Varios de los miembros del reparto fueron prisioneros de guerra en la vida real

‘La gran evasión’: 10 curiosidades históricas poco conocidas sobre esa excelente película

En 1963 se estrenó una excelente película sobre prisioneros aliados de la Segunda Guerra Mundial, basada en hechos reales: “The Great Escape”.

Un espectacular corto escenifica la caída en combate del único soldado español del Día D
Andrés Pereiro: la historia de un español que luchó en el Ejército de EEUU en la SGM

Titulada “La gran evasión” en España, esta película tenía un reparto de lujo y una fantástica banda sonora compuesta por Elmer Bernstein. Aunque los hechos que muestra difieren en ciertos puntos con los reales (y añadió cosas que no sucedieron, como las fugas en moto y en avión), hay ciertos detalles históricos muy llamativos en torno a la película, que seguramente han sido ignorados durante muchos años por muchos de los que la han visto. A continuación vamos a repasar algunos de esos detalles, que sin duda animan a valorar aún más esa gran obra cinematográfica.

1. Donald Pleasence, un prisionero británico de verdad

Una cosa poco frecuente a la hora de hacer una película sobre prisioneros de guerra es que uno de ellos lo hubiese sido de verdad. Fue el caso del actor inglés Donald Pleasence, que hace de falsificador que va perdiendo la vista. Su historia es muy curiosa. Fue educado en una familia cristiana metodista y al comenzar la guerra se registró como objetor de conciencia para rechazar al alistamiento. Cambió de opinión en 1940, tras la brutal campaña de bombardeos alemanes contra el Reino Unido, el famoso “Blitz”. Entonces Pleasence se alistó como voluntario en la RAF (la Real Fuerza Aérea británica), sirviendo en el 166º Escuadrón del Mando de Bombarderos, participando en casi sesenta incursiones (una cifra altísima: en los bombarderos estadounidenses, consideraban una gran suerte llegar vivo a la 25ª misión).

El 31 de agosto de 1944, su bombardero Avro Lancaster fue derribado sobre Agenville, en el norte de Francia. Él saltó en paracaídas y fue capturado por los alemanes, siendo enviado al campo de prisioneros Stalag Luft I, en el nordeste de Alemania (el campo de la película era el Stalag Luft III y estaba situado en el oeste de la Polonia actual). Pleasence ya había iniciado su carrera como actor poco antes del estallido de la guerra, así que durante su cautiverio se dedicó a organizar y actuar en obras de teatro para entretener a sus compañeros.

2. Hannes Messemer, el comandante alemán que fue prisionero de guerra

Pleasence no fue el único exprisionero de guerra del reparto. En la película, el actor alemán Hannes Messemer dio vida al Coronel Von Luger, el comandante del campo de prisioneros de la Luftwaffe. En la vida real, Messemer luchó en el frente ruso, siendo capturado por los soviéticos y logrando escapar tras la guerra, regresando a pie a su hogar. Cuando se rodó la película tenía 39 años, pero el auténtico comandante del campo, Friedrich Wilhelm von Lindeiner-Wildau, era un veterano de la Primera Guerra Mundial y tenía 61 años cuando se le dio el mando del Stalag Luft III. Von Lindeiner-Wildau no tenía simpatías por los nazis, se ganó el respeto de los prisioneros por el buen trato que les dispensó, y tras la guerra contribuyó a construir un monumento a los 50 prisioneros asesinados.

3. Til Kiwe, un exprisionero alemán que intentó huir 17 veces

Otro actor de “La gran evasión” que conoció el cautiverio durante la guerra fue el alemán Til Kiwe, que hace el papel de Frick, el centinela alemán que descubre la fuga. Su nombre real era Jan Heinrich Tilman Kiwe. En la vida real, Kiwe empezó sus estudios como actor antes de la Segunda Guerra Mundial. Tras el inicio de la contienda, luchó con la Wehrmatch en el norte de África, alcanzando el rango de capitán y recibiendo la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro el 18 de mayo de 1943. En su caso, fue capturado por los americanos y enviado a un campo de prisioneros Arizona. Aunque estaba muy lejos de su país y en medio de un desierto, hizo lo mismo que los prisioneros aliados de la película: protagonizó 17 intentos de fuga, con el propósito de llegar a California y, una vez allí, volver a la zona de guerra. Tras la contienda, empezó su carrera como actor en 1946.

4. Richard Attenborough, el Gran X que filmó la guerra desde un bombardero

Este actor inglés hizo el papel de oficial británico conocido como el Gran X, el jefe de la organización de prisionero aliados dedicada a organizar fugas. En la vida real, al estallar la guerra Attenborough tenía 16 años. Su familia acogió a dos niñas judías alemanas, Helga e Irene Bejach, de 9 y 11 años, respectivamente. Ambas fueron adoptadas por los Attenborough al final de la guerra, cuando descubrieron que sus padres habían sido asesinados por los nazis. Como Pleasence, Attenborough se alistó en la RAF durante la guerra y también voló en bombarderos, llegando al rango de sargento, pero en su caso formando parte de la Unidad de Producción de Cine de la RAF, filmando con su cámara varias incursiones británicas desde la peligrosa posición del artillero de cola.

5. Hans Reiser, otro exprisionero en el papel de miembro de la Gestapo

Entre los miembros alemanes del reparto también estaba Hans Reiser, que hace el papel de un oficial de la Gestapo. Al comienzo de la película amenaza a Bartlett en caso de que le vuelvan a capturar. En la vida real, comenzó su carrera profesional como actor de teatro en 1936, apareciendo en la película alemana “Die See ruft” (1941). En la Segunda Guerra Mundial sirvió como soldado y fue capturado por los americanos. Tras su cautiverio, retomó su carrera cinematográfica, participando en decenas de películas hasta su muerte en 1992.

