La historia del himno de Rusia, cuyo origen está en la dictadura de Stalin

El curioso caso del himno nacional que pasó de pregonar el comunismo a invocar a Dios

“¡Eres única en el mundo! ¡Incomparable tierra natal protegida por Dios!” Esto es lo que se canta al final de la tercera estrofa de un himno que hace décadas sonaba radicalmente distinto.

Tachan de ‘himno nazi’ a la Deutschlandlied, canción creada por un poeta liberal en 1841
Un homenaje musical a los miembros del Coro del Ejército de Rusia fallecidos en el Mar Negro

Un país que pasó de tocar un himno británico a tocar un himno francés

Este año se cumple un siglo del golpe de Estado con el que los bolcheviques destruyeron la incipiente democracia rusa surgida tras el derrocamiento del Zar. Hasta entonces, Rusia había tenido como himno nacional la Молитва русских (Plegaria de los rusos), un himno que empezaba con un “Dios salve al Zar”, al más puro estilo británico. Y no digo esto por nada, ya que aquel himno tenía la misma música que el británico God save the King (Dios salve al Rey, aunque se convierte en God save the Queen si como en la actualidad la corona la ostenta una mujer). Podéis escuchar aquel himno zarista aquí:

La república surgida de la revolución de marzo de 1917 pasó de copiar la música del himno británico a copiar la del francés, con la llamada Рабочая Марсельеза (Marsellesa de los Trabajadores), que cambiaba la popular letra original por una antimonárquica y obrerista:

Cuando los bolcheviques perdieron las elecciones y dieron su golpe de Estado, el himno comunista Интернационал (la versión rusa de La Internacional), pasó a serlo de la nueva URSS.

En busca de un himno nacional con el que elevar la moral de las tropas

En 1942, en plena invasión alemana de la Unión Soviética, el primer director del famoso Coro del Ejército Rojo, el músico militar Aleksandr Vasílievich Aleksándrov, compuso un tema titulado “Himno del Partido bolchevique”. Sobre esta base y usando una letra del escritor ruso Serguéi Mijalkov, que entonces tenía 30 años, se elaboró un himno que ensalzaba al Estado soviético y a sus dos primeros dictadores, Lenin y Stalin, este último en el poder.

En enero de 1944 esa composición se convirtió en el himno oficial de la Unión Soviética. La aparición de este himno se enmarca en el cambio de discurso del régimen de Stalin durante la contienda: ante la baja moral de combate que reinaba en las filas soviéticas -en buena medida por la represión y las penurias generadas por los propios bolcheviques-, la dictadura había empezado a apelar a la patria y a la historia de Rusia para motivar a sus soldados, algo impensable hasta entonces (los bolcheviques se habían caracterizado por su internacionalismo y por su odio al pasado). El nuevo himno incorporó referencias patrióticas y alegatos bélicos: “Nosotros forjamos nuestro ejército en las batallas, a los nefastos invasores barreremos del camino”, cantaba la estrofa final, en una referencia a la invasión alemana de 1941. Tras la muerte de Stalin en 1953 y en línea con el proceso de desestalinización que se puso en marcha, las referencias al dictador recién fallecido y las consignas bélicas fueron eliminadas del himno, quedando así:

El regreso del águila bicéfala a Rusia

Tras la caída del comunismo y en plena debacle de la Unión Soviética, en 1990 la Federación Rusa adoptó com himno la Патриотическая Песня (Canción Patriótica). Sin ninguna referencia a Lenin, al comunismo y al Estado soviético, lo más llamativo del nuevo himno es que mencionaba el águila bicéfala del escudo de la Rusia zarista, en una clara vuelta a la simbología de la Rusia anterior al comunismo:

