Un experimento del PSOE en 1995 del que se beneficiaron delincuentes sexuales

Lo que precedió al adoctrinamiento: cuando el PSOE despenalizó la corrupción de menores

La polémica en España sobre el adoctrinamiento ideológico y sexual en las escuelas incluso a niños muy pequeños tuvo hace 25 años un precedente igual de alarmante y escandaloso.

La Coruña: talleres escolares sobre «vivencia del placer sexual» para niños de sólo 4 años
En 1995 el PSOE rebajó las penas de prisión a violadores: ahora se escandaliza del resultado

Delincuentes sexuales se beneficiaron de una reforma introducida por el PSOE en 1995

En 1995 tuvo lugar en el Congreso de los Diputados el debate para la elaboración de un nuevo Código Penal. El anterior databa de 1973 y había registrado diversas modificaciones en 1978 y en años siguientes. Ese Código Penal tipificaba el delito de corrupción de menores. El Código Penal de 1995, aprobado por el PSOE, suprimió el delito de corrupción de menores en su Capítulo V. Entró en vigor el 25 de mayo de 1996, e inmediatamente empezaron los problemas:

El diario El País ya adelantó en 1996 los efectos de esa reforma en la educación

Viendo los estragos que estaba haciendo esa despenalización de la corrupción de menores por parte del PSOE, en octubre de 1996 el PP pidió que volviese a ser tipificada como delito, “ya que en su actual redacción sólo se castigan de forma individualizada los delitos relativos a la prostitución, así como que se penalice al que por cualquier medio vendiere, difundiere, exhibiere o facilitare la difusión, venta o exhibición de materiales pornográficos, cuando en ellos aparezcan menores”. El 28 de noviembre de 1996 el diario socialista El País publicaba una tribuna criticando la propuesta del PP y apuntando la posible influencia que tendría esa penalización en el terreno educativo, pues consideraba que el PP pretendía “restaurar su tradicional función de guardián de la ortodoxia en materia de moral sexual, y que ha permitido meter en la cárcel a quienes se han arriesgado a proponer métodos de educación sexual o promover patrones de comportamiento sexual distintos de los mayoritarios”. Entonces hablaban simplemente de “proponer”: ahora han pasado a imponerlos.

El PSOE consideró “moral sexual conservadora” el penalizar la corrupción de menores

Ante la propuesta del PP para volver a tipificar como delito la corrupción de menores, el PSOE acusó al PP de “imponer la moral sexual conservadora”. Es decir, que el PSOE identificaba la corrupción de menores con la moral sexual progresista… En diciembre de 1998 la corrupción de menores volvió a ser tipificada como delito. La nueva redacción del Artículo 187 condenaba a pena de prisión de uno a tres años al que “produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere o facilitare la producción, venta, difusión o exhibición por cualquier medio de material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces, aunque el material tuviere su origen en el extranjero o fuere desconocido”. También castigaba al que haga “participar a un menor o incapaz en un comportamiento de naturaleza sexual que perjudique la evolución o desarrollo de la personalidad de éste”, con la pena de prisión de seis meses a un año.

En una muestra del radicalismo del PSOE en esta cuestión, Izquierda Unida votó a favor, y el PSOE se abstuvo. El diario El País señaló que según el PSOE “tanto la corrupción de menores como la indemnidad carecen de definición jurídica, son confusos e introducen conceptos morales en el Código Penal”. Una crítica absurda, ya que toda ley penal tiene una dimensión moral incuestionable, ya que establece lo que está bien y lo que está mal a efectos legales.