6. Charles Bronson, el cavador de túneles que tenía claustrofobia de verdad

Una de las estrellas del reparto de “La gran evasión” fue el actor estadounidense de origen lituano Charles Bronson. Criado en una familia católica de origen tártaro, en la película hace el papel de un aviador polaco que había logrado llegar hasta el Reino Unido para alistarse en la RAF, algo muy frecuente durante la guerra (de hecho, llegaron a formarse 16 escuadrones polacos en la Real Fuerza Aérea, y uno de ellos, el 303º Escuadrón, fue el que más victorias registró durante la Batalla de Inglaterra). En la película, Bronson hace de cavador de túneles y tiene claustrofobia. El caso es que la tenía en realidad, tras haber trabajado en una mina de carbón. Aunque en la película es uno de los tres prisioneros que completan su fuga (junto a uno británico y uno australiano), en realidad los tres prisioneros que lograron huir fueron dos noruegos y un neerlandés.

7. Robert Graf, el soldado alemán que sí fue enviado al frente ruso

Uno de los actores alemanes que participaron en la película fue Robert Graf. Hace el papel de un soldado de la Luftwaffe al que le quitan su documentación. Uno de sus diálogos incluye una referencia al miedo que tenían los alemanes a ser enviados al frente ruso a modo de castigo. Él sabía de lo que hablaba: en la vida real, con sólo 18 años fue llamado a filas por la Wehrmacht y enviado a Rusia, siendo herido en 1944. Irónicamente, ese hecho le abrió el camino que le llevaría a participar en “La gran evasión”: destinado a Múnich a una fábrica de armamento, allí empezó sus estudios de teatro, iniciando su carrera profesional como actor en 1946. No llegó a capitalizar la gran fama que le dio esta película: murió de cáncer el 4 de febrero de 1966. Dicho sea de paso, su papel en la película ocultó un hecho histórico: los prisioneros consiguieron documentación alemana gracias a centinelas de la Luftwaffe que odiaban a los nazis, además de gracias a la ayuda de civiles alemanes desde el exterior.

8. James Garner, un ‘gorrón’ que era veterano de dos guerras

Otro actor famoso de “La gran evasión” es el estadounidense James Garner, que en la película hace el papel del Teniente Bob Hendley, alias “El Gorrón”, un voluntario norteamericano de la RAF experto en conseguir todo tipo de cosas. En la vida real, la Segunda Guerra Mundial le pilló siendo muy joven: tenía sólo 13 años cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor. A pesar de ello, a los 16 años de edad se alistó en la Marina Mercante, sirviendo en ella en los últimos meses de la contienda. No fue la última vez que sirvió a su país: luchó en la Guerra de Corea, sirviendo en las filas de la 24ª División de Infantería, siendo herido dos veces en combate, por lo que recibió dos Corazones Púrpura.

9. Nigel Stock, un destacado veterano de la Segunda Guerra Mundial

Entre los veteranos combatientes del reparto de esta película merece una mención el actor británico Nigel Stock, nacido en Malta, hijo de un capitán del Ejército Británico, y que pasó buena parte de su infancia en la India, empezando sus estudios en la Real Academia de Arte Dramático de Londres antes de la guerra. Durante la contienda combatió en las filas del Regimiento Assam del Ejército Británico en Birmania, China y la India, siendo licenciado con honores al final de la guerra tras haber alcanzado el rango de mayor. En la película hace el papel del oficial británico de la RAF que dirige los coros de distracción.

10. La suerte que corrieron los prisioneros fugados

Ya he señalado algunas diferencias entre la película y los hechos reales. Cabría añadir que a diferencia de lo que se ve en la película, los prisioneros fugados no mataron a ningún alemán durante la fuga. Es de suponer que sabían que, en caso de captura, eso aumentaba las posibilidades de ser ejecutados.

Jens Müller y Per Bergsland, los dos noruegos que lograron huir a bordo de un barco sueco, como se ve en la película, llegaron a Gotemburgo, presentándose en el Consulado británico y regresando desde allí al Reino Unido. El neerlandés Bram van der Stok logró llegar a España con la ayuda de la Resistencia Francesa. junto con dos pilotos americanos, dos británicos, un francés y un ruso. Tras llegar a Lérida, logró presentarse en el Consulado británico en España, siendo enviado a Gibraltar y desde allí al Reino Unido donde se unió de nuevo a la RAF, volando un caza Spitfire y llegando derribar con él siete bombas volantes V-1.

En cuando a los 50 prisioneros asesinados, sólo la quinta parte fueron ametrallados como se ve en la película. Los demás fueron asesinados uno a uno por la Gestapo. Sirva esta entrada como homenaje a esos 50.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    otro detalle historico interesante…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

El gobierno de Sánchez está inventándose cada poco tiempo nuevos motivos para hacer que las mujeres se sientan víctimas de la sociedad e incluso de la naturaleza.

Este martes, el Consejo de Ministros aprobó la reforma de la actual ley del aborto que ha promovido la comunista Irene Montero, ministra de Igualdad.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

El P-51 Mustang es uno de los cazas más famosos de la Segunda Guerra Mundial, y también uno de los mejores que hubo en aquellos años.

Hoy en Galicia se celebra el Día de las Letras Gallegas, una jornada en la que se suele ignorar, por sistema, la lengua materna de la mitad de los gallegos.

Todos los totalitarios tienen una cosa en común: su odio a la Libertad, que les lleva a querer dictarnos, por la fuerza, lo que podemos leer y lo que no.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.