Dice que es hija y nieta de campesinos y que ese régimen les expulsó de Galicia

Las mentiras de Julia Otero para presumir de campesina y de víctima del franquismo

La progre Julia Otero ha sufrido hoy un ataque de amnesia en una réplica a la diputada de Vox Rocío Monasterio. O eso, o la periodista gallega no recuerda bien a qué se dedicaba su familia.

Tras cargar durante meses contra la banca, Julia Otero ficha por el Banco de Sabadell
La demagogia de Julia Otero sobre el aborto: ¿sugiere eliminar la pobreza o a los pobres?

Julia Otero y el combustible de los tractores

Este asunto tiene su origen en un debate electoral en el que Monasterio propuso dedicar los millones gastados en traer a Greta Thunberg a España “a aquellos que trabajan con un tractor de diésel”. Dos días después, Julia Otero descalificó la sugerencia de Monasterio con el siguiente tuiteo:

La presentadora de Onda Cero presume de ser “hija y nieta de campesinos”

A decir verdad, todos los tractores son diésel, pues no los hacen con motor de gasolina ni eléctricos. La referencia al diésel que hizo Monasterio era necesaria por la guerra al diésel que ha iniciado el Gobierno socialista de Sánchez, una guerra que amenaza al sector agrícola. Ayer Monasterio dedicó un vídeo a Otero presentándola como una urbanita que no se ha enterado de que los motores de los tractores son diésel. Y hoy la presentadora de Onda Cero ha contestado a la diputada de Vox con este tuiteo:

Ella misma había reconocido que su padre fue trompetista y su abuelo cantero

Lo de que Julia Otero sea “hija y nieta de campesinos” es toda una novedad. En su propia web personal, Otero se define así: “Hija única de un matrimonio de clase media, padre trompetista y madre ama de casa”. Tal vez su padre araba el campo con la trompeta… Además, en febrero de 2014 Otero declaró al diario El Mundo: “Mi abuelo era cantero”. De hecho, la noticia en cuestión se refería a la casa de piedra que se hizo su abuelo en Monforte de Lemos (Lugo). Es decir, que no es ni hija ni nieta de campesinos, a menos que esta señora confunda ser campesino con el mero hecho de vivir en una zona rural.

Hace unos años Otero descalificó a los gallegos que no emigraron

Por lo demás, lo de presentarse como “expulsada de mi tierra” como tantos emigrantes por el régimen de Franco no cuela. Muchos gallegos emigraron de sus localidades natales y otros no. El franquismo no expulsó a ningún inmigrante de Galicia: se fueron ellos a buscar fortuna lejos de sus hogares. En Madrilanea señalan que los padres de Otero “buscaron mejor fortuna en Barcelona”. Es decir, que nadie les expulsó. De hecho, muchos gallegos somos hijos y nietos de gallegos que se quedaron en Galicia en los mismos años en los que los padres de Otero se marcharon a Barcelona. Dicho sea de paso, hace unos años Julia Otero tachó de conformistas a los gallegos que no emigraron: “los que se quedaron se relajan, se conforman y no pelean por lo suyo”. Por menos que esto, el Parlamento gallego reprobó a Rosa Díez por aquellas fechas.

Para terminar, la propia Otero reconoce que su familia se mudó a Barcelona cuando ella tenía “tres años de edad”. Tiene ahora 60 años, y lleva 57 viviendo en una gran ciudad como Barcelona. Si eso no es ser urbanita, ya me dirá entonces qué es. Pero en fin, si Otero quería hacer las delicias de los progres, lo que tendría que haber dicho es que corrió delante de los grises a los tres añitos de edad mientras montaba una revolución campesina en Monforte de Lemos. También sería una mentira, pero al menos sería divertida.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Jandro

    Son enternecedores los tuits de apoyo a Julia Otero diciendo que ha dado un zasca, cuando ya unos cuantos han hecho ver que con tres añitos se fue a la no precisamente muy rural Barcelona y que su padre no podría arar muy bien el campo con una trompeta.

    Hay gente que no procesa la información que se ha dado antes de poner un comentario, no lo entiendo. Te puede pasar en un descuido, pero tantos, y algunos reiterándose, creo que solo lo hacen para alborotar y que se diluya lo mal que ha quedado Julia Otero por meterse en un jardín en el que no debió entrar.

  2. Alvaro

    Imagino que no estaría de más mencionar la respuesta de Monasterio a Otero, está si un”zasca” en toda la boca:

    “¡Menuda empanada! ¿se referirá @julia_otero a mis “venerados” castristas? ”

    Porque la izquierda (en la que milita Julia Otero) anda siempre buscando cómo blanquear las dictaduras comunistas, empezando por Cuba.

    Y ahí Rocío Monasterio sabe moverse bien, como ya nos has contado en este blog:

    https://www.outono.net/elentir/2016/11/29/digno-de-ver-una-hispanocubana-sacando-de-quicio-a-los-castristas-en-un-debate-televisivo/

    Un saludo.

  3. El gasoleo para los tractores tiene una clasificación especial y cuenta ya con una importante rebaja fiscal. Este tipo de gasoleo es también el que emplean lis barcos de pesca y las calderas para la calefacción. En ningún caso el Gobierno, sea del color que sea, se atrevería a subir el precio de este tipo de combustible. Este debate no tiene por lo tanto ningún sentido.

  4. rm714

    Esta señora tiene la culpa de que yo no oiga NUNCA, pero NUNCA, Onda Cero.

