Elogian a comunistas que tomaron las armas pero recetan diplomacia a Ucrania

El falso pacifismo de la extrema izquierda retratado en unos mensajes muy belicistas

Cuando Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, lo primero que hizo la extrema izquierda española fue convocar manifestaciones contra la OTAN.

La significativa coincidencia de comunistas y neonazis ante la invasión rusa de Ucrania
Pablo Iglesias y el ‘tren sellado’: lo que hay detrás de su derrotismo ante la invasión rusa

Hablando de ‘paz’ con los que se niegan a condenar los crímenes de ETA

Por si aquello no les había dejado ya muy retratados, ayer Podemos organizó un acto “por la paz” que contó, entre otros, con el apoyo de Izquierda Unida, EH Bildu, el BNG y otros partidos de extrema izquierda. No, no habéis leído mal: los que siguen sin condenar los asesinatos de más de 800 españoles, niños incluidos, a manos de ETA, han tenido el tremendo cuajo de ir a hablar de “paz”.

Un «partido prorruso» que pide movilizarse contra el envío de armas a Ucrania

Lo mejor de los comunistas y sus adláteres es que siempre acaban quitándose la careta muy rápido. Entre muchas invocaciones a la paz, ayer la ministra comunista Ione Belarra, secretaria general de Podemos, pidió una “movilización masiva” contra el envío de armas a Ucrania. Obvia decir que cuando estamos hablando de una invasión de Ucrania por parte de Rusia, lo que pide Belarra no es paz, sino dejar indefensa a Ucrania y hacerle un favor a los invasores. Algo nada extraño si tenemos en cuenta que el diario ruso Pravda calificó a Podemos de “partido prorruso”.

La estrategia de Podemos para favorecer a los invasores

A los pocos días de empezar la invasión, la estrategia de Podemos consistió en oponerse al envío de armas a Ucrania y sembrar el derrotismo entre Occidente. La tesis era, básicamente, que Ucrania no tenía posibilidades frente al gigante ruso y que Occidente podía meterse en un lío si seguía apoyando a Ucrania. Era una estrategia que favorecía claramente a Rusia, y no a Ucrania, cuya tenaz resistencia ha echado por los suelos el derrotismo de Podemos, en buena medida gracias, todo hay decirlo, gracias a las armas enviadas por países occidentales.

Como su anterior estrategia salió mal, y como los rusos ahora están empantanados en Ucrania, Podemos quiere retirar la ayuda militar a Ucrania para que ésta tenga que pasar por el aro de Putin. Poco importa que ayer Belarra adornase esa estrategia con críticas a Putin: lo que importa, al final, es a quién beneficia lo que propone, que es precisamente al dictador ruso.

Los tuiteos que publicaron quienes ahora recetan ‘diplomacia’ a los ucranianos

Lo más llamativo del discurso de ayer de Belarra es que pidió confiarlo todo a la diplomacia. Es decir, que la receta de Podemos ante una invasión de un país a manos de otro país es que los invadidos no se defiendan, sino que acepten negociar cesiones con los invasores. Esta receta, que siempre beneficia al invasor, sería creíble si la extrema izquierda la aplicase en todas las guerras, pero no es así. Veamos algunos ejemplos:

Por si alguien lo desconoce, las Brigadas Internacionales no estaban formadas por asesores expertos en la resolución de guerras por medios diplomáticos, sino que estaban formadas por comunistas que vinieron a España a combatir en el bando republicano durante nuestra Guerra Civil.

“La Nueve” no era una misión diplomática española enviada para iniciar una negociación entre franceses y alemanes, sino que era la 9ª Compañía de la 2ª División Blindada del Ejército de la Francia Libre.

El Ejército Soviético no puso fin a la Segunda Guerra Mundial mediante una negociación diplomática con Hitler, sino que combatió contra la Alemania nazi, al igual que los Aliados occidentales, por medio de las armas.

Los partisanos antifascistas italianos no eran un grupo de diplomáticos expertos en la resolución de conflictos por vías pacíficas. Los fusiles que llevan esas mujeres no eran de goma. Disparaban balas.

Y ahora, señores de la extrema izquierda, hagan el favor de explicarnos por qué tomar las armas están bien cuando eres un comunista y tus enemigos son franquistas, fascistas o nazis (¿no quedábamos en que las guerras hay que resolverlas utilizando la vía de la diplomacia?), pero está mal cuando eres un ucraniano y defiendes tu país de una invasión rusa. Al final va a resultar que en este caso quieren que los ucranianos pasen por el aro de los invasores por la parafernalia comunista que están exhibiendo los rusos.

Imagen: Sputnik. La toma del Reichstag en 1945 por el Ejército Rojo.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.