El separatismo catalán dio alas al islamismo al intentar captarlo para su causa

Hispanofobia: el odio a España fomentó y facilitó el trabajo al islamismo en Cataluña

Ciertos ámbitos políticos y mediáticos siguen gastando más energías en alertar sobre la «islamofobia» que el combatir al violento islamismo. Pero ese discurso se empieza a resquebrajar.

La cúpula de los Mossos rechazó una petición de la Policía Nacional para instalar bolardos
TVE cuela una concentración islámica de 2015 como un rechazo a los atentados en Cataluña

«El nacionalismo ha ido cebando una verdadera bomba»

Hoy el diario El Mundo, que lleva ya muchos años siendo uno de los apóstoles españoles de la corrección política, ha puesto los pies en la tierra con un editorial que merece ser leído. Por su interés copio aquí su último párrafo (la negrita es del propio periódico):

«Hoy no podemos olvidar cómo el nacionalismo ha ido cebando una verdadera bomba al favorecer la llegada de inmigrantes de países musulmanes frente a los de países hispanohablantes, como parte de la estrategia de ruptura de España. Así, se ha contribuido a convertir Cataluña en uno de los centros neurálgicos para grupos salafistas. Nada de ello explica por sí solo un acto de barbarie. Pero los responsables políticos están obligados a reflexionar y a actuar en consecuencia.»

Las políticas hispanofóbicas y sus efectos en la inmigración

Luis del Pino también ha dedicado hoy su editorial del programa «Sin Complejos» de esRadio a este asunto, y lo ha hecho con mucha más profundidad que El Mundo. En este editorial hace referencia a otro que publicó en septiembre de 2015, en el que advertía: «el porcentaje de población musulmana en Cataluña alcanza el 6,8%, mientras que en el resto de España es el 3,4%, justo la mitad». Luis del Pino explicaba así las causas políticas e ideológicas de esta asombrosa diferencia: «la política de inmersión educativa en catalán y de proscripción social del castellano ha actuado como freno para la inmigración procedente de los países hispanoamericanos«.

«El nacionalismo ha creado en Cataluña un auténtico vivero de terroristas radicales»

Además, el presentador de esRadio advertía la peligrosa política llevada a cabo por la Generalidad durante años: «el gobierno catalán ha adoptado una política consciente, orientada a primar la inmigración procedente de Marruecos». Citaba concretamente el caso de la Fundación Nous Catalans, dirigida por el separatista Ángel Colom, exsecretario general de ERC: «Desde esos puestos, Colom se ha dedicado a animar a la inmigración de jóvenes marroquíes a Cataluña, a estrechar lazos con la comunidad islámica con el fin de sumarla a la causa separatista y a visitar las mezquitas para dejar caer que a los inmigrantes les resultaría más fácil obtener la nacionalidad catalana en una futura Cataluña independiente, que la española.» En su editorial de hoy, el periodista denuncia sin rodeos: «En su afán por desmarcarse de todo lo que oliera a España o a español, el nacionalismo ha creado en Cataluña un auténtico vivero de terroristas radicales que jamás se considerarán».

Nous Catalans y los vínculos entre el separatismo y el islamismo radical

En relación a la Fundación Nous Catalans, hay que recordar que en mayo de 2013 fue expulsado de España uno de los dirigentes de esa entidad, Noureddine Ziani por «amenazar la seguridad nacional», favorecer «la difusión de ideologías extremistas religiosas» y «comprometer las relaciones de España con otros países». La expulsión se produjo a raíz de una denuncia del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que apuntó a Ziani como «un colaborador muy relevante de un servicio de inteligencia extranjero desde el año 2000», en alusión a la Dirección General de Estudios y Documentación (DGED) de Marruecos. Es decir, que Ziani era agente del espionaje marroquí. También era, además, presidente de la Unión de Centros Culturales Islámicos de Cataluña (UCCIC). En mayo de 2012 esta entidad y la Fundación Nou Catalans anunciaron que facilitarían la concesión de nuevas licencias para construir mezquitas en Cataluña, con la excusa de aislar a los movimientos fundamentalistas en los pequeños oratorios. La UCCIC reúne a 15 mezquitas catalanas que en julio de 2015 fueron identificadas por la Policía como adscritas a un grupo islamista radical, denominado «Justicia y Caridad», declarado ilegal en Marruecos en 1980. Cabe señalar que tras los sucesivos escándalos protagonizados por esa fundación, «Nous Catalans» echó el cierre en septiembre de 2016.

