Historiadores y fuentes de la época revelan unos hechos poco difundidos hoy

Las impresionantes cifras de comunistas alemanes que se unieron al Partido Nazi

Una de las ideas más extendidas y cuestionables sobre la política del siglo XX es la que tiende a calificar al nacional-socialismo como un movimiento de derecha radical.

El izquierdismo de Adolf Hitler retratado por uno de sus más fieles consejeros y confidentes
Comunismo, el maestro del nazismo: así inspiró el terror rojo a la dictadura nazi

El afán del Partido Nazi por captar a socialistas y comunistas

Como su nombre indica, la ideología de Hitler era una mezcla de nacionalismo y socialismo. Como ya señalé hace unos meses, uno de los más fieles consejeros del dictador nazi, Otto Wagener, le retrató como un socialista convencido. En su libro de memorias, “Hitler aus nächster Nähe: Aufzeichnungen eines Vertrauten 1929-1932”, escrito en 1946, Wagener -que jamás renegó de la ideología nazi- citaba unas palabras pronunciadas por Hitler en un discurso antes de su llegada al poder, y que revelan su idea sobre el posicionamiento del nazismo en el mapa político: “los nacionalsocialistas queremos precisamente atraer a todos los socialistas, incluso a los comunistas; deseamos ganarlos de su campo internacional al nacional”.

El número 16 de la revista comunista alemana AIZ, publicado desde Praga, ridiculizando los intentos de los nazis de captar a los militantes comunistas (Fuente: The Metropolitan Museum of Art).

Los intentos de los nazis por captar a socialistas y comunistas llegaron a ser ridiculizados por la revista semanal comunista Arbeiter-Illustrierte-Zeitung (AIZ). En su número 16, lanzado el 19 de abril de 1934 desde Praga, AIZ publicó un fotomontaje en el que se veía al ministro nazi de propaganda Joseph Goebbels disfrazando a Hitler con una barba de Karl Marx, junto a este texto: “Mimetismo. Después de que todos los intentos de llevar las ideas nacionalsocialistas al mundo obrero fracasaran, a Göbbels se le ocurrió una última y desesperada idea: persuadió al “Führer” de llevar una barba de Karl Marx cada vez que hablara con los trabajadores”.

Un ejemplo gráfico de los intentos del KPD por atraer a militantes nazis. Estas tres fotos publicadas por el semanario comunista alemán AIZ en su número 7, en febrero de 1933, muestran a la izquierda a un miembro de las SA, con el uniforme y el brazalete de la milicia del Partido Nazi, declarando su lealtad al comunismo durante un acto del KPD.

La estrategia de los comunistas para captar a militantes nazis

El deseo de captar a los partidarios de la otra ideología totalitaria era común también a los comunistas, como ya señalé aquí hace 10 años. Un ejemplo de ello ocurrió en marzo de 1931, cuando el teniente Richard Scheringer, exmiembro del Partido Nazi (NSDAP), se pasó al Partido Comunista Alemán (KPD), formando en Linden una unidad del Rot Front, la milicia comunista, denominada Scheringer Staffel, que usaba uniformes de las SA, la milicia nazi, pero con símbolos comunistas.

En febrero de 1932, la revista comunista AIZ dedicó un artículo a Scheringer, titulado: “Por qué fui un nacionalsocialista y cómo me convertí en comunista”. El caso de ese teniente dio lugar a una estrategia del KPD, la Scheringer-Kurs, para captar a militantes nazis con un discurso que mezclaba el socialismo con elementos nacionalistas, una estrategia que quedó plasmada en un panfleto comunista titulado “Programmerklärung zur nationalen und sozialen Befreiung des deutschen Volkes” (declaración programática para la liberación nacional y social del pueblo alemán), un panfleto publicado el 24 de agosto de 1930, hace hoy 90 años.

Imagen de un desfile del Rot Front, la milicia del KPD, en la ciudad de Dresde, publicada en el número 7 del semanario comunista alemán AIZ en febrero de 1933. La parafernalia militarista y la violencia eran características comunes de las milicias comunista y nazi, y eso pudo facilitar el paso de activistas de una a otra.

El paso en masa de militantes comunistas a las SA nazis

La estrategia del KPD tuvo mucho menos éxito que la captación de militantes comunistas por parte del NSDAP, sobre todo a partir de enero de 1933, cuando Hitler se hizo con la Cancillería. En relación con el paso de militantes del KPD al NSDAP, el historiador Timothy Scott Brown recogió datos muy interesantes en su libro “Weimar Radicals: Nazis and Communists between Authenticity and Performance” (Berghahn, 2009), señalando en la página 136 que en lo que respecta a las SA, “se sabe que una parte significativa de los nuevos reclutas pertenecieron anteriormente al KPD”.

