Un desigual intercambio de experiencias en la lucha contra el heteropatriarcado

La dramática conversación entre la pobre y oprimida Irene Montero y una mujer afgana

La comunista Irene Montero, ministra de Igualdad, está en un sinvivir pensando que la situación de las mujeres en España es tan terrible como las de Afganistán.

Irene Montero critica la labor de los militares en Afganistán: esto hizo ella por los afganos
Seis motivos por los que la izquierda está desquiciada con lo que pasa en Afganistán

Así lo manifestó ayer, como indicó Libertad Digital, al comparar la situación de las mujeres españolas con las afganas: “Eso pasa en Afganistán pero también pasa en España, con unas tasas intolerables de asesinatos machistas”. La ministra también señaló que al hablar de Afganistán no se debe entrar en “una competición o ranking a ver quién es más machista”, no se le vaya a venir abajo el discurso victimista que le permite tener un presupuesto de 451 millones de euros ya sólo este año para su chiringuito ministerial.

No obstante, eso no significa que la ministra se despreocupe por la terrible realidad de las mujeres afganas. Contando Estrelas ha sabido que Irene Montero ha tenido la delicadeza de llamar a una mujer afgana residente en Kabul para compartir experiencias en la lucha contra el heteropatriarcado opresor. Podéis leer aquí la transcripción de la charla, a la que este blog ha tenido acceso gracias a la empresa de pinchazos “Lo Hacemos Mejor que Garzón” S.L.:

