El presidente de Rusia tiene un doble discurso que muchos aún desconocen

El George Soros de Moscú: Vladimir Putin y su apoyo a la izquierda radical de Occidente

El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, es una de las figuras aparentemente más contradictorias de la política europea y que más impresiones erróneas genera entre muchos.

Ni con Soros ni con Putin: la injerencias rusas en Cataluña y la derecha española
Criticar a Soros no es antisemitismo: hasta el Gobierno de Israel le considera una amenaza

El Putin que admira una parte de la derecha como un paladín de la Cristiandad

Desde hace años, Putin ha expresado su rechazo a la ideología de género y al matrimonio entre personas del mismo sexo. Hace unos días, el presidente ruso anunció su propósito de que la Constitución rusa mencione a Dios y consagre el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. Así pues, ante la derecha occidental Putin parece presentarse como un paladín del Cristianismo y de la defensa de la familia frente a los ataques de la izquierda contra ambos. De hecho, la Iglesia Ortodoxa Rusa ha vivido una sorprendente revitalización durante su mandato. Esto ha animado a muchos conservadores occidentales a ver en él a un referente internacional.

Un aliado de dictaduras que persiguen a los cristianos

Sin embargo, la figura de Putin es mucho más compleja de lo que algunos creen. El presidente ruso tiene unas prioridades más geopolíticas que ideológicas, prioridades que le han llevado a entablar amistad con dictaduras socialistas y comunistas como Cuba, Venezuela, China, Vietnam, Laos e incluso Corea del Norte. Así mismo, también ha apoyado a regímenes islámicos como Irán, Argelia, Sudán, Turkmenistán, Cisjordania e incluso los terroristas de Hamás que dominan la franja de Gaza. Tal vez muchos admiradores occidentales de Putin lo desconozcan, pero entre los citados figuran 8 de los países que más persiguen a los cristianos en el mundo.

El partido de Putin rechazó las condenas europeas a los crímenes del comunismo

El partido de Putin se llama Rusia Unida, y se presenta como un partido conservador y nacionalista, pero sus planteamientos se alejan mucho del conservadurismo occidental. El 25 de enero de 2006, cuando la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó la Resolución 1481 condenando los crímenes de las dictaduras comunistas, los delegados de Rusia Unida votaron en contra junto a los delegados del Partido Comunista de la Federación Rusa. Cuando en septiembre de 2019 el Parlamento Europeo condenó los crímenes del comunismo y criticó a Rusia por seguir “encubriendo los crímenes comunistas y ensalzando el régimen totalitario soviético”, Putin dijo que equiparar al comunismo con el nacional-socialismo es “el colmo del cinismo”.

Putin equiparó el Cristianismo con el comunismo y a la momia de Lenin con las reliquias de santos

Esa declaración del presidente ruso defendiendo a esa ideología totalitaria no era ninguna novedad. En junio de 2017, Putin afirmó que demonizar a Stalin es “una forma de atacar a la Unión Soviética y a Rusia”. En noviembre de 2017 el presidente ruso fue el anfitrión de un congreso de jóvenes comunistas en Sochi. En enero de 2018, Putin equiparó el Cristianismo con el comunismo, igualando la momia de Lenin con las reliquias de los santos y afirmando que “la ideología comunista es muy parecida al cristianismo. La libertad, la hermandad, la fraternidad, la justicia… todo esto aparece en las Sagradas Escrituras”. En marzo de 2018, cuando le preguntaron qué hecho histórico ruso le gustaría cambiar, Putin dijo: “La caída de la Unión Soviética”.

El apoyo de los medios oficiales rusos a la izquierda radical en Occidente

Por otra parte, los medios oficiales del Gobierno Ruso como Sputnik News y Russia Today (RT) están destacando por su tratamiento favorable a partidos de la izquierda radical en varios países de Europa, como Die Linke en Alemania (los herederos del antiguo partido único de la dictadura comunista de Alemania Oriental), La France insoumise de Jean-Luc Melenchon, el Movimento 5 Stelle en Italia, los comunistas de Syriza en Grecia y los filocomunistas Podemos en España. Recordemos que en noviembre de 2014 el diario comunista ruso Pravda definió a Podemos como “partido prorruso”; en septiembre de 2014 en una entrevista en Sputnik News, el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, tachó de “neonazi” al gobierno de Ucrania y criticó las sanciones europeas a Rusia por la invasión de Crimea; y en junio de 2015 Putin invitó a Pablo Iglesias a un encuentro en Moscú como parte de una estrategia para recabar apoyos entre la izquierda occidental. Se trata, en todos los casos, de partidos que se oponen abiertamente a ese discurso conservador con el que algunos identifican a Putin.

