Los problemas van del robo de material y de nóminas a la explotación sexual

La corrupción en las Fuerzas Armadas de Rusia y sus graves efectos en la invasión de Ucrania

Rusia es un país con graves problemas de corrupción política, que se extienden a multitud de aspectos de su sociedad, incluido el estamento militar.

Tres meses de la invasión rusa de Ucrania: los motivos para afirmar el fracaso de Rusia
Ucrania ha capturado casi 1.300 vehículos militares rusos en 12 semanas de invasión

Hace unos días, el escritor Chris Owen, que está publicando muy buenos análisis sobre la invasión rusa de Ucrania, publicó un hilo de Twitter que se ha hecho viral hablando sobre la corrupción en las Fuerzas Armadas de Rusia, una corrupción a la que relaciona con problemas que se están observando entre los militares rusos en Ucrania como raciones caducadas, vehículos defectuosos, radios perdidas, unidades insuficientes e incluso el abandono de soldados.

Rusia, el país con más corrupción política de Europa

Según el índice de percepción de la corrupción publicado por la ONG Transparency International, Rusia ocupa el puesto 136 de un total de 180 países: es el país más corrupto de Europa. De hecho, el 4 de marzo esa ONG calificó a Rusia como “sistema cleptocrático”, es decir, un sistema dominado por los ladrones. La gran riqueza que los cleptócratas rusos han acumulado, y siguen disfrutando, ha ayudado al presidente Putin a reforzar su control sobre el poder, ejercer una influencia ilícita sobre los asuntos de otras naciones y envalentonar sus ambiciones geopolíticas”, señalaba Transparency International.

Las fuerzas armadas son «la estructura gubernamental más corrupta de Rusia»

Owen señala lo siguiente al respecto: “Como cualquier otra institución estatal en Rusia, las fuerzas armadas están plagadas de corrupción en todos los niveles. Esto no es nada nuevo: en sus Bosquejos de Sebastopol de 1854, Tolstoi escribió sobre los oficiales rusos: “Mientras están en el servicio, su objetivo principal es la adquisición de dinero”. En 1998, el Fiscal General de Rusia llamó a las Fuerzas Armadas Rusas “la estructura gubernamental más corrupta de Rusia”. En todo caso, ha empeorado desde entonces, añade el escritor en su análisis.

La corrupción en el reclutamiento y sus efectos en la salud de la tropa

Sobre la forma de operar de la corrupción en las Fuerzas Armadas de Rusia, Owen afirma que la corrupción comienza incluso antes de que alguien se una al ejército: “sólo los pobres o los estúpidos se dejan reclutar. El resto se salva sobornando a un médico o a un oficial de reclutamiento. Según los informes, la ‘tarifa’ oscilaba entre 5.000 y 10.000 dólares en 2007. Hasta el 70% de los llamados al servicio militar obligatorio compran su salida, dejando a las fuerzas armadas con los más pobres y menos sanos. Esto deja al ejército ruso con problemas crónicos de aptitud y eficiencia”. Owen recuerda que el Coronel General Vladimir Mikhailov declaró en 2007 que más del 30% de los 11.000 hombres reclutados anualmente en la Fuerza Aérea Rusa eran “mentalmente inestables”, el 10% sufría de abuso de alcohol y drogas, y el 15% estaba enfermo o desnutrido.

Los reclutas, explotados en redes militares de prostitución

Si te reclutan, serás tratado como el más bajo de los bajos y serás explotado sin piedad por soldados mayores, conocidos como ‘dyedi’ (‘tíos’). Esto podría incluir ser forzado a la prostitución, realizar trabajos no remunerados o incluso vender su propia sangre para ganar unos pocos rublos”, señala Owen, y añade: “En 2007, los reclutas en San Petersburgo contaron a los medios rusos cómo soldados mayores los obligaron a realizar servicios sexuales para clientes influyentes de mediana edad o afrontar torturas. Según los informes, los jóvenes soldados fueron obligados a ir con los clientes en sus automóviles. Los dyedi mantuvieron una lista de ‘proveedores'”.

La explotación de los reclutas rusos con fines sexuales da lugar a auténticas redes de prostitución. Owen apunta lo siguiente: Otros soldados hablaron de ser “mandados al parque a ganar dinero”. Según los informes, era posible recoger a un soldado en el centro de Moscú o visitar una base militar cercana donde los clientes podían elegir uno por 100-500 dólares, dinero que iría a los dyedi, no al recluta“.

La falta de medios que afrontan los soldados profesionales

Sobre los soldados profesionales, Owen apunta: Si eres un soldado contratado, un militar profesional, estás un paso adelante pero aún eres explotado. Los salarios son bajos (240 dólares mensuales antes de la guerra de Ucrania). Es posible que deba comprar sus propios uniformes, botas y combustible. Los uniformes más nuevos y las botas del tamaño correcto a menudo no están disponibles porque han sido robados y vendidos, por lo que deberá comprarlos en la red. Irónicamente, las botas excedentes de la OTAN son las favoritas por su comodidad y durabilidad”.

