El presidente de Polonia, Andrzej Duda, recuerda lo ocurrido en aquellos años

Polonia da la alerta contra el imperialismo ruso: «Quiere lo mismo que en 1939 y 1940»

Cada 17 de septiembre, el pueblo polaco recuerda el día de 1939 en el que la Rusia soviética se unió a Alemania en una invasión conjunta de Polonia.

Los ultimátums de Rusia a la OTAN y a EEUU: Putin quería una Europa subordinada a Moscú
La Duma Estatal de Rusia amenaza a Polonia con ser la próxima atacada después de Ucrania

Esa invasión fue la consecuencia del protocolo secreto del Pacto Hitler-Stalin de 1939, que también tuvo como consecuencia en los meses siguientes la invasión soviética de Finlandia (en noviembre de 1939) y la anexión por la URSS, ya en 1940, de tres países independientes: Lituania, Letonia y Estonia. En recuerdo de aquellos hechos, y ante la invasión que Rusia lleva a cabo ahora contra el pueblo ucraniano, el presidente de la República de Polonia, Andrzej Duda, ha escrito un artículo que han difundido diarios de varios países. Por su interés, reproduzco a continuación la versión en español publicada por Wszystko Co Najważniejsze.

---

El imperialismo ruso en la guerra con Europa Central y Oriental

Por Andrzej Duda

El estallido de la Segunda Guerra Mundial, que comenzó con la invasión de Polonia por el Tercer Reich de la Alemania nazi el 1 de septiembre de 1939, es uno de los acontecimientos que se recuerdan anualmente en toda Europa. Sin embargo, la fecha de la agresión de la Unión Soviética contra Polonia, el 17 de septiembre de 1939, no es tan conocida en Occidente. Por eso creo que también es importante recordar constantemente este acontecimiento, que decidió el destino, para todo el siguiente medio siglo, de mi patria, así como el de otros países de Europa Central y Oriental. Porque si hoy nosotros, los polacos, y otras naciones de nuestra región, solemos afirmar que conocemos a Rusia y entendemos su motivación imperial mejor que Occidente, lo decimos precisamente porque tenemos experiencia histórica, una experiencia cuyo símbolo es para nosotros el 17 de septiembre.

La invasión del Ejército Rojo en territorio polaco dos semanas y media después del ataque de la Wehrmacht y la Luftwaffe fue la resolución de la parte secreta del Pacto Hitler-Stalin, firmado el 23 de agosto de 1939 por los jefes de ambas diplomacias: Ribbentrop y Mólotov. Los dos imperios totalitarios formaron una alianza, dividiéndose entre ellos los países hasta entonces independientes de Europa Central.

La esfera de influencia alemana debía incluir la parte occidental de Polonia, así como Lituania y Rumanía, mientras que la esfera de influencia soviética debía incluir la parte oriental de Polonia, así como Letonia, Estonia y Finlandia.

La consecuencia más importante del pacto para mi nación fue la liquidación conjunta del estado polaco independiente y la división de nuestro territorio entre dos potencias ocupantes, la Alemania nazi y la Rusia comunista. Otras disposiciones del tratado fueron modificadas parcialmente en los dos años siguientes. Finlandia salvó su identidad gracias a la Guerra de Invierno de 1940. Lituania, por su parte, tras un episodio de relativa independencia, fue absorbida por los soviéticos. Sin embargo, los cambios puntuales no afectaron a la norma más importante del pacto: el destino de las naciones y estados de nuestra región de Europa fue decidido en adelante por dos imperialismos: el de Hitler y el de Stalin.

Bajo la ocupación alemana, Polonia sufrió enormes pérdidas humanas y materiales. Los nazis mataron a 6 millones de ciudadanos de la República, incluidos casi 3 millones de judíos polacos. Demolieron e incendiaron miles de ciudades y pueblos polacos, encabezados por la capital del país: Varsovia. Saquearon innumerables bienes materiales y culturales, privados y públicos, que nunca fueron devueltos a mi país.

