Llamaron «fascista» a Vox y resulta que el fascismo es pariente del socialismo

A la izquierda se le atragantan los elementos que tienen en común un marxista y una nazi

En las últimas horas se está hablando mucho en España de dos fans de ideologías totalitarias: Isabel Medina (nacional-socialismo) y Pablo Hasel (comunismo).

Comunismo, el maestro del nazismo: así inspiró el terror rojo a la dictadura nazi
El desfile conjunto nazisoviético de 1939 en Polonia que algunos niegan, en vídeo

¿Un nazi provoca escándalo y un comunista no (o viceversa)?

Algunos se han escandalizado de que ciertos medios de comunicación hayan entrevistado a Medina. No montaron ese escándalo cuando los medios entrevistaban a Hasel, o incluso a etarras como Arnaldo Otegi. Si te indigna que entrevisten a una nazi pero no a un comunista -o viceversa-, es que tienes una idea muy hemipléjica de la democracia, ya que ambas ideologías son totalitarias y por tanto radicalmente antidemocráticas.

Las dos grandes diferencias entre Isabel Medina y Pablo Hasel

Hay que decir que entre Isabel Medina y Pablo Hasel hay dos grandes diferencias. La primera es que ella tiene 18 años. Es una adolescente y su edad y su falta de madurez explican, en parte, las tonterías que dice. Pablo Hasel tiene 32 años. Ya debería ser un adulto hecho y derecho, y sin embargo se comporta como un energúmeno con una edad mental de 14. Paradójicamente, muchos que critican duramente -con razón- las burradas de una chica de 18 años, al mismo tiempo le hacen palmitas a las burradas del hombretón de 32.

La otra gran diferencia es que no consta que Isabel Medina haya sido condenada por delito alguno, aunque tiene todas las papeletas para recibir una más que merecida condena judicial por su soflama antisemita del pasado sábado. Sin embargo, Pablo Hasel es un delincuente reincidente condenado por dos delitos de apología del terrorismo, uno de injurias, uno de atentado contra la autoridad, uno de allanamiento y dos agresiones. Desconozco si en los próximos 14 años -que es la diferencia de edad entre ambos- Isabel Medina será capaz de igualar ese historial penal. Hasel no se lo ha puesto fácil.

Isabel Medina quiere un «un régimen socialista»: Pablo Hasel también

Pero sin duda, lo más interesante de ambos personajes son sus denominadores comunes, unos elementos que hoy se le han atragantado a la izquierda española. En una entrevista con El Español, Isabel Medina se dice partidaria de “un régimen socialista”. En otra entrevista en El Mundo, afirma: “Creo en un régimen nacional y socialista”. Esto no extrañará a cualquiera que haya estudiado mínimamente los orígenes socialistas del fascismo y del nazismo (ya los expliqué aquí). Da la casualidad de que Pablo Hasel también ha defendido “un sistema socialista”. A fin de cuentas, tanto ella como él representan a dos franquicias del socialismo: la nacionalista y la internacionalista.

Algunos han olvidado lo que significa «nazi»: nacional-SOCIALISTA

Para los que se muestran escandalizados ante ello, basta con recordar que la marca alemana del fascismo se denominó “nacional-socialismo” (hay que recordarlo porque a menudo se usa tanto la abreviatura “nazi” que se olvida el término completo), y que Hitler llegó a decir que quería “convertir el Pueblo alemán al socialismo”, arremetiendo contra el liberalismo y el capitalismo y lanzando afirmaciones como ésta: “Lo que el marxismo, el leninismo y el estalinismo no lograron, estaremos en condiciones de lograrlo”. Hitler llegó a elogiar la persecución del comunismo contra el individualismo liberal: “Es comprensible por qué el bolchevismo simplemente eliminó tales criaturas. Eran inútiles para la humanidad”.

