Niños, jóvenes, padres... El enorme hueco que deja el aborto en nuestro país

El aborto ha matado ya a más de 2,3 millones de hijos por nacer en España: así serían hoy

Ayer el Ministerio de Sanidad publicó las cifras de muertes por aborto provocado del año 2018 en España: en esos 12 meses fueron matados 95.917 hijos por nacer en 211 abortorios.

Argumentos científicos en contra del aborto
Feministas por el derecho a vivir

El Estado sigue financiando esta matanza en plena crisis demográfica

La eliminación de más de 95.000 inocentes debería ser un motivo de vergüenza para todos los españoles, y también un motivo de preocupación y de alarma, pues estamos viviendo ya una crisis demográfica que tendrá graves consecuencias a medio y largo plazo. Si no es por una cuestión de principios, el aborto debería preocuparnos al menos por una cuestión de supervivencia como sociedad. Pero ni así. el Estado sigue financiando y promoviendo el aborto con nuestros impuestos, no sólo despreciando el más básico de los derechos humanos, que es la vida, sino también poniendo en riesgo nuestro propio futuro como sociedad. Es la mayor y más escalofriante muestra de irresponsabilidad de nuestra clase política en la actualidad, una irresponsabilidad compartida por todos los grupos políticos con la única excepción de Vox, que es el único partido provida del Parlamento español.

El aborto ha matado a 2.383.601 hijos por nacer en España en 33 años

Las cifras globales del aborto en España son aterradoras. Desde la aprobación de la ley del aborto de 1985 hasta el 31 de diciembre de 2018, en España se ha matado a 2.383.601 hijos por nacer según las cifras oficiales de Sanidad. Para que nos hagamos una idea, es una cifra equivalente a liquidar a toda la población de las ciudades de Barcelona y Sevilla. Esta matanza se ha llevado a cabo bajo gobiernos tanto del PSOE como del PP, y con la complicidad activa de ambos partidos, que han asumido por igual las tesis del lobby abortista. Concretando las cifras, en 19 años de gobiernos del PSOE se perpetraron 1.278.144 abortos, y en 12 años de gobiernos del PP se perpetraron 1.105.457. El número de víctimas del aborto aumentó un 1,91% respecto de 2017. La tasa de abortos por cada mil mujeres ha llegado al 11,12, subiendo por tercer año consecutivo. Así mismo, el 90,44% de los abortos se perpetran a petición de la madre. Lamentablemente, no estamos ante un problema principalmente económico, sino ético y cultural. Es el fruto de una mentalidad hedonista y relativista que ha acabado por devaluar algo tan precioso como es la vida humana.

Así podrían haber sido esas vidas destrozadas por el aborto

Como he hecho otros años, me gustaría que nos parásemos a pensar cómo habría sido esas vidas destrozadas durante 33 años. Veamos algunos ejemplos, con cifras aproximadas:

  • Si tenemos en cuenta la evolución del aborto en España, unos 95.000 serían bebés que estarían empezando a andar Estamos hablando de un número de niños pequeños similar a la población de la ciudad de San Fernando (Cádiz).
  • Unos 94.000 ya serían niños pequeños que estarían aprendiendo a hablar. Una cifra superior al número de habitantes de la ciudad de Lorca (Murcia).
  • Más de 93.000 serían niños que habrían empezado su primer año de colegio. Casi 300.000 de estos pequeños estarían ya en educación infantil. Son unos años donde los niños le hacen sonreír a uno en todo momento.
  • Más de 571.000 estarían cursando la Educación Primaria. Estarían aprendiendo a leer, a escribir, a sumar, a restar… y estarían empezando a conocer el mundo que les rodea.
  • Unos 470.000 estarían ya en la adolescencia. Muchos de ellos tendrían ya pandillas de amigos, estarían descubriendo ahora lo que significa enamorarse, empezarían a forjar su vocación para el futuro… Un futuro, unos amores y unas amistades que ya nunca tendrán.
  • Unos 77.000 estarían a punto de entrar en la universidad, en la formación profesional o iniciando su vida laboral. Entre ellos habría alumnos prometedores y brillantes, quizá futuros genios que la Humanidad ha perdido para siempre.
  • Unos 473.000 serían ya unos veinteañeros. Algunos estarían aún estudiando una carrera. Otros ya estarían trabajando. Entre ellos ya habría voluntarios, cooperantes, médicos, ingenieros, biólogos, bomberos, militares, policías, deportistas, maestros… No sólo hemos perdido un montón de vidas: también un montón de talentos.
  • Teniendo en cuenta la tendencia de nuestra sociedad, más de 116.000 ya estarían formando una familia y teniendo hijos. Esos hijos ya nunca nacerán, ni sus nietos, ni sus bisnietos… Cuando destrozas una vida, destrozas todas las vinculadas a ella. Muchos de ellos ya serían profesionales de prestigio. Todo lo que iban a aportar a nuestra sociedad se ha perdido.

