La izquierda empuja a España hacia una peligrosa pendiente resbaladiza

Eutanasia en España: los socialistas retoman la senda iniciada por los nacional-socialistas

Este martes, el Congreso aprobó tramitar una proposición de ley del PSOE para legalizar la eutanasia en España. Ciudadanos ha apoyado esta barbaridad. PP y UPN han votado en contra.

Caso Alfie Evans: el progresismo ha hecho del Reino Unido un corredor de la muerte infantil
Puedes suicidarte, pero no fumar

Una barbaridad iniciada en Europa por el nazismo

Lo aprobado en el Congreso debería preocuparnos a todos, pues el primer Estado que introdujo la eutanasia en Europa fue Alemania durante el nazismo, liquidando a 275.000 personas por padecer discapacidades físicas o mentales, y con la casi única oposición de la Iglesia Católica, que denunció con firmeza el programa de eutanasia del Tercer Reich. Después de la Segunda Guerra Mundial, uno de los casos más sonados de aplicación de la eutanasia en Europa ha sido el de Holanda, donde ha habido multitud de casos de eutanasia sin consentimiento de los pacientes. Muchos de estos casos, que son asesinatos en toda regla, han quedado impunes por varias razones. Una de ellas es que la legalización de la eutanasia acaba imponiendo la idea de que hay ciertas vidas que no merecen ser vividas (éste fue, de hecho, uno de los lemas usados por los nazis para promover esa aberración en la década de 1930), y una vez se abre la puerta a esa barbaridad, resulta difícil cerrarla incluso cuando se cuela por ella el asesinato de pacientes.

En Holanda, el avance de la eutanasia hizo retroceder los cuidados paliativos

Por otra parte, la ya mera despenalización de la eutanasia introduce una mentalidad peligrosa entre el personal sanitario. En 1991 se elaboró en Holanda el llamado Informe Remmelink, que sacó a la luz datos espeluznantes: el 51% de los médicos defendían que la eutanasia practicada sin pedir consentimiento al paciente, y el 41,1% de ellos confesó abiertamente haberla aplicado de esa forma. Un nuevo informe elaborado en 2001 demostró los graves efectos de ese cambio legal: a 28.075 pacientes se les negaron o retiraron tratamientos potencialmente efectivos para prolongar sus vidas, registrándose un gran retroceso en los cuidados paliativos. Se produjo tal escándalo que incluso la ONU puso el grito en el cielo. Más recientemente, en el Reino Unido casos como el de Charlie Gard y el de Alfie Evans revelan que se está matando a niños sin el consentimiento de sus padres. Los que decían que la teoría de la “pendiente resbaladiza” era una exageración se encuentran, ahora, con que esa teoría incluso se quedaba corta.

Una ley para convencer a ciertas personas de que sus vidas no son dignas

Si el PSOE y el resto de la izquierda deciden empujarnos hacia esa peligrosa senda es, en primer lugar, porque hoy la izquierda no tiene mayor meta ideológica que destruir todas las bases morales del Occidente cristiano, aunque con ello se estén destruyendo formidables diques éticos contra los abusos del Estado. En segundo lugar, los progresistas son partidarios de un expasionismo del poder del Estado que nos ha conducido a un exagerado gasto público. Este problema se ha agravado -y va a empeorar aún más- con la crisis demográfica que padece España: cada vez hay menos niños y más ancianos. Ahora pretenden mantener este Estado omnipresente convenciendo a ciertas personas que consumen muchos recursos públicos de que es mejor morirse. ¿Pero cómo convencer a miles de personas de que sobran y de que es mejor que se mueran? Pues para empezar, se les convence de que su vida no es digna -como ya hicieron los nazis- y de que lo digno sería morirse. A continuación, como ya pasó con el aborto, los propagandistas de la eutanasia la presentan como “un derecho”, de forma que oponerse a ella te haga parecer una persona odiosa que quieres arrebatarle sus derechos a otros. Finalmente, se recurre a casos extremos para legalizar la eutanasia -lo mismo que se hizo con el aborto-, y una vez legalizada, la lacra se extiende de los casos extremos a cualquier otro caso.

