La agresión ocurrió el 7 de julio en La Coruña: el agresor ya tenía antecedentes

Un juzgado dicta orden de alejamiento contra un separatista que agredió a un joven de Vox

Tras la campaña de acoso sufrida por Vox en las elecciones gallegas a manos del separatismo y la ultraizquierda, la Justicia empieza a actuar.

El testimonio de un joven gallego agredido por llevar un polo con la Bandera de España
¿Elecciones libres? Vox sufrió 24 agresiones y actos de acoso en la campaña gallega y vasca

Una agresión con una clara motivación ideológica

Como recordaréis, el 7 de julio un joven fue agredido en La Coruña por llevar un polo con la Bandera de España. El agredido acababa de asistir a un encuentro con el diputado de Vox Ignacio Garriga en esa ciudad. La agresión tuvo lugar en la Plaza de Pontevedra: tras gritar “puta España” y “estarás contento, fascista de mierda”, el agresor le dio un guantazo en la sien y después un puñetazo en la boca al joven, partiéndole el labio, tras lo cual el agresor huyó gritando “fascistas”.

El Juzgado aprecia indicios de un delito de lesiones y un delito de odio

Al día siguiente de la agresión, Vox publicó el testimonio del agredido (podéis verlo sobre estas líneas) y un vídeo en el que aparecía el agresor, con una petición a la gente para que ayudase a identificarlo para facilitar su detención. El mensaje fue compartido por más de 4.000 personas en Twitter.

Finalmente, el agresor, X.Z.H., fue identificado y el 3 de agosto, el Juzgado de Instrucción nº5 de La Coruña ordenó una orden de alejamiento contra él respecto del agredido, como medida cautelar dictada en un auto judicial al que ha tenido acceso Contando Estrelas y en el que se observa la existencia de “indicios racionales de la comisión de un delito de lesiones, del que ha sido víctima el denunciante”, así como de “indicios racionales suficientes” para entender que “el ahora investigado aparece como posible autor de dicho delito de lesiones y de otro de los denominados de odio, de los previstos y penados en el art. 510 CP y concordantes”.

No podrá acercarse a menos de 100 metros del agredido

El auto judicial impone al denunciado la prohibición de acercarse “a una distancia inferior a 100 metros” del denunciante “y la de aproximarse al domicilio de aquel”, así como “a otros lugares habitualmente frecuentados por él mismo”. También tendrá prohibido “comunicarse telefónicamente, por vía postal, por medio de SMS, whatsapp, correo electrónico, redes sociales, aplicaciones de mensajería móvil o cualesquiera otro medio electrónico o telemático” con el denunciante durante la instrucción de las diligencias previas del juicio y a partir de la notificación del auto al denunciado. Se trata de una medida provisional hasta que la Justicia dicte sentencia sobre el caso.

El agresor ya tenía «múltiples antecedentes policiales» por delitos violentos

El Juzgado justifica la adopción de esta medida cautelar “en el contexto de una serie de acciones que se han venido sucediendo contra el perjudicado y, en términos más generales, contra la formación política de la que este es simpatizante”. El Juzgado se refiere a continuación los graves indicentes ocurridos en La Coruña tres días antes de la agresión, cuando matones de extrema izquierda intentaron reventar un mitin de Santiago Abascal en La Coruña, incidentes en los que ya fue identificado el agresor.

El auto añade: “Refuerza esa necesidad de la medida la existencia de múltiples antecedentes policiales del denunciado, en relación a hechos en los que fue identificado como posible autor de otros delitos contra la integridad física de las personas, uno de los cuales, al menos, presenta motivaciones ideológicas”.

