables. A modo de ejemplo, para enero de 2011 la tabla mensual da 102 muertos:

Sin embargo, la tabla diaria indica 110 muertos en enero de 2011:

¿Qué ha pasado con esos 8 muertos? No estamos hablando de simples números: estamos hablando de personas con familia y amigos, personas que tenían una vida que quedó trágicamente truncada en una carretera. ¿Cómo es posible un desfase así?

La DGT da cifras provisionales que distan en 182 muertos para 2010

Pues hay desfases aún más grandes. Por ejemplo, en el primer cuadro que he indicado se da la cifra provisional de 1.548 muertos en 2010, pero como he señalado más arriba, en su Indicador rápido de 2010 la DGT daba otra cifra provisional de 1.730 muertos en 2010. ¿Cómo es posible que entre dos cifras anuales provisionales haya nada menos que 182 muertos de diferencia? Es una barbaridad que deja las estadísticas de la DGT en muy mal lugar, y no sólo las correspondientes al mandato de Zapatero, sino también las que ofrece la DGT sobre años anteriores, como veremos más abajo.

Los forenses dan cifras mayores de muertos en accidente de tráfico

Al encontrarme con esos desfases me ha asaltado una duda: ¿son reales las cifras de muertos en accidentes de tráfico en carretera que da la DGT? Buscando una respuesta en Google y navegando por diversos medios, sin hacer una pesquisa muy exhaustiva, me encuentro con los siguientes desfases entre las cifras oficiales de muertos dadas por las DGT y las que dan los Institutos de Medicina Legal en varias provincias españolas:

  • Julio de 2008, Alicante: el IML cuenta 141 fallecidos en 2007 en esa provincia frente a los 112 que indicaban las cifras oficiales. La DGT contó a 29 muertos menos, el 20% de los fallecidos. Incluso en las series anuales de muertos a 30 días, la DGT cuenta 128, 13 muertos menos que el Instituto de Medicina Legal.
  • Abril de 2011, Sevilla: Los forenses reportan 24 muertos, mientras que Tráfico cuenta 15. La DGT contó a 9 muertos menos, el 37% de los fallecidos. Me gustaría haber cotejado esas cifras con las anuales, pero el último resumen anual de la DGT es de 2009. A pesar de haber transcurrido ya siete meses de 2011, los datos de 2010 aún no se han incorporado.
  • Junio de 2011, Valladolid: Los forenses cuentan 36 muertos en accidentes de tráfico en esa provincia en 2010 frente a los 22 de Tráfico. La DGT contó a 14 muertos menos, el 38% de los fallecidos.
  • Julio de 2011, Burgos: Los forenses cifran en 46 los muertos por accidente de tráfico en esa provincia en 2010, frente a los 35 que contó Tráfico. La DGT contó a 11 muertos menos, el 23,9% de los fallecidos.

Pero admitamos, incluso, la posibilidad de que estos sorprendentes desfases -los cuatro que he indicado son sólo una muestra- sean explicables sobre distintos métodos estadísticos. A modo de ejemplo, la DGT alteró en secreto a comienzos de 2010 su método de cuenta para descontar a los fallecidos en travesías, es decir, en aquellas carreteras que a pesar de depender de la DGT, discurren próximas a poblaciones, algo inexplicable salvo por el empeño de dicha Dirección de quitarse muertos de encima literalmente.

Manipulación de cifras: cuando se mezcla seguridad vial y propaganda

Si la alteración en los criterios estadísticos en una materia tan sensible como ésta ya es algo difícil de explicar, aún lo es más lo que denunciaba hace dos semanas Elantirradar.com: la misma misteriosa desaparición de muertos en las estadísticas diarias de la DGT, en concreto siete muertos en las carreteras españolas durante el mes de junio que “resucitaron” por obra y milagro de los retoques estadísticos de la DGT…

Ese mismo blog denunciaba -con todo lujo de datos y detalles- el pasado 19 de enero que la DGT e Interior eliminaron a 365 muertos de la serie histórica. Partiendo del análisis de las propias estadísticas de la DGT, la conclusión a la que llegó entonces Elantirradar.com -y de la que se hicieron eco diversos medios de comunicación- es que “la DGT lleva más de seis años publicando cifras falsas a sabiendas”. Esta manipulación de las cifras ha tenido episodios tan escandalosos como cuando el gobierno proporcionó a la UE datos falsos de muertos en carretera en 2009, o lo ocurrido el año pasado cuando la DGT ofreció cifras falsas en Semana Santa para vender un falso descenso de los muertos en carretera.

