Tacha de "antiguas supercherías ridículas" lo que demuestra la embriología

Una revista de ultraizquierda llama ‘chiflada’ a una mujer por afirmar una evidencia científica

La revista Mongolia, un panfleto de ultraizquierda vinculado al digital de Ignacio Escolar, parece tener ciertas dificultades a la hora de entender lo que dice la ciencia sobre el inicio de la vida humana.

Argumentos científicos en contra del aborto
El oscurantismo comunista y la persecución de científicos / Luis del Pino

Mongolia tacha la embriología de “antiguas supercherías ridículas”

Esta tarde, la cuenta de Twitter de esa revista arremetió contra Santiago Abascal por defender el derecho a vivir de los hijos por nacer. Según Mongolia, la oposición al aborto se basa en “antiguas supercherías ridículas”. Con eso, lo único que ha conseguido el panfleto de ultraizquierda es demostrar es su propia ignorancia. Y es que si de algo puede presumir el movimiento provida es de contar a su favor con lo que dice la ciencia, y concretamente la embriología, que es la parte de la genética que estudia el desarrollo embrionario. Ante esto, una tuitera, Mónica, contestó a Mongolia sin rodeos: “La ciencia demuestra que la vida comienza en la concepción pero ellos lo llaman ‘antiguas supercherías ridículas’.” El cretino que gestiona la cuenta de la revista no debe saber mucho sobre ciencia, porque la respuesta de Mongolia fue llamar “chiflada” a Mónica, y para colmo haciendo una comparación de mal gusto con el Holocausto.

Eminentes científicos dan la razón a Mónica

Lo curioso es que estos indocumentados no sólo están llamando “chiflada” a Mónica, sino también a Jérôme Lejeune, médico genetista francés y padre de la genética moderna, que afirmó la individualidad genética del ser humano desde la aparición de su primera célula en el momento de la fecundación. Otro “chiflado” escribió lo siguiente al respecto: “A partir de la concepción –lo que marca el antes y el después‐ el cigoto humano, dotado de la autonomía biológica que le confiere su material genético, evoluciona y se desarrolla en dependencia del medio que le da sustento y soporte, el cuerpo de su madre.” Esto lo dijo el Doctor César Nombela Cano, Rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y Catedrático de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. Un “chiflado” más escribió esto otro: “la realidad es que desde la concepción existe una vida humana y que el embrión –hasta la octava semana– y el feto –a partir de la novena semana– es un ser humano singular, distinto e independiente de la madre, que necesita del claustro materno para su desarrollo.” Palabras de Nicolás Jouve de la Barreda. Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid, Catedrático de Genética en la Universidad de Alcalá y expresidente de la Sociedad Española de Genética.

El Tribunal Constitucional también coincide con Mónica

Además, el Tribunal Constitucional español también afirmó lo mismo que Mónica en su Sentencia 53/1985, referida a la ley del aborto aprobada por el PSOE en 1983. Cito: la vida humana es un devenir, un proceso que comienza con la gestación, en el curso de la cual una realidad biológica va tomando corpórea y sensitivamente configuración humana, y que termina en la muerte”. Esta sentencia forma ya parte de la jurisprudencia constitucional española. Con esa afirmación, el TC se limitaba a constatar lo que la ciencia afirmaba, como es obvio. Y es que ya por entonces se habían dado los avances tecnológicos necesarios para reafirmar esa verdad científica. Tantas décadas después, en Mongolia siguen creyendo en la superstición -ésta sí que lo es- de que las mujeres conciben seres no humanos, una creencia que contradice lo que la ciencia afirma.

Mongolia, digna heredera del lysenkoismo soviético

Por supuesto, apelar a expertos en genética para hablar sobre el origen de la vida es cosa de “chiflados” que creen en “antiguas supercherías ridículas”. Lo práctico desde una óptica progresista es obtener el Doctorado en Sabelotodo por la Facultad de Twitter y creerte superior a los demás aunque seas un perfecto ignorante. Sirva como ejemplo la revista Mongolia, cuyos contenidos son un buen reflejo del grado de indigencia intelectual en el que ha caído la ultraizquierda. Pero esto no es ninguna novedad: recordemos que el lysenkoismo soviético negaba la existencia de los genes y condenaba la genética como una teoría “burguesa”. Su fundador, Trofim Lysenko, se fue deshaciendo de todos los que discrepaban de sus disparates durante las purgas de Stalin, gracias al apoyo de ese dictador y genocida comunista. Desde luego, Mónica, puedes sentirte afortunada de que ultraizquierdistas como los de Mongolia ya no puedan purgar a nadie, porque quienes como tú afirmamos una evidencia científica como la que se tiene hoy sobre el inicio de la vida humana estaríamos, sin duda, entre los primeros fusilados.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Jandro

    ¿Cómo se deben alinear los planetas para que los proabortistas an un argumento en lugar de un insulto? ¿Algún día podremos conocer ese momento?

  2. Jandro

    … para que los proabortistas digan un argumento en lugar de un insulto.

    Espero que la comentarista Mónica no sienta la menor ofensa ante los desvaríos insulsos de estos personajes.

  3. El nombre lo dice todo

    ¿mongolia? con eso ya está todo dicho.

  4. Blanca

    Tratándose de Escolar, ni pajolero caso. No deberíamos hacer publicidad a este descerebrado.
    Claro que siempre habrá algún borrego que se crea lo que dice… y digo borrego, cuando en realidad debería decir canalla. Ninguna persona de bien defiende los abortos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.