Ignoraron consejos de seguridad simplemente porque venían de Madrid

Otro aspecto en el que la seguridad ciudadana se ha subordinado a la hoja de ruta separatista ha sido el relativo a las medidas de prevención contra el terrorismo. Ya hablé ayer aquí del caso de los bolardos, que estas últimas horas ha generado una intensa lluvia de críticas contra la Generalidad y contra el Ayuntamiento de Barcelona. Todo parece indicar que no se hizo caso a la Policía Nacional simplemente porque la petición partía de Madrid. Es decir, que se antepuso el sentimiento independentista a la seguridad de los ciudadanos, con consecuencias terribles. Si una empresa se hubiese negado a implementar medidas de seguridad para sus trabajadores y eso hubiese facilitado una desgracia, el empresario podría ser llevado a juicio por negligencia. Cabe preguntarse por qué la clase política se considera es inmune a las responsabilidades derivadas de sus actos. De hecho, hoy hemos asistido a un patético cruce de reproches ente la Generalidad y el Ayuntamiento, que se pasan la pelota entre sí, sin conseguir ofrecer a la opinión pública una explicación convincente de por qué no se pusieron bolardos en una zona, las Ramblas, que ya había señalado por la CIA como posible escenario de un atentado en una información facilitada por la agencia de inteligencia estadounidense a los Mozos de Escuadra hace dos meses.

Ahora tampoco quieren ver al Ejército en las calles

A esto hay que añadir que ayer la Generalidad rechazó aumentar el nivel de alerta antiterrorista simplemente porque eso implicaría desplegar al Ejército en las calles. Es «una medida extrema que no tiene ningún sentido», dijo el consejero de Interior de la Generalidad, Joaquim Forn, como si la muerte de 14 personas esta misma semana en dos atentados terroristas no fuese motivo suficiente para considerar esa medida. Además, Forn dijo que la Generalidad debe ser consultada si se despliega el Ejército en «su territorio», como si el Gobierno de España tuviese que pedir permiso a una autonomía para garantizar la seguridad de los ciudadanos en el territorio nacional. Es realmente escandaloso que el Gobierno catalán siga sin apearse de sus delirios independentistas incluso en una situación tan grave como ésta, en la que corren peligro las vidas de ciudadanos. ¿Es que para el separatismo catalán no hay nada más importante que su hoja de ruta ideológica?

Claman contra la ‘islamofobia’ para tapar las consecuencias de su hispanofobia

En conclusión: guiado por el odio a España y a todo lo español, el separatismo ha cometido una serie de irresponsabilidades y negligencias que han tenido unos resultados fatales. En vez de asumir su culpa en lo ocurrido, ahora el Gobierno catalán y sus adláteres pretenden distraer la atención con la «islamofobia», como si lo que ha asesinado a 14 personas esta semana en Cataluña fuese un supuesto odio al Islam, y no el odio a Occidente y a nuestra forma de vida promovido desde el islamismo, un radicalismo que la hispanofobia separatista ha fomentado en su afán por ganarse aliados a cualquier precio y sin importar su procedencia. Incluso si ahora el Gobierno catalán tuviese la honradez de rectificar, el problema que ha creado con años de irresponsabilidades ya sería difícil de corregir, pero ni siquiera cabe esperar que reconozca sus errores. Está enfrascado en una espiral de fanatismo en la que la única salida que acepta es la ruptura de España, aunque eso implique la quiebra de la convivencia en la propia Cataluña y el progresivo aumento en esa comunidad de la amenaza yihadista. Pero de esto, todo hay que decirlo, no sólo es responsable la Generalidad, sino también los sucesivos gobiernos centrales que han hecho la vista gorda a lo que ocurría en Cataluña, incluso a costa de desproteger los derechos fundamentales de los españoles que han nacido y viven en esa comunidad.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    Hace un tiempo pusieron una bomba en el Pilar. No eran musulmanes y por tanto, nadie habló de islamofobia, pero a nadie se le ocurrió usar el término «terroristafobia»; no era adecuado. ¿Por qué ahora creen que sí lo es?