Las broncas entre las diferentes franquicias del socialismo

La enemistad ideológica entre ambas franquicias no impidió una alianza entre ellas para invadir y repartirse Polonia en 1939, con desfile conjunto nazisoviético incluido (una invasión justificada por el Partido Comunista de España, por cierto). Esa enemistad no fue un caso único entre franquicias del socialismo, pues también hubo una enemistad profunda entre el comunismo y la socialdemocracia, a la que la Internacional Comunista Stalin equiparó con el fascismo: “El fascismo y la socialdemocracia son los dos lados del mismo instrumento de la dictadura capitalista”, dijo la Comintern en 1924.

El disparate de llamar «fascista» a un partido liberal-conservador

El problema que tiene ahora la izquierda entre manos es gordo, porque políticos socialistas y comunistas vienen llamando “fascista” a un partido liberal-conservador como Vox, en un intento tan burdo como calumnioso de criminalizar a todo el que se sale del pensamiento único progre, y resulta que con quien está emparentado el fascismo es con el socialismo. De hecho, en la citada entrevista en El Mundo, al ser preguntada qué le parece Vox, Isabel Medina afirma: “Vox me da más asco que Podemos”. En El Español, al ser también preguntada por Vox y por la acusación de “fascista” que le lanza la izquierda, Medina se ríe y afirma: “es muy frecuente el error de vincular a los movimientos fascistas con la derecha o la extrema derecha. El fascismo, desde su nacimiento, se ha desvinculado de la derecha”, afirmando que la derecha “es antisocial”.

Que a una nazi le dé más asco Vox que Podemos no es nada raro. Hace dos meses ya señalé aquí que grupos nazis han lanzado soflamas antisemitas contra Vox, acusándole de “prosionista” por su apoyo a Israel y a la comunidad judía. El posicionamiento de Vox sobre ese tema es el propio de la tradición liberal-conservadora. Ayer mismo, la diputada de Vox Rocío Monasterio mostró su apoyo a la comunidad judía ante la soflama antisemita de Isabel Medina y Santiago Abascal reiteró su apoyo a Israel “frente al islamismo terrorista”.

El antisemitismo de la extrema izquierda

Por el contrario, la extrema izquierda viene cultivando un antisemitismo disfrazado de “antisionismo” (que viene a ser lo mismo, pues el antisionismo es negarle al pueblo judío el derecho a tener su propio país, cosa que la extrema izquierda no hace con ningún país musulmán ni de ninguna otra religión). En este sentido, la asociación judía española ACOM ha acusado de “antisemita” al líder de Podemos por sus proclamas antisionistas y por los boicots discriminatorios que Podemos viene apoyando en muchos ayuntamientos contra el Estado de Israel. Así que cuando la izquierda habla de “fascismo”, de lo que habla es de sus parientes ideológicos cercanos. Tal vez por ello no duda en copiar sus métodos de coacción y sus agresiones contra los que discrepan de sus tesis ideológicas, cosas que no hace Vox ni por asomo.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Felipe

    Muy buen artículo Elentir.

  2. Ginés Ladrón de Guevara

    Esta chica tiene la cabeza llena de bosta, pero, al menos, no cree la tontería ridícula de que el fascismo y el nacional-socialismo son de derechas. Ella sabe que son socialistas, como el feminismo o el animalismo.

    Las distintas variantes del socialismo son síntomas de una sociedad enferma.

  3. Luna

    Esta chica podrá presentarse con una camisa azul Mahón y hasta decir que es dirigente de una nueva Sección Femenina que me parece bastante sedicente, pero nunca, jamás podrá decir que es falangista sin mentir. Es una confundida que cree que Ramiro Ledesma (Fundador de las JONS) instituyó un fascismo español, que la Falange es eso. Tiene a Niestsche como referente y se dice a la vez nacionalsocialista; esta chica no es nada. Y la prensa lo sabe, pero en ella tiene el icono mediático que necesita para azuzar contra la pretendida “ultraderecha” en estos días en que la ultraizquierda bombardea las calles con adoquines y forma barricadas flamígeras con la excusa del encarcelamiento del otro andoba del que ahora hablaré, Hasel.