El himno actual fue escrito por el mismo autor del himno soviético

Sin embargo, esta pieza no fue muy popular, ya que no era fácil de cantar. Hay que tener en cuenta que durante más casi medio siglo los rusos se habían acostumbrado a cantar el himno de Aleksándrov, que a pesar de su espantosa letra totalitaria, era musicalmente una pieza muy bella. En 2000 Vladimir Putin propuso recuperar el antiguo himno soviético, pero cambiándole la letra. La del nuevo himno fue escrita por el mismo autor del himno de la URSS, Serguéi Mijalkov, entonces ya un anciano de 87 años. El nuevo texto (lo puedes leer aquí) es muy patriótico, se refiere a Rusia como una “patria sagrada” y “protegida por Dios”:

Con la melodía del viejo himno soviético también volvió la bandera roja

La recuperación de la música del antiguo himno de la URSS provocó una cierta polémica en Rusia. El expresidente ruso Boris Yeltsin fue una de las voces críticas, pero curiosamente la decisión contó con el apoyo del Partido Comunista y de la Iglesia Ortodoxa Rusa. La Duma rusa también apoyó la decisión por una amplia mayoría: 381 votos a favor, 51 votos en contra (de la derecha y los liberales) y una abstención, en una votación celebrada el viernes 8 de diciembre de 2000. Para redondear la polémica, en esa misma votación se decidió recuperar la bandera roja como emblema de las Fuerzas Armadas rusas (había sido suprimida por Yeltsin en 1991), pero sin el emblema comunista de la hoz y el martillo. En su lugar, la nueva bandera -la puedes ver aquí- ostenta el águila zarista, pero eso sí, con cuatro estrellas rojas en las esquinas (una curiosa mezcla).

Los comunistas quisieron suprimir la mención a Dios

La nueva letra se presentó el 31 de diciembre de 2000. A pesar de su apoyo inicial a la recuperación de la música del antiguo himno soviético, a los comunistas rusos no les hizo ninguna gracia que en la letra se mencionase a Dios Recordemos que en su afán por barrer toda muestra de religiosidad en Rusia, los bolcheviques llegaron a organizar un juicio a Dios en enero de 1918, condenándolo a muerte, una sentencia que ejecutaron disparando varias ráfagas de ametralladora contra el cielo de Moscú. A pesar de la brutal represión antirreligiosa del Estado soviético, Rusia vive hoy un impresionante resurgimiento del Cristianismo ortodoxo, con un 82% de rusos que afirman creer en Dios. Demostrando la misma ceguera ideológica que la ultraizquierda occidental, en noviembre de 2009 el Partido Comunista de la Federación Rusa propuso suprimir la mención a Dios en el nuevo himno. El gobierno de Putin rechazó esa propuesta en marzo de 2010.

Para terminar, vuelvo a 1917. En vísperas de la Revolución bolchevique, tres partocillos de Fátima escucharon decir a la Virgen María: “Rusia se convertirá”. ¿Quién imaginaría en aquel entonces que pasaría este sorprendente cambio que os acabo de exponer?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    Esto me recuerda a un sketch de Gomaespuma en que están en EEUU y dicen “Vamos a cantar el himno de América”. Suena como fondo su música, mientras ellos cantan “América, América, América, América, América…” con la música del Himno de España.

    Alons, casatschoks de la patrie, vamos a cantar the himno, of course!¡whisky and soda, wodka and tea, kalinka avec cabernet Sauvignon!

    Conforme iba leyendo, pensaba en Fátima, me alegro de haber coincidido y de que la tengas presente.

  2. pacococo

    Cuando desapareció la URSS, también desapareció el himno, como cuentas. Pero la música es muy buena, se incorporó al repertorio sinfónico y como pieza sinfóncia lo oí una vez en Radio Clásica.

    Ignoraba que lo hubieran repescado, de lo que me alegro pues la música es muy buena.

  3. Sharovarov

    Ya comenté que los himnos ruso y alemán me parecían muy bonitos (sobre todo me refiero a la música; para mí la letra es secundaria en toda composición musical). Lo que no me acaba de convencer es la bandera rusa: una franja exterior de color blanco en una bandera…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]