Ejecuta maniobras con una aceleración de hasta 9g, más que un Fórmula 1

Un vídeo que te pone en el lugar del piloto de un caza Gripen hasta el límite de su resistencia

Seguramente habrás visto “Top Gun” y otras películas sobre pilotos de caza, pero tal vez hayas visto pocas -o ninguna- que te muestran lo que en realidad siente un piloto en pleno vuelo.

Espectaculares imágenes de un F/A-18 del Ala 46 del Ejército del Aire en pleno vuelo
Un impresionante vídeo de 360º que te lleva hasta la estratosfera en un caza ruso MiG-29

Y es que en las maniobras más cerradas de combate, en las llamadas “dog fights”, los pilotos de caza pueden llegar a soportar aceleraciones que te resultarían difíciles de imaginar. Para que te hagas una idea, un piloto de Fórmula 1 puede llegar a soportar hasta 6,5g, pero un piloto de caza puede llegar a los 9g (llegar a 16 podría ser letal). Estas aceleraciones, en condiciones normales, harían que la sangre circulase hacia los pies y no llegase hasta el cerebro, provocando problemas de visión e incluso la pérdida del conocimiento. Por ello, el entrenamiento de un piloto de caza incluye adiestrarle físicamente para resistir esa aceleración -lo cual incluye maniobras respiratorias muy parecidas a las que hace un levantador de pesos pesados-, pero además cuenta con un dispositivo, el chaleco anti-g (también llamado traje antigravedad), que el piloto lleva en el torso y en las piernas. Al alcanzar las mayores aceleraciones, estos trajes se inflan, oprimiendo las piernas y el abdomen del piloto para evitar que la sangre deje de llegar a la cabeza.

Saab publicó anteayer un interesante vídeo grabado a bordo de un caza JAS-39 Gripen, el avión que constituye la columna vertebral de la defensa aérea de Suecia -el país fabricante-, Hungría, la República Checa, Brasil, Sudáfrica y Tailandia. Hizo su primer vuelo en 1988, aunque su desarrollo se alargó tanto como el de su homólogo el Eurofighter Typhoon, entrando en servicio en 1997. Es un avión muy capaz, con una velocidad máxima de Mach 2 (en torno a 2.200 Km/h) y un techo de vuelo de 15.000 metros. En el vídeo vemos tres pantallas: a la izquierda el interior de la carlinga, grabado con una cámara adosada al casco del piloto (lo que nos permite ponernos en su lugar de forma bastante aproximada); arriba a la derecha hay una grabación exterior del caza durante el vuelo, para que veamos con claridad las maniobras que está haciendo; y abajo, a la derecha, hay un indicador de la aceleración que está soportando el piloto en cada momento. Si subes el volumen escucharás la respiración del piloto en las maniobras más cerradas. En algunos momentos llega a ser angustioso, pues te das cuenta del enorme esfuerzo que está asumiendo para soportar esas aceleraciones: en el vídeo el avión hace maniobras que alcanzan los 9g, el límite al que llegan hoy los aviones de caza.

Espero que este vídeo cambie la idea que tienen muchos de los pilotos de caza como unos tipos que tienen un trabajo muy cómodo y seguro a bordo de la carlinga de su avión: son gente muy preparada técnica y físicamente.

(Foto: Saab)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Vaya, como me hubiera gustado estar en su piel…

  2. JAVIER

    Trabajo cómodo, no,
    pero seguro si,
    Porque si hablamos de Ejército con riesgos, que se lo pregunten a los soldados del Ejército de Tierra o cualquier unidad que trabaje sobre el terreno y no utilizando un arma de muy larga distancia y rapidez,
    y son gente que tiene que tener y mantener una
    GRAN HABILIDAD APRENDIDA como un buenos pilotos,
    que no desmerece,
    que lo técnico será para otros menesteres de su función militar.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]