Llega el proyecto de 'Ley orgánica de protección de la vida del concebido'

Los pros y los contras de la Ley Gallardón

Vie 20·12·2013 · 18:56h 12

Hoy Gallardón ha presentado su proyecto de nueva ley del aborto. En líneas generales es menos mala que la ley vigente, pero es muy insatisfactoria en el plano de los derechos humanos. Como ya ha señalado Derecho a Vivir, “no es suficiente”. Aunque llegue a aprobarse tal cual, “el aborto seguirá siendo legal y segando vidas humanas inocentes e indefensas… hasta que los ciudadanos consigamos su abolición”, recuerda la organización provida.

Una defensa del derecho a vivir que me gustaría oírle a la cúpula del PP
Elena Valenciano pide censurar el bus que muestra la verdad del aborto: ‘es violencia’

Las líneas generales de la ley Gallardón son las que ya se venían anunciando desde hace tiempo. En la práctica, estamos ante una ley muy parecida a la de 1985, y que -como aquélla- corre el riesgo de dar lugar a un coladero abortista. No obstante, hay detalles de la ley que me gustaría comentar, pues introduce ciertas novedades significativas.

Los puntos positivos de la nueva ley

Entre los aspectos que mejoran con la nueva ley cabe destacar los siguientes:

  • En el plano teórico, matar al hijo por nacer deja de ser un derecho y vuelve a ser un delito. Se acaba así con una aberración jurídica y ética como es la consideración legal de que matar a los miembros más débiles, inocentes e indefensos de nuestra sociedad es un “derecho” de sus madres. Otra cosa es lo que implica la ley en el plano práctico, como veremos más abajo.
  • Considerar la vida del concebido como un bien que se debe proteger. Al menos, en el plano teórico. La ley de 2010 había desamparado por completo a los hijos en los inicios de su vida, tanto en el plano teórico como en el práctico.
  • La propia denominación de la ley centra la atención en el niño por nacer: “Ley orgánica de protección de la vida del concebido y los derechos de la mujer embarazada”. Aunque en la práctica siga siendo una ley abortista y mantenga muchas similitudes con la ley de 1985, esta cuestión terminológica no es nada baladí. Durante décadas el lobby abortista ha intentado ocultar la realidad del aborto, deshumanizando y cosificando a sus víctimas, y que se revierta esa manipulación del lenguaje ya es un avance.
  • Para abortar “no se podrá alegar la existencia de discapacidad”. Esto implica dejar de tratar como seres inferiores a los discapacitados. Otra cosa es cómo se traducirá esto en la práctica, como veremos más abajo.
  • Prohíbe hacer publicidad de los abortorios. Sinceramente, éste me ha parecido uno de los mejores aspectos de la ley, y el que menos me esperaba.
  • Regula la objeción de conciencia para que pueda ejercer ese derecho “cualquier profesional sanitario”. La ley actual restringía ese derecho al personal facultativo directamente implicado en la perpetración del aborto, y lo sometía a unas condiciones que daban pie a la formación de listas negras de médicos objetores.
  • Exige a la mujer que quiera abortar un consentimiento informado tras siete días de reflexión. En el asesoramiento que se le prestará “se explicará que la vida del no nacido constituye un bien jurídico protegido por la Constitución y se realizará un estudio sobre las circunstancias concretas de la mujer, a la que se orientará sobre las ayudas concretas a las que tiene derecho”, y además, se le detallarán las alternativas al aborto, “como la guarda administrativa, el acogimiento o la adopción”. Me parece un gran avance, pues la ley actual parece enfocada a conseguir que la mujer aborte sí o sí.
  • En el caso de riesgo para la salud se externaliza el asesoramiento a la mujer que quiere abortar. “Será necesario un informe previo emitido por dos médicos ajenos al centro donde se realizará el aborto que acredite los peligros que afecten a la mujer”, señala la nota de La Moncloa. Del reglamento de la ley -y también de cómo quede finalmente redactada la propia norma- dependerá que este dique al fraude sistemático no quede en agua de borrajas.
  • Las jóvenes de entre 16 y 18 necesitarán el consentimiento paterno para abortar, a diferencia de lo que planteaba la ley Aído. Es un asunto secundario pero que el PP convirtió en su caballo de batalla. Personalmente no veo que un aborto sea menos dañino para el hijo por nacer en un caso que en el otro.