    Ese Hasel que se apellida algo muy diferente, que en prosa y sin manifestaciones artísticas hizo también apología del terrorismo, burla de las víctimas y hasta propuestas de atentado. La excusa de la expresión artística porque diga las burradas rapeando no me sirve, podría yo pintar un cuadro con hoces, martillos y esvásticas en que pusiera a parir al comunismo y al nazismo, pero aun yendo contra esas gentes debería cuidar las formas con que lo hiciera o me vería en la celda de al lado de la suya.

    Hasel es un adolescente, no es raro ver a centenares de ellos llegar a los cuarenta y sin haber madurado. Muchos de ellos han estado esta noche corriendo con piedras o mecheros sin saber las declaraciones que haya hecho sin cantar. Y sus aspiraciones son de adolescencia, quieren que los árboles den caramelos y que las cosas sean como a ellos les gusta, pasando un montón del concepto de ley porque para ellos, la legalidad es otra cosa, un buen rollo que siempre les ha de molar y nada más. Pero tenemos a otros que tiran la piedra y esconden la mano, los podemitas. Muchos de ellos muy satisfechos con que los antisistema de siempre se lancen de nuevo a calentar las calles y recordar con nostalgia las “tardes de Sol”, cuando eran indignatas. Esos son los que alientan todo esto (y creo que además lo orquestan a nuestras espaldas y subvencionan en no poca medida). Luego salen en entrevistas pidiendo que se investigue la pérdida de un ojo de una manifestante, pero para nada las agresiones a Agentes de la Policía o los centenares de delitos cometidos en estas manifas. (Algunos de ellos, como saqueos y robos no tienen mucho que ver con la libertad de expresión.)

    Hasel no es un “librepensador represaliado” y tiene delitos como el de allanamiento, que ya me dirán ustedes si pueden conjugarlo de alguna manera para decirme que los cometió para “expresarse”. Es un zelote que agita a las masas porque está bien apoyado.

    El arte no puede ser el subterfugio para incitar a pegarle un tiro a Bono, para la blasfemia de mostrar hostias profanadas o supuestos pasos de procesión infamantes. Mucho menos cuando corren tiempos en que no hay forma de saber ya lo que es poesía cuando no se le pide ritmo, rima, ni a veces significado directo. ¿Quién puede aseverar que este comentario no es un poema?¿Quién está facultado para oponerse a mi pretensión personal de que en realidad es una talla en mármol de Carrara?. Nadie, porque los mismos críticos nos llevaron a una anarquía en donde las obras lo eran por lo que cotizaban. Es más: Sirve incluso decir que estoy usando de minimalismo artístico y por eso no empleo técnicas, recursos ni puñetas. Lo mío es arte desnudo de ése de vanguardia total y absoluta, quien no lo crea es un cateto.

    Estamos en lo de siempre: El linchamiento. Sí, no me miren así. se están tomando la ley por su mano y pasando mucho de la que rige entre todos los españoles. A este rapero le juzgaron con todas las garantías y le aplicaron lo que está en los códigos, pero como no gusta a los agitadores, hacen su juicio paralelo y condenan a la Justicia misma.

    Llevamos una semanita de muuuchas coincidencias, una más: La cantidad de concentraciones -algaradas, mejor dicho- que se han dado y la distribución tan estratégica en la geografía española. Incluso los horarios, todo bien pensadito para acaparar los titulares de las diez de la noche. Esas gentes que gritaban en Barcelona “Ho tornarem a fer” han llegado ya a la rutina y les da exactamente lo mismo el motivo por el que se salga a provocar a la policía, lo suyo es montar el follón.

    Pues esta es la ultraizquierda que yo repruebo, y lo hago tanto como repruebo la ceguera en que estamos. Nadie habla de ella y de sus atentados borrokeros.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.