Una película en la que Dios es un delirio... hasta que al director le conviene

Sobre “Exodus: Dioses y reyes” y el ateísmo con truco de Ridley Scott

Este viernes fui a ver la última película que ha rodado el célebre cineasta británico Ridley Scott, esta vez inspirándose en la famosa historia bíblica sobre la liberación de los hebreos de Egipto.

He usado el verbo “inspirar” con dudas, para ser sincero. Justo antes de la película le comentaba a un amigo mi incomodo por lo que hizo Peter Jackson con la segunda película de “El Hobbit”, añadiendo cosas que no aparecen en el libro y que no vienen a cuento. Hacer esto con un libro tan célebre como el de Tolkien es algo que me dejó a cuadros, pero lo que ha hecho Scott con un famosísimo pasaje del libro más difundido del mundo, la Biblia, ya no es que me deje perplejo, sino que me parece algo que ya roza el chiste malo.

ADVERTENCIA: a partir de aquí, adelanto detalles de la película.

Para empezar, el cineasta británico nos presenta a un Moisés que cree ver a Dios -en forma de niño caprichoso- porque se da un golpe en la cabeza. Luego ese Moisés se convierte en una especie de dirigente terrorista decidido a sembrar el terror entre el pueblo egipcio mediante acciones de sabotaje y ataques contra la población civil. Siguiendo esta línea, Scott -que se declara ateo con “reservas”, aunque más honesto sería decir “con truco” o “con trampas”- nos muestra las plagas bíblicas como algo explicable desde una óptica científica y que no precisaba, necesariamente, de la intervención de ningún poder trascendente. Abordar así un relato de la Biblia me parecería legítimo si el cineasta fuese coherente con su propia visión, pero no lo es. Cuando llega la muerte de los primogénitos de Egipto, esa visión cientificista de Scott se va a hacer gárgaras. Esta vez sí que hay un Dios y es un “asesino de niños” que tiene por seguidores a unos hebreos que son unos “fanáticos”, afirmaciones que el director pone en boca del faraón sin que Moisés replique nada. Al monarca le presenta en ese momento como un hombre sensible e indignado por la muerte de su hijo, al que lleva en brazos, pero que poco antes ejecutaba a familias judías enteras y planeaba él mismo masacrar a todo niño judío incapaz de andar en represalia por las plagas. Al final de la película vemos a Moisés escribiendo a cincel las Tablas de la Ley -curioso: ese dios del que habla Scott es capaz de matar a todos los primogénitos de Egipto, pero después no puede ni escribir sus Mandamientos-, mientras el libertador mantiene un diálogo tan penoso con el “dios niñato” que casi da por pensar que el guionista se lo dejó escribir a una señora de la limpieza que pasaba por allí. Entendería que Scott hubiese hecho una película racionalista y materialista, en la que toda intervención divina se eliminase sin más, pero esto no es una película racionalista y materialista, sino una película tramposa e incoherente.

A esto hay que añadir que la película pasa por alto momentos claves de la vida de Moisés, como la forma en la que llegó a su madre adoptiva, hecho que sólo se relata ya cuando el protagonista es adulto. Como película épica “Exodus” pincha en muchos aspectos y adolece de un lirismo que se acerca a la sesión de psicoanálisis en lo que a Moisés respecta, con un Josué que le escucha de lejos hablar con ese “dios niñato” como si pensase que al libertador le faltaba un tornillo. Christian Bale, en el papel de Moisés, es un buen actor y lo hace genial como otras veces, pero su personaje acaba ahogado en estas incoherencias que ha cometido Ridley Scott.

FIN de los espoilers.

