Doble moral abortista: no se les puede insultar pero sí se les puede matar

La subnormalidad es considerar que los niños Down merecen respeto pero no merecen vivir

Down España publicó ayer una nota quejándose por las palabras que Javier Nart, eurodiputado de Ciudadanos, pronunció hace unas semanas en un programa de la Cuatro, refiriéndose a las personas con síndrome de Down como “subnormales”.

Arcadi Espada pide castigar a mujeres que den a luz a ‘hijos tontos, enfermos y peores’
Defiende la ley abortista de 1985 el mismo día que visita un centro de discapacitados
Aborto: el PSOE e IU muestran su desprecio por los discapacitados

¿Está mal llamarles “subnormales” y no lo está considerarles indignos de nacer?

Éstas son las palabras de Nart, publicadas en la web de la Cuatro:

Mi mujer, durante toda su vida, ha sido profesora en un colegio de niños subnormales, no le van a explicar, y a mí tampoco, lo que es eso. Carece de todo sentido el llevar adelante un embarazo con una discapacidad fuerte, con un feto que va a tener una vida de dolor o de limitación, la malformación del feto como caso de aborto me parece lógica.”

Lo más llamativo es que el presentador del programa, el progre Jesús Cintora, corrigió a Nart: “me suena mejor niños con Síndrome de Down”. ¿Y ya está?

Ciudadanos se disculpa del insulto, pero no del menosprecio a la vida

Ayer Ciudadanos publicó una carta de disculpas:

“Desde Ciudadanos, y muy especialmente su Presidente Albert Rivera, en relación a las declaraciones del eurodiputado por Ciudadanos Javier Nart en la tertulia las Mañanas de Cuatro, donde calificaba como niños subnormales a los niños con síndrome de Down, queremos pedirles disculpas y manifestarles que nos parece inapropiado llamar subnormales -o cualquier otro tipo de descalificación- a los niños con síndrome de Down.”

Sinceramente, no entiendo nada. Cuando el gobierno de Rajoy anunció su ahora ya cancelada reforma del aborto, que contemplaba la eliminación del aborto eugenésico, Albert Rivera lo criticó afirmando que se estaba “retrocediendo más de veinte años”. Ese aborto eugenésico es el que se ha llevado por delante las vidas de miles de niños con síndrome de Down y con otras discapacidades en España. El ideario de Ciudadanos contempla el aborto legal “en cualquier periodo del embarazo” en tres supuestos, entre ellos el de malformación del feto, supuesto que ha dado cobertura a la matanza de niños y niñas Down desde 1985 hasta la actualidad, bajo gobiernos del PSOE y bajo gobiernos del PP. Y es que Ciudadanos participa del mismo consenso abortista que PP, PSOE, UPyD, IU, BNG y otros. Quienes defendemos el derecho a vivir sin excepciones estamos huérfanos de representación, a día de hoy, en el Congreso de los Diputados.

¿Respetan a mi tío quienes consideran que no debería haber nacido?

Yo tengo un tío con síndrome de Down. Estudió de niño en el colegio de educación especial Saladino Cortizo de Vigo. Sus padres -mis abuelos, que en paz descansen- eran cristianos y respetaban el derecho a la vida. Nunca habrían desechado a uno de sus hijos por ser discapacitado. Para ellos mi tío, el más pequeño de sus hermanos, fue una fiel compañía y una fuente constante de cariño. ¿De qué les sirve a personas como mi tío que el PSOE, el PP, Ciudadanos o quien sea les muestren respeto, si a la vez consideran que personas como mi tío no merecen nacer? ¿Qué clase de respeto es decirle a una persona que es indigna de vivir?

Creer que hay humanos que sobran sí que es una subnormalidad

El Diccionario de la Real Academia Española define así la palabra subnormal: “Dicho de una persona: Que tiene una capacidad intelectual notablemente inferior a lo normal.” Mi tío no tiene un gran intelecto. No habla con tanta claridad como el resto de las personas. Le ha costado aprender muchas cosas bastante más que a la mayoría de sus semejantes. Es, eso sí, un superdotado en materia de cariño, y desde luego, no me imagino a mi tío diciendo subnormalidades como que hay determinados seres humanos que sobran, que no merecían nacer. Uno puede saber muchas cosas, ser una persona muy inteligente y tener mucha facilidad para adquirir conocimientos, y a la vez ser un perfecto idiota capaz de negar a sus semejantes el más elemental de los derechos humanos por las razones más peregrinas. Mi tío, teniendo síndrome de Down, no es un subnormal: eso lo serán quienes consideran que personas como mi tío sobran en nuestra sociedad.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. BOIRA_A

    gracias por este articulo, un motivo mas para no votar a Ciudadanos y lo siento porque el cordinador de mi ciudad es una persona integra y honrada y me hubiera gistado votarle, pero con Rivera ni a la puerta de la esquina

    Un saludo

  2. Jandro

    La hipocresía más enfermiza jugando en la corrección política.