¡Hola! Me llamo Irene Montero y soy ministra de Igualdad del Estado español. Te llamo para que podamos intercambiar conocimientos en la lucha contra el heteropatriarcado machista que nos oprime.
¡Hola Irene! Yo me llamo Kardelen y vivo en Afganistán. ¿Qué tal estás? Te noto la voz algo triste.
– Pues sí, tía. Vivo en un país donde los tíos nos tratan fatal a las mujeres y sufro mucho, no veas, tía.
– ¿De veras? Pobrecita mía… ¿Y qué os hacen?
– Pues mira, hay un montón de tíos que son ingenieros, astronautas y cosas así pero las mujeres tenemos que estudiar para ser maestras o médicas o cuidar niños.
¿Pero os obligan a estudiar eso? Pobrecitas…
No, no nos obligan, pero desde pequeñitas nos imponen unos roles de género que hacen que nos sintamos oprimidas y no queramos estudiar ingenierías y carreras que dan mucho poder, y se las quedan los hombres.
– Pues aquí los talibanes no quieren que vayamos al colegio ni a la universidad, vivimos una discriminación terrible por ser mujeres…
– Bueno, tía, pero en España también tenemos mucho machismo. A mí por ejemplo me critican mucho por ser ministra.
– Pobrecita… ¿Eres la única mujer ministra en España?
– No, qué va, tía, en España hay tres vicepresidentas y once ministras, pero nos tratan fatal… No veas el trabajo que tengo que hacer para convencer a los hombres de que abandonen formas de violencia machista como los piropos y el amor romántico, por ejemplo…
– Aquí con los talibanes, nuestros sueños de ser ministras se han esfumado, pero los talibanes no nos lanzan piropos y no son nada románticos
– Pues qué suerte tenéis, tía, tendrían que escucharte muchos por aquí, para que luego digan aquí los fachas que los talibanes son peores que los cristianos
– Aquí tenemos poquitos cristianos, pero están muy perseguidos. Tengo una amiga cristiana pero muy pocos sabemos que lo es, ya que podrían matarla por haberse convertido a esa religión… ¿Ahí en España los cristianos persiguen a los que se convierten al Islam?
– Qué va, tía, pero hay unos que son ultracatólicos que dicen que no quieren ideología de género en los colegios, son unos carcas y no paran de darnos la tabarra…
– ¿Y esa ideología de qué va?
– En realidad se refieren a la perspectiva de género, que significa que las mujeres somos oprimidas por serlo y merecemos un trato desigual en las leyes para reparar esa opresión, y además que el hecho de ser mujer no lo determina la biología, sino que es una construcción social impuesta por el patriarcado…
– Qué cosas tan complicadas me cuentas, Irene… Pero entonces, si estáis tan oprimidas, ¿cómo os dejan ser ministras?
Es que reclamamos que la paridad que significa que tiene que haber un mínimo porcentaje de mujeres en los puestos de responsabilidad. Pero aún nos queda mucho por hacer para llegar a la igualdad, no veas, o sea…
– Pues me temo que aquí estamos peor que vosotras, porque además nos obligan a usar el hiyab e incluso el burka, y no podemos ir a un río y hacer como vosotras que os bañáis en bikini…
Pero aquí hubo el franquismo y a las mujeres las obligaban a llevar falda larga y mantilla todo el rato, no veas, tía, lo leí el otro día en Twitter…
– ¿Y eso de la mantilla qué es? ¿Es como el burka?
– No, tía, es una prenda algo transparente que se lleva en la cabeza…
¿Entonces los hombres os pueden ver el rostro y el cabello? Eso aquí estaría prohibido por los talibanes…
– Pero bueno, tía, ahora ya no te obligan a llevarlo.
Entonces tenéis mucha suerte, Irene, porque aquí hace mucho calor y con el burka te asas…
– Bueno, pero a ver, o sea, que no estamos tan bien, ¿eh? Ahora estoy trabajando porque hay médicos que se niegan a hacer abortos y eso es un atentado contra nuestro derecho a decidir sobre nuestros cuerpos…
¿Pero ahí hay médicos que hacen abortos? Qué barbaridad, pobrecitos bebés…
– Pero bueno, tía, que pareces del Opus, que no son bebés, son… cosas
– Pues yo tengo una hija y cuando la llevaba en el vientre sentía como se movía, no era ninguna cosa… ¿Tú no has tenido hijos?
– Pues sí, tengo dos niños y una niña, pero elegí yo que nacieran… Si eliges que nazcan entonces sí que son bebés.
– Qué cosas más raras dices, Irene. ¿Y cómo llevas ser madre y ministra? Aquí los talibanes quieren que nos ocupemos sólo de las tareas del hogar…
– Ah, entonces es casi como aquí, que no veas lo que sufrimos las mujeres que tenemos que trabajar… a mí me tienen frita con un tema de mi niñera
¿Tienes una niñera? Vaya suerte, Irene. Entonces eso te deja más tiempo para dedicarlo a ser ministra.
– Bueno, a ver, o sea, no es tanta suerte, ¿eh? Por ejemplo, aquí estamos muy oprimidas porque las marcas de ropa quieren que todas usemos la talla 38, y debemos rebelarnos contra esa imposición machista.
– ¿Los fabricantes de ropa os obligan a ser de una talla? Entonces es como aquí, todas llevamos el hiyab o el burka de la misma talla…
– Bueno, tía, no, o sea, tú puedes ir a una tienda y comprar la ropa de la talla que quieras, pero a ver, que la sociedad machista prefiere las mujeres delgadas y nos impone clichés patriarcales desde pequeñitas…
– Pero si podéis comprar la ropa que queráis y vestiros como queráis, ¿de qué te quejas?
– Pues, a ver, oye, que ser mujer en España no es nada fácil, ¿eh? Que además los hombres también nos matan por ser mujeres.
– ¡Eso es terrible! ¿Tanto odian los hombres españoles a las mujeres que las van matando?
– Es que tía, aquí lo llamamos terrorismo machista, que es cuando un hombre te mata porque es el fruto de un sistema opresor que discrimina a las mujeres, y entonces hacemos minutos de silencio cada vez que un hombre mata a una mujer o a una niña.
– Aquí en Afganistán si te acusan de adulterio te pueden lapidar. ¿Lo de España es algo así?
– Pues vaya, tía, no, aquí puedes ligar con quien te dé la gana, pero en España no te creas que estamos mejor, ¿eh? Son machismos distintos pero son todos muy graves y empiezan con pequeñas cosas, como que venga un camarero y le ponga la cerveza a tu novio y a ti el refresco…
– Entonces, ¿a las mujeres españolas no os dejan beber cerveza?
– Sí, bueno, a ver, tía, sí que nos dejan, pero que la sociedad tiene tan asumidos los roles machistas que la opresión se expresa en esos detalles también, y de ahí pueden surgir actitudes que degeneren en maltrato.
¿Los hombres españoles os maltratan si bebéis cerveza? Pobrecitas…
– No, o sea… tía, que puedes beber cerveza y tal, pero que queremos poder volver solas y borrachas a casa sin que nadie nos moleste y que el camarero no nos discrimine.
Creo que te quejas de vicio, Irene. Cualquier mujer afgana pagaría lo que fuese por tener los derechos que disfrutáis las españolas.
Oye tía, ¿tú no serás de Vox, eh? Es que me parece un poco facha tu discurso…
– No sé que es Vox, pero pienso que ahí podéis estudiar lo que queráis, podéis salir con chicos, podéis hacer cualquier trabajo que hagan los hombres, incluso ser ministras… Tendrías que venir a Afganistán para saber lo que es la opresión de verdad, Irene. Nuestra vida es terrible.
Seguro que antes hablaste con Abascal o Macarena Olona y ya te han comido el tarro con su rollo islamófobo… Aquí las mujeres estamos oprimidísimas. Pero te dejo porque no te voy a convencer, y me tengo que ir a la piscina, que hace un calor horrible. ¡Adiós, Kardelen!
– Eh, Irene, espera, que antes quería decirte si puedes ayudarnos a algunas a abandonar el país, nos urge muchísimo… ¿Irene?
– Pi pi pi pi pi pi pi…

