¿Ante la matanza de hijos por nacer cabe una pretendida neutralidad moral?

¿Por qué dicen que abortar es una cuestión moral y no lo dicen sobre matar a adultos?

Sobre el aborto es muy frecuente el argumento de que se trata de una cuestión moral, y como la moral -dicen algunos- es un asunto privado, si no te gusta, no abortes pero respeta al que lo hace.

Argumentos científicos en contra del aborto
Demos transparencia al vientre de las madres: basta de ocultar información para que aborten

La moral no es algo exclusivamente privado ni ajeno a la ley

Por supuesto, ese argumento es falaz de principio a fin. Y empezaré por el final, contestando la que sin duda es una de las grandes falsedades de nuestro tiempo. No: la moral no es un asunto meramente privado. La moral es el conjunto de valores de una sociedad para determinar la diferencia entre el bien y el mal. También se equivocan los que afirman que la moral debe quedar al margen de las leyes. Para nada: la moral es anterior a las leyes, y éstas, de hecho, se cimientan en una valoración previa sobre lo que está bien y lo que está mal.

Una cuestión moral que se intenta cimentar sobre una mentira

Es imposible concebir un orden social justo que relegue la moral al ámbito privado. Una sociedad basada en una concepción relativista y puramente subjetiva del bien y del mal acaba por convertirse en la tiranía de la mayoría. Para que una sociedad sea libre y justa lo primero que necesita es buscar la verdad, y no elaborar las normas positivas en función del simple capricho de muchos. Una sociedad entra en decadencia cuando la mayoría decide cimentar su definición del bien y del mal prescindiendo de criterios de verdad. Y un ejemplo lo tenemos en el caso que nos ocupa. La humanidad de los hijos por nacer es hoy un hecho irrefutable desde un punto de vista científico y racional. Sin embargo, el debate del aborto se ha tergiversado para distraer la atención de la vida de los más débiles e indefensos y centrarla en la voluntad de la madre. De esta forma, un ser humano puede ser desprovisto de su derecho más básico -el derecho a vivir- simplemente porque a su madre la da la gana. Como ocurría con la esclavitud, los derechos más básicos de unos quedan sometidos al simple capricho de otros.

¿Por qué Occidente superó moralmente a otras culturas?

Llamar “derecho” al aborto y poner la mera voluntad de la madre por encima del derecho a la vida de su hijo es un posicionamiento ideológico basado, como mínimo, en una mentira (la negación de la condición humana del hijo por nacer, o incluso la negación de su condición de ser vivo), cuando no en una aberración moral, como es justificar la muerte de un ser humano inocente. Llegados a este punto es necesario que nos planteemos qué visión de la vida queremos que informe nuestras leyes. La civilización Occidental se convirtió en la cuna de la democracia y de los derechos humanos porque reconoció la existencia de verdades inmutables, universales y anteriores a las leyes, empezando por una verdad que hoy parece evidente: que la vida de un ser humano inocente debe ser protegida, especialmente si se trata de un ser humano débil e indefenso. Pero esa verdad no sería tan evidente si las bases morales de nuestra cultura hubiesen sido otras.

¿Existe una moral neutral?

En nuestros días vivimos un intento más de quebrantar esos cimientos morales de Occidente, esta vez a manos del llamado progresismo, que se está sirviendo del relativismo moral para laminar derechos tan elementales como el derecho a vivir. Algunos pretenden afrontar esa ofensiva progresista situándose en una pretendida neutralidad moral, como si ésta fuese posible. Desde esa neutralidad que no es tal, sostenida por los progresistas y también por algunos que rechazan esa etiqueta, se nos pretende convencer de que hay ciertas vidas intocables y otras que no lo son por ser “cuestiones morales”. Pues no. Siempre es inmoral matar un ser humano inocente, sea cual sea la edad que tenga, y además es cobarde matar a aquellos que ni siquiera pueden defenderse.

¿Proteger la vida humana es una imposición moral?

La ciencia nos informa sobre la verdad del inicio de la vida humana, y sobre esa verdad debemos determinar lo que está bien y lo que no. Podemos decir que es una cuestión de simple humanidad rechazar el asesinato de inocentes -este rechazo es común a personas de distintas creencias religiosas o que carecen de ellas-, pero la realidad histórica, insisto, es que si en Occidente se protegió la vida humana es porque teníamos impreso en nuestro acervo moral y cultural un claro mandato: “no matarás”. Se nos dice a menudo que los provida queremos “imponer nuestra moral” a aquellos que desean abortar, una objeción que resulta tan absurda como tachar de imposición moral la ilegalización del robo o del homicidio. Hay muchas normas de convivencia cuya vigencia no depende de que uno las acepte o no, y obligar a respetar la vida humana es una imposición de lo más justa. Lo que es una aberrante e injusta imposición moral -o más bien inmoral- es la que sufren las víctimas de esa matanza. Y es que cada vez que un parlamento establece una ley que se basa en la mentira de que ciertos seres humanos no son humanos -y por tanto no tienen derechos-, o incluso cuando reconoce su humanidad pero considera que no todo ser humano tiene los mismos derechos, lo que tenemos es la imposición de la mentira y de la perversidad, con terribles consecuencias para miles de inocentes.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sharovarov

    Un señor de Podemos de mi pueblo, del que ya he hablado varias veces, en una de las conversaciones que he tenido con él, reconoció que el PP es un partido abortista (estábamos los dos hablando solos cuando me lo dijo). Hace poco le escribí para darle a conocer el nombre de este blog, así como el nombre que utilizo como comentarista.
    Por cierto, anoche en 13TV, C.Villalobos.

  2. Jandro

    Muy buen artículo contra esa estupidez abortista de la “cuestión moral”.

  3. pacococo

    O se establecen unas normas superiores e inmutables o la ley queda sujeta al capricho del tirano de turno.

    Y como estamos en una tiranía, lo primero que han hecho ha sido quitar o minimizar el Derecho Natural, estableciendo como única fuente del Derecho, el Derecho Positivo.

    Esto es bastante calvinista y se hacen las leyes en función de las necesidades del momento. Por eso en los países del norte de Europa no se conocen los delitos en la misma amplitud que aquí, pues cuando siente que necesitan hacer algo, lo convierten en legal.

    Aquí todavía hay cosas que no pueden convertir en legales, pero todo se andará. De hecho, una vez que nos han concedido el derecho a matar a nuestros hijos por nacer, nos están introduciendo el derecho a matar a los ancianos y luego el de eliminar a los ciudadanos improductivos y luego…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]