Tan sólo una ínfima parte de los autores del genocidio y el exterminio alemanes, los crímenes de guerra, el terror masivo y el saqueo fueron llevados ante los tribunales de Núremberg y Varsovia después de la guerra y sufrieron un merecido castigo.

Sin embargo, los crímenes de la Alemania nazi fueron al menos condenados moralmente por todo el mundo libre. Desgraciadamente, este no fue el caso de los crímenes de la Rusia comunista, que quedaron impunes y a menudo olvidados.

¿Qué supuso la ocupación soviética de más de la mitad del territorio polaco de antes de la guerra? Supuso la masacre de Katyń: el exterminio de 22 000 prisioneros de guerra - oficiales del Ejército Polaco, policías y soldados, así como funcionarios y otros prisioneros políticos. Fueron fusilados desafiando todas las convenciones internacionales, porque Stalin los consideraba enemigos implacables del comunismo y patriotas leales a su patria. Supuso la deportación de medio millón de mis compatriotas a los gulags y zonas de asentamiento forzoso en Siberia y la región asiática soviética; una enorme proporción de ellos nunca regresó de esa "tierra inhumana", sufriendo la muerte en el exilio. Supuso el terror brutal del NKVD y el adoctrinamiento ideológico, la destrucción de la identidad y la tradición nacional polaca, la inculcación forzada de los principios comunistas a los niños y la renuncia forzada a la fe religiosa.

Todo esto lo conocemos no solo nosotros, los polacos. También lo conocen bien los países bálticos: estonios, letones y lituanos. Además de otras naciones que ya habían caído en la esfera de influencia soviética tras la victoria de Rusia sobre el Tercer Reich.

De hecho, el Pacto Hitler-Stalin se derrumbó en menos de dos años cuando Alemania atacó la Rusia de Stalin el 22 de junio de 1941. Pero el principio de que el destino de los países de Europa Central y Oriental no lo deciden sus pueblos libres, sino los gobernantes de las potencias imperiales, seguía vigente.

Los soviéticos derrotaron a los nazis, y en 1945 ocuparon todo el territorio de Polonia y otros países más al oeste y al sur hasta los ríos Elba, Danubio y Drava. Algunos de ellos fueron incorporados directamente al estado soviético como estados federales: tal fue el destino de los Países Bálticos, Bielorrusia y Ucrania. En otros, instalaron gobiernos títeres formados por comunistas locales completamente subordinados a Moscú: esto ocurrió en Polonia, Checoslovaquia, Rumanía, Hungría, Bulgaria y Alemania Oriental.

Para nuestras naciones, la derrota del Tercer Reich no trajo la libertad que anhelábamos. La dependencia del imperio ruso continuó hasta la caída del comunismo, ¡durante medio siglo!

No fue hasta los cambios democráticos, iniciados en 1989 por el movimiento polaco Solidaridad, que los polacos y otras naciones de Europa Central y Oriental se liberaron realmente y recuperaron sus propios estados soberanos. La mayoría de ellos se convirtieron gradualmente en miembros de pleno derecho de la OTAN y la Unión Europea.

Sin embargo, la independencia de los países de nuestra región siempre ha molestado a los imperialistas rusos. Así que, en cuanto Moscú se recuperó de la conmoción que supuso la pérdida de su esfera de influencia estalinista, se dedicó a reconstruir su imperio. Recordamos el asalto militar de 2008 a Georgia. También recordamos las repetidas y brutales represiones de los movimientos por la libertad en Bielorrusia y Ucrania. Por último, recordamos la política hostil de Rusia hacia una Ucrania independiente, la anexión armada de Crimea y Dombás en 2014 y, sobre todo, la guerra genocida a gran escala contra el estado soberano ucraniano que se lleva a cabo desde el 24 de febrero de 2022.