P.D.: obviamente, el texto que acabáis de leer es una ficción literaria de Contando Estrelas. ¿Alguien se imagina a Irene Montero diciendo tantas tonterías?

Foto: Víctor J. Blanco / Gtres.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Pablo Daniel Tato Blanco

    si la veo capaz y no me sorprendería de esta impresentable

  2. Alvaro J. Díaz-Mella

    🤣🤣🤣

  3. Jose

    Muy buena ficción.
    Pregunta final: ¿Alguien se imagina a Irene Montero diciendo tantas tonterías?
    Tantas? y más, diría yo. Su capacidad de desvariar es infinita y continúa creciendo.

  4. Drociano

    No hace falta imaginarse nada, todas esas y otras tonterías más gordas ha dicho, las mantiene, las escribe y las traduce para que circulen por medio mundo. Lo que se puedan reir los musulmanes de ella, no será machismo y no le importará, porque no es machismo.

  5. JuanM

    Será ficción, pero chico…¡Como anillo al dedo!

  6. Marcial

    Pues anda que si la hubiera llamado la Belarra desde la hamaca…

  7. Felipe

    Una ficción que refleja muy bien el pensamiento de la feminazi podemita.

  8. Peter Luis R

    VOLVERÁN LOS FASCISTAS DE PSOEPODEMOS..
    EN ESPAÑA SU MISERIA PONER..
    o
    LLEGARÁ UN PATRIOTA CABALLERO y CON SU ESPADA LOS HARÁ RETROCEDER..?
    🗡🇪🇦✌

    ©️PLR😷2021

  9. wladimir

    A esta individua…

    claro que la imagino diciendo esa clase de tonterias y cosas peores… asi es su ideologia….es posible…

  10. Lugareño

    Esta lerda es tan toooonta que por eso nació comunista.

  11. Ginés Ladrón de Guevara

    Hay que tomarlo por el lado divertido, pero no es necesario usar la imaginación para escuchar a esta ameba soltando mamarrachadas igual de gordas o más.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.