Da la casualidad de que la noche anterior emitieron en Canal Hollywood la excelente película de Cecil B. DeMille “Los Diez Mandamientos”, protagonizada en 1956 por el mejor actor del cine épico de todos los tiempos: Charlton Heston. Aunque tiene una buena batalla entre egipcios e hititas al comienzo -lo de las batallas a Scott se le da fenomenal, todo hay que decirlo-, unos efectos especiales excelentes y una ambientación muy bien hecha, en muchos aspectos “Éxodus” no le llega ni a la altura de los zapatos a “Los Diez Mandamientos”. Ésta estaba mucho mejor contada, la historia tenía un hilo conductor claro y los personajes tenían mucha más profundidad; la rivalidad entre Moisés y Ramsés era clara y tenía como trasfondo una difícil relación paterna que en “Éxodus” queda muy apagada y un triángulo amoroso que en la nueva película ni siquiera aparece; en la del siglo pasado Heston hizo un papel fabuloso; e incluso con los medios técnicos de la época, la película sigue siendo algo admirable. Ridley Scott ha cometido con “Éxodus” el mismo error que cometió con “El reino de los cielos”: disponer de excelentes medios, pero desperdiciarlos con una historia mal contada, y asomarse a un pasado remoto con la mentalidad descreída de un hombre del siglo XXI. El resultado será del agrado de quienes compartan no tanto una mentalidad racionalista y materialista, sino más bien esa forma tramposa de asomarse a la trascendencia que es tan frecuente hoy en día, según la cual se niega la existencia de Dios y toda influencia o presencia de Él en la historia y en la vida de los hombres, pero eso sí, atribuyéndole la responsabilidad de todo lo malo que ocurre. En el fondo, “Éxodus” no es una película atea -que niega a Dios-, sino teófoba, es decir, que no oculta su odio hacia ese Dios al que Scott teóricamente niega. El resultado es tan incongruente como si yo dijese que no creo en el dios egipcio Ra, pero al mismo tiempo le acusase de ser un cabrito por dejar que le pasen todas esas cosas a sus adoradores.

Personalmente, la película me ha decepcionado enormemente. Obviamente, cada uno es libre de invertir su dinero en lo que le plazca, pero a los que suelen leer mis comentarios sobre películas buscando pistas sobre si merece la pena o no, sólo puedo decirles que la desaconsejo sin rodeos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.700

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Pacococo

    Por circunstancias me enteré de algunos detalles de la película cuando se estaba rodando y me sorprendió que Moisés fuera un guerrero, de modo que imaginé algo parecido a lo que cuentas.

    Holliwood hace tiempo que utiliza sistemáticamente el ataque al cristianismo, con mucha sutileza, pero lo hace. En este caso también ataca al judaismo, pero la película está dirigida a las masas teóricamente cristianas.

    Y utilizando la premisa goebeliana de dirigirse al más tonto, el guión, como dices es un bodrio pero que llegará perfectamente a unas masas que ni han oido hablar de Moisés ni mucho menos del éxodo.

    lo que hace es sembrar en terreno virgen de forma que la gente tenga una idea distorsionada de lo ocurrido y a los que conocieron la historia, hacerles dudar y sobre todo hacerles dudar de la existencia de Dios.

    Tú que eres un cinéfilo de primera línea puedes comprobarlo perfectamente. Esto también se observa en las series de TV.

  2. Biodramina

    Me has confirmado en lo que ya leía en diferentes críticas y en lo que sospeché previamente. Me dije que Scott no podría hacer una película competente si no creía en ella. Si llega a hacerla de, por ejemplo, la Odisea y no cree al menos en su belleza ¿Qué nos presentaría?. Pues nada, Scott sigue vetado por mi en todo lo que no sea ciencia ficción, y gracias. Por cierto que el avenate de hacer películas bíblicas se lo dice su jefe de Marketing, que le dice qué películas tiene que hacer. Recordemos otra película fallida como es Noé y nos daremos cuenta de la tendencia. Hollywood atea no ama a Dios, pero si a Mammón.

