Su miserable intervención en la SER se inspira en el derrotismo leninista

Pablo Iglesias y el ‘tren sellado’: lo que hay detrás de su derrotismo ante la invasión rusa

Este martes 8 de marzo se cumplieron 105 años del inicio de la llamada “Revolución de Febrero” que derrocó al Zar Nicolás II y abolió la Monarquía en Rusia.

Las órdenes de Dimitrov desde Moscú y su similitud con el discurso de dos ministras
La significativa coincidencia de comunistas y neonazis ante la invasión rusa de Ucrania

El ‘derrotismo revolucionario’ que propugnaba Lenin

Esa revolución (cuyo nombre se debe a que se inició el 23 de febrero según el calendario Juliano que se utilizaba en el Imperio Ruso) estableció un gobierno provisional, el primer paso hacia el nacimiento de una democracia en Rusia. Por entonces, el dirigente comunista Vladimir Lenin estaba exiliado en Suiza. El nuevo gobierno ruso no era favorable al regreso del líder bolchevique por su posición derrotista. Rusia aún estaba sumida en la Primera Guerra Mundial, luchando contra Alemania y el Imperio Austro-Húngaro.

Dos años antes, el 26 de julio de 1915, en un artículo titulado “Del derrotismo en la guerra imperialista”, Lenin había escrito: “cuando se habla de actos revolucionarios en tiempos de guerra contra el gobierno de su país, es indudable e indiscutible que se trata no sólo de desear la derrota de ese gobierno, sino de cooperar efectivamente para ello. La idea del dirigente bolchevique era muy rastrera y minoritaria entre los socialistas de la época: quería la derrota de su propio país en la creencia de que propiciaría el asalto de los comunistas al poder. Es una teoría que se conoce como “derrotismo revolucionario”.

El ‘tren sellado’ con el que los alemanes facilitaron el viaje de Lenin

Como en 1917 no era fácil viajar en tren por Europa debido a la guerra, Alemania decidió facilitar el viaje de Lenin en la confianza de que su derrotismo debilitaría a Rusia. Lenin inició su viaje el 27 de marzo de 1917 con destino a Petrogrado (la actual San Petersburgo). Los alemanes permitieron circular al tren que transportada a Lenin suspendiendo cualquier inspección, pero con la condición de que durante el trayecto Lenin y sus acompañantes no tuviesen contacto con ningún alemán, motivo por el que se conoce al vagón que ocupaban como “tren sellado”, pues sus ocupantes no pudieron salir de él ni tener contacto con nadie hasta su destino, en la localidad de Sassnitz, donde Lenin y su séquito tomaron un ferry hasta Trelleborg, Suecia, para después seguir su viaje hasta Finlandia, que entonces era parte de Rusia.

A Lenin no le importó la mala imagen que le daría en Rusia que los enemigos de su país facilitasen su llegada para desestabilizar el país. Sin ninguna vergüenza, tras llegar a la Estación Finlandia de Petrogrado, Lenin pronunció un discurso arremetiendo contra el gobierno provisional por no sacar a Rusia de la guerra. Ya en noviembre, en la llamada Revolución de Octubre, los bolcheviques asaltaron el poder mediante un golpe de estado, liquidando la naciente democracia rusa. Unos meses más tarde, el 3 de marzo de 1918, la dictadura de Lenin firmaba el Tratado de Brest-Litovsk, una humillante rendición ante el Imperio Alemán y sus aliados, por la que Rusia renunció a Finlandia, la parte que ocupaba de Polonia, Ucrania y Besarabia y los actuales territorios de Letonia, Lituania y Estonia. Alemania pudo concentrar sus esfuerzos en combatir a los Aliados occidentales, y Lenin pudo centrarse en la liquidación de sus oponentes y en la consolidación de su dictadura.

En 2013 Pablo Iglesias se comparó con Lenin en su episodio del tren sellado

En marzo de 2013, un año antes de la fundación de Podemos, el comunista Pablo Iglesias Turrión se comparó a sí mismo con Lenin en su episodio del tren sellado, justificando así su colaboración con el medio de propaganda del régimen iraní HispanTV. En aquella intervención, durante una conferencia para las Juventudes Comunistas, Iglesias también hizo mención a RT, uno de los medios de propaganda del régimen de Putin: “si los canales más potentes son en este momento RT e HispanTV o PressTV, en inglés, pues qué le vamos a hacer”.

La miserable intervención de Pablo Iglesias anteayer en la SER

Teniendo en cuenta lo que acabamos de leer y escuchar, no resulta difícil adivinar por qué motivo anteayer Pablo Iglesias defendió abiertamente el derrotismo en la Cadena SER, animando a adoptar “cualquier solución, por humillante que sea” para parar la invasión rusa de Ucrania, incluso responsabilizando a Europa -y no a Putin- de que Rusia pueda cometer una matanza contra cientos de miles de civiles en Ucrania, y criticando que Europa haya enviado armas a los ucranianos para defenderse de los invasores:

Este discurso de Pablo Iglesias es puramente miserable, y sólo se puede interpretar como un acto de complicidad con Putin, el dictador fanático que ha ordenado esa invasión puramente criminal y cuyo régimen ayudó a promover a Podemos mediante sus medios de propagada, entre ellos ese RT que citaba Iglesias en 2013. El expresidente de Podemos parece empeñado en seguir imitando a su adorado Lenin en el episodio del tren sellado, como tan clara y cínicamente lo formuló en aquella conferencia hace 9 años. La pregunta que cabe hacerse es: ¿esta vez el régimen de los ayatolas ha dado paso al régimen de Vladimir Putin en el papel de la Alemania del káiser?

Foto: Efe.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Teros

    Un articulo clarificador. Yo solo creía que era simple cobardía mezclada con intereses

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.