Los puntos negativos

Así mismo, la nueva ley contiene cosas claramente negativas. A modo de ejemplo:

  • Sigue sin dar un carácter absoluto al derecho a vivir del hijo concebido. En esto la ley hereda el pernicioso planteamiento establecido por el Tribunal Constitucional en su sentencia sobre la ley de 1985, que consideraba al hijo por nacer como un mero objeto de protección jurídica -como si fuese una casa o un coche-, y no como un sujeto de derechos. Es significativo que nuestra clase política, que no duda en saltarse la Constitución para abusar de su poder, tenga tantos reparos para avanzar en la protección para todos, sin excepciones de edad, del más básico de los derechos humanos. Si esta cuestión necesita una reforma constitucional, hágase. No me imagino mejor razón que ésa para modificar la Constitución.
  • Se mantiene el aborto en caso de violación. Aunque se limita su perpetración a las 12 semanas siguientes a la interposición de la denuncia por la violación, se mantiene así la tremenda injusticia de castigar a un inocente en caso de violación. La legislación española no contempla la pena de muerte para los violadores, así que se le impone al hijo por nacer un castigo que nunca se le impondría al autor de la violación.
  • La ley recupera el coladero abortista del riesgo para la salud psíquica de la mujer, como ya apunté aquí en septiembre del año pasado. Recordemos que el 98% de los abortos perpetrados al amparo de la ley de 1985 se hicieron bajo ese supuesto. Además, Gallardón no ha tenido reparos en manipular en su presentación de la nueva ley, ya que presenta dos supuestos -el riesgo para la salud física y el riesgo para la salud psíquica- como si fuesen uno solo. Hay que recordar, así mismo, lo que señaló la doctora Gádor Joya el año pasado: “No hay ninguna patología psiquiátrica que contraindique que una mujer lleve a término su embarazo”. La nota de Moncloa dice que dicho riesgo “se entenderá cuando el embarazo produzca un menoscabo importante en su salud, con permanencia o duración en el tiempo, según los conocimientos de la ciencia médica en ese momento”. Pero si la medicina no ve contraindicaciones psiquiátricas a un embarazo, ¿para qué incluir ese supuesto, cuya mera existencia ya da pie al fraude de ley sistemático que ya se dio con la ley de 1985?
  • Los abortos en los supuestos despenalizados serán financiados por los contribuyentes. Y es que la nueva ley, al igual que la ley Aído de 2010, incluye esos abortos en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud. Es impropio de una sociedad civilizada que sea legal matar a sus miembros más débiles e indefensos, pero lo que es el colmo es que, además, se obligue a todos los ciudadanos a sostener la matanza y descuartizamiento de los hijos.
  • Practicar abortos ilegales o inducir a practicarlos será castigado, en el caso del personal sanitario, con una pena de uno a tres años de cárcel. Una pena ridícula, teniendo en cuenta que el Código Penal castiga el homicidio con penas de diez a quince años de prisión, y de quince a veinte en caso de asesinato. El aborto es matar y descuartizar deliberadamente al ser humano más débil e indefenso, pero la nueva ley lo castiga con una pena similar a la tipificada en el Código Penal incluso para el homicidio por imprudencia grave.
  • Aunque teóricamente deroga el aborto eugenésico, la ley lo mantiene para malformaciones “incompatibles con la vida”. Sigue soslayando, así, la enorme diferencia entre morir y que te maten. Además, aunque niega la posibilidad de abortar alegando discapacidad del hijo por nacer, la nueva ley señala que “esta circunstancia podrá ser tenida en cuenta si causa un grave daño físico o psicológico a la madre”, con lo cual, en la práctica, sigue manteniendo la discapacidad como motivo para abortar, contradiciendo lo que la propia ley dice al respecto.
  • La nueva ley “despenaliza la conducta de la mujer que se practica o consiente que le sea practicado un aborto al entender que se trata siempre de una víctima.” Esto es un contrasentido. Si la ley pretende dar protección a la vida del niño por nacer, es absurdo considerar también víctima a la mujer que mata a su hijo por nacer o que pide a otros que se lo maten. Esto implica considerar a la madre embarazada como absolutamente irresponsable de sus actos. Ciertamente hay situaciones en que la mujer que aborta se ve sometida a presiones e incluso a coacciones. Entiendo que la ley interpretase estos casos como circunstancias atenuantes, pero liberar de toda responsabilidad a la mujer que mata a su hijo por nacer, en cualquier caso, es legalizar el aborto por la puerta de atrás.
  • La nueva ley no contempla la necesidad de proporcionar una ecografía del hijo en el asesoramiento a la mujer que quiera abortar. Recordemos que fue una propuesta de Unión del Pueblo Navarro para mitigar la ley actual, pero el PP la rechazó. No veo probable que la ley incluya esta herramienta de información tan eficaz y que permitiría a la madre conocer, directamente, la verdad sobre el hijo que lleva en su vientre. No obstante, habrá que presionar para que esta medida se incluya en el texto definitivo de la ley.
  • La ley no contempla medidas de apoyo a la maternidad. No basta con hacer una ley que protege la vida -como vemos, sólo de forma parcial y más bien en el plano teórico-, si la maternidad sigue siendo un motivo de maltrato legal y social. El gobierno pudo haber contemplado no sólo ayudas materiales y desgravaciones fiscales a las madres embarazadas, sino también promover una legislación que dignifique y proteja la maternidad. Llevamos décadas de políticas antinatalistas que no se van a deshacer con una ley como ésta. Hay que recordar que en 2009 Rajoy prometió una ley de protección de la maternidad frente a la ley Aído. Un año después dejó aparcada esa propuesta. Las madres se merecen un apoyo porque traen al mundo a las generaciones futuras, lo cual es un bien para toda la sociedad. ¿Tanto le cuesta al gobierno reconocer algo tan elemental?