  3. Victoria

    Hola, he leido tu critica y debo decirte que no estoy de acuerdo. Tengo 15 años y seguramente sea la más católica apostólica que haya en kilómetros a la redonda. Seguramente los que leáis este comentario pensaréis que no se de lo que hablo. Pues os digo, se muy bien de lo que hablo. Vi la película ayer con mi padre y dos amigos y nos ha encantado a todos. Me he leído la Biblia y me parece que la película la hace justicia, especialmente al haber sido producida por un ateo. Cuando en la película intentan explicar las plagas de una manera científica, me pareció que seguramente eso podría haber pasado hace miles de años, los egipcios habrían buscado cualquier manera de explicar algo que no comprenden, algo que esta fuera de su entendimiento. En general la película me ha parecido que está muy bien dirigida y producida, y que los actores han hecho bien su papel. Además, quienes hayáis visto la película de Moisés de Disney veréis que se parecen bastante.
    Esta es mi opinión.

  4. Victoria, me cuesta creer que hayas leído la Biblia y que al mismo tiempo digas que esta película “la hace justicia”, cuando es evidente que el Moisés de la Biblia y el de esta película tienen el mismo parecido que el tocino y la velocidad. Ya no hablemos de la forma irrespetuosa en que este director trata a Dios, presentándole como un niño caprichoso. En cuanto a las plagas, aquí no he analizado lo que pudieron pensar los egipcios de la época, sino cuál ha sido la óptica -tramposa- del director.

    No he visto “El príncipe de Egipto” -supongo que te refieres a esa película con lo del “Moisés de Disney”-, pero por lo que he leído sobre ella, tiene mucho más parecido al relato bíblico que este cuento que se ha sacado de la manga Ridley Scott.

    Para terminar, un consejo: si quieres dar más autoridad a tus opiniones entre personas de religión católica o al hablar sobre temas católicos, te recomiendo una fórmula mejor que decir que eres “la más católica apostólica que haya en kilómetros a la redonda”. Resulta tan pretencioso que consigues el efecto contrario al buscado, sinceramente.

  5. lucía

    Victoria dice tener solo 15 años de edad. Considerando esto, digo que me parece admirable que una niña de esa edad tenga la capacidad de análisis que me parece tiene ella, esté o no de acuerdo con sus puntos de vista. Lo importante es que ella se atreve a pensar por sí misma, todo como un ser libre u autodeterminado. No puedo opinar del tema porque no he visto aún la película. Es importante que los jóvenes, quienes son los herederos del futuro, puedan pensar por sí mismos. La importancia del debate va a resultar dependiendo de la clase de información que se tenga y de la comprensión de los datos que se manejan, y lo correcto o incorrecto de la evaluación de los mismos. Yo no desalentaría el derecho de opinión y participación de Victoria en este tema.

  6. Lucía, nada más lejos de mi intención que desalentar a Victoria a opinar. De hecho, le he contestado manifestando yo mi opinión y sin tomar su edad como un inconveniente para valorar lo que dice. Me he remito a lo que dice, no a su edad. Discrepar de alguien no es desalentar a ese alguien a ejercer su libertad de expresión, por el sencillo motivo de que esta libertad no obliga a quienes la ejercen a estar de acuerdo.

  7. la pelicula fue intencional para ocultar lo más importante.

    Degeneración por causa de quebrar los mandamientos.

    Ocultar el nombre de Dios como hacen todas las sectas.

    Pues el nombre revela y enseña libertad interior a no manipular, ni dejarse manipular.

    Y declarar todo santo pues en todo esta Dios.

    Zarza ardiente.

    El te tenga ojos para ver que vea.

  8. Luis-Fer

    Hola a todos! El fin de semana pasado vi la película con mi novia, al salir también me dejo un mal sabor de boca, ya que concuerdo en que la visión que presenta en director de la historia del éxodo es bastante engañosa. Con sutiles cambios a la historia nos presenta un Dios caprichoso y vengativo. Lo triste de la película, desde mi punto de vista, es que para algunas personas dichos cambios pasan inadvertidos, y en un mundo cada vez más intolerante hacia la religión (especialmente hacia el catolicismo), las personas se llevan el mensaje de la película, “dios no existe y de existir es un dios caprichoso e infantil”. Por lo tanto, es una burla por parte del director, atacar el judaísmo (y a la par el cristianismo) tergiversando sus propia historia y creencias.

  9. Javier

    Hola!

