Mélenchon se negó a condenar el ataque terrorista de Hamás contra Israel

El 'cordón sanitario' contra la 'ultraderecha' acabó entregando Francia a un antisemita

Hace ya años que gran parte de la clase política europea viene dando voces de alarma contra lo que califican como "extrema derecha".

Francia y el peligroso blanqueamiento de la ultraizquierda antisemita y antidemocrática
Un informe de una ONG europea destapa el nuevo antisemitismo de la extrema izquierda

Cuando mucha gente escucha esa expresión, lo que imagina es desfiles de camisas pardas con brazaletes rojos y una esvástica. Sin embargo, esta "extrema derecha" contra la que algunos alertan desde hace años no tiene nada que ver con el nazismo. De hecho, a menudo llaman "extrema derecha" a una derecha conservadora que es democrática y tiene simpatía por Israel, algo impensable en la auténtica extrema derecha, que ha sido tradicionalmente antidemocrática y antisemita.

El antisemitismo de la extrema izquierda francesa

El año pasado, una ONG europea publicó un estudio que señala que de los 20 partidos europeos más hostiles a Israel, 17 son de The Left, el grupo de la extrema izquierda en el Parlamento Europeo. Por si alguien no se ha fijado en este dato, según ese informe el partido más antiisraelí de Francia es La France Insoumise, liderada por Jean-Luc Mélenchon.

Ese odio a Israel suele ir de la mano del odio a los judíos, y la extrema izquierda francesa no es una excepción. Hace nueve meses, cuando Hamás perpetró la mayor masacre sufrida por el pueblo judío desde el Holocausto, Mélenchon se negó a condenar esa masacre y rechazó calificar como "terroristas" a los terroristas de Hamás. Así pues, las torturas y el asesinato de cientos de personas, el acto de quemar vivas a familias enteras (niños y bebés incluidos) y violar a mujeres en manada por ser judías es algo que, según Mélenchon, no merece ninguna condena y que tampoco puede ser calificado como terrorismo.

La traición de Macron a la comunidad judía al aliarse con la ultraizquierda

Tengamos en cuenta que durante el último año los actos de antisemitismo se han cuadruplicado en Francia, una ola de odio a los judíos sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. Esa ola antisemita, alimentada en gran medida por la extrema izquierda y el islamismo -nutrido por la inmigración masiva llegada a Francia desde países musulmanes- provocó que muchos judíos hayan decidido votar al partido de Le Pen, algo impensable hace años.

Actualmente, unos 50.000 judíos franceses se plantean abandonar su país y emigrar a Israel debido a esa ola de antisemitismo en Francia. En los últimos días, la comunidad judía francesa ha asistido indignada al apoyo de Macron a la ultraizquierda antisemita, un gesto que consideran una traición por parte del actual presidente de la República contra los judíos. Recordemos que hace unos meses, el partido de Mélenchon no quiso acudir a las marchas francesas contra el antisemitismo, convocadas para mostrar el rechazo de la sociedad francesa a esa ola de odio. Una vez más, quedaba claro que antisionismo y antisemitismo son lo mismo.

La victoria de la ultraizquierda antisemita gracias a Macron

Ayer, la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas culminó en una victoria de la extrema izquierda antisemita de Mélenchon, gracias al apoyo recibido de la coalición de Macron en muchas circunscripciones, en la que los candidatos de la formación del presidente francés se retiraron para concentrar los votos en el ultraizquierdista Nuevo Frente Popular (NFP). Así pues, el "cordón sanitario" de Macron contra la "ultraderecha" suponía entregar Francia a un antisemita, a un fanático que no quiso condenar la mayor masacre sufrida por los judíos desde la Segunda Guerra Mundial, a un extremista que no condena el terrorismo de Hamás y que ha estado alentando la violencia en las calles de Francia en los últimos meses.

¿La "moderación" y los "valores democráticos" son poner Francia en manos de un fanático que odia a los judíos y blanquea a los terroristas? Desde luego, hay motivos para señalar los errores cometidos por el partido de Le Pen (ya señalé aquí algunos), pero que el teatro de alertar contra una falsa "extrema derecha" haya dado la victoria a un antisemita y aliado del islamismo es algo por lo que una gran parte de la clase política francesa y del resto de Europa, y también muchos medios de comunicación, deberían sentir vergüenza.

---

Foto: The Left.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. AlbertoAG

    Esto es lo que pasa cuando asustan a la gente con el coco de la «ultraderecha». Aun así, reconozco que ninguno de los posibles resultados de estas elecciones me habría gustado del todo, pues al final, los 3 partidos principales de las elecciones francesas ofrecen lo mismo, socialismo y progresismo, en diferentes dosis.

  2. Berto

    Lo de la frasecita de «tenemos lo que merecemos» también es aplicable a Francia de manera total y absoluta.

    Si los gabachos ya estaban perdidos al 80 por ciento, esto hará que la situación de esa sociedad fallida de arriba de los Pirineos sea irreversible. Macron no es más miserable que los votantes que han permitido este resultado. Muchos de esos cobardes serán los primeros en poner el grito en el cielo cuando la situación social sea insostenible.

    Ojo, que España va por el mismo camino y pisando fuerte el acelerador.

  3. Desde la extrema ultraizquierda, a la derecha y a los demócratas, se nos ve siempre como ultraderecha. Es lo que tiene usarse uno mismo como centro del universo.

  4. Berto

    Los franceses tienen lo que merecen. Es como si sabes que una operación te va a salvar la vida pero le tienes un miedo cerval al quirófano y no quieres ir. Al final te mueres.

    La sociedad francesa no quiere bisturí, que se *odan.

  5. wladimir

    Como se pudo llegar…

    a esto….incluso vi en un noticiero una enorme bandera Palestina en una plaza que ondeaban muchos seguidores…ahora entiendo por lo visto resulta que el que gano es del Grupo de La France Insoumise,un notorio partido de izquierda radical y antisemita….

    asi tambien vere a todos los seguidores Yihadistas anticristianos y fanes antisemitas de HAMAS celebrando junto Jean-Luc Mélenchon…nada exitraño producto de una alianza politicamente antinatura y opuesta entre si…pero todo con tal que no ganase la «Ultraderecha Facha»…

  6. JuanM

    Bueno, antisemita y antifrancesa.

  7. calatravo

    Buenas tardes,

    Antisemita y pro-Putin. Claro que no es el único.
    Lo más gracioso (¿?) va a ser cuando se establezca la cohabitación ( en el supuesto caso de que Macron no dimita o no convoque de nuevo, que todo podría ser).
    Nos vamos a divertir, por si no tuviéramos bastante con lo de casa.

    ¡Qué bonito todo!

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.