Atacando a los provida, al partido español Vox y a Jair Bolsonaro

En esa misma línea de apoyo al izquierdismo, RT ha defendido las posiciones abortistas en EEUU y ha tachado de “ultracatólicos” a los que se oponen al aborto en España, en una línea muy parecida a la que mantienen los diarios izquierdistas afines al magnate George Soros. Según RT, el mapa político español va “de la extrema derecha a la izquierda”, tachando al partido liberal-conservador Vox de “ultraderechista” y refiriéndose a la alianza Unidas Podemos (de los ultraizquierdistas de Podemos y los comunistas de Izquierda Unida) como “coalición progresista”. Los ataques de RT a Vox tachándolo de “ultraderecha” han sido constantes, y lo mismo en Sputnik News. En ese tratamiento sesgado tienen una notable influencia los colaboradores izquierdistas de RT en España, pero aún influye más la alianza entre Vox y los conservadores del partido PiS que gobierna en Polonia -un país al que Putin detesta-, su buena sintonía con Estados Unidos y su oposición al régimen de Maduro en Venezuela. Los medios oficiales rusos también atacan al presidente brasileño Jair Bolsonaro, seguramente por su buena relación con Donald Trump.

Una estrategia geopolítica para debilitar a los países occidentales

En contraste, el trato de los medios rusos a otros partidos como los antisemitas de Griegos Independientes (ANEL), ha sido más amable, tal vez porque suscribieron un pacto de gobierno con los comunistas de Syriza. Tampoco atacan a Marine Le Pen, que criticó las sanciones europeas a Rusia y que ha defendido abiertamente a Putin. Como ya indiqué más arriba, el presidente ruso tiene unas prioridades más geopolíticas que ideológicas. Putin sabe que la extrema izquierda es más eficaz para desestabilizar y debilitar a sus rivales occidentales, pero no rechaza captar otros apoyos en su intento de revivir el viejo poderío internacional soviético. Más allá de sus discursos, Putin es muy parecido al especulador George Soros: un hombre con mucho poder y dispuesto a aliarse con cualquiera que le beneficie, no un paladín de la Cristiandad.

Foto: Maxim Shemetov / Reuters.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    En cristiano. Putin no quiere para Rusia el veneno que exporta hacia Occidente. Y lo que hay en Rusia es oligarquía, no capitalismo salvaje. No puedes llamar libre mercado a un régimen donde tienes que pedir previo permiso a la mafia para montar un simple puesto de venta de castañas.

    ¿Os acordáis de las viejas novelas cyberpunk donde las multinacionales son muy poderosas pero la gente es muy pobre? Eso no es EE.UU sino Rusia y China (aunque la Detroit del mundo real es todo lo opuesto a la de la películas de Robocop).

  2. Capitán Trueno

    Es un error elevar a los altares y a ponerle velas a Putin y/o a Trump. Vox puede pasarse toda la vida buscando un faro o convertise en luz que ilumine a Europa, porque el continente, y el mundo entero, yace actualmente en el caos. Pero pongan cuidado, si el acero no está bien forjado se fractura como el vidrio.

    Y, recuerden, España ya existía antes de la Constitución, la cual no es más que una herramienta, no un fin en sí misma. Con democracia o sin ella España debe ser puesta por encima de casi todo, porque no todo vale.

    En Xto. y Ma. Stma.

  3. Trump y Putin no son equiparables ni por asomo. Por sólo poner un ejemplo, Trump está demostrando ser un presidente provida, mientras los medios oficiales de Putin apoyan a los abortistas en el exterior. Y ya si nos remitimos a las formas de gobernar, Trump es un presidente democrático en una Nación con una democracia ya muy consolidada, mientras que Putin es un auténtico déspota en un estado que, como bien dice Luis Carlos, es más una oligarquía que una democracia.