    En líneas generales estoy muy de acuerdo con la crítica. No se puede comparar esta película con “Los diez mandamientos”, ni siquiera con “El príncie de Egipto”, es poco menos que un pecado… pero no tanto por cómo se aleja del relato bíblico sino porque sencillamente está mal contada. El origen de Moisés no se presenta como un dilema hasta que este se resuelve, lo cual es algo poco lógico. La relación con Ramsés no está clara, no sabes si se llevan bien, tienen disputas, envidias, se aman… a cad a minuto de film parece una cosa distinta.

    La conversión de Moisés es absurda y nada creíble. Se da un golpe, ve a un niño y de pronto se le mete en la cabeza que lo mejor es abandonar a su preciosa esposa (por cierto, María Valverde hace tan buen papel que yo ni me enteré de que era ella en toda la película) e irse a rescatar a un pueblo del que en ningún momento se había sentido partícipe (no hay más que ver cómo despide a Miriam).

    Y a partir de aquí nada tiene sentido. Cierto es que lo del grupo terrorista contra el poder establecido suena hoy en día muy actual, pero no tiene ni pies ni cabeza en el relato. Las plagas llegan de forma accidental, como si no tuviesen que ver casi con el asunto que ha llevado al proscrito Moisés allí. De hecho él incluso termina desmarcándose.

    Lo del Mar Rojo… el que no conozca la historia no se entera de qué está pasando, ¿se ha secado? ¿la corriente se lleva el agua? ¿Y qué demonios hace Moisés esperando a Ramsés? Después de una ola de cincuenta metros en medio del mar, ¿cómo llegan ambos sanos y a salvo a sus respectivas orillas?

    ¿Y qué decir del resto de la película? Ni desierto, ni maná, ni subida al Sinaí… el becerro solo se ve de fondo… Iba con un amigo que es ateo y no tiene ni pajolera idea de historias bíblicas. Su pregunta nada más salir fue: “oye, ¿cómo ha terminado? No me he enterado del final. Christian Bale tenía el pelo blanco, ¿hacía que habían pasado muchos años?”. Lógico pensar eso, claro. Si no lo explicas… El director ha querido contar las cosas que no le interesaban demasiado rápido.

    Por otra parte, lo del Dios-Niño no termino de verlo, pero es una opinión, comprendo que pueda ser una forma de “personificar” o acercar la figura de Dios. Eso sí, no os espantéis de que sea un Dios caprichoso y vengativo, que parece que no habéis leído la Biblia… aunque obviamente es algo que hay que poner en contexto.

    Uf, siento haberme extendido, pero es que salí un poco mosqueado de ver la peli.

  10. SENI ARAUJO

    CONCORDO PLENAMENTE CON LA CRITICA DEL AUTOR DE ESE BLOG.ME HA PARECIDO UN INSULTO AL DIOS DE LA BIBLIA .ES UNA PELICULA ECUMENICA.ADEMAS TOTALMENTE DISTORCIONADA DE LA VERDADERA HISTORIA BIBLICA . ESPERABA MAS PROFESIONALIDAD POR PARTE DEL PRODUCTOR.
    PARA MI , UNA DECEPCION!

  11. Jamc

    Una cosa es segura, quien dice que la película hace justicia con la escritura bíblica no sabe de que habla. Lo que me da para pensar que católica a medias, más aun con la arrogancia de decirse más Católico Apostólico a kilómetros a la redonda. Si es así ufff entonces en que fallamos los catequistas.

  12. Igual te quieres pasar por http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=39494 a comentar… Voy a hacer la referencia circular: allí enviaré a este post.

  13. hunterick

    Debo concordar plenamente en todos los comentarios. Hacia tiempo que no salia tan desepcionado de una pelicula.cuando fuia a verla sabia que era imposible que se contara la historia tal cual aparece en la biblia ya que eso siempre pasa si la pelicula quiere ser comercial, pero lo que nunca me imagine era que iban a destruir la esencia de la historia, ni siquiera pueden calificarse de errores , mejor hubieran puesto otro nombre a la pelicula y ya . Por que esa no era la historia de moises. Quede tan decepcionado como cuando fui a ver dragon ball evolution, claro el personaje se llamaba goku pero era una historia de algun universo paralelo.aca tambien se llamaba moises pero lo mas seguro es que era otro personaje de la epoca ,con alcance de nombre solamente.