Scott expone las estimaciones recogidas por Rudolf Diels, primer jefe de la Gestapo -la policía política del Tercer Reich-, en sus memorias, “Lucifer Ante Portas: Von Severing bis Heydrich” (1950), señalando que en Berlín el 70% de los nuevos reclutas de las SA a partir de enero de 1933 eran antiguos comunistas. El dato más llamativo de los señalados por Diels es que en algunos casos, unidades enteras del Rot Front se pasaron a las SA. No obstante, esta fuga de militantes empezó ya antes de la llegada de Hitler al poder. Según Sven Reichardt (“Faschistische Kampfbünde. Gewalt und Gemeinschaft im italienischen Squadrismus und in der deutschen SA”, Colonia, 2002), el socialdemócrata Albert Grzesinski, jefe de la Policía berlinesa entre 1930 y 1932, señaló que el 30% de los miembros de las SA en Berlín eran excomunistas ya en 1932.

Miembros de las SA con un estandarte del Rot Front en Hamburgo en 1933 (Fuente: Bildagentur für Kunst, Kultur und Geschichte / Spiegel).

En su libro, Timothy Scott Brown también cita las estimaciones de un subordinado de Diels en la Gestapo, al que cita como Gisevius (se entiende que habla de Hans Bernd Gisevius, un miembro encubierto de la oposición al régimen que formó parte de esa policía secreta), señalando que al menos un tercio de los miembros de las SA a partir de 1933 eran antiguos comunistas. Estos militantes eran conocidos por sus compañeros como rindersteak nazis (nazis filetes de ternera), por considerarlos pardos por fuera -en referencia al color de la camisa del uniforme de las SA- y rojos por dentro.

Según el historiador, las propias SA calcularon en un 55% el número de sus militantes que procedían de las filas comunistas. Brown también señala que tanto los archivos de la Gestapo como los informes del aparato de inteligencia del KPD confirman la considerable presencia de antiguos comunistas en las SA. En algunos casos, los antiguos militantes comunistas ocuparon puestos relevantes en el aparato represivo del régimen nazi: Scott cita el caso de una unidad de inteligencia de las SS en el distrito de Altona, en Hamburgo: entre 30 y 35 de sus 50 miembros habían sido comunistas, incluyendo la mano derecha del jefe de la unidad. El historiador señala que la presencia de excomunistas en las SA fue tan relevante que Rudolf Hess escribió a Ernst Röhm, jefe de las SA, buscando miembros de esa milicia que quisieran incriminar a antiguos camaradas comunistas por el incendio de Reichstag.

Militares alemanes y soviéticos en el desfile conjunto organizado por ambos ejércitos en Brześć Litewski (hoy Brest-Litovsk) tras su invasión conjunta de Polonia en 1939.

Una afinidad confirmada en 1939 por la alianza entre Hitler y Stalin

Ciertamente, hubo algunos casos en los que los comunistas se afiliaron a las SA para evitar su detención o para desarrollar labores de inteligencia y agitación para el KPD. En muchos casos, lo harían por oportunismo, pero las cifras son muy relevantes como para negar la existencia de una afinidad ideológica que, dicho sea de paso, había sido promovida por el propio KPD con su panfleto nacionalista de 1930. La paradoja del caso alemán es que muchos miembros del KPD, el mayor partido comunista después del soviético en aquella época, acabaron pasando del antifascismo al nazismo sin mayores inconvenientes. Unos años después, en 1939, nazis y soviéticos acabaron aliándose para invadir Polonia, una invasión justificada por los partidos comunistas siguiendo las órdenes de Stalin. ¿Una paradoja, o la demostración de que ambos movimientos totalitarios no son tan opuestos como algunos dicen?

Bibliografía:

  • “Programmerklärung zur nationalen und sozialen Befreiung des deutschen Volkes”. 24 de agosto de 1930. Marxists.org.
  • Otto Wagener, “Hitler aus nächster Nähe: Aufzeichnungen eines Vertrauten 1929-1932”. Arndt 2. Auflage Kiel 1987.
  • Timothy Scott Brown: “Weimar Radicals: Nazis and Communists between Authenticity and Performance”. Berghahn, 2009.
  • Sven Reichardt: “Faschistische Kampfbünde. Gewalt und Gemeinschaft im italienischen Squadrismus und in der deutschen SA”. Colonia, 2002.