  4. Felipe

    Un personaje contradictorio que pone una vela a Dios y otra al diablo.

  5. Lorenzo

    Creo que el tema no es sencillo. Es cierto que Putin es una especie de matón sin escrúpulos, pero da la impresión de que esa falta de escrúpulos la emplea en defender los intereses de Rusia. Vamos, que se toma su país en serio, no como los dirigentes de cierta nación del sudoeste de Europa.

    En esa defensa ha cometido y comete muchas fechorías, pero aquí viene la pregunta del abogado del diablo: ¿acaso las democracias occidentales no son responsables de gran parte de los desastres que están afectando al mundo en las últimas décadas?

    ¿La ideología de género es un invento de Putin? ¿Es Putin más abortista que los gobiernos de las democracias occidentales? ¿Fue Putin el responsable del derrocamiento de los gobiernos de Libia o Irak, con las consecuencias desastrosas que todos conocemos, entre ellas, el casi exterminio de los cristianos y otras minorías religiosas? ¿No fueron las democracias occidentales las que apoyaron “la primavera árabe”, responsables, por tanto, de las calamidades que se produjeron en los países afectados? ¿No son responsables de la destrucción de Siria y de la crisis de los refugiados por omisión y acción, al ayudar de forma insensata, quiero pensar, a la “resistencia”?
    ¿No es cierto que EEUU es un fiel aliado de las dictaduras árabes, que financian a los terroristas del Estado Islámico? ¿No es cierto también que en la UE también se ataca a Polonia, Hungría y Bolsonaro? ¿En cuántas democracias occidentales se defiende el Cristianismo y la familia ahora mismo? ¿Qué han hecho estas democracias para evitar la práctica desaparición de los cristianos en Oriente Próximo? ¿No es cierto también que, si no es por la intervención de Rusia en Siria, es posible que todavía siguiéramos con esa maldita guerra?

    En fin, no pretendo defender a Putin ni considerarle un buen cristiano, pero creo que el problema principal no es Putin. El problema de verdad lo tenemos en casa, en este descristianizado Occidente en irremisible decadencia. Creo también que, a veces, entre los “buenos” y los “malos” existen más coincidencias de lo que parece.

  6. Cuando Putin -igual que lo hace Soros- está apoyando a movimientos de izquierda radical que promueven políticas abortistas y la ideología de género, entonces lo que está haciendo el presidente ruso es quedar como un hipócrita de narices, que intenta promover en el resto de Europa lo que no acepta en su país, tal vez porque sabe que eso debilita a sus rivales.

    Lo de que Putin se preocupa por defender los intereses de Rusia es una excusa que no me vale. Una cosa es defender los intereses de Rusia y otra muy distinta es intentar debilitar a otros países apoyando a la extrema izquierda, y también apoyando a dictaduras criminales como las que cito en la entrada. Por eso no entiendo a quienes critican a Soros y alaban a Putin, cuando en realidad los dos están haciendo prácticamente lo mismo: promover la inestabilidad en Occidente.

    En cuanto a EEUU, su alianza con un país como Arabia Saudí me gusta tan poco como la alianza de Putin con Irán, con una diferencia: EEUU ha dedicado considerables esfuerzos militares a combatir al ISIS y a Al Qaeda, cosa que no hace Putin con los terroristas de Hamás y de Hezbolá, aliados de Irán, que a su vez es aliado de Rusia. Por lo demás, me pregunto si ves entre las alianzas de EEUU a algo parecido a Corea del Norte, ya puestos a hacer comparaciones con los aliados de Putin…

    En cuanto al exterminio de los cristianos, ¿es Putin el responsable de eso, mientras mantiene alianzas con dictaduras comunistas y regímenes islámicos que persiguen y masacran a los cristianos? Pues ya me dirás…

    Para terminar, en Siria siguen en guerra, y cada vez a peor. Y Putin en Siria viene apoyando a un criminal como Bashar al-Ásad, al que también apoyan países como China, Irán, Venezuela y Corea del Norte. Que los enemigos de Bashar al-Ásad en esa guerra sean tan criminales o más que él es algo que no le absuelve de todo lo que ha hecho.