Vox se personará como acusación particular en el juicio

Ayer, la organización provincial de Vox La Coruña emitió un comunicado dando a conocer las citadas medidas cautelares tomadas por la Justicia y manifestando su “total apoyo a nuestros afiliados y simpatizantes, y nuestro firme compromiso para que episodios violentos como los vividos durante la pasada campaña electoral no se vuelvan a repetir. Para ello pondremos todos los medios legales necesarios para que los responsables de los ataques sufridos sean puestos a disposición judicial, señalando que “la Vicesecretaría Jurídica de VOX a través del Abogado y Presidente de la Gestora Provincial de La Coruña, Miguel Angel Fernández López, se ha personado como acusación particular” en el juicio por la citada agresión en la capital coruñesa.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. wladimir

    esto es correcto…

    bien hecho y que sirva de ejemplo a personajes como ese y otros muchos similares ademas deben recordar que se esta viviendo en un estado demucratico con deberes y derechos

    no estan viviendo en una “democracia socialista republicana plurinominal” al estilo “chavista” donde como buenos esbirros del regimen puedan hacer lo que les venga en gana…

  2. Luis Carlos

    Dicen que defienden nuestra libertad pero luego nos dictan cómo debemos actuar, imponiendo a base de humillar al que ose discrepar en vez de pararse a debatir como personas civilizadas el porqué las cosas no se pueden hacer de otra manera.

    Critican el fanatismo religioso pero ellos no sienten remordimientos ante la idea de exterminar a los “infieles contrarrevolucionarios” que no seamos de su misma cuerda, usando el humor ácido como excusa para maltratar psicológicamente, quitarle toda dignidad como persona al que no sea de los suyos.

    Nietzsche decía que quien luchara con monstruos que se cuidara de no convertirse en uno de ellos. Eso lo que pasa cuando la razón y la sensatez son desplazadas por las pasiones manipuladas (miedo, orgullo, rencor, deseo, envidia, culpa y vergüenza) y se olvida el respeto a la dignidad humana, la base de nuestros derechos como ciudadanos y personas.

    Un antifascista es como una horda de zombis prometiendo salvarnos de los ataques de los hombres-lobo o el conde Drácula pidiendo el voto para librarnos de la maldición de la momia.

    Se la dan de librepensadores, pero no se toman la molestia en conocer los pensamientos del otro para intentar encontrar algún punto débil que aprovechar para provocar dudas, sino que su estrategia es obligar a que le demos la razón y le sigamos la corriente en base de humillar, “castigar”, hundir al que ose decirles que no están en la posesión de la verdad ni tienen autoridad moral para darnos sermones.

    Cuando se quedan sin argumentos responden con insultos, sarcasmo, amenazas, te tachan de mentiroso o de que te han lavado el cerebro, cuando son ellos los que se ponen nerviosos y agresivos.

  3. In aqua veritas

    A mi modo de ver, hay ahora mucha gente que, por problemas personales que los psicólogos podrán explicar, vive cargada de agresividad. Para descargarla necesita algún cauce que pueda resultar más o menos justificable ante los demás y no los muestre como lo que en realidad son: simples gamberros. Para uno la cobertura serán los colores de un equipo de fútbol (“hooligans”), para otro una ideología (“antifascistas”, “nacionalistas”, etc.), una organización terrorista o lo que sea. Y en nombre de esas cosas atacan violentamente a los que creen sus contrarios. Pero en cualquier caso, su fundamentación intelectual y su “discurso” teórico son de una pobreza espectacular. De ahí la irracionalidad con la que suelen manifestarse esas personas, que en el debate nunca usan argumentos, sino insultos o golpes.

  4. Luis Carlos

    Son agresivos porque no han sido educados en el verdadero autocontrol emocional, y con unos falsos ideales de masculinidad. Se creen que un verdadero macho es que acojona a los demás, como Clint Eastwood en la peli del sargento de hierro, o el sargento Hartman en la chaqueta metálica, y no se enteran de que en plena guerra civil española un sargento que puteara a sus reclutas de esa manera podía recibir un aviso de los propios soldados de que no le buscaran las cosquillas si no quería que le pasara algo y que parecería un accidente.

    Han olvidado el respeto a la dignidad humana, y por eso no se imponen límites morales en la lucha al enemigo porque no temen convertirse en monstruos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.