Es posible que también deba pagar su propio alojamiento. Aunque obtendrá una cama en un cuartel de forma gratuita, es posible que no tenga calefacción porque el dinero de la electricidad ha sido robado o no ha sido pagado. No es muy divertido en el clima frío de Rusia”, apunta Owen. “Sin embargo, hay compensaciones por ser un soldado de bajo rango o un oficial subalterno: es posible que lo envíen a un depósito militar. Estos ofrecen infinitas oportunidades para el robo. Avito, el equivalente ruso de eBay, está lleno de anuncios de artículos de equipo militar probablemente robados”.

El robo de material y sus efectos en la operatividad de las fuerzas armadas

La sociedad rusa intenta suplir estas carencias con iniciativas para comprar material para sus soldados. Owen comenta: “Blogueros rusos actualmente están colaborando con dinero para comprar equipos para las tropas de primera línea en Ucrania. Irónicamente, muchos de los artículos que están comprando probablemente fueron robados de depósitos militares rusos en primer lugar. Son muy buenos tiempos para los intendentes corruptos”.

La corrupción también afecta a los vehículos militares: “Incluso los tanques no son inmunes a la plaga del saqueo. Cuando los T-72 de reserva se enviaron desde los depósitos de almacenamiento para ir a Ucrania en marzo de 2022, supuestamente llegaron sin componentes electrónicos, ópticos o incluso motores, todos saqueados o desmantelados. Según los informes, sólo 1 de cada 10 era utilizable“.

Los casos más extremos de robo de material militar en Rusia

Los robos entre el material militar por parte de los propios soldados, que ya fueron un problema durante la invasión soviética de Afganistán (1978-1989), continúan siendo hoy una lacra entre las Fuerzas Armadas Rusas: “En un caso notable, un búnker de mando prefabricado Pantsir-2PU de 72 toneladas fue robado de una base militar en Myaglovo, Óblast de Leningrado, a principios de 2020. Los investigadores no pudieron descubrir qué le había sucedido, pero lo más probable es que lo tomaran por el valor de desecho del metal, apunta Owen.

Algunos de estos robos ponen en serio peligro la seguridad de los propios militares: “En un incidente similar, un submarinista de la Flota del Norte robó partes de dispositivos para controlar el reactor de un submarino nuclear. Robó y vendió reóstatos hechos de una aleación de paladio-vanadio muy costosa, pero deshabilitó el reactor en el proceso“.

La corrupción entre los oficiales rusos

Owen también aborda la situación de los oficiales de rango medio: “La vida es mucho más cómoda en este nivel, ya que puedes firmar contratos, comandar tropas y supervisar bases. Hay muchas más oportunidades para la corrupción en los rangos desde mayor hasta coronel. Tus beneficios pueden incluir el uso de reclutas para construir tu dacha, o alquilarlos a otros para que trabajen en sitios de construcción, campos o fábricas. Naturalmente, los reclutas no reciben compensación por este trabajo. Incluso las fuerzas de misiles de élite de Rusia no han escapado a este tipo de abuso“.

La estafa de las «almas muertas»: un problema que ya viene del zarismo

La corrupción entre los oficiales da lugar a un curioso fenómeno que se da en las Fuerzas Armadas Rusas desde hace muchos años: También tienes la posibilidad de robar los salarios de tus hombres, ya que se pagan en efectivo. O manipular asignaciones presupuestarias para reclamar dinero por personal adicional inexistente y embolsarse la diferencia. Las tropas inexistentes se conocen como ‘almas muertas’, por un poema clásico de Gogol. Las ‘almas muertas’ no son nada nuevo. En 1854, el periódico The Economist señaló cuánto estaban debilitadas las fuerzas rusas en la Guerra de Crimea. «Los ejércitos rusos a menudo son ejércitos solo en papel… Los coroneles… y los oficiales… tienen un interés directo en tener un número tan grande en los libros y tan pequeño en el campo como sea posible, ya que se embolsan la paga y las raciones de la diferencia entre estos cifras»”.

Ese problema persiste hoy, según apunta Owen: Sorprendentemente, el ejército ruso no sabe cuántos soldados tiene. En 2001, el general Nikolai Kormiltsev declaró que el ejército representaba solo el 82% de su personal autorizado, algo que se consideró un gran logro. Es poco probable que las cosas hayan mejorado desde entonces. Cifras filtradas al periódico Novye Izvestia en 2003 indicaban que había al menos 30.000 “almas muertas” en las fuerzas armadas“.

“El caso de 2012 del Coronel Sergey Ustinov y Maj Hovik Babayan, dos oficiales del Distrito Militar del Este, ilustra cómo funciona esta estafa”, apunta Owen. Babayan era responsable de proporcionar servicios de alimentación a las tropas bajo el mando de Ustinov. Falsificó documentos, firmados por Ustinov, que mostraban que se estaba alimentando a 29.000 soldados más de los que realmente existían. La pareja se embolsó 6 millones de rublos por alimentar a las ‘almas muertas’ excedentes“.

