Dice que estamos «polarizados en extremo»: otra vez la dichosa equidistancia

El arzobispo de Barcelona quiere que demos gracias a Otegi: pues va a ser un NO rotundo

Como católico, hay declaraciones de miembros de la jerarquía eclesial que me dejan perplejo. Por ejemplo, las que hizo ayer Juan José Omella.

Seis hechos que demuestran la falsedad de la petición de perdón de Bildu a las víctimas
Contra el blanqueamiento: las negativas de Bildu a condenar el terrorismo etarra

Las declaraciones de Omella en la Cadena SER

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española concedió ayer una entrevista a la Cadena SER en la que le preguntaron por el panfleto de Otegi con su falsa petición de perdón de las víctimas. Ésta fue la contestación de Omella: “De entrada, tenemos que agradecer que alguien que ha vivido en el terrorismo pida perdón, de una manera o de otra. Quizá por alguien es poco, pero yo creo que es un paso”. El arzobispo ha reconocido que “las víctimas no se sienten contentas”, pero dice que “yo creo que es un buen paso y tenemos que acogerlo”. Además, ha añadido: “Estamos en ocasiones demasiado, diría yo, polarizados en extremo y queremos el máximo de todo”, señalando que “nadie se convierte en un minuto”. Y también ha equiparado las críticas a Otegi con la actitud de un confesor que fuese muy exigente a la hora de perdonar los pecados.

Lo que la Iglesia enseña sobre las condiciones del perdón de los pecados

Me pregunto si este señor y yo formamos parte de la misma Iglesia. Porque lo que viene enseñando la Iglesia es que hacen falta cinco condiciones para confesar los pecados y que sean perdonados:

1º Examen de conciencia.
2º Dolor de los pecados.
3º Propósito de enmienda.
4º Decir los pecados al confesor.
5º Cumplir la penitencia.

Otegi no se retracta del terrorismo y lo sigue llamando «estrategia armada»

Desconozco si Otegi ha hecho examen de conciencia, pero ¿en algún momento ha mostrado arrepentimiento por lo que hizo? En el citado panfleto no figura siquiera una leve retractación por décadas y décadas de asesinatos, mutilaciones, secuestros, extorsiones y amenazas. Otegi pide perdón pero sin reconocer que hizo algo mal, lo cual es una exhibición de cinismo. De hecho, incluso llama “presos políticos” a los terroristas presos”, como si estuviesen en prisión por hacer política, y no por cometer crímenes. Ni siquiera habla de terrorismo, sino que lo llama “estrategia armada” y “conflicto”, disfrazando el crimen como ETA lo viene haciendo desde sus inicios.

No condena los crímenes de ETA ni ofrece colaboración a la Justicia

Por otra parte, en su panfleto Otegi sigue sin condenar los crímenes de ETA y sigue sin ofrecer colaboración a la Justicia para esclarecer los más de 300 asesinatos pendientes de ser juzgados. Y por si fuera poco, en vez de reconocer que hizo algo malo y que su alma estaba perturbada, aún tiene la cara de presumir de “profundas convicciones éticas y políticas”, y eso después de justificar el año pasado la agresión a pedradas contra una diputada de Vox, a la que acusó de “provocar”. Otegi no ha tenido “un minuto”, sino más de cuarenta años para arrepentirse y condenar a ETA, pero sigue sin hacerlo. ¿Y Omella dice que le tenemos que dar las gracias? Pues va a ser que no. Y un NO rotundo.

Una horrible equidistancia

Por lo demás, cuando Omella dice que estamos “polarizados en extremo y queremos el máximo de todo”, lo que asoma es una horrible equidistancia como la que exhibió durante años un prelado tan nefasto como el difunto obispo de San Sebastián José María Setién. ¿De qué extremos habla Omella? ¿El extremo de los asesinos y el de los asesinados? Si los extremos son ésos, yo tengo muy claro a cuál de los dos apoyo: al de las víctimas. Quienes fueron asesinatos, heridos, mutilados, extorsionados y desterrados por ETA eran personas honradas que no hacían mal a nadie y que vieron sus vidas truncadas por una banda de fanáticos asesinos que querían romper España a base de bombas y tiros en la nuca.