Lo que se esconde tras los tramposos argumentos del PSOE

Veamos, por ejemplo, lo que dice la proposición de ley del PSOE para legalizar la eutanasia (ver PDF): “esta ley introduce en nuestro ordenamiento jurídico un nuevo derecho individual como es la eutanasia (…) “se lleva a cabo en un contexto de sufrimiento debido a una enfermedad o padecimiento incurable que la persona experimenta como inaceptable y que no ha podido ser mitigado por otros medios” (…) “Cuando una persona plenamente capaz y libre se enfrenta a una situación vital que a su juicio vulnera su dignidad e integridad, como es la que define el contexto eutanásico antes descrito, el bien de la vida puede decaer en favor de los demás bienes y derechos con los que debe ser ponderado, toda vez que no existe un deber constitucional de imponer o tutelar la vida a toda costa y en contra de la voluntad del titular del derecho a la vida“. Detrás de estas manipulaciones existen propósitos que el PSOE no quiere revelar. De hecho, parte de esos argumentos son propios de una ley que pretende legalizar el suicidio asistido, sin más. También es revelador que ayer, en el Congreso, la ministra de Sanidad, Carmen Montón, ni siquiera mencionó los cuidados paliativos en su defensa de esta ley. Recordemos que nos decían que el aborto sería un derecho que no obligaría a nadie, pero al final, el aborto está subvencionado, mientras el PSOE ha intentado eliminar toda ayuda a las madres embarazadas. Están promoviendo un modelo de sociedad en el que el Estado promueve la muerte y desampara la vida cada vez más.

¿Con qué moral nos obligarán a conducir con casco o cinturón de seguridad?

Por otra parte, los argumentos del PSOE son contradictorios. ¿Por qué primero habla de un “derecho individual” y luego establece que ese supuesto derecho sólo podrá ejercerse en unas circunstancias muy concretas? Así mismo, tampoco es cierto que nuestro ordenamiento jurídico se abstenga de tutelar la vida en contra de la voluntad de la persona. Existen diversas situaciones en la que el Estado nos obliga a velar por nuestra vida incluso a costa de sanciones si no lo hacemos. Por poner un ejemplo, si yo salgo a dar una vuelta en coche y decido no ponerme el cinturón de seguridad, la Policía me puede multar. Lo mismo ocurre si conduzco una moto sin casco. El Estado considera esos comportamientos como infracciones graves, castigadas con fuertes multas y la retirada de tres puntos del permiso de conducir. Así mismo, en el marco de sus políticas de salud pública, el Estado prohíbe la venta libre de determinadas sustancias nocivas y adictivas. La mera posesión y el consumo de ciertas drogas en vías públicas está castigada con fuertes multas. Tras la apuesta del PSOE por la legalización de la eutanasia, y a la vista de los argumentos que usa para ello, ¿con qué moral va a obligarnos a partir de ahora el Gobierno socialista a ponernos el cinturón de seguridad? Es el problema de relativizarlo todo y de tirar por la borda los principios que nos han convertido en una sociedad civilizada.

Foto: Rido / Dreamstime.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.400

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Angel

    Que esta es la solución de la falta de dinero para las pensiones, eliminando pensionistas supuestamente indignos, menos dinero a pagar. Ni los romanos llegaron a tal extremo, hacer una ley para que te maten sin consentimiento.

  2. Sharovarov

    Ya la derogará el PP cuando vuelva al poder. Al instante, vamos.

  3. Sharovarov

    La CEE no debería de abrir la boca. ¿No se dice, a través de los medios COPE y TRECE, que el PSOE es un partido fundamental para este país? Pues ahí tienen PSOE.

  4. Jandro

    Es maravilloso que esta gente se atreva a mencionar siquiera el “derecho a la vida”.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.