El final de un experimento del PSOE y el comienzo del siguiente

En el año 2003, todavía con el PP en el gobierno, se modificó el tipo penal de la corrupción de menores, trasladándolo del Artículo 187 al 189 y ampliando las penas para determinados casos. Cuando el PSOE modificó estos artículos en 2010 no se atrevió a eliminar los delitos que 15 años antes había despenalizado, ante la alarma que estaba causando la difusión de la pornografía infantil en Internet. La despenalización de la corrupción de menores fue un ejemplo de hasta qué punto es capaz de llegar el PSOE con sus experimentos de ingeniería social, sin importar las consecuencias que puedan acarrear. Sin embargo, 25 años después de aquello el PSOE vuelve a las andadas con un nuevo experimento ideológico, que consiste en imponr el adoctrinamiento sexual en las escuelas a edades muy tempranas, contra el consentimiento de los padres y violando el derecho amparado por el Artículo 27.3 de nuestra Constitución y expropiando los niños a sus padres para convertirlos en propiedad del Estado, igual que hizo el nacional-socialismo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. bilbaino

    “Es decir, que el PSOE identificaba la corrupción de menores con la moral sexual progresista”

    El PSOE no identifica nada con ninguna cosa. Son como un elefante en una cacharrería.

  2. Luis Carlos

    Una persona psicológicamente sana pierde todo deseo sexual en presencia de preadolescentes, la ternura paternal desactiva la libido. Con niños apetece hacer cosas inocentes como enseñarles en youtube los dibujos animados favoritos de tu infancia, o hablar sobre playmobil, Disney o superhéroes. ¿por qué algunas personas son capaces de algo así? Hay casos en los que perdieron la inocencia demasiado pronto, y por eso ven como normal las relaciones con menores. Para ellos es algo que debería ser tolerado y permitido del mismo modo que ahora el adulterio o la homosexualidad. Aparte del relativismo moral hay otros que cuando se aburren del sexo “vainilla”, o normal, buscan algo más morboso que les llame la atención, una nueva línea que rebasar. O puede que por la envidia de la juventud perdida, o el morbo de hacer algo que no está permitido para los demás, y por tanto sentirse especiales, por encima del resto.

    Quizás haya una explicación científica hacia la ninfafilia, atracción hacia las jovencitas, porque nuestra biología nos dice que están en su máxima capacidad reproductora, pero cualquier mente sensata se dan cuenta que están incompletas psicológicamente, son como libros a los que les falta capítulos o con páginas en blanco, todavía no han terminado de madurar. Y cualquiera con dos dedos de frente se echa para atrás con una zagala que no sólo tiene diferente gustos musicales, sino que sólo piensa en divertirse y encontrar un “sugar daddy” que la mantenga como una querida.

    A veces sospecho que quieren corrompernos para crear demanda y oferta de pornografía infantil, un negocio que no requiere terrenos para plantaciones ni maquinaria para fabricar piezas. Y España sería un enclave estratégico porque aquí vendrías almas de todas las razas y colores, rubias y morenas.

    A los chavales hay que darles unos verdaderos ideales sobre lo que es ser un verdadero adulto. Cuando te enfrentas al sufrimiento, la vejez y la muerte el placer hedonista se vuelve efímero como cenizas esparcidas por el viento. ¿y si sufres alzheimer y ya no puedes recordar el pasado? Perder la virginidad no te convierte en un adulto, sino cuando aprendes a valerte por ti mismo, tener sentido de la responsabilidad para pensar en las consecuencias a largo plazo de tus acciones, fuerza de voluntad y capacidad de sacrificio para enfrentarse a la adversidad, y el correcto equilibrio entre autocrítica y fe en uno mismo.

    El sexo, la revolución sexual de los 60, ha sido uno de los principales cebos de la izquierda para captar nuevos adeptos y convencerles de que deben rechazar la moral cristiana que defiende la castidad y la fidelidad, la monogamia. Como ya hay libertad, entonces están buscando nuevas excusas para justificarse de que “su lucha todavía no ha terminado”.

    De la libertad de hablar en catalán, vasco o gallego se ha pasado a la hostilidad contra el castellano, de la libertad religiosa se ha pasado al acoso anticlerical contra la fe católica, y de reclamar tolerancia para los homosexuales ya estamos pasando a la heterofobia.

  3. Alberto

    Muy bien explicado Luis Carlos. Reconforta leer palabras tan sensatas y llenas de humanidad.
    Saludos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.