Foto principal: Lebendiges Museum Online. Miembros del Rot Front, la milicia del Partido Comunista Alemán, en 1928.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alvaro

    Hablando de nazismo y comunismo, hay que recordar que ayer, día 23 de agosto, fue el Día Europeo de Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y el Nazismo, cuya fecha recuerda la del pacto Molotov-Ribbentrop de 1939.

    https://es.m.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Europeo_de_Conmemoraci%C3%B3n_de_las_V%C3%ADctimas_del_Estalinismo_y_el_Nazismo

    En los enlaces externos de la Wikipedia va el enlace a la declaración que lo proclamó.

    Como es lógico, todos los medios de comunicación nacionales e internacionales han dado profusa cobertura a tan significativa fecha…

    Es ironía, naturalmente. Los medios afines a las ideologías condenadas han hecho como si este día conmemorativo no existiera. De hecho, he buscado en Google el nombre textual con que se proclamó este día, entrecomillado y limitando la búsqueda a la última semana, y ha encontrado la friolera de 7 menciones al texto (con el nombre del Día en inglés, encuentra algunas más, 45).

    Un saludo.

  2. wladimir

    Estas son las evidencias historicas…

    que los Socialistas-progres (o neo-comunistas) bien niegan o desearian borrar de la historia..hacer como si esto nunca hubiese pasado…cosas como

    Las relaciones Germano Sovieticas en principio hostiles,despues se volvieron convenientes aliados
    (https://en.wikipedia.org/wiki/Germany%E2%80%93Soviet_Union_relations,_1918%E2%80%931941)

    El Pacto Molotov-Ribbentrop
    (https://es.wikipedia.org/wiki/Pacto_Ribbentrop-M%C3%B3lotov)

    las conversaciones Sovietico-Germanas para ingresar al Eje como cuarto miembro
    (https://en.wikipedia.org/wiki/German%E2%80%93Soviet_Axis_talks)

    Las conferencias de la Gestapo y la NKVD
    (https://en.wikipedia.org/wiki/Gestapo%E2%80%93NKVD_conferences)

    las llamadas Corte del Pueblo Nazi similares a los tribunales sovieticos de las Purgas Stalinistas
    (https://en.wikipedia.org/wiki/People%27s_Court_(Germany))

    Incluso existian planes de una guerra de agresion Sovietica contra Europa Occidental similar a la Operacion Barbarroja
    (https://en.wikipedia.org/wiki/Soviet_offensive_plans_controversy)

    y otros tantos hechos historicos que los socialistas no pueden negar su existencia…

    en fin tanto Alemania como la Union Sovietica eran tan similares en su proceder que eran en el fondo dos polos opuestos de una misma raiz…el puro y simple Socialismo

  3. Ginés

    Muy interesante y nada sorprendente. La afirmación de que el nazismo o nacional-socialismo es de extrema derecha es un ridiculez que no resiste ningún análisis serio.

    El trasvase de militantes e, incluso, unidades enteras entre comunistas y nazis fue tan sencillo por la enorme proximidad ideológica. El comunismo es socialismo internacionalista mientras que el nazismo (y el fascismo) es SOCIALISMO nacionalista.

    La mentira de llamar “extrema derecha” al nazismo la inició el mismísimo Stalin en 1924 y sus seguidores, como Pablo Iglesias, la siguen difundiendo como los zombis iletrados que son.

  4. DAVID AGM

    Muy interesante

  5. wladimir

    Observen

    las dos ideologias referidas el Comunismo y el Fascismo son ideologias sumamente perversas,inhumanas y malignas…y todo lo perverso acaba oponiendose internamente …la casa del diablo esta dividida y lucha entre si..

    y esta alianza de conveniencia sovietico germana tuvo el sello maldito…el tratrado Molotov-Ribbentrop solo duro aproximadamente unos….666 dias

    para que vean lo perverso que eran estos ancestros socialistas y de que materia estaban hechos…que se puede esperar de sus herederos socialistas-progre y los neo-nazis…

    de tal palo…tal astilla

  6. Luna

    No nos pueden despistar las formas extravagantes que añadió un psicótico y espiritista: El nacionalsocialismo es la primera forma de neo-marxismo. ¿Por qué se desvirtúan tan pronto los postulados de Marx? Porque ya en aquellos tiempos, cuando llevaban muy poco de vigencia, se vio que no eran aceptables y no funcionaban. El marxismo nació frustrado y nunca ha encontrado corrección de sus errores porque su propia base es inviable.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.