En las manipulaciones de datos de la DGT ha habido casos ya directamente perversos, como el que denunciaba Pedro Javaloyes desde ese mismo blog el pasado mes de mayo: la DGT ocultó el atestado de un accidente mortal para que su director, Pere Navarro, pudiese decir que hubo dos días seguidos sin muertos en las carreteras. Desde la DGT ni siquiera se mostró la menor intención de rectificar ni de pedir disculpas a la familia del fallecido, un exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Montoro (Córdoba) muerto en accidente de moto.

Yo no cuestiono que haya habido un descenso de los muertos en carretera. Al contrario: ese descenso es algo de lo que debemos congratularnos todos, también el exministro. Ahora bien, indigna que tras semejante espectáculo de manipulación estadística Rubalcaba se quiera colgar ese descenso como una medalla y apelando, además, a unas cifras que no son correctas. No se puede convertir la seguridad vial en una cuestión propagandística, y menos aún a costa de falsificar cifras oficiales. Eso es inmoral, señor Rubalcaba.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Percero

    He de reconocer que este embuste “sólo” me irrita, a diferencia de cualquier otro del socialismo, que directamente me crispa. Al fin y al cabo, han pretendido con sus ideícas de progreso acabar con el problema de los muertos de tráfico nada más que mintiendo sobre las estadísticas y no han pretendido, no sé, cambiar las medidas de sentido común como la mejora de las redes viales y la seguridad de los vehículos. Es decir, no han acabado con la lenta pero sostenida disminución de los muertos en carretera. Con cualquier otro problema lo que hacen directamente es agravarlo, véase la educación, la economía, la vertebración social en general, la sanidad, las jubilaciones… absolutamente todo, hemos pasado de lentas mejoras a radicales empeoramientos y a la mentira colosal de decir que estamos mejor o, cuando es imposible ocultar el desastre, decir que la culpa es de otros.

    Mmm. Las multas no cuentan como medida para la seguridad sino como parte de la trola, la simple instrumentalización para la doble jugada de reacudar dinero y gente engañada.

  2. El Tíol Bastón

    Son todos unos mentirosos. En general, la cantidad de accidentes en carretera ha ido aumentando paulatinamente desde unos veinte años para acá. En 2009, entre muertos y heridos, ya había tantas víctimas de tráfico como diecinueve años antes. Y probablemente igual que antes, ya que desde 1993, año en que estaban éstos mismos donde están ahora, con el Felipín, redefinieron a su conveniencia los criterios para contar los accidentes mortales. Dado, pues, que ahora los coches pueden correr más, y que el número de heridos y muertos juntos es el mismo que antes, habrá que concluir que el número de accidentes viene a permanecer en aproximadamente los mismos parámetros: luego, si hay menos muertos, es porque son las medidas de protección de los automóviles y, en menor medida, la calidad de las carreteras, la que nos lleva a las cifras anteriores. Por tanto, debemos concluir que las medidas represivas gubernamentales han tenido un papel prácticamente nulo en la reducción de la mortalidad en el tráfico, si es que la hubo efectivamente. Y es absolutamente lógico: el número de vehículos en carretera ha aumentado en España, y también nuestros kilómetros de vías. El número de accidentes tiene mucho más que ver con la densidad de automóviles sobre las carreteras que con cualquier medida gubernamental aparte de la pura y dura reglamentación del tráfico en sí misma.

    Pero ya se sabe, el caso es apuntarse tantos, y si puede ser recaudando cuanto más, mejor.