  3. aris

    tengo una prima hermana que es down con autismo… este es el principal motivo por el que no votaré a ciudadanos y votaré a VOX.

  4. profX

    Sinceramente creo, y espero no molestar a nadie con lo que voy a decir, que denominar a una persona con síndrome de Down con el término ‘subnormal’, no es insultante, y me baso, entre otras cosas, en la definición que aportas de la RAE. Lo insultante es utilizarlo de un modo despectivo.
    No he visto el vídeo de donde Nart hizo esas declaraciones, pero me cuesta crer que usara el término de forma insultante o despectiva.

    Yo, que me considero ‘normal’ en otras cosas, me considero profundamnente subnormal, por ejemplo, para tocar cualquier instrumento musical o en memorización de datos, por ejemplo teléfonos. Y son sólo dos ejemplos, quizá chorras, pero en los que a mí me gustaría tener una capacidad ‘normal’.

    Lo verdaderamente insultante es el comportamiento que este artículo denuncia: salir en defensa del respeto a la terminología con la que se alude a un grupo de personas, mientras se apoya la idea de que no haya posibilidad de que ese grupo de personas tenga, de forma natural, más miembros.

  5. ProfX, a mí no me escandaliza lo que dices. Yo, insisto, soy sobrino de una persona con síndrome de Down, y considero menos insultante que llamen a mi tío “subnormal” sin que eso tenga ánimo de ofenderle, a que digan que personas como él no merecen vivir.

    Creo, eso sí, que las palabras son importantes ya que expresan conceptos. Hoy en día se considera que determinados seres humanos son descartables porque no alcanzan ciertos cánones de normalidad. Obviamente, lo que hay que hacerles entender a muchos es que sufrir una enfermedad o una discapacidad no hace indigno de vivir a nadie, pero la influencia de las palabras a la hora de transmitir conceptos es indudable, y de ahí que sea bueno usar términos que no tengan connotaciones despectivas para referirse a personas como mi tío.

  6. profX

    Elentir

    Entiendo lo que dices, y entiendo que dado que determinados términos se han utilizado tradicionalmente de forma despectiva, cuando uno los usa con propiedad, alguien equivocadamente piense que se esté utilizando despectivamente.

    Yo lo que estoy es en contra de la bazofia de lenguaje suavizante, que convierte por ejemplo a un ciego en ‘nosequé visual’ (¿acaso ve más si le llaman así?, ¿tiene el uso de la palabra ‘ciego’ carácter despectivo?).

    Por ejemplo a mí, la palabra ‘aborto’, su sonido, me suena cualquier cosa menos agradable, pero usar cualquier otra para sustituir y dulcificar su significado es un error, o peor, un uso interesado.

    A Nart, ya que parece pensar que hay que impedir que uno nazca con menores capacidades intelectuales que la norma, habría que preguntarle, si el que a una persona normal le dé un ataque cerebral y se quede con sus capacidades mermadas nos da derecho o no para eliminarle también.
    O si pudiéramos saber si un feto será ciego de nacimiento (desconozco si hay un método para saber eso) le parece razón suficiente para matarlo.

    Son preguntas sencillas. Claro que las respuestas igual no tanto.

  7. Elizabeth

    “Deshecho”, no “desecho” (viene del verbo deshacer).
    Por lo demás, es un asunto tan delicado que creo que nadie se puede meter en lo que decida cada familia, si tener un niño/a así o no, máxime cuando las ayudas del Estado para criarlo son irrisorias, y teniendo en cuenta la dependencia que tendrán toda su vida de otras personas.

  8. Elizabeth, nadie tiene derecho a disponer de la vida de un ser humano inocente, y menos aún con el infame argumento que usas tú, y que podría resumir así: como el Estado no me da ayudas, mato a mi hijo discapacitado antes de que nazca, que no se merece vivir. Los nazis te aplaudirían encantados, pero yo no soy un nazi. Yo no creo que haya seres humanos que sobran por ser discapacitados, yo no creo que el valor de una vida dependa de si tendrá más o menos dependencia hacia los demás o más o menos ayudas del Estado. Ya está bien de defender majaderías.

  9. Emismo

    El corte del programa es realmente surrealista. El discurso es asqueroso. La rectificación de Cintora es un sinsentido. “Puedes matarlos, pero no los llames despectivamente”. Y no se le cae la cara de vergüenza, no le supone ningún tipo de contradicción. ¿Pero estamos locos?
    Lo de Nart no tiene desperdicio de principio a fin. Si tienes una tara, no tengas hijos, esterilízate. Habrá que pasarse por la web de Ciudadanos para ver si nos tienen una lista con las taras hereditarias por las cuales tenemos que esterelizarnos. Supongo que aquellos afectados con enfermedades en las que el factor genético tiene cierta transcendencia ya estarán preparados para ser castrados, tales como: diabetes, hipertensión, obesidad, ciertos tipos de cáncer…
    En futuras reformas veremos si los morenos y bajitos pueden tener descendencia o si es mejor que sólo los tengan los rubios de ojos claros, para que los hijos de esos infrahumanos feos no sufran frustraciones.
    Y Ciudadanos es lo menos malo de los partidos que, según las encuestan, conseguirán representación… Qué negro está el panorama.