El objetivo para los defensores de la vida sigue siendo la abolición

Así pues, aunque ésta ley sea menos mala que la anterior e incluya avances significativos, sigue siendo inaceptable desde el punto de vista de la protección de los derechos humanos, al seguir dejando muy desamparado el más elemental de ellos, que es el derecho a vivir. Por supuesto, es digno de celebrar que estemos viviendo el primer retroceso de las tesis abortistas en el ámbito legal en casi tres décadas. Esta primera batalla no se habría ganado sin estos últimos años de intensas movilizaciones a cargo de miles de ciudadanos que hemos salido a las calles a defender la vida, incesantemente, bajo el anterior gobierno del PSOE y bajo el actual gobierno del PP. No obstante, recordemos que para los que defendemos el derecho a vivir sin excepciones aún quedan muchas batallas por ganar, porque el objetivo no es lograr una ley abortista menos mala que la anterior, ni que se maten a 50.000 o 30.000 niños por nacer en vez de 118.000. El objetivo sigue siendo la abolición del aborto, y por esa causa vamos a seguir trabajando los provida como hasta ahora, en mi caso, apoyando a quienes la vienen defendiendo con una loable independencia desde la plataforma cívica Derecho a Vivir.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.400

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy Gallardón ha presentado su proyecto de nueva ley del aborto. En líneas generales es menos mala que la ley vigente, pero es muy insatisfactoria en el plano de los derechos humanos. Como ya ha señalado Derecho a Vivir, â…..

Comentarios a esta entrada:

  1. sofia saxe ivanovna

    Ninguna ley, puede abrir el camino a la costumbre de asesinar: desde el no nacido al mundo, ni al anciano. según LA CONCIENCIA, SE PUEDEN TOMAR ANTICONCEPTIVOS, LO QUE QUIERAN:matar no

  2. Jandro

    Tengo que decir que esperaba menos (más bien no esperaba nada). Buena noticia quitar la publicidad a los abortorios: al fin y al cabo, el impulso principal detrás del abortismo es el hecho de ser un negocio. Estoy convencido, además, de que el requisito del informe emitido por dos médicos ajenos al centro, en caso de concretarse acertadamente, salvará bastantes vidas.

    Además, no es una tontería, y lo señalas bien, que sea la primera ley que merma el abortismo.

    Pero, a pesar de todo, una verdadera pena de ley, que sigue cosificando al niño, que continúa defendiendo la muerte de inocentes por culpables, que no apoya a la maternidad y que nos sigue cargando a todos con los costes de la aberrante matanza. Un insulto al sentido común y a los derechos fundamentales.

  3. Me sorprende y me alarma que en HO se considere que en este anteproyecto hay una victoria un avance. A este paso, terminaremos haciendo equilibrios como Miró i Ardèvol para justificar que se mate a doscientos, en lugar de a trescientos hijos al día.

    ¿Qué parte de CERO es la que no hemos comprendido?
    ABORTO CERO, decíamos. ABORTO CERO, sigo diciendo. Y añado que no quedan menos muertos los fetos con esta ley que con la de Aído, que tampoco les causan menos dolor en el exterminio.
    Por lo demás, ya veremos cómo termina este anteproyecto. (Por no decir cuándo, si en esta legislatura o en la que viene).
    Mira mi entrada de hoy y verás que no estoy precisamente contento con todo esto.

