"¡Vayan ustedes más al cine y menos a las procesiones!", dijo al público

Yo seguiré yendo al cine y a las procesiones: carta de un católico a José Luis García Sánchez

Ayer, durante la entrega de la Espiga de Oro de los premios de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, el cineasta José Luis García Sánchez tuvo un gesto de desprecio hacia los católicos.

#RetiradaEspigaGarciaSanchez por menospreciar nuestra Semana Santa

Conocido por sus largos años de militancia izquierdista (a modo de ejemplo, en 1981 dirigió una película-panfleto titulada “Dolores”, dedicada a ensalzar a Dolores Ibarruri, presidenta del Partido Comunista de España, y en 2004 colaboró en el proyecto “Hay motivo”, creado por cineastas de izquierda para hacer campaña contra el gobierno de Aznar), ayer García Sánchez recomendó a los vallisoletanos: “¡Vayan ustedes más al cine y menos a las procesiones!” Y sobre el certamen en el que fue galardonado, afirmó: “Seminci es de los pocos sitios donde los del cine hemos ganado a los curas”. Unas declaraciones que sólo cabe enmarcar en la rancia cristianofobia que viene promoviendo una parte importante de la izquierda española. He decidido contestarle con esta carta:

Señor García Sánchez:

He leído con sorpresa sus declaraciones en la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Y digo con sorpresa porque hace muchos años que soy aficionado al cine, y además soy católico y suelo asistir a procesiones. Nunca me había planteado que fuesen cosas excluyentes, como si el hecho de ir al cine fuese una religión que me impidiese pertenecer a otra. Deduzco de sus palabras que usted no se conforma con que la gente vea sus películas: quiere ser el director espiritual de sus espectadores, y no tolera la competencia.

El cine ha hecho grandes aportaciones a nuestra cultura, e incluso también se han hecho excelentes obras de cine religioso. Precisamente la Semana Internacional de Cine de Valladolid nació en 1956 como “Semana de Cine Religioso”, y se celebraba en Semana Santa. En la primera edición su promotor, el estudiante Luis Huerta, seleccionó para el estreno seis películas de temática religiosa. La Espiga de Oro que usted ha recibido empezó a otorgarse, de hecho, en el año 1960 durante ese certamen.

Supongo que usted también sabrá que la Semana Santa de Valladolid es el principal evento social y cultural de esta ciudad, atrayendo a muchos más turistas que la Semana Internacional de Cine, pero sobre todo a mucha gente que acude a esa celebración por devoción religiosa. Animar a la gente a no ir a procesiones es hacerle un boicot turístico a la ciudad de Valladolid, y decirlo en Valladolid son ganas de provocar una bronca. Por lo demás, no sé si usted ha ido a muchas procesiones. Yo sí, y me he fijado en un curioso detalle: cada entrada al cine me cuesta casi 9 euros, pero ir a una procesión no me cuesta ni un céntimo. Nadie te cobra por asistir a una procesión. Es más: hay mucha gente que participa en ellas como cofrades o costaleros, sin cobrar nada, por pura devoción. ¿Ha tenido usted a muchos actores que hayan accedido a participar en sus películas sin pedirle nada a cambio?

Por supuesto, el cine es un negocio, y con ello no estoy criticándolo. Yo no soy comunista y a mí no me parece que un empresario sea la encarnación de todos los males. Un cineasta es una persona que se dedica profesionalmente a aquello que le gusta, a cambio de dinero, lo cual, insisto, es muy legítimo. Pero imagine por un momento que se cumpliesen sus deseos y en el mundo no hubiese sacerdotes. ¿Atenderían los cineastas a los pobres a los que dan de comer los curas de mi parroquia? ¿Irían a todos los funerales a dar palabras de consuelo y esperanza a las familias? ¿Acudirían a las cárceles a escuchar a los presos, o arriesgarían su vida para dar apoyo moral a los militares en misiones internacionales como hacen los capellanes militares? ¿Se irían los cineastas de misión al Tercer Mundo como hacen muchos sacerdotes, religiosos y laicos católicos, para ir a ayudar a los más pobres y desamparados? Y ya que la Semana de Cine Religioso de Valladolid surgió -si no me equivoco- de la Familia Salesiana, ¿cuántos miles de niños italianos habrían muerto en condiciones miserables -muchos de ellos en prisión- si Don Bosco hubiese abandonado su vocación educadora como sacerdote para dedicarse al teatro?

Alguien podrá alegar que ha habido malos curas y no se lo niego. Esos curas son una vergüenza para cualquier católico, pero que haya curas malos no significa que todos los curas lo sean, y lo mismo pasa con los cineastas. Lo que no deja de sorprenderme es la doble vara de medir. Ante los escándalo de abusos en la Iglesia muchos se apresuran a tachar a todos los curas e incluso a todos los católicos de “pedófilos”. Sin embargo, un cineasta acusado de drogar y violar a una niña de 13 años, Roman Polanski, cuenta con la admiración de muchos y ha seguido recibiendo premios a pesar de haber huido y no haber vuelto al país en el que cometió el delito. Woody Allen ha sido acusado de pedofilia por su propia hija pero muchos mantienen intacta su admiración hacia él. Es más: su próxima película incluye una escena de sexo entre un adulto y una menor, en lo que ya parece un intento de normalizar la pedofilia. Así mismo, varios actores han denunciado que hay una red de pedófilos en Hollywood y nadie va diciendo por ahí que todos los cineatas sean violadores de niños.