  10. Sharovarov

    Elizabeth, existe el infinitivo “desechar” y el sustantivo “desecho”.

    A mí Nart nunca me ha acabado de gustar, opinión que de él tengo formada desde hace tiempo. Muy recientemente, he cambiado de opinión respecto a una persona que inicialmente me había causado una buena impresión en el poco tiempo en el que la había oído hablar. Sin embargo, tras su ingreso en Ciudadanos, o lo que es igual, en el partido pro-abortista naranja, he comprobado que la impresión inicial positiva que de ella tenía no era muy acertada. Me refiero a Begoña Villacís.

  11. pacococo

    Cuando se defiende una aberración, como es el aborto, te encuentras con incongruencias como esta. Y hay muchas más.

    En realidad el “derecho” al aborto es una ley sin fundamento etico ni moral puesta por el capricho de unos cuantos a los que siguen sumisamente otros muchos a los que llamamos, con toda razón, casta. Y como es algo impuesto que no se ha hecho para solucionar los problemas de la gente, aparecen estas contradicciones.

  12. Me ha recordado a Rosa Regás llamando “monstruos” a las personas con malformaciones. Lo más preocupante no es tanto la terminología como la ideología (prejuiciada y discriminatoria) que la sustenta.

  13. Manolo

    Lo peor de todo es que se contradicen a sí mismos. Me explico: primero justifican el aborto de una persona con síndrome de down porque el síndrome de down se incluye entre las “malformaciones del feto”, pero luego se ofenden si alguien dice que esa persona es “subnormal”.

    Por lo visto es necesario utilizar eufemismos como “malformación del feto” o “interrupción voluntaria del embarazo” para que la gente no se dé cuenta de lo que significa aquello a lo que en realidad se refieren: matar a un subnormal.

    Otro ejemplo más de relativismo moral

  14. David del Fresno

    Las palabras del pobre señor Nart dan verdadera lástima pues denotan su fuerte y profunda discapacidad para amar. Es comprensible por tanto que al pobre señor Nart, que -por lo que se vé- nació con una fuerte, profunda, y acaso irreversible discapacidad para amar, le parezca lo más lógico hacer picadillo a un ser humano absolutamente inocente, y absolutamente indefenso.

  15. ARC

    En esta sociedad hemos llegado a la esquizofrenia de preocuparnos de no llamar subnormal a una persona síndrome de down pero que nos parezca nrsmal matarlo si se detecta “a tiempo”.
    También hemos llegado al dislate de no permitir a una chiquilla de 16 años comprar alcohol en un supermercado pero sí que vaya a matar a su hijo sola a un abortorio.
    No vemos capaces a los menores de 18 de votar a sus representantes pero sí de ser capaces de mantener relaciones sexuales y dar consentimeinto válido a relaciones con adultos.

    Si violan a tu hija al delincuente le cae más pena que si la viola y la mata.
    A mayor número de asesinatos que cometas, más barato te sale el kilo de muerte y dolor a las familiar de los asesinados en la oferta 10 x 1 más macabra que jamás se ha conocido…

    A menor escala, nuestros menores se pueden fumar unos porros por la calle pero no beberse una caña.
    El relativismo moral está cobrándose su precio. Y todos, de una forma u otra vamos a pagar un alto precio.

    Un cordial abrazo a su tío sr Elentir.

  16. ARC

    “No vemos capaces a los menores de 18 de votar a sus representantes pero sí, con 14, de ser capaces de mantener relaciones sexuales y dar consentimeinto válido a relaciones con adultos”.
    Me he dejado “con 14″

  17. Emismo

    Me agota esta sociedad.
    Quiero contaros una experiencia que he tenido con el vídeo del que se habla en este post. Hace un par de días, estando con un grupo de conocidos, uno de ellos dijo estar muy indignado por algo del Sr. Nart. Dijo que había llamado subnormales a las personas con síndrome de Down. Gracias a las tecnologías, rápidamente nos mostró el vídeo de las declaraciones. Al terminar el vídeo dije: “qué sinvergüenza Cintora”. Todos me miraron extrañados. Me reafirmé, y dije: “sí, sí, Cintora”. Les sorprendía: “pero si ha sido el otro”, “pero si le ha recriminado que los llame subnormales”… Les dije que ése era el problema, que le recrimina que los llame subnormales, y que no le recrimine que no los quiera dejar vivir… En un grupo de 5 ó 6 personas, nadie apoyó mi postura. El problema seguía siendo que los había insultado.
    Es entristecedor que ni siquiera la lógica haga presencia en la sociedad. Y es deprimente sentirse solo en la defensa del derecho a vivir de todas las personas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]