  4. Luna, es una victoria que hayamos conseguido que este gobierno cambie el aborto de derecho a delito. Eso es innegable, porque era bien visible que este gobierno no tenía ganas algunas de tocar la ley Aído, lo mismo que el de Aznar con la ley del 85. Si no nos hubiésemos movilizado, todo seguiría igual. Una cosa es que esta ley sea mala, que lo es, y otra cosa es que no reconozcamos ninguna mejor respeto de la ley de 2010. No podemos caer en esa falta de realismo.

    HO dice que esta ley es insuficiente, y que su objetivo sigue siendo el aborto cero. HO no se conforma con que mueran menos niños por nacer. Salvar vidas es un avance igual que es una victoria cada vida que salvan los rescatadores que acuden a ayudar a las madres ante los abortorios, pero ningún provida se conforma con eso.

    Por favor, no hagamos batallas de estas cosas, que todos tenemos el objetivo muy claro y lo hemos repetido por activa y por pasiva.

  5. Ayer le oí a Luis del Pino que el Gobierno no había aprobado ningún anteproyecto de ley, sino que sólo había oído un informe sobre el borrador del mismo, con lo que, en definitiva, aún no hay nada de nada, dijera lo que dijera el resto del mundo (empezando por la misma prensa).

    ¿Es así?

  6. Elentir:

    Lamento discrepar, pero no ha cambiado nada todavía y tampoco lo ha hecho para bien. Esto es un anteproyecto y le queda mucho tiempo para que veamos qué realidad se concreta, puede que toda la Legislatura actual. Consecuencia de esta tramitación a pasos de tortuga: Permanece la Ley Aído hasta que lo que ahora se presenta sea sancionado. Puede quedar en suspensión el archiconocido recurso ante el TC, a expectativas del debate sobre la ley actual. (Que conste que yo era partidario de que el PP retirase este recurso, o más bien de que lo hubiera interpuesto de otra manera.)

    “El Gobierno cambia el aborto de derecho a delito”: Le pusieron un gran letrero que decía: “Jesús, Nazareno Rey de los Judíos.” ¡Ah, y también una corona!… De espinas. Pero lo mataron entre torturas. El nombre no es nada más que un “para más INRI”, desde el momento en que se cae en incongruencias que tú mismo señalas, como la absolución de las culpables por ser consideradas víctimas. (Allanando el terreno judicial y conculcando uno de los pilares del estado de derecho español, la división de poderes.)

    Realismo, todo el que quieras. Es muy “realista” decir que el nasciturus tiene derechos, pero no es REAL, cuando se añade lo que viene después. Surrealismo, mucho más. ¿No os habéis dado cuenta de que puede practicar un aborto Perico de los Palotes, mientras le dirija un médico y lo haga dentro de un abortorio oficial?¿Qué me dices de lo de tipificar un delito para luego convertir a su autor en víctima y decretar que ha de ser absuelto?. ¿Es menos surrealista el hecho de que algunos se alegren de que no se podrá abortar sin consentimiento de los padres, cuando la misma ley explicitaría que basta con que uno de los dos conozca el asunto? Quizá no has cogitado que esto supone que el otro puede no saberlo, por lo que estamos en las mismas.

    Y no es para tirar cohetes lo de que en caso de urgencia puedan tomar la decisión algunos de los que habitualmente coaccionan a la mujer para que aborte, como el maromo o los suegros. Sí, esos mismos que según la aplicación de otro artículo, podrían cargárselas con penas de uno a tres años de cárcel.
    Todo esto es una inmensa M legislativa, con M de Mariano.(Aun cuando lo firme Gallardón.)

    Yo también soy rescatador y conozco la inmensa alegría por cada vida que se salva, siento también mucha pena por todas las que se pierden, pero no puedo llegar al sentimentalismo. No pretendo hacer batallas en absoluto, sólo recordar cuáles son nuestros objetivos y haceros ver que estamos muy lejos de cumplirlos, que nos están toreando. Si quieres que te diga la verdad, me siento ahora más alejado que antes de esta noticia. Este texto ha de ser debatido y consensuado, por lo que se le va a quitar y añadir mucho, teniendo muy mala base para empezar.

  7. Luna, a mí no me tienes que explicar todo esto. Lo sé perfectamente, lo señalo en esta entrada y en HO también lo saben. De hecho HO ya ha anunciado que seguirá dando batalla porque la ley ni está aprobada, ni ha empezado su tramitación ni nada.

