PP, PSOE y BNG comparten discurso: somos gallegos si hablamos en gallego

Adivina a qué partidos pertenecen estas afirmaciones identitarias sobre el gallego

El viernes comentaba aquí que de acuerdo con los últimos datos del Instituto Gallego de Estadística sobre los usos lingüísticos de Galicia, 1,2 millones de gallegos tenemos como lengua única o preferente el español. No por ello somos menos gallegos que los demás, de igual forma que uno no es menos español por hablar en gallego, vascuence o catalán. A pesar de ello, los partidos mayoritarios de Galicia coinciden en hacer de la lengua una seña de identidad. A ver si podéis adivinar a qué partidos contienen estas declaraciones programáticas:

1. “Para el “partido 1” la defensa y reivindicación de la lengua galega como derecho irrenunciable (individual y colectivo) del pueblo gallego, así como factor de cohesión social imprescindible y señal de identidad debe ser una constante en la acción del goberno gallego.”

2. “El “partido 2” concibe el idioma gallego como muestra de nuestra riqueza y como señal de identidad y medio de expresión, comunicación y ejemplo de nuestro talento y por lo tanto tenemos que amarlo y emplearlo como canal de integración y respeto como marca permanente de nuestro pueblo.”

3. “La lengua gallega constituye el distintivo de la identidad de un pueblo y de una cultura. Somos gallegos y gallegas en parte porque tenemos una lengua que nos diferencia de los hablantes de otras comunidades lingüísticas, y disponemos de una cultura que se expresa en una lengua que le confiere la singularidad. Nuestra lengua es más que un lenguaje: nuestra lengua somos nosotros.”

Imaginaos lo que pasaría si un partido político mayoritario hiciese afirmaciones identitarias como éstas pero sobre el español. No cuesta imaginar las ya típicas acusaciones de “fascismo” que harían circular no sólo los partidos secesionistas, sino también sus portamaletas de la izquierda y la derecha. Y es que hemos asumido como algo normal que se diga que los verdaderos gallegos, vascos y catalanes son los que hablan -respectivamente- en gallego, en vascuence y en catalán, pero ¡pobre del que diga que el verdadero español ha de hablar en español! Esto último sería un disparate tan enorme como los otros, pero parece que hasta en los disparates hay clases y algunos, en unos casos por fanatismo y en otros por simple complejo ideológico, se elevan a la categoría de pensamiento único e incuestionable.

Respuestas a la adivinanza:

1. Programa del BNG (página 45)
2. Programa del PP (página 342)
3. Programa del PSdeG-PSOE (página 111)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Pero no acabamos con ellos por la via democrática y legal que es no votarles, y que salga quien salga, porque ¿no es lo mismo uno que otro? ¿entonces? ¿es que por el fisico, o por las siglas que antaño representaban algo distinto, seguiremos diciendo que son “los menos malos”, mientras siguen actuando como verdaderos dictadores?.

    Tanto PP como PSOE son SOLO administradores ¿porque los mantenemos si administran a su antojo, en lugar de velar por el bien de los que les han encargado tal función?

  2. Juana, si siguen recibiendo votos es porque hay gente que está de acuerdo con esas afirmaciones, o incluso hay gente que las asume con resignación. Pasa con muchas otras cuestiones, no sólo con la lengua. Incluso pasa con cuestiones mucho más graves: seguro que te imaginas cuál tengo en mente en este momento.

  3. pacococo

    Discrepo contigo, Elentir, la única vía que tenemos es la que dice Juana y yo matizo, voto en blanco, que no se escuden en que la gente se ha quedado viendo el partido.

    Pero esto hay que explicarlo a la gente. Nos han vendido que en la elecciones hay que votar a uno y la gente vota al que cree menos malo, porque la gente piensa que ha de votar a alguien y ahí es donde está la trampa y esa es la labor que hay que hacer.

    Es una misión casi imposible porque la gente es de ideas fijas y la más fija de todas es que lo que sale en TV es la verdad absoluta.

    Pero se puede lograr algo si de los que se quedan en su casa votan en blanco unos pocos, lo justo para que el voto en blanco sea la tercera fuerza. Eso sería un buen golpe a la casta.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.