Termino estas líneas, como otros años, con una frase del Talmud que debería hacernos reflexionar. Yo soy católico, no judío, pero la suscribo:

“Quien destruye un alma, se considera como si hubiera destruido a un mundo entero. Y quien salva una vida, se considera como si hubiera salvado a un mundo entero”.

Foto: Rubén Bagüés / Unsplash.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Todas esas vidas inocentes sacrificadas en nombre de la libertad sexual. Llaman liberación a imponer una sexualidad en la que hay que cumplir unas cuotas de promiscuidad para demostrar que no somos unos pringados pagafantas, y ahora la pareja ya no es vista como una persona, un compañero, sino un juguete, un trofeo de caza o una fuente de ingresos.

    La revolución sexual ha sido el cebo para captar nuevos adeptos, pero en tiempos de Stalin y Mao la promiscuidad era visto como un signo de la decadencia moral de los burgueses bohemios.

    Lo van a pasar muy mal los progres cuando Vox resucite el tema del aborto, porque saben que es capaz de derribar sus pilares propagandísticos.

  2. Blanca

    Soy mujer, y por lo visto bastante tonta, porque no me cabe en la cabeza que haya tanta canalla que esté matando a sus hijos. Los hombres no sé lo que sentirán cuando se mata a un hijo suyo, pero para mí sería algo con lo que no podría seguir viviendo.

  3. Sharovarov

    Y sin contar los que habrá habido con la PDD, claro.

  4. Luna

    Elentir:

    Se te ha colado una gazapo. Donde dice: “Las cifras globales del aborto en España son aterradoras. Desde la aprobación de la ley del aborto de 1985 hasta el 31 de diciembre de 2018, en España se ha matado a 2.383.601 hijos por nacer según las cifras oficiales de Sanidad. Para que nos hagamos una idea, es una cifra equivalente a liquidar a toda la población de las ciudades de Barcelona y Sevilla.”

    Desgraciadamente, el número de abortos supera a la población actual de Sevilla, pero de alguna manera ha entrado la de Barcelona y al quedar con una “Y” parece sumar ambos censos. Interpreto que habrás buscado alguna población del área de Barcelona como Sant Cugat, que sumada a Sevilla diera una cifra equivalente, pero que al pasar la entrada a limpio se ha perdido el nombre de la misma y sólo ha quedado su demarcación territorial.

    Hay otra forma de hacerse a una idea del exterminio que está suponiendo el aborto en España: Recordad la manifestación más grande que cada uno haya visto. Riadas de personas por todas partes, no se ve al final, no se sabe casi ni dónde acaba, ¿verdad? Pues todos ellos muertos ya que quizá no ha habido ninguna que pase de los dos millones doscientas mil personas.

    Lamentamos mucho los asesinatos que se dan por lo que llaman violencia
    de género y los políticos se encargan de hacer continuas campañas en su contra, pero no se está haciendo nada para desvelar esta eliminación sistemática que entraña una violencia mayor y la complicidad de todos. ¿Dónde está el desprecio y dónde nos lo ponen?

  5. Jandro

    Blanca, a mí me pasa igual y soy hombre. No sé cómo se llega a tal estado de anestesia moral. Lo que es seguro es que las legislaciones que permiten esta atrocidad (incluso reivindicándola como un derecho) están contribuyendo a esa indolencia. Que muchas madres no piensen ni sientan y, ante las dificultades, opten por el camino de eliminar al ser humano que lleva dentro, disfrazando este acto de otra cosa, no puede ser producto de maldad de madres; es otra cosa: es fruto de una sociedad enferma que lanza, a golpe de legislaciones muy discutidas, mensajes irresponsables y salvajes a sus ciudadanos.