    Y en cuanto a objetivos, insisto: los tenemos muy claros y sabemos que estamos lejos de cumplirlos. En fin, no entiendo el motivo de tu crítica, sinceramente. ¿Qué quieres, que critique al gobierno por anunciar que quiere prohibir la publicidad de abortorios, que quiere dejar de considerar el aborto un derecho -aunque sólo sea en el plano legal, lo cual ya es un paso- y que quiere garantizar la objeción de conciencia? En serio, vale que esto sólo está en el papel, pero ¿te parece que eso no es menos malo que lo de la ley Aído? Yo soy muy crítico con el PP, pero por favor, dime si consideras que eso que acabo de citar es menos malo que lo que tenemos, porque si la alternativa a la ley Aído es esperar a que algunos micropartidos ganen las elecciones e instauren una ley provida 100%, tenemos aborto para rato, y ya se perpetran en España más de 118.000 al año.

  8. Muy bien, pues el aborto queda como delito y tooodos los españoles como cómplices forzosos, ya que lo pagamos entre todos, estando obligados a hacerlo. Ahora saco una botella de champán y lo celebro.
    (Para ya una alerta que pida casilla en la declaración de la renta, que se han olvidado de nuestra objeción personal.)
    Pero no puedo celebrar con el mismo champán el intento de ocultar los abortorios “pese a que” podrán ponerse en contacto con las interesadas e “informarles de sus servicios”. Oscurantismo y nada más.

    y lo que resulta de todo punto incelebrable es esta amnistía priorizada, que ni la misma Teresa Fernández de la Vega fue capaz de maquinar. En este aspecto, perdemos más que nunca en toda la historia.

    De aprobarse el anteproyecto, tendríamos las mismas posibilidades de abortar que hasta ahora, aunque con diferentes excusas. Aquí no se protege nada más que el pretexto y la dilación.

  9. Luna, ¿me has visto aquí celebrándolo, o has visto a la gente de HO con botellas de champán? Me parece muy injusto lo que estás diciendo.

    Y por cierto, que con este proyecto vamos a un nuevo coladero no es algo que digas tú por primera vez: ya lo ha dicho Gádor Joya. Y no lo dijo con ninguna botella de champán en la mano.

    En fin, me entristece leerte estas cosas. Es como si no nos conocieras, vamos… :-(

  10. Ignacio Villafruela Rubio

    yo, cuando escuché la noticia en que el ministro exponía el resumen del proyecto de ley me sentí, por una parte como cuando recibes un regalo inesperado (la verdad es que yo no tenía la menor esperanza de una nueva ley sobre el aborto, por mucho que Gallardón prometiera a H. O. y D. a V.,- por ello, felicito a todas las personas que han trabajado en la defensa del feto humano);

    y por otra parte me vi en la desesperación de contemplar la realidad cual dura es, con su risa cruel, con mi rechazo irónico a lo que el ministro decía, por la insuficiencia (pero que es que parece imposible, en nuestra sociedad inmadura, acomodada, hedonista, mantener la lucha de hacer ver a la gente la realidad del por nacer, de esa personita silenciosa que quiere vivir), por la frustración, por el quiero y no puedo de tratar de mantener un modo de pensar individualista, egoísta sito en sus votantes y en sus vecinos, y tratar de cumplir, o de que se vea buena voluntad, en su promesa electoral, también dirigida a sus votantes

    para mí el panorama es negro, y me temo que no va a ser fácil aclararlo,- pero hay que seguir luchando, intentando hacer brillar esa pizca de generosidad que cada persona tiene en su corazoncito, una a una, como hacen algunas mujeres ejemplares, que esperan pacientemente a la puerta de la clínica abortista y tranquilamente, con amor, dan razones a las ofuscadas madres que allí acuden

    el ruido del mundo produce esa ofuscación, el hacer lo que una voz dice, en la tele, en el bar, en la calle, nos vuelve inhumanos, las imágenes de gente muriendo de hambre son como unas oscuras siluetas del cementerio, nos hemos acostumbrado a ellas,- por una parte la mujer embarazada contra su voluntad siente que debe proteger a su hijo, pero por otra el ambiente exterior, lo que oye por ahí, sus planes de futuro, o su misma desesperación en el ganarse la vida le hacen plantearse esa bestial opción

    mal vamos si empezamos (claro que no es nuevo) a eliminar población,- ¡genocidio!,- me recuerda a la balsa de la Medusa, o a Arthur Gordon Pym (Edgar Alan Poe)

    pero sólo una cosa más: es encomiable como se lucha en H. O., D. a V. por esta causa, luchamos por una idea, perseveramos, vamos pacíficamente,- por ello me alegro mucho y felicito a todos

  11. Un apunte, Ignacio: Gallardón no prometió nada a HO y a DAV, de hecho ni siquiera los ha recibido, a pesar de que le solicitaron una reunión, igual que en su momento se la solicitaron a Bibiana Aído, que sí les recibió.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal