Un repaso a la posición de la CEE y a lo que se ha echado en falta en ella

La Conferencia Episcopal y los indultos a los golpistas: lo que sí se dijo y lo que no

Esta semana diversos medios españoles han afirmado que la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha apoyado los indultos a los condenados por el golpe del 1-O.

Carta de un católico a los obispos catalanes sobre indultos a golpistas: en mi nombre NO
Las contradicciones y olvidos de los obispos de Cataluña en su adhesión al separatismo

La respuesta del portavoz de la CEE a una periodista sobre los indultos

Como sabéis, en Contando Estrelas tengo la costumbre de remitirme a las fuentes originales de la información, siempre que esto sea posible, a fin de que esa información no llegue viciada a quienes tenéis la amabilidad de leer este blog (es lo que hice la semana pasada cuando opiné sobre la posición de los obispos catalanes ante los indultos: citar previamente su declaración al respecto). En este caso, la fuente de las citadas noticias es una rueda de prensa de la Conferencia Episcopal (se puede ver el vídeo completo aquí) celebrada este jueves 24 de junio, tras una reunión de su Comisión Permanente los dos días previos.

En la rueda de prensa no se sacó el tema de los indultos a iniciativa de la CEE. Se habló de ello porque una periodista preguntó sobre la posición de la CEE en relación a la declaración hecha por los obispos catalanes. Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid y portavoz de la CEE, fue quien contestó. Y lo hizo con una larga intervención de 14 minutos, que se puede ver en este vídeo desde el minuto 20:26 al 34:43 (he insertado el vídeo para que empiece en esa parte):

Según El Mundo «hubo una tremenda discusión» en la Comisión Permanente

Argüello reconoció que el tema se trató en la Comisión Permanente -de la que dijo que forman parte cuatro obispos de Cataluña- y que “no hemos hecho una nota oficial sobre esto”. Según publicó ayer el diario El Mundo, hubo una tremenda discusión entre los monseñores y se acordó no publicar ninguna nota -ni a favor ni en contra- y dejarlo en manos del portavoz Argüello, que ya sabría salir del trance con su proverbial mano izquierda con los medios”. El trasfondo de esa discusión se percibe en la propia contestación de Argüello a la periodista, en la que se fue por los Cerros de Úbeda para no dar una respuesta clara a la pregunta planteada.

Argüello quiso contentar a todo el mundo y fracasó estrepitosamente

A diferencia de lo que han señalado diversos medios, en sus palabras Argüello no expresa un apoyo de la CEE a los indultos a los golpistas. De hecho, él planteó que es necesario el perdón pero también el respeto a la Justicia y a la legalidad. Sí que manifestó comprensión hacia la nota de los obispos catalanes y añadió a la misma algunos matices, con lo cual hizo un ejercicio de nadar y guardar la ropa, tal vez en un intento de contentar a todo el mundo. En vista de lo que han reflejado los medios, es evidente que el portavoz de la CEE fracasó estrepitosamente en su empeño, y esa responsabilidad es atribuible no sólo a los periodistas que pueden haber estirado más o menos sus palabras, sino también a la imagen de división que ha dado la propia CEE.

Los desmarques de los arzobispos de Oviedo y de Toledo

Después de que Argüello se esforzase por mostrar sintonía con los obispos catalanes -de ahí que muchos medios dedujesen un apoyo de la CEE a los indultos-, dos miembros de la Comisión Permanente se han desmarcado de ese supuesto apoyo: el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes (mediante un artículo contra los indultos publicado en Abc) y el arzobispo de Toledo y Primado de España, Francisco Cerro Chaves. El circunloquio de Argüello contrasta con la claridad y la rotundidad del arzobispo de Oviedo en su artículo:

Cuando se invocan el diálogo, la magnanimidad, la reconciliación, la tolerancia, las medidas de gracia, no siempre se quiere decir lo que esas palabras significan en su recta comprensión verbal, e incluso en la genuina tradición cristiana, sino que a veces pueden señalar algo ambiguo, escurridizo y falaz. Es extraño invocar el diálogo con los que no quieren hablar, o tener magnanimidad con quienes la van a usar y tirar, o empeñarse en la reconciliación con los que siguen insidiando con saña y dividiendo sin rubor, o abogar por la tolerancia con quienes no renuncian a la violencia, o apelar a medidas de gracia para beneficio de los que ni las piden ni las merecen por su amenazante actitud de reincidencia”.

Lo que no citó Argüello: el arrepentimiento y el propósito de enmienda

Por otra parte, y según señala Europa Press (no he encontrado una fuente directa de esta información), el arzobispo de Toledo recordó tres requisitos de los indultos: que haya habido esa “petición”, “arrepentimiento” y “propósito de enmienda”. Ninguna de estas condiciones se han dado en el caso que nos ocupa, pues los indultos los han pedido el sindicato socialista UGT, un abogado y tres expresidentes del Parlamento de Cataluña, pero no los propios interesados, que no han manifestado ni un ápice de arrepentimiento por los delitos cometidos, ni propósito alguno de enmendarse, al contrario: han dejado claro que lo volverán hacer, como ya advirtió el Tribunal Supremo.