    Y habrá que llegar al fondo del asunto y revertir la ley del aborto. Y llevará tiempo, porque muchos no están aún preparados para razonar así. Son décadas de adoctrinamiento, de deslegitimación del pensamiento lógico y de imposición de un modelo reaccionario que salta en cuanto se ve amenazado por la capacidad crítica de la gente.

    Pero llegaremos.

  6. Felipe

    Si yo pudiera recomendarle a un político unos criterios básicos para que su combate ideológico contra el aborto sea eficaz le señalaría al menos los siguientes:

    1º Estar uno mismo convencido de su gravedad moral: un crimen abominable.

    2º Utilizar las palabras apropiadas para definirlo, sin eufemismos: matar a un niño/bebé en el seno materno.

    3º Nunca atacarlo como si se tratase de una mera opinión personal o de una percepción subjetiva: “yo opino que el aborto es malo”.

    4º Aportar datos científicos irrefutables que avalen nuestra posición provida: la vida humana empieza en el momento de la fecundación; el cigoto es un ser humano.

    5º Férrea determinación en su total abolición, sin pretender para ello un previo consenso social que nunca existirá.

  7. Alvaro

    Madre Teresa de Calcuta: “Creo que si los países ricos permiten el aborto, son los más pobres y necesitan que recemos por ellos porque han legalizado el homicidio.”

  8. Luna, la ciudad de Barcelona tiene 1.620.343 habitantes según los datos de 2018, y la ciudad de Sevilla tiene 688.711. Sumadas ambas ciudades dan, casi, el número total de abortos cometidos hasta ahora en España. Eso es lo que he querido decir.

  9. Alvaro

    (soy otro Álvaro distinto del que ha enviado el comentario de Santa Teresa de Calcuta, se nota en la ausencia de brevedad…)

    Hace poco me he encontrado una evidencia más de cómo engañan a las mujeres cuando se trata de hacerlas abortar. Me refiero en concreto a la información que publica Sanidad sobre las “píldoras del día después”, de las que se dispensan cerca de un millón al año en España y tanto se afirma que no son abortivas.

    Se comercializan tres de estas píldoras: Postinor, Norlevo y Ellaone.

    En la web de la agencia española del medicamento (https://cima.aemps.es/) se puede acceder al prospecto y a la ficha técnica de cualquier medicamento de venta legal en España, entre ellos los citados. Ahí se puede ver que los principios activos son levonorgestrel en las dos primeras píldoras y acetato de ulipristal en la tercera.

    Entiendo que las dos píldoras de levonorgestrel deben tener la misma acción, con lo que sus prospectos y fichas técnicas deberían ser coherentes entre sí, y es ahí donde encuentro el engaño: en lo que describen de forma diferente.

    E acuerdo con el guión oficial, los dos prospectos niegan que la píldora sea abortiva:

    – “NorLevo funciona parando la liberación de un óvulo de sus ovarios. No para la adhesión de un óvulo fertilizado al útero.”.
    – “Si ya lo está, Postinor no interrumpe el embarazo, por lo que Postinor no es una “píldora abortiva”.”

    Y hasta ahí lo que pueden leer las mujeres que adquieren esas píldoras.

    Pero eso no coincide exactamente con lo que se dice en la ficha técnica. En la del Postinor (y entiendo que aplica también al Norlevo, con el mismo principio activo) se lee lo siguiente: “Levonorgestrel no es eficaz una vez iniciado el proceso de implantación.”.

    Lo repito: “UNA VEZ INICIADO EL PROCESO DE IMPLANTACIÓN”.

    Es decir:
    – Si no se ha producido todavía la ovulación, el producto es eficaz porque la inhibe, y eso no es un aborto.
    – Si ya se ha ovulado pero aún no se ha fecundado el óvulo, sigue siendo eficaz porque inhibe la fecundación, y eso tampoco es un aborto.
    – Finalmente, si el óvulo ya se ha fecundado pero aún no se ha implantado, la ficha técnica afirma que el producto también es eficaz.