En fin, es usted muy libre de odiar las procesiones y a los curas, qué le vamos a hacer. Yo seguiré yendo al cine y seguiré yendo a las procesiones, porque me gustan y porque no son cosas excluyentes, aunque usted de una forma muy infantil quiera hacernos elegir. Con sus palabras usted se ha hecho un flaco favor a sí mismo, demostrando una cortedad de miras y una falta de respeto que no le hacen merecedor del galardón que ha recibido. Y es que uno puede ser un excelente cineasta -y no digo que sea su caso- y a la vez ser un perfecto maleducado, y la mala educación no se puede premiar. El público -entre el que hay muchos católicos- se merece un respeto, y si usted es incapaz de respetar al público, entonces no merece ningún premio, especialmente cuando se trata de un premio con una dotación económica de 60.000 euros pagados por todos los contribuyentes, pues el certamen está patrocinado por el Ayuntamiento y por la Diputación de Valladolid y por la Junta de Castilla y León. Ya está bien de pagar para que se nos ofenda gratuitamente.

Un saludo.

(Foto: SEMINCI)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.100

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Carlos

    Pues sí, seguiré yendo a las procesiones y al cine, pero, desde luego, nunca a ver una película de este impresentable.

  2. Lorenzo

    La carta está muy bien, pero dudo de que este personaje merezca la molestia de una respuesta tan brillante.
    Por mi parte, seguiré yendo a las procesiones y al cine, pero jamás para ver los bodrios de este señor y demás colegas de la misma secta.

  3. Gustavo Cimorra Moreno

    Firmo y confirmo lo contestado por Don Carlos a ese desconocido “demócrata de toda la vida” de populares apellidos, García Sánchez, aunque más bien suena a menchevique, bolchevique, pasionario, carrillista y a lo mejor paracuellista. Puedo prometer y prometo no ver ni un solo film hecho o promovido por el tal García Sánchez y si fuera usted consecuente con su pensamiento no habría aceptado ese premio, claro que como los pujolitos catalanes pensará que la pela es la pela y que usted no va a procesiones porque está muy atareado organizando escraches y pitadas

  4. Manuel Carlos Ordás de Aranda

    Solamente estoy en desacuerdo en un punto de la magnífica carta de Elentir: en que nada tiene de “forma muy infantil” la que adopta el tal García Sánchez. Es la propia del viejo comunista resentido y rebosante de odio.

    Un saludo.

  5. Sharovarov

    Yo veo tremendamente difícil que me guste verdaderamente alguna película que se haga ya. Y hablo a nivel mundial, no digamos ya a nivel español. Por ejemplo, con la llegada de “Blade Runner 2049” me ha dado por volver a ver la original, que han puesto varias veces en televisión muy recientemente; ya cuando la vi de joven no podía entender de ninguna manera cómo podía gustarle tanto a tanta gente. ¡Pero si incluso le encanta a Juan Manuel de Prada! No puedo entenderlo. Por cierto, se me olvidaba: no voy a un cine desde los años ochenta.

  6. Sharovarov

    Así que, señor García Sánchez, yo no, yo voy a ir al cine. Vamos, ni aunque se hiciera una película contra la Ideología de Género y que fuera promocionada al máximo, ¡jajaja! Por supuesto, he pensado que a Elentir puede que también le guste Blade Runner; en ese caso, pues qué vamos a hacer, no se puede coincidir en todo.

  7. Sharovarov

    “yo no, yo NO voy a ir al cine”, quería decir antes, lógicamente.

  8. pacococo

    No recuerdo bien pero hay un pasaje en el Evangelio que habla de no echar perlas a los cerdos. Creo que todos sabeís a qué me refiero. Creo que va bien, porque la carta es como una perla.

    El buen hombre no la leerá, pero si la leyera ni la entendería ni la querría entender. Cuando se ha llegado a un cierto nivel de abducción, el individuo no se entera de nada de fuera de la secta.

    Sharovarov

    Yo hace mucho que no piso un cine y en Tv tal vez más de un año que no veo una película. Me parecen vistas y casi sé el final desde le principio. Luego está que la mayor parte son películas de propaganda. El cine español ni eso, la nada absoluta.

    Como yo había leído la novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, cuando vi la película “Blade runer” no me gustó y esta que han sacado ahora ni siquiera tengo intención de verla en TV.

  9. pacococo

    Y por supuesto si no pienso ver ninguna película española, mucho menos las que pueda hacer este buen hombre.

  10. Jandro

    Manuel Carlos: creo que el viejo comunista resentido tiene mucho de infantil, aunque no nos guste mezclar su mezquindad con la inocencia de un niño.

    Yo ya solo voy esporádicamente al cine por la brutalidad insólita de los precios, así que reservo esas ocasiones para películas que merezca la pena ver en pantalla grande, entendiendo por ello las que puedan ser visualmente espectaculares. Por eso no voy a las salas a ver cine español desde hace lustros. Pero me parece que se hace cine bueno en España, aunque haya que trabajar duro para encontrarlo, y que no hay que meter todo en el mismo saco. Hay autores originales y con propuestas interesantes.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]