    A todas luces existe una tremenda diferencia entre la lucha contra el ISIS u otros terroristas musulmanes y la actitud frente a los creyentes en Alá. Esto es una falacia y nada más, no podemos dejar que jueguen con nuestros muertos.

    Bien mirado, esta gente tiene una procedencia muy precisa: Son musulmanes. Ya va siendo hora de que la comunidad islámica dé muestras de colaboración en la lucha contra este terrorismo, incluso en defensa de su propia gente y para que no paguen justos por pecadores.

    Pero lo que más me sorprende es la actitud de las redes sociales, que dejan colar toda la propaganda que radicaliza a estas gentes o les informa sobre cómo hacer los atentados. Luego borran mensajes contra el aborto o los que consideren «tránsfobos» con toda paz, aquí hay evidencia de una visión muy distorsionada de lo que es la libertad de expresión. Y a la vez, la excusa de que «no pueden contralar técnicamente todos los contenidos». ¿Sobre unos temas sí y sobre otros no?.

  2. pacococo

    No creo que sean tan tontos o tal vez sí. La política de la inmigración musulmana para conseguir catalanes es de tontos. Los inmigrantes quieren la nacionalidad española, no por amor a España ni por deseos de que sus hijos y nietos vivan aquí, sino para tener libre acceso a Europa y como ningún inmigrante es tonto, no van a favorecer la separación de Cataluña para obtener una nacinalidad que les sirve de menos que la de su país.

    Pero mientras, Cataluña se ha llenado de musulmanes y entre esa masa es muy fácil que se cuelen terroristas, especialmente si no se tiene cuidado con las mezquitas, especialmente con las clandestinas. Porque si ni siquiera son capaces de detectar una mezquita clandestina, ¿cómo van a dectar una célula terrorista?

    por otra parte, el gobierno regional actúa como director de la política antiterrorista, que es competencia exclusiva del gobieno. Dicen que han de ser consultados para el despliegue del ejército y el gobierno, comprendo que no se puede dedicar a contestar tanta tontería, se calla y por tanto, otorga. Porque hay ciertos temas, que aún siendo tonterías, hay uqe puntualizarlos.

    Si el gobierno ha renunciado a llevar este asunto de terrorismo, si permite que en los aeropuertos catalanes y supongo que vascos, la seguridad no la lleve la Guardia civil, como dice la ley, me temo que el gobierno reconoce la soberanía del gobieno catalán. Y nosotros, mientras, mirando la mano del mago.

  3. Geleto

    Los últimos quince años hemos tenido dirigentes débiles y aunque sabemos que es difícil gobernar, son culpables de la actual España, con lo peor al mando de Cataluña sin tomar decisiones correctoras. No podemos ir a trabajar a algunas comunidades de españa ni estudiar el español si tener problemas. ¿Que país es este en que no protegen al propio ciudadano español?? y así muchas otras cosas.

  4. Luis Carlos

    Protestar contra la islamofobia es hipócrita si se reclama libertad de expresión para ofender a los católicos. Algunos dicen que detestan a todas las religiones por igual, pero su doble vara de medir se pone en evidencia cuando reaccionan con total indiferencia ante incidentes contra iglesias cristianas, por no hablar de las sospechas de que el incendio de la catedral de Notre Dame fue provocado.

    Comprendo de que nos digan de que debemos tener cuidado a la hora de hablar sobre las acciones de algunos miembros de ciertos colectivo, por eso de no meter a todos en el mismo saco y de que sin darnos cuenta podemos convertirnos en monstruos al dejar que el odio o el miedo nos ciegue, pero resulta indignante de que no sigan su propio consejo y vean como normal el odio a España y a la fe católica.