Como ya pasó con la citada nota de los obispos catalanes, en la rueda de prensa de la CEE se echaron de menos esas menciones que sí hicieron los arzobispos de Oviedo y de Toledo a la falta de arrepentimiento y al propósito de reincidir por parte de los golpistas, unas condiciones en las que el perdón político -que es en lo que consiste un indulto- resulta imposible de justificar. No tiene sentido que el portavoz de la CEE apele a “la verdad” y luego esconda esos hechos objetivos a la hora de valorar los indultos. Y es que no se le pedía a Argüello que opinase sobre lo que debe hacer la Iglesia ante cualquier indulto -por su respuesta parece que se le preguntó esto-, sino sobre unos indultos muy concretos que se han otorgado en unas condiciones escandalosas y que son una ofensa a la Justicia.

La imprudencia de tomar partido por la posición de los obispos catalanes

En su respuesta de este jueves, Argüello habló de la “prudencia pastoral”. Parece que quiso concentrarla en su forma de abordar un problema provocado porque el separatismo quiso romper la convivencia entre españoles en general y entre catalanes en particular, una culpabilidad que el portavoz de la CEE señaló al recordar que el Parlamento de Cataluña quiso suspender el propio Estatuto catalán (se le olvidó decir que también la Constitución). Lo que no parece prudente es que cuando ha habido posiciones contrapuestas en la Comisión Permanente de la CEE, su portavoz manifieste tanta sintonía con una de las partes, y para colmo con la parte -los obispos catalanes- que muestra más simpatía hacia los causantes del problema, que son los golpistas y quienes les apoyan.

El lamentable papel de Omella, arzobispo de Barcelona

Para terminar, no cabe duda de la influencia del presidente de la CEE, que es el arzobispo de Barcelona, en esa respuesta. Difícilmente Juan José Omella puede ejercer como es debido su cargo como presidente de la CEE cuando su prioridad parece ser no incomodar al poder político (ya sea el gobierno de Sánchez o la Generalidad catalana) aunque el precio a pagar sea incomodar al pueblo católico, que asiste con lógico escándalo a lo que lee en los medios estos días. Si causa preocupación en la cúpula de la CEE que el gobierno pueda quitar la casilla de la Iglesia Católica en el IRPF, el efecto conseguido es que muchos fieles acaben desmarcándola, hartos de una actitud que perciben como tibia y cobarde. En unos tiempos como los que estamos viviendo, cabe esperar de los obispos más valentía y claridad a la hora de abordar los graves problemas que afronta España. Si Omella no se siente capaz de ello, si prefiere templar gaitas con Sánchez y con el separatismo, lo mejor es que dimita y dé paso a alguien más capaz.

Foto: Conferencia Episcopal Española. Una imagen de la reunión de la Comisión Permanente de la CEE celebrada el 22 y 23 de junio y en la que se abordó el tema de los indultos a los condenados por el golpe separatistas del 1 de octubre de 2017.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Marcial

    Aparte de las autonomías, otra cosa que habría que eliminar en España: la Conferencia Episcopal. Qué tiempos aquellos en que solo había un cardenal Primado que solía ser un hombre de solidez incuestionable.
    Ah, y cuando digo la conferencia episcopal me refiero también a su radio.

  2. Marcial

    Que recuerden los señores obispos que Roma no paga traidores. Traicionaron (con la Santa Sede a la cabeza) a Franco por no sé qué aperturismo y siguieron haciéndolo después. Ya han recogido los frutos. Y los fieles lo hemos padecido.

  3. In aqua veritas

    Tema para la meditación:

    “La Iglesia, por lo general, ha favorecido siempre la desintegración de las grandes potencias políticas, y de ahí que haya sido mirada por ellas como un obstáculo para su integridad. Lo que determina esta conducta de la Iglesia no es tanto el deseo de reducir un excesivo poder secular cuanto el considerar que, para que exista una verdadera potestad respetable como tal, hace falta que se dé un efectivo reconocimiento social de ella. Por eso, allí donde se da una cierta intolerancia regional de tal poder, la Iglesia favorece tal deseo de constituir una potestad independiente. De ahí que la Iglesia tienda a favorecer los separatismos”.

    (Álvaro d’Ors, La violencia y el orden, 1987)

  4. Ginés Ladrón de Guevara

    La Conferencia de los Tibios. La Conferencia de los Laxos. La Conferencia de los Cobardes. La Conferencia de los Fariseos. La Conferencia de los Quiero y No Puedo.

    Los obispos tienen que ser faro en la tormenta y claridad en las tinieblas. Esperamos de ellos que guíen a la comunidad con valor y abnegación.

    Si estuviera más enfadado con ellos, me rompería por las costuras. Qué vergüenza, SIERVO MALO Y PEREZOSO.

  5. Genjuro

    “Entre la guerra y el deshonor habéis elegido el deshonor, y tendréis la guerra”

    Winston Churchill

  6. pasmao

    Buenas trades Elentir

    Cuando la Conferencia Episcopal quiere ser clara y rotunda sobre algo; lo es y se la entiende perfectamente.

