Para Público las leyes de ZP están por encima de los derechos humanos

Lun 5·10·2009 · 17:56 17

Con noticias-panfleto como ésta que hoy lanza Público estos progres zapaterinos se están ganando a pulso el título de “izquierda facha”. Y es que, igual que el fascismo ponía la ley por encima de los derechos humanos, para el diario de Roures las leyes de Zapatero están por encima de nuestros derechos y libertades más básicos, hasta el extremo de pedir que se obligue a los médicos a matar a seres humanos inocentes e indefensos. De hecho, Público considera “un abuso” la negativa de la mayoría de los médicos a violar el derecho humano más básico: el derecho a vivir.

Creo que no tiene sentido intentar razonar con personas que sostienen burradas tan grotescas y antidemocráticas como las que escupe en sus páginas ese periódico que tanto recuerda al viejo “Pravda”, el órgano oficial de la dictadura soviética. No obstante, me animo a recordar a los panfletarios de ese Pravda español algunas cuestiones de derecho constitucional.

A propósito de la objeción de conciencia, esto es lo que afirmó el Tribunal Constitucional en su sentencia 53/1985 de 11 de abril: “por lo que se refiere al derecho a la objeción de conciencia, que existe y puede ser ejercido con independencia de que se haya dictado o no tal regulación. La objeción de conciencia forma parte del contenido del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocido en el art. 16.1 de la Constitución y, como ha indicado este Tribunal en diversas ocasiones, la Constitución es directamente aplicable, especialmente en materia de derechos fundamentales.”

Y a propósito de la vida humana en sus inicios, el mismo Tribunal Constitucional dijo en esa misma sentencia que “la vida humana es un devenir, un proceso que comienza con la gestación”, y que “la vida del nasciturus, en cuanto éste encarna un valor fundamental -la vida humana- garantizado en el art. 15 de la Constitución, constituye un bien jurídico cuya protección encuentra en dicho precepto fundamento constitucional.”

En resumen: que en un solo artículo Público exige la violación de dos derechos constitucionales: la vida y la libertad de conciencia. ¿Qué será lo próximo que Público proponga liquidar? ¿La libertad de expresión, el derecho de manifestación, la propiedad privada…? En fin, está cada vez más claro que el dueño de este periódico, que reivindica con orgullo su pasado trotskista -es decir, totalitario-, sigue instalado en unas coordenadas ideológicas que distan mucho de poder considerarse democráticas, como demuestran los panfletos que publica.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.500

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces y trackbacks:

Comentarios:

  1. Luis

    Podrían cambiarle el título del periódico a “Das Reich”.

  2. Gonzalo

    Seguro que la mayoría del personal de Público fueron objetores al servicio militar en su día (no Roures, porque es más provecto). Cuando a ellos les conviene, la objeción es loable y justa; cuando la ejercen los “ultracatólicos” (sic), es inaceptable. Habría que investigar a muchos de estos antiobjetores si en su día objetaron al servicio militar. Nos llevaríamos muchas sorpresas y se quedarían sin argumentos.

  3. D45

    Asqueroso y lamentable.

    Yo no sé que pretenderá hacer el Roures con sus becarios, pero luces les faltan unas cuantas.

    Saludos.

    P.D: Te acabo de enlazar.

  4. Gonzalo, no sé si se quedarían en objetores. Hace años el PSOE intento legalizar la insumisión al servicio militar:

    http://www.outono.net/elentir/?p=1481

    Es de risa que estos mismos vengan ahora hablando de cumplir la ley para obligar a los médicos a matar a seres humanos.

    D45, gracias por el enlace. ;-)

  5. Gonzalo

    Alucinante. Conocía su posición en la objeción de conciencia en el servicio militar, que ahora callan, pero no recordaba que habían llegado a proponer legalizar la insumisión. ¿Y qué diría el “Púbico” et al. si los médicos llegaran a declararse insumisos a realizar abortos? ¿Pedirían su envío a una cárcel castrista de esas que tanto les gusta? Menudos caraduras.

  6. Tortuga

    Confieso que flipo con Público. Durante un tiempo me metía a lo corsario dispuesto a rebanar pescuezos y de paso hundir el galeón de estos rojos rabiosos. Tenía su punto, aunque era agotador. Y lo es, porque no tienen remedio. Con un sencillo titular “Stalin no mató a nadie”, se montaron varias checas dispuestas a actuar. Ni las evidencias les convencían. Y eso, que por el lenguaje, deberían ser gentes jovencillas.
    Público sirve a esa extrema izquierda, o fachas de izquierdas, para que se expresen y se explayen. Los disparates son de antología. Y ay de tí, si intentas convencerlos de una evidencia. Estos ignorantes revolucionarios de salón, creen tener la verdad y hasta ahí puedo leer.
    Por ese motivo, la importancia de Público es relativa. Es maiz para las gallinas, para que sigan activas y cuando llegue el monento pongan su voto en la cesta “útil”. Realmente se montan películas que ni yendo de ácido. Yo dejé este “vicio” hace tiempo. No me meto en Público, no me interesa esta caterva de iluminados. Incluso, si lo que relatan tuviera algún sentido, ¿Cómo vas a obligar a un médico a hacer algo que no quiere? Pues despidiéndolo de forma motivada. Pero en un juicio tumbas ese despido, ¿no? Tal vez tomen rehenes, o le apunten en la sien mientras hace su trabajo. Enfín, ideas de tragaldabas sin remedio. La única pena que me da es ver en que ha quedado la izquierda española. No tienen remedio.