  14. Andrés

    Completamente de acuerdo con tus comentarios @elentirvigo. Acabo de ver la película y es realmente pésima en el guión y solo se salva la puesta en escena de algunos pasajes de la misma. Un desperdicio de recursos que podrían haber logrado un filme épico, pero que, por su prejuicio se le escapo de las manos!

  15. ALLAN

    Coincidió totalmente con el articulo, la película es una fiasco totalmente, igual de aburrida que kingdom of heaven, de un tiempo para acá ridley scott solamente produce películas caprichosas inverosímiles y con guiones absurdos. que ha pasado con esas obras maestras como alien y el octavo pasajero?

  16. Claudio

    cierto, la película es una porquería. pero una porquería muy costosa, cierto. una excelente superproducción pero con una visión naturalista que da lástima.
    Como es de costumbre en la visión atea, ese ‘dios’ que no existe pero que es malo… la verdad que aburre tanta burrada y tanto capricho de R.Scott. ya lo hizo con ‘Cruzada’… que le pregunte a los franceses si los musulmanes son los cultos y los cristianos los bárbaros….

  17. Manu

    Otra más de la i-lógica hipocresía del ateo: “no creo en Dios, pero es malo”.

    La vi anoche luego de mucho de estrenada, y es un auténtico desperdicio feroz el de Ridley Scott al hacer esta película. Igual la lectura es simple: un director ateo al que simplemente le dieron ganas de hacer algo que disminuya a Dios y deje a Moisés como un mero esquizofrénico que “ve cosas”. Ni hablar de Ramsés llamando “asesino” a nuestro Señor por la muerte de los primogénitos, cuando sabemos que fue advertido y el faraón no quiso escucharlo, causando ese evento evitable. Además de eso, Dios es total dueño de la vida, pudiendo hacer con ella lo que le place, y sin embargo nunca la quita como nosotros por ejemplo en crímenes, sino con total justicia y sabiduría. La película no es más que un deseo de dañar a la religión y ofenderlo a Él, aunque Scott no crea en Su existencia. Como ya dijeron varios, ha tenido una hermosa puesta en cuanto a lo técnico, a los efectos, que sin embargo se arruinó por el director y pienso mucho en qué buen resultado hubiera sido si esto lo agarraba Mel Gibson considerando La Pasión de Cristo, si bien no fue pegada al pié de la letra con las Escrituras, pero hizo algo SUPER FIEL al lado de esta cosa burda y casi diría que hecha “porque sí”, más que por procurar algo bueno.

    Las plagas lucían como llegadas de forma autónoma, teniendo al niño raro que era Dios como un mero espectador igual que Moisés, no una cosa que Dios se había puesto a mandar por Su voluntad y justicia contra Egipto. Además, ¿vieron lo que fue el Niño hecho sangre? Si no recuerdo mal, el agua se empieza a ensangrentar cuando un barco egipcio fue sangrientamente atacado por cocodrilos… ¿Qué rayos? ¿Acaso el brutal caudal de sangre vino de esos hombres despedazados y devorados? Eso fue lo que yo noté, y disculpen si erro. Lo de la zarza ya lo explicó Scott, pero wow, se fumó un caño antes de hacer la escena realmente. Bale parecía estar en una piscina de barro en cualquier Spa moderno que uno busque.

    Una película que fue un despropósito y desperdicio de oportunidad por el director que la hizo. Luego veré Noah / Noé, pero aunque no sea el mismo director ya no me fiaré. Parece que algunas de éstas películas caen lastimosamente con tipos que no aprecian la chance de contar BIEN una buena historia, guiados más por su gana de irrespetar credos.

    Un abrazo grande y comparto al 100 tu genial crítica.

  18. Manu

    Perdón, rayos y fe de erratas… quise decir “lo que fue el NILO hecho sangre”, el río. Benditos dedos que se me entreveran.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]