El texto olvida decir que el origen de la epidemia es una dictadura comunista

Surrealista: un medio de extrema izquierda relaciona el coronavirus con la ‘ultraderecha’

Este miércoles os comentaba aquí que la extrema izquierda es capaz de culpar de la propagación del coronavirus a Franco, a Aznar o incluso al ratoncito Pérez. Pues no anduve desencaminado…

El torpe comentario de Echenique horas antes de confirmarse más contagios de coronavirus
El epicentro del coronavirus a vista de pájaro: una ciudad fantasma con 11 millones de almas

El autor del artículo asegura que ha tenido lugar el “regreso del fascismo”

Ese mismo día, un medio de extrema izquierda, Eldiario.es, publicó un artículo de Javier Gallego Crudo titulado “El coronavirus como síntoma”. El texto es un buen ejemplo de lo que en psicología se conoce como proyección, y que consiste en atribuir a los demás los propios defectos. La entradilla ya nos deja claras las obsesiones del autor a la hora de ponerse a escribir sobre esta epidemia: “No dejo de ver en esta crisis los mismos síntomas que han llevado al regreso del fascismo. Lo aterrador no es el coronavirus sino lo fácil que es llevar a la población al pánico y de ahí a la xenofobia y de ahí a la ultraderecha”. Es decir, que según este tipo, lo que le da miedo no es que haya una enfermedad contagiosa por la que se está muriendo gente, sino la ultraderecha.

Culpando al miedo desde la izquierda que más tajada saca del miedo

En esa misma línea de paranoia progre, el autor del panfleto añade: “El miedo es el virus más contagioso, al que somos más vulnerables. Para la democracia es letal”. ¿Y qué es sino miedo lo que la izquierda intenta propagar desde hace muchos años, señalando a todo el que discrepa como “facha” y lanzando falsas alertas de que viene el fascismo? Como hemos visto, en ese mismo artículo su autor asegura que se ha tenido lugar el “regreso del fascismo”. ¿Cuántas dictaduras fascistas hay ahora mismo en el mundo, si puede saberse? El país más poblado del mundo es una dictadura comunista (allí se originó el coronavirus, por cierto), y también lo son países como Cuba, Vietnam, Laos y Corea del Norte. Venezuela también lo es ya a efectos prácticos. ¿Cuántas veces alertan ése y otros periodistas progres contra el comunismo?

La izquierda aprovecha para vincular la epidemia con el capitalismo

Como buen izquierdista, Javier Gallego Crudo aprovecha su artículo para cargar contra el “sistema” (capitalista, se entiende) y contra el “mercado”. Esto no es nada nuevo: medios izquierdistas como Público, La Izquierda Diario y RT ya han vinculado el virus con el capitalismo. Algunos han ido todavía más allá: el miércoles el digital ultraizquierdista CTXT se jactaba de que “un diminutísimo coronavirus haya acorralado al capitalismo globalizado”. El izquierdismo no conoce límites a su afán por politizarlo todo, incluso una enfermedad. El panfleto de Gallego Crudo llega a afirmar: “El coronavirus no es la enfermedad, es el síntoma de una sociedad enferma”. Sólo le ha faltado añadir que si viviésemos en un paraíso comunista nadie enfermaría. Y si lo hiciese, ya se encargaría el Estado de ocultárnoslo para que no supiésemos la verdad, como hizo la URSS en el accidente biológico de Sverdlovsk en 1979 y con los accidentes nucleares de Kyshtym (1957) y Chernóbil (1986), hasta que este último ya fue imposible de ocultar.

¿Medios malos, gobiernos buenos? Lo que no cuenta la izquierda

Como ya han hecho otros izquierdistas, Javier Gallego Crudo también se queja de los medios mientras elogia a los Estados: “Mientras los gobiernos tratan de mandar un mensaje de calma, los medios convierten el coronavirus en el apocalipsis zombie para ganar cuota de pantalla”. Se olvida de decir que multitud de gobiernos han impuesto ya cuarentenas o restricciones ante la epidemia del coronavirus -algo comprensible, tratándose de una enfermedad por la que está muriendo gente y para la que todavía no se tiene vacuna-, y se olvida de decir también que la dictadura comunista china ocultó el coronavirus durante semanas, agravando sus consecuencias.

Estos ocultamientos son lo típico de esos charlatanes izquierdistas que se quejan del capitalismo y acusan de propagar la ignorancia al sistema político que más transparencia ha aportado a los asuntos públicos en toda la historia de la Humanidad. Ven la paja en el ojo ajeno y son incapaces de ver la viga en su propio ojo. O peor aún, la ven y pretenden darnos a entender que lo grave es tener una paja y no una viga. Ante esos charlatanes hay que recordar que en la Edad Contemporánea, los pueblos que han vivido más sumidos en el miedo, en el engaño, en la desinformación y en la intoxicación informativa permanente han sido los que se han visto sometidos a regímenes totalitarios, entre ellos los regímenes comunistas, unas dictaduras por las que la extrema izquierda política y mediática sigue sintiendo una enfermiza veneración.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alonso Quijano

    La extrema izquierda es tan dañina y disfruta tanto haciendo el mal a su propia gente, que no se da cuenta de que se están autodestruyendo así mismos. Su propio electorado está harto de los mensajes catastrofistas y apocalípticos y ya huye a VOX. La penúltima baza electoral que les queda es la población inmigrante con derecho a voto y receptora de subsidios. Hay que reconocer el mérito que han tenido consiguiendo el invierno demográfico.

  2. bilbaino

    ¿No te has enterado? Para las izquierdas todo es ultraderecha.

  3. Luis A. Recinos

    Bueno, y parece ser que, en los Estados Unidos, Chelsea Clinton ha culpado al Presidente Trump por la propagación del virus. ¡Cosas para Ripling!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.