Para las naciones de nuestra región, que recuerdan la experiencia histórica que simboliza la fecha de hoy, el 17 de septiembre, no cabe duda de que la Rusia imperial está tratando de expandirse una vez más hacia otros estados. Quiere lo mismo que en 1939 y 1940, cuando actuó en alianza con la Alemania nazi, y entre 1945 y 1991, cuando gobernó nuestros países de forma independiente.

Rusia siempre ha querido el poder sobre toda Europa Central y Oriental. Pero la Polonia libre, la Ucrania libre y todos los demás estados independientes de nuestra región nunca aceptarán esto. Para nuestros pueblos, es una cuestión de vida o muerte, de la preservación de la identidad y la supervivencia.

Se trata de nuestro futuro, nuestra seguridad y nuestra prosperidad.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Viento

    Rusia desde sus comienzos en el Principado de Moscú es un país imperialista. El zarato ruso es una monarquía absoluta sin contrapoderes y leyes que la limiten, contrariamente a la monarquía hispánica, en la que los cuerpos intermedios limitaban el poder real.
    El comunismo no hizo más que continuar el imperialismo de los zares, extendiendo su dominio a Europa Central al final de la segunda guerra mundial de manos del Ejército Rojo, con la colaboración de los comunistas locales, mediante el terror y el fraude electoral; y transformar el despotismo de los zares en totalitarismo.
    La novedad es que la Rusia de Putin, además de disponer del apoyo de la extrema izquierda mundial, ha conseguido infiltrarse en algunos sectores de la derecha radical y también en una minoría conservadora, elaborando mensajes diferentes para públicos diferentes.
    Hoy Rusia, bajo la excusa de "defenderse", intenta privar de soberanía no sólo a las naciones que fueron sojuzgadas por los zares, sino también a las ocupadas ilegalmente tras la segunda guerra mundial.
    Ignorar el carácter imperialista y autoritario de Rusia y no ver que en Ucrania se juega la suerte de Europa es tan arriesgado como lo fue creer que a Hitler se le podía apaciguar entregándole los Sudetes y Austria.

  2. El Peregrino Gris

    Foto: Reuters. Vladimir Putin en un mitin en el Estadio Luzhniki el 23 de febrero de 2022, un día antes del inicio de la invasión rusa de Ucrania.

    ¿Pero la foto de cabecera no es la bandera polaca?

  3. wladimir

    totalmente de acuerdo...

    yo me trasladaria aun mas atras en el tiempo...ya eb en tiempo de los Varegos y Rurik ya tenian esas mañas imperialistas que despues los zares,el gobierno Sovietico y ahora Vladimir Putin estan presentando...

    Rusia desde sus origenes siempre ha tenido ese caracter imperialista y de hecho bajo sus botas hay muchas nacionalidades y etnias con identidad propia que desearian su independencia pero no pueden porque estan amenazadas por el yugo Ruso..algo que Putin desearia establecer en Europa Occidental y a cualquier territorio que se le ocurra o le venga en gana...

  4. Roman

    @El Peregrino Gris
    Sí, esta es una bandera polaca.
    Los colores de la bandera de Polonia provienen del escudo nacional: la franja blanca representa al águila blanca y la franja carmesí, al color del campo del escudo. Sus orígenes se remontan al siglo XIII, cuando el águila blanca fue fijada sobre una superficie roja por los príncipes de la dinastía de los Piastas. El blanco y el carmesí son dos de los colores paneslavos que empezaron a aparecer en los escudos, estandartes y guiones de la caballería, pasando a figurar en las banderas militares.

    Recuperada la independencia, ha sido oficialmente la bandera de Polonia desde el 1 de agosto de 1919.

  5. El Peregrino Gris, lamento el error. Iba a poner otra foto, pero luego decidí poner la Bandera de Polonia, y se me olvidó quitar los créditos de la foto anterior.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.