    Éste asunto; mas el de apoyar el de apoyar la entrada indiscriminada de emigrantes, para colmo musulmanes, no son una casualidad.

    Respecto lo de la X, yo creo que hay mucha preocupación en que en poco tiempo baje tanto la cantidad de personas que la ponen (yo hace tiempo que no la pongo) que la propia Conferencia es capaz de pactar su desaparición (para evitar comparaciones con tiempos pretéritos, y a cambio de un presupuesto fijo por parte del Estado comprometerse a tragar con lo que sea, bien la memoria histórica, el lobby LGTBI, la cosa migrante…

    Yo de estos me temo lo peor.

    Un cordial saludo

  7. pacococo

    Lo malo de tener una C E es que las decisiones son colegiadas y los buenos quedan a la altura de los malos.

    Tal vez sería cosa que algunos que callan en favor del consenso, dejaran de hacerlo y dijeran lo que piensan y no consintieran comunicados tibios.

    Podían publicar el comunicado tibio, adjuntando que se hace con la oposición de fulano, fulano etc. Con lo que cada cual se situaría en su lugar.

    Pero que quede claro que la mejor CE es la que no existe.

  8. Carlos

    Cuando el pastor principal del rebaño anda templando gaitas, haciendo un día sí y otro también apología de izquierdismos sectarios y ataques sin venir a cuento a la derecha, no es de extrañar que sus pastores subordinados anden perdidos y no tengan demasiado claro cuál ha de ser su postura.
    Todo anda naufragando, la Iglesia no es una excepción.

  9. Jandro

    El asunto es complicado pero no podemos ignorar una circunstancia que arrastramos desde hace más de medio siglo: la desorbitada representatividad de sacerdotes de las regiones españolas más privilegiadas (Cataluña y –no digamos nada– País Vasco) en la Iglesia. Creo que no estoy diciendo nada que no sea sabido por todos. El peso de sacerdotes vascos en puestos de responsabilidad –y en general, la proporción de curas vascos en el conjunto de España– ha venido siendo abrumador desde hace décadas. Y, si lo ha sido en España, no lo ha sido menos en puestos en que, desde Roma, se gestionaban las órdenes y diócesis españolas. Esto es un hecho, con todo lo bueno que pudiera tener y todo lo malo.

    La cuestión no es que desde Roma se haya tratado de destruir naciones como España, que es una visión simplista de algunos (en la que suele incidir alguien por otra parte muy admirado como César Vidal); el problema es que muchos de los que están allí han ido exportando la versión de los supremacistas vascos y catalanes, porque la han vivido desde pequeños y la han integrado en su vida religiosa hasta un punto difícilmente disociable. Roma tiene una visión dramáticamente influida por esta sobrerrepresentación y así la irradia después a la Iglesia en el mundo.

    Y una conferencia episcopal tratará de contentar a todos, cuando ya el problema inicial está ya muy imbricado.

  10. In aqua veritas

    Todo empezó con Pablo VI, que al parecer simpatizaba con el bando republicano de 1936-39. Franco, que había sido el gran defensor de la Iglesia frente a la cruel persecución izquierdista, de pronto se vio abandonado por Ella. De ingratos está el mundo lleno.

  11. El Peregrino Gris

    No se preocupen caballeros, las puertas del Hades no prevalecerán.
    Aunque me temo que la única vía para purificar la Iglesia en estos momentos sea la del martirio. Que vendrá ya sea de mano de comunistas, progresistas europeístas, musulmanes o los tres a la vez.

  12. Clemente Avizores

    Yo llevo tiempo dudando si marcar o no la crucecita. Hasta ahora lo he hecho y este año también, pues ya tenía la declaración presentada cuando salieron estas noticias.
    La verdad es que se merecerían que no se marcara. Claro que, si no se marca, el porcentaje que iría destinado a la Iglesia el Gobierno lo destinará a financiar chiringuitos LGTBI, sindicatos rojos, chusma separatista y demás ralea.
    Agradezco un consejo de quien pueda opinar sobre ello con más fundamento que yo.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

La invasión rusa de Ucrania ha llevado a dos países nórdicos tradicionalmente neutrales a pedir urgentemente su adhesión a la OTAN para protegerse de Rusia.

Ayer por la tarde, el Rey Emérito llegó al Aeropuerto de Vigo procedente de Abu Dabi, para a continuación trasladarse a la localidad de Sangenjo.

En España ya estamos acostumbrados a que el PSOE mienta, pero que lo haga muchas veces no significa que sus mentiras deban quedar sin respuesta.

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hoy se cumplen 12 semanas del inicio de la invasión rusa de Ucrania. Dentro de las abundantes pérdidas militares, hay un dato que llama mucho la atención.

Se ha anunciado que esta tarde llegará a Vigo el Rey Emérito de España, don Juan Carlos de Borbón, que tiene previsto pasar unos días en Sangenjo.

Este miércoles, el Parlamento Europeo vivió un momento especialmente vergonzoso en relación con ciertas violaciones de derechos humanos.