  3. Por cierto, un apunte que me han hecho en Facebook sobre la reducción de los muertos en carretera: ¿cuánto ha tenido que ver la crisis y la disminución de los viajes por carretera? Quien no puede costearse la gasolina no viaja…

  4. Que Rubalcaba solo miente y manipula porque no sabe hablar de otra manera, es un hecho comprobado y comprobable, por eso yo no analizaría acada declaración que haga cuando hay victimas de por medio sean por las causas que sean.

    Aqui lo que veo es que ya ha empezado a engañar a la gente, y que la gente que le oiga, muchos creerán las bondades de sus peroratas, otros sin embargo razonarán y usarán sus intelectos para analizar a este sujeto. Por ejemplo:

    – ¿De verdad le preocupan a Rubalcaba las personas que mueren en accidentes de tráfico?

    – Si a Rubalcaba le preocupan las victimas de tráfico ¿no le preocupan las de ETA que suman miles?

    – ¿Las victimas de la carretra le preocupan más por el gasto que supone acudir y resolver un accidente, en personal y medios materiales?

    Si de verdad le preocupan las victimas de la carretera ¿las de ETA son diferentes y por eso premia a los asesinos que han matado a miles de personas? ¿Le preocupan las victimas de ETA hasta el punto de querer olvidarlas, y si ETA le apoya diciendo que deja las armas, no mete presos a todos los asesinos, empezando por los cabecillas?. Porque si ETA deja de matar ¿los asesinos en serie quedan libres, mientras los comunes pagan con cárcel por tan solo robar?

  5. El Tíol Bastón

    Tampoco seamos ingenuos. Yo no conozco ningún Estado, capitalista o no, donde al final el dinero no cuente más que las personas. Incluso yo diría que, si un Estado se dice verdaderamente democrático y actúa como las “democracias” que conocemos, es todavía peor en ese sentido. Porque, si un sistema es verdaderamente democrático, ¿por qué tanta insistencia en imponernos coercitivamente todas esas “medidas de protección” con que pretenden evitar la muerte de uno? Y me refiero a prohibiciones (tabaco) u objetos de uso que vamos a tener que comprar haciendo gasto para dar ganancia a terceros (cascos, cinturones, chalecos…) ¿O acaso uno no tiene derecho a correr voluntariamente peligro en uso de su libertad?

    Si lo importante fueran la persona y sus libertades, se la dejaría hacer lo que quisiera siempre que no dañase a terceros. Pero en el fondo, señores, está lo de siempre: dar el mínimo gasto a la Seguridad Social y los fondos públicos, y también a los seguros privados, un “lobby” muy fuerte y al que los gobiernos deben muchos favores.

    Y, para quien todavía lo dude, podemos comparar el rechazo social que produce el asesino con el del malversador de fondos o el ladrón, especialmente cuando se trata de dinero público, y las penas que la justicia impone a cada uno. Son iguales o mayores las de los que roban o malversan millones (al fin y al cabo, sólo dinero) que las de asesinos que han matado a cientos o miles de personas, como los de ETA. Que se sospeche que hayas aceptado como regalo tres trajes puede causarte un rechazo social mayor que si hubieras asesinado a alguien.

    ¿Qué se puede esperar de una sociedad así, y de tipos que son producto de ella, como ese tal Rubalcaba?

  6. ¿ Cuando quedará la política fuera de la DGT; cuando se fiscalizará realmente las víctimas de la carretera; cuando el importe de la recaudación de las multas de tráfico se invertirán totalmente en Seguridad Vial, especialmente en la Educación Vial Escolar; cuando indultará la DGT a la motocicleta como el malo de la película a pesar de ser la víctima; cuando la Orden Circular 18b/2008 de Fomento, sobre “Criterios de Empleo de Sistemas para Protección de Motocicletas” deje de ser una “tomadura de pelo” y se convertirá en Ley; cuando dejaremos de “hablar y usar” a las víctimas de la carretera sin el debido respeto a su nombre, a su recuerdo y a su familia; cuando participaremos todos en mejorar la Seguridad y Educación Vial y por el contrario cuando dejaremos de ser parte del problema.????????????

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.