¿Las víctimas no han tenido bastante con ver sus vidas destrozadas, que además tienen que dar gracias a uno de los terroristas? Y todo porque ese terrorista ha pedido perdón con la misma falsedad que alguien que te atropella y te dice “perdón, ¿eh?”, y se larga. Lo que tiene que hacer Omella no es pedir a las víctimas que hagan esfuerzos por los terroristas. Lo que tiene que hacer el arzobispo es exigir a los criminales un sincero arrepentimiento, que colaboren con la Justicia y que rindan cuentas por sus crímenes. Y si eso le parece algo “extremo”, tal vez lo que debería empezar a reconsiderar es su actual profesión, porque a ver con qué autoridad moral le pide a alguien que no peque mientras rebaja así el listón de la exigencia con una banda terrorista.

Foto: Conferencia Episcopal Española.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. El Peregrino Gris

    De acuerdo con usted Elentir. Solo que yo cambiaría una cosilla. El obispo no puede exigir arrepentimiento. Si acaso puede llamar al arrepentimiento. Parece una cuestión nimia pero tiene importancia a nivel teológico.

  2. FaramirGL

    Este individuo es un líder nacional-socialista, comúnmente llamados “nazis” para abreviar.

    El socialismo es TOTALMENTE incompatible con el cristianismo y, especialmente, su versión nacional-socialista, tan violenta y genocida como la comunista.

    Que haya sido nombrado obispo, es más, que continúe ejerciendo como sacerdote, sólo es una muestra palmaria de la espantosa decadencia de nuestros líderes eclesiásticos.

  3. wladimir

    es increible…

    y ahora…tenemos que agradecer que alguien que ha vivido en el terrorismo pida perdón, de una manera o de otra…acaso tambien hay que darle las gracias a los terroristas?…

    este personaje al servicio de la iglesia solo esta demostrando su baja moral…

  4. JulioT

    Gracias? pero desgraciado, tu viviste las matanzas de ETA, secuestros, extorsiones, amenazas, que decias entonces?, claro lo dices ahora que tienes un Jefe que es procomunista anticlerical que os lo permite desde el Vaticano, esa es la diferencia, pero los españoles no vamos a claudicar jamás ante el enemigo, yo vivi centenares de muertos por las armas de ETA, y ahora voy a arrodillaarme ante tales malnacidos?, no, conmigo no, vaya representante de la iglesia, que siga pidiendo la X en la delclaración de la renta.

  5. Inaquaveritas

    -Dios: “Conozco bien tus obras, que ni eres frío ni caliente; ¡ojalá fueras frío o caliente! Pero, pues eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca” (Apocalipsis, 3, 15-16).
    -Juan José Omella: “Estamos polarizados en extremo y queremos el máximo de todo”.

    Algunos obispos, y entre ellos éste, andan muy justitos de Fe, y tampoco sobrados de Razón; pero, con todo, lo peor no es eso, sino que están enfermos de “vedetismo”: “les pone” figurar, salir en los medios y alternar con las autoridades civiles. Por eso se meten en jardines como el que ahora nos ocupa, dejando en evidencia su poca Fe y su escasa Razón.

    Si sus eminencias se limitaran a darnos a los fieles católicos criterios de Fe y Moral para que nosotros mismos los apliquemos a la vida práctica, otro gallo cantaría. Pero siguen considerándonos inmaduros, y continuando el clericalismo de siglos pasados.

    Ya lo he dicho por aquí alguna vez: como los laicos no la llevemos sobre nuestros hombros, la Iglesia española tiene un mal futuro.

  6. Felipe

    Que bajo han caído algunos obispos.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.