    ¿Qué podemos hacer contra el yijadismo sin que nos acusen de islamofobia? Hablar como lo haría un murtard, un apóstata que ha perdido la fe en el islam, con palabras duras si hiciera falta, pero sin mostrar odio ni hostilidad. Hay que dejar bien claro que el cristianismo nos enseñó a respetar la dignidad humana, y sin esta la fe sin misericordia es una fe de fariseos que limpian la copa por fuera y se dejan el veneno dentro, honrar a Dios con los labios pero con el corazón lejos de Él, como mausoleos de mármol, tan majestuosos por fuera y putrefacción por dentro.

    No hace falta insultar a los musulmanes, ni es ético ni conveniente. ¿Os acordáis de que las comparaciones son odiosas? Cabrea mucho que te digan «toma ejemplo de tu primo que saca mejores notas que tú» o «tendría que haberme casado con Fulano que ahora gana mucho más que tú», y resulta muy indignante que le digan que los santos católicos inspiran mucha más admiración y confianza.

    Los radicales panislamistas creen que tienen el derecho y el deber de dominar el mundo, y que son víctimas de supuestas injusticias históricas como las cruzadas, el colonialismo o el sionismo. No hacen ninguna autocrítica sobre sus propios errores, como las fitna o luchas internas. Nos consideran corruptos y decadentes y por tanto hay que aprovechar el momento de mayor debilidad para castigarnos por nuestros crímenes, por nuestros pecados. No se paran a pensar que sus acciones nos recuerde los versículos de san Mateo 7 15-20 sobre los falsos profetas, lobos con piel de cordero y que el árbol se conoce por sus frutos, y lo que Mahoma le hizo a la tribu judía de los Banu Qurayza, o la batalla de al-Yamal durante la primera fitna, en la que Aisha, viuda de Mahoma (se casó muy, muy, muy joven) e hija de Abu Bark, el primer califa, apoyaba la rebelión contra Alí, cuarto califa, marido de Fátima y por tanto yerno del profeta.

    Sospecho que quieren usar a los musulmanes como carne de cañón para provocar la mutua destrucción o desacreditación de las principales religiones.

    En los 80 pocos adivinaban que la caída del muro de Berlín estaba tan cerca, y ya hay señales de que el colapso del islam, la kabir-ridda o gran apostasía, ya ha comenzado delante de sus narices. A nosotros nos han enseñado a dudar, razonar e investigar para buscar la verdad, pero a ellos a creer ciegamente sin rechistar, porque «si piensas te acabas convirtiendo en un hereje». Una fe que teme tanto las malas influencias no es una fe firme, sino ciega arrogancia, frágil. No están acostumbrados a debates teológicos ni a que le hagan preguntas incómodas, mucho menos comparado con los católicos con siglos de experiencia discutiendo con herejes, protestantes y propaganda anticlerical de los ilustrados y marxistas. No están preparados para responder a un murtad, apóstata, que conoce los puntos débiles por donde atacar para hacer mayor daño.

    Los yijadistas deben darse cuenta que sus atrocidades aunque nos horroricen también refuerzan la idea de la superioridad moral del cristianismo porque este nos enseñó a respetar la dignidad humana, y su teología es capaz de conciliar razón y fe. El árbol se conoce por sus frutos. ¿cuáles son los frutos del islam frente a los santos católicos?

    El anti-hispanismo es impedir que un pueblo con raíces católicas aspire a ser una superpotencia, o decidir con su apoyo cuál será la dominante de acuerdo a sus propios intereses, y refutando el mito de que nuestra fe ha sido un lastre para el progreso, cuando en América España fundaba universidades mucho antes de que los protestantes masacraran nativos o el «sendero de lágrimas». Como descubrieron las tropas de Napoleón somos un pueblo muy indómito, y si estamos callados es porque como el Lazarillo de Tormes nos estamos comiendo las uvas de tres en tres.

    Nadie podrá dominar toda Europa si los españoles seguimos dando guerra como don Pelayo. Por eso quieren rompernos las alas, quitarnos la fe en nosotros mismos, hacernos creer que somos una panda de fracasados incapaces de hacer nada bien, y por eso necesitamos a los afrancesados o equivalente, a otros de fuera para que nos guíen cogidos de la mano. Nos quieren inculcar algo similar a lo que en psicología se denomina indefensión aprendida.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.