‘La playa de los ahogados’: crimen en el paraíso

Ayer vi esta película española dirigida por Gerardo Herrero, del que ya vi en 2012 “Silencio en la nieve”, un muy buen thriller ambientado en la campaña de la División Azul en Rusia. Esta vez Herrero nos traslada a un escenario mucho más cercano: las Rías Bajas gallegas.

La película estrenada ayer se basa en una novela negra del escritor vigués Domingo Villar, publicada en 2009, con el mismo título. El libro lo protagoniza un policía vigués, el inspector Leo Caldas, y su compañero Rafael Estévez, un aragonés que no acaba de acostumbrarse a la peculiar forma de ser que tenemos los gallegos. En el papel protagonista, como Caldas, tenemos a Carmelo Gómez, y a Estévez le da vida Antonio Garrido. Ambos hacen unas buenas interpretaciones. En el reparto tenemos a actores gallegos como el veterano Celso Bugallo, la guapísimas viguesas Marta Larralde (que hace de hermana del marinero asesinado, Justo Castelo) y Celia Freijeiro, y los compostelanos Luis Zahera (muy bien caracterizado en su papel de marinero) y Tamar Novas (el carpintero).

El cine negro no es mi género cinematográfico favorito, y he de confesar que lo que más me atrajo de esta película fue el hecho de estar rodada en Vigo y Nigrán, concretamente en sitios que he frecuentado tanto durante toda mi vida como Panjón, Monte Lourido, Monteferro y sus vistas de las Islas Estelas y Playa América, entre otros. También se ve de cerca la baliza de Cabezo de San Juan. Esta zona es una de las más bonitas de la costa gallega, y la que a mí me gusta más, claro. Por eso he puesto lo del “paraíso” en el título de esta entrada. 🙂

La historia está muy bien y la película no se hace aburrida en ningún momento. El único reparo que podría ponerle cualquier persona que conozca los lugares en los que se rodó es que, por ejemplo, si un coche entra a Monteferro por la carretera que lo bordea por el sur, choca un poco que en la toma siguiente el coche aparezca en Monte Lourido. Lo mismo pasa cuando hablan de las casas situadas en el camino al faro de Monteferro, camino en el que no hay ninguna casa (las tomas que se ven estarían grabadas en Monte Lourido). De igual forma, el cadáver al comienzo de la película Obviamente, son licencias de la historia y los cambios de toma se debe a la elección de localizaciones ideales para el rodaje, así que se disculpa.

En fin, se trata de una buena película ambientada, además, en unos lugares muy especiales y que son un regalo para la vista. Os la recomiendo.

He de señalar que yo vi la versión original, que en teoría está en gallego -eso nos dijeron en el cine, y así se ha presentado-, pero en realidad tiene diálogos en gallego y en español, algo que me ha gustado mucho, pues refleja la realidad lingüística de esta tierra (si bien se entiende menos que prácticamente sólo hablen en español los personajes que no son gallegos; también hay gallegos, muchísimos, que hablamos en español, de hecho en Vigo somos mayoría). De hecho, hay conversaciones en las que se mezclan ambas lenguas sin cesar, incluso cambiando una misma persona de una lengua a otra durante la conversación, cosa muy habitual en Galicia. Una cosa que no me ha convencido mucho es ver a gente del mar hablando en gallego normativo (o “gallego TVG”, como decimos aquí), un gallego de laboratorio cada vez más alejado del gallego popular. Por ejemplo, en la histórica taberna viguesa “Eligio” (que por cierto cerró sus puertas a comienzos de este año; una pena) el tabernero le dice a Caldas que le va a poner “polbo” (pulpo, en gallego). Ya comenté aquí lo cómico del caso del pulpo, palabra usada en el gallego desde sus primeros diccionarios pero que se eliminó en los 80 en aras de un estúpido diferencialismo, a pesar de lo cual muchísimos gallegohablantes la siguen usando con total normalidad. He estado en innumerables tabernas y restaurantes gallegos en los que te ofrecen “pulpo á feira”, y aún estoy pendiente de conocer algún sitio donde se refieren al plato como “polvo á feira”… Pasa lo mismo con palabras como “grazas”, que apenas se usan en el gallego popular (lo normal es que te digan gracias o graciñas). Oír estas palabras en boca de marineros o taberneros es tan extraño como si un hostelero en Valladolid te ofreciese “H2O” en vez de agua…

Puedes ver a continuación el trailer en español de la película.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. JFM

    La película parece haber sido fusilada de una película francesa de hace unos veinte años e incluso creo recordar que su titulo era bastante parecido. Estaba ambientada en el Pais Vasco francés solo que en ella nadie hablaba una palabra de eusquera, sea con substitutos o sin ellos.

  2. JFM

    Lo de “polvo” para designar al pulpo no es eso portugués en vez de gallego?

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.