  7. Lorenzo

    Poco tengo que añadir a mi mensaje anterior, pero sí matizar:

    Si Putin “está apoyando a movimientos de izquierda radical que promueven políticas abortistas y la ideología de género”, está apoyando una ideología no creada por él, sino desarrollada y fomentada previamente en y por las democracias occidentales (EEUU a la cabeza). Si Putin es malo por “apoyar”, igual de malas son las democracias occidentales por crear, fomentar y desarrollar.

    Promover la inestabilidad. Todos los países con capacidad para hacerlo, lo hacen, empezando por EEUU (su historia en este sentido es ejemplar, que se lo digan a los españoles que vivieron el 98) y la UE en Ucrania.
    Nadie en los últimos tiempos ha creado mas inestabilidad que EEUU y la UE en Oriente Próximo: Irak y Libia destrozados. En Siria, las democracias occidentales no movieron un dedo, y si lo movieron fue para derrocar a Al-Assad, no para combatir al ISiS. Intervinieron en contra del Isis al final, precisamente cuando Rusia intervino.
    Y sí, Al-Assad es un dictador, igual que Sadam Hussein, pero los cristianos bajo el poder de estos dictadores vivían sin problemas. Si han casi desaparecido de estos países, no se lo deben a Putin.

    En fin, no quiero que pienses que soy un agente de Putin o algo parecido, je, je, pero creo que en todos los sitios cuecen habas, y, aunque algunas sean más gordas que otras, las pequeñas también hay que contarlas.
    Un saludo.

  8. Las pioneras de la ideología de género fueron Simone de Beauvoir (comunista francesa) y Shulamith Firestone (comunista canadiense). Y ahora dices que la culpa de esa ideología es de EEUU. En fin…

    Algunos ya no sabéis qué malabarismos hacer para disculparle de todo a Putin y para culpar de todo a EEUU. En eso empiezan a parecerse cada vez más cierta derecha y cierta izquierda.

  9. Lorenzo

    No sé. Debo de expresarme muy mal, porque rebates cosas que yo no he dicho. Yo no he dicho que la culpa de la ideología de género o su creador sea EEUU, sino que no la creó Putin, y “que ha sido desarrollada y fomentada previamente en y por las DEMOCRACIAS OCCIDENTALES”, con EEUU a la cabeza. Y después: “…igual de malas son las democracias occidentales por crear, fomentar y desarrollar”. Supongo que considerarás a Francia y a Canadá democracias occidentales.

    ¿Disculparle todo?, ¿malabarismos? He intentado debatir y matizar, por lo que veo sin éxito, a partir de un artículo, el tuyo, que contiene grandes dosis de verdad, pero que invita a reflexionar, por comparación, sobre las bondades de las llamadas democracias occidentales, incluida la nuestra.

    España: separatismo vasco, catalán, politización de la justicia, feminazismo, aborto, ideología de género, marginación del español, despoblación, telebasura informativa, islamización, natalidad por los suelos, irrelevancia política y cultural, Gibraltar… ¿De verdad que el problema es Putin?

  10. Todos esos problemas de España están siendo apoyados por la extrema izquierda a la que han apoyado los medios oficiales rusos controlados por Putin. ¿Y quieres que no vea a Putin como un problema?

  11. Jair Macias

    Interesante artículo sin embargo les hago una pregunta. Para mi es claro que tanto Putin como Soros son un par de malvados que hacen daño y se disfrazan ante la humanidad como humanistas y hacedores del bien; pero si ambos personajes malévolos porque no se gustan entre sí, es decir, de verdad Putin y Soros se odian o es una fachada para el mundo?, no pregunto cual es la razón de su “supuesta diferencia o enemistad”, porque en internet se explica, mi pregunta se enfoca a si en verdad ellos se odian o es solo una máscara, ya que ambos buscan y hacen exactamente lo mismo; promover el socialismo, la izquierda, el NOM, apoyar países extremistas y generar caos en países del primer mundo entre otras como apoyar ideologías contrarias a la ética cristiana de occidente?. No se supone que ambos personajes están en el mismo bando, el del NOM?. Me gustaría una explicación profunda al respecto ya que desconozco sobre esto.

    Gracias!

  12. wladimir

    es verdad…

    Putin se complace en apoyar cualquier movimiento que se adecuado para desestabilizar y crear caos en occidente…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.