    Pero si el producto es eficaz para evitar el embarazo de un óvulo ya fecundado, eso SÍ ES UN ABORTO.

    Y ese aborto que niegan los prospectos que pueden leer las mujeres es exactamente el aborto que reconoce la ficha técnica que ellas no pueden leer porque es un documento que va dirigido a los médicos.

    PD: enlazo la ficha técnica de Postinor, que es donde se reconoce el aborto (en el punto 5.1):

    https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/67515/view.html

    Un saludo.

  10. Lorenzo

    Cuando leo sobre este tema, siempre me acuerdo de Julián Marías, que decía que la aceptación social del aborto es una de las cosas más graves que han sucedido en el siglo XX.

    Casi cien mil criaturas eliminadas, pero esta catástrofe no es ninguna “lacra” para la jauría feminista y los medios que la defienden.

    Para la progresía de izquierdas y de derechas, el aborto y la falta de niños son minucias, absurdas obsesiones de conservadores y católicos, tonterías al lado de los asuntos verdaderamente importantes como el “cambio climático”, los “derechos de los animales” o la “violencia de género”.

    Pura barbarie…

  11. pacococo

    Aparte las víctimas, que no se pueden comparar con nada ni se pueden valorar, ya que son seres humanos, está la cuestión moral.

    Para cometer este tipo de asesinato, más agravado que otros, lo primero es negar la condición humana de la víctima y luego considerar que la subvención o el sueldo o el dinero, en definitiva, que te llevas por mentir y convencer de tus mentiras a los demás, justifica lo que haces. Eso supone una profunda degradación moral.

    Lo malo es que esa degradación moral se ha extendido por la población y ya la gente da por bueno todo esto. Y ante esa falta de valores morales o mejor dicho con esos valores al revés, la gente es capaz de aceptar cualquier aberración. De hecho ya aceptan la aberración del aborto.

    Pero todo esto tiene una razón más profunda, que es la limitación de la población. Se dice, según las fuentes, que se trata de tener un mundo de entre 2000 y 4000 millones, incluso hay quién rebaja a quinientos, que son cifras muy manejables por un gobierno mundial. Al parecer con más habitantes, la tiranía no es efectiva.

    Naturalmente no te lo dicen así, te hablan de los recursos y conforme pasa el tiempo, las cifras que te han dado se muestran falsas, porque nunca tienen en cuenta el ingenio humano, que es lo realmente valioso.

    En los países ricos el sistema es el aborto y la baja natalidad, en los otros, las esterilizaciones y otros métodos más drásticos, fundamentalmente con la excusa de las vacunas.

  12. Luna

    Tienes razón, Elentir. No es ningún gazapo. Hacía ya algún tiempo que no entraba en estas cifras y creo que ha sido el dolor que me producen que me ha dejado en un estado en que no las veía por buenas, por no aceptar una realidad tan cruel. Cuando murió mi hermano tuve que llamar cada día a los otros para verificar que era verdad, que no lo había soñado. Soy barcelonés de nacimiento y me parece increíble equiparar a toda la población de una ciudad tan grande como la mía en cifras de muerte. Añadir también a Sevilla excede ya mis capacidades.

    Quedé conmocionado al ver (ya hace años) la pista de hielo de Jaca llena de ataúdes, tras la catástrofe que allí se dio, no puedo afrontar un campo tan grande que tendría que recorrer por el aire para poder verlo en su totalidad. Si quieres que te diga la verdad, tampoco pude leer toda la entrada, pensar cómo sería un hijo muerto en la actualidad causa una pena enorme. Por lógica de inducción podríamos reflexionar sobre cómo sería España con estos hijos, pero no podemos distraernos de dos preguntas que vienen de eso: ¿Cómo es España ahora, sin ellos?, ¿Por qué es así?. SOMOS CULPABLES de esto.

    Se ha permitido ya la mayor destrucción posible, veo la verdadera amenaza que se da tras la tapadera del “cambio climático” y cómo respondemos a ese capote de torero, embistiendo hacia una urgencia que no existe y olvidando la que aquí hemos visto.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.