  5. Jesus

    Julia Otero, de la cual tengo el gusto de conocer personalmente en noviembre del 93 cuando presentaba su programa en Onda Cero por la tarde, un programa plural y además plagado de tertulianos como Juan Adrián Sens, Fernando Sánchez Drago, José Manuel Beiras, Jorge Bestringe, etcétera, nacida en un BARRIO de Monforte de Lemos, señalo lo de barrio pues la localidad monfortina es muy amplia, rica en tradiciones culturales y sociales desde los tiempos romanos, punto de paso del camino de Santiago. Sus padres decidieron inmigrar a Barcelona al igual que hicieron muchos gallegos, por aquel entonces la vida en muchas localidades gallegas era muy dura. Seguramente sus padres trabajase el campo como cientos de miles de gallegos, que tenían su trabajo en Coruña, Vigo, Santiago, Ferrol, aquí había oportunidad de trabajo en aquellos momentos, Vigo con sus astilleros y Citroën, Ferrol con astilleros, Coruña y Santiago en restauración, hospitales, transportes, y demás. Todos esos gallegos que se quedaron trabajaron muy duro para darle a sus hijos un futuro en la Tierra donde nacieron, yo soy de Vigo y mi mujer de Finisterre, sus familiares son de Órdenes allí solo había gente de campo y de una pequeña empresa textil que gracias a su esfuerzo hoy es reconocida a nivel internacional la marca Scorpion de puntomoda, mi familia es de Murcia y Vigo, mi abuelo tuvo que escapar de Totana y refugiarse en un pueblo muy pequeño Redondela porque estaba en la lista de las checas, se salvó en el paredón de ser fusilado por el frente popular por negarse a entregar voluntariamente el trabajo de su vida, una pequeña flota de camiones y autocares, así era la vida en Galicia, dura. Si la familia de Julia Otero se fue a Barcelona seguro que no lo hizo con una mano delante y otra atrás ya que por aquel entonces tenías que tener un buen peto y un buen pellizco bajo la viga para irte a Barcelona o a Madrid, porque no se fueron a Bilbao a los altos hornos como miles de gallegos, o a Argentina, Alemania, Francia, Uruguay, allí había millares de puestos de trabajo, pero eran duros, sin embargo Barcelona ofrecía trabajos bien remunerados para los cuales no era necesaria una gran formación, seguro que su padre encontró trabajo en lo que le gustaba tocar la trompeta, y mamá mientras tanto trabajaba en casa, no como en su casa de Monforte, sino en un cómodo piso, seguramente un 4° sin ascensor pero es lo que había antes, yo me crié en un 4° sin ascensor, 72 escaleras me separaban de la calle, las cuales subía y bajaba con muletas ortopédicas desde los 7 años.
    La popular presentadora dice que la expulsaron de su casa, yo creo que sus padres decidieron irse a Barcelona por qué el trabajo en el campo era muy duro y la trompeta 🎺 sólo servía para las fiestas y ferias de la primavera y un poco de verano, el resto del año, 8 meses, a trabajar el campo. Esta señora no tiene ni idea de lo que es la vida dura, como dice el refrán – “Uno no es de donde nace sino de donde pace.” Perdón por la extensión del comentario pero creo que esta “señora” necesita un poco de conocimiento de Historia.

  6. Elentir,

    A diferencia de la señora Otero, yo sí soy nieto de pequeños agricultores y me parece muy bien que protesten y consigan todas las ayudas y subvenciones que puedan.

    Como votante de Vox, sin embargo, este debate me provoca ciertas dudas. Y quizás me haga replantearme mi voto, en las próximas elecciones.

    He votado a Vox, no estando de acuerdo con algunas de sus propuestas y tristemente convencido de que otras son, a día de hoy, irrealizables, porque defiende, entre cosas que yo también defiendo, un modelo fiscal y económico con el que sí me identifico plenamente: menos impuestos, más bajos, más sencillos, iguales en todo el país y para todos los ciudadanos, independientemente de su actividad profesional y su lugar de residencia. En definitiva, una política fiscal no intervencionista y, por lo tanto, enemiga a priori de las distinciones y las subvenciones a determinados sectores.

    Obviamente, entiendo que siempre habrán excepciones (el sector agrario, por ejemplo).

    Pero, la foto de Rocío Monasterio junto a un tractor, proponiendo una ayuda adicional para un gasoleo que ya está subvencionado, no es lo que yo espero de un dirigente del partido en el que he depositado mi confianza con la esperanza de que, por una vez, cambien las cosas.

    Un saludo, y buen fin de semana.

  7. El gasóleo agrícola no está subvencionado. Lo que hace Hacienda es una devolución parcial del impuesto sobre hidrocarburos a los agricultores. Es decir, que devuelve parte del dinero que ya había cobrado. Y es que en el caso de España, el 47% del importe el gasóleo se va en impuestos. Es el Estado el que más penaliza el precio del gasóleo.

    Cuando Rocío Monasterio habla de dedicar ese dinero a ayudar a los agricultores, obviamente a lo que se refiere es a que el Estado deje de malgastar lo que nos saquea a los contribuyentes. Si por decir eso vas a dejar de votar a Vox, pues apaga y vámonos…

  8. Luna

    La respuesta de Julia Otero al cambio climático es que Vox ha dado una. (Luego viene cuando le pega el cambiazo, pero eso es harina de otro costal).

    No me va a dar a mí por ir a esas reuniones, pero ¿Por qué rábanos le van a pagar el viaje a la extranjera esa y no me lo pagarían a mí? Mucha cara es lo que hay.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.