La corrupción entre los oficiales encargados de la contratación

“Los investigadores estiman que uno de cada diez oficiales rusos es corrupto. La contratación militar está particularmente plagada de corrupción, afirma Owen. “Consideremos primero el caso del Coronel Sergei Serkin, ex oficial jefe de provisiones del Distrito Militar del Cáucaso Norte. En sólo dos años en su cargo, el coronel Serkin adquirió varios apartamentos, una casa y un automóvil Audi con un valor total de alrededor de 200.000 dólares. Uno de sus esquemas fue aceptar sobornos para comprar 3.500 toneladas de bacalao de baja calidad, normalmente utilizado como alimento para el ganado, para las raciones del ejército. Otro oficial, el coronel Evgeny Pustovoy, se desempeñó como jefe de adquisiciones de vehículos blindados. Fue condenado en enero de 2022 por robar más de 13 millones de dólares falsificando contratos de baterías entre 2018 y 2020“.

La corrupción en las bases de almacenamiento de las fuerzas armadas

El problema de la corrupción es especialmente grave en las bases de almacenamiento: Dos oficiales de la Fuerza Aérea, el teniente coronel Vladimir Storozhuk y el suboficial superior Ivan Tolkachev, mantuvieron un negocio lucrativo en Kubinka vendiendo repuestos para aviones y municiones. Fueron atrapados después de tratar de vender componentes ultrasecretos del Su-27 por 250.000 dólares”. Una ‘banda de oficiales’ más grande operaba desde el aeródromo militar de Malino, a unos 88 km al sureste de Moscú. Comerciaban ampliamente con motores de aviones, equipos y misiles aire-aire, ganando millones de dólares al año antes de ser arrestados”.

“En el Distrito Militar del Lejano Oriente, el coronel Alexander Berezhnoy se desempeñó en el departamento de alimentos del Ministerio de Defensa de Rusia antes de ser arrestado por cargos de soborno en 2017. Ganó 368 millones de rublos otorgando lucrativos contratos a empresarios locales que le habían sobornado, añade Owen.

La estafa de la «requisa voluntaria-obligatoria»

Otra estafa es la “requisa voluntaria-obligatoria”, señala el escritor. “Debido a la burocracia y la corrupción, las solicitudes de equipos y suministros a menudo tardan en llegar. Entonces, para compensar la diferencia, los oficiales están obligados a pagar su propio equipo y viajes oficiales. En un caso procesado, un comandante y un capitán de la guardia extorsionaron a sus subordinados con más de 137.000 rublos “para las necesidades de la división”, amenazándoles de otra manera con “escribir un informe sobre el desempeño indebido de sus deberes oficiales”. Probablemente se embolsaron el dinero”.

Sobre los casos que ha señalado, Owen advierte que son sólo la punta del iceberg. Muchos más casos nunca se detectan, o si se detectan, nunca se procesan o simplemente se encubren. La fuerte censura que sufren los medios rusos ayuda a tapar estos escándalos.

Los efectos de esa corrupción en la invasión rusa de Ucrania

Esto explica hechos tan insólitos como los soldados rusos robando lavadoras y otros utensilios domésticos para luego enviarlos a sus hogares, así como los pillajes cometidos por soldados rusos contra supermercados ucranianos, a fin de suplir sus malas raciones de combate. La corrupción del sistema de reclutamiento ruso también da lugar a tropas más propicias a cometer todo tipo de crímenes y saqueos, ya que se trata de reclutas mal pagados, acostumbrados a los robos en sus propias filas, en no pocos casos con problemas mentales, con una mala situación económica y que sufren todo tipo de abusos de sus superiores.

Esa corrupción explica también hechos tan sorprendentes como el alto número de abandonos de vehículos rusos por parte sus tripulantes, lo que provoca las elevadas cifras de vehículos capturados por los ucranianos, muchos de ellos intactos. Esa corrupción también explica, en parte, la baja moral de combate de las tropas rusas y el estancamiento de sus líneas logísticas, carcomidas por la corrupción generalizada en las fuerzas armadas. Irónicamente, en esta invasión los soldados rusos no sólo tienen que luchar contra los ucranianos, sino contra el régimen cleptocrático que mantiene a Putin en el poder y que es la causa, en gran medida, de la decepcionante actuación de los militares rusos en esta invasión.

Foto: Daniekl Semyonov/AFP. Soldados rusos en un centro de reclutamiento de Stavropol el 21 de abril de 2011.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    es claro…

    lo que le esta pasando a los Rusos en Ucrania y su famosa “operaciin especial”…es culpa de ellos mismos…

    y este problema se puede decir que no es nuevo…es un muy viejo defecto o habito que nacio con ellos desde los tiempos del Rey Rurick…y ha seguido hasta Putin…

    y por lo visto aun continua….eso viene dentro ADN Ruso….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.