  7. Para el progrerío, los derechos no pertenecen a los individuos como tales sino solamente si el poder político los reconoce o los “crea”.

    O son unos manipuladores o, simplemente, unos ignorantes que pretenden dárselas de “juristas” ante los ávidos lectores habituales de “Público”, dado el nivel de los mismos. Sobre la cuestión acerca de si puede ser ejercitada o no la objeción de conciencia pese a no estar expresamente establecida por ley, el Tribunal Constitucional, en su sentencia de 11 de abril de 1985, por ejemplo, manifiesta que “por lo que se refiere a la objeción de conciencia, existe y puede ser ejercida con independencia de que se haya dictado o no tal regulación. La objeción de conciencia forma parte del contenido del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocido en el art. 16.1 C.E y, como este Tribunal ha indicado en diversas ocasiones, la Constitución es directamente aplicable, especialmente en materia de derechos fundamentales”.

    La Ley no está por encima de los derechos fundamentales, su misión no es limitarlos sino protegerlos. En este caso, considerar que el aborto es una agresión mortal a una vida humana inocente es algo que entra dentro de la libertad de conciencia de cada uno.

    Lo del insulto flagrante a la inteligencia de los lectores de “Público” no es algo de lo que haya que preocuparse mucho. Ese panfleto y sus lectores (los que lo leen en serio y se lo creen, entiéndase) se merecen mutuamente los unos a los otros. Como han dicho arriba, no es más que un medio de mantener convenientemente excitada a la izquierda más radical y extremista para que, cuando lleguen las elecciones, vayan en masa a apoyar la causa zapateroride. Más o menos como “El Plural”.

  8. Qué curioso: Público lanza una noticia-panfleto sobre el aborto, pero cuando se trata de cumplir las leyes antiterroristas, tira de la agencia del gobierno:

    http://www.publico.es/agencias/efe/257994/fiscalia/pide/garzon/archive/investigacion/chivatazo/eta

  9. Por cierto, gracias por la información, estoy preparando una entrada sobre el tema y también te enlazaré.

    Lo de esta gente roza la desvergüenza cuando dicen que “centenares de médicos de la Sanidad pública objetan para no realizar abortos, de modo que el 98% se hace en centros privados”: la “culpa” de la existencia de este negocio es, pues de los médicos privados.

    O cuando oponen “ciencia” a “conservadores” o “ultracatólicos”. Seguramente se refieren a “prestigiosa” gente de la ciencia como Bibiana Aído o Pepiño Blanco. O publicaciones científicas tan “eminentes” como el propio diario “Público” o “El Plural”.

  10. Lo de esta gente roza la desvergüenza cuando dicen que “centenares de médicos de la Sanidad pública objetan para no realizar abortos, de modo que el 98% se hace en centros privados”: la “culpa” de la existencia de este negocio es, pues de los médicos de la Sanidad Pública.

    Quise decir.

  11. Afrikaner

    Público representa a la izquierda bolchevique,
    marxista-leninista y lo peor es que este panfleto es supuestamente el más cercano a Zapatero.
    Esta izquierda bolchevique se rige por los dogmas inamovibles que ignoran completamente la realidad.
    Si el dogma bolchevique contradice a la realidad,
    peor para la realidad.
    Un bolchevique sovietico, preguntado ¿qué hora es?
    cantestaba; la que diga Stalin.
    Si Zapatero anuncia mañana que 2+2=5, Público
    dirá inmediatamente que es verdad y hasta ahora
    la derecha, la iglesia y los makvados banqueros mentian al pueblo afirmando que 2+2=4.
    Un saludo

  12. Epiro

    http://www.quintatinta.com/wp-content/uploads/2008/08/publico170808.jpg

    Este es más el titular de público, es su tipo de periodismo, añoranzas a las dictaduras de izquierdas y su conglomerado ideológico.

  13. Íñigo

    Gracias Elentir. Sabía de lo tendencioso de Público, pero lo de este artículo ya es el colmo. Al final querrán obligarnos a matar y aquí no pasa nada. El Gobierno hace lo que quiere y ni huelgas generales, ni manifestaciones (salvo la del 17-O) ni nada.
    Felicidades por el blog.

    (Por cierto, cada vez hay más gente de izquierdas que no soporta Público y prefiere leer El País o incluso El Mundo. Significativo.)

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]