Lo que la Iglesia ahorra al Estado

Desde el diario ultraizquierdista Público, Jorge Calero se mofaba ayer de que la Iglesia diga que ahorra al Estado 1.860 millones de euros. Este señor, que es Catedrático de Economía Aplicada (y asesor de la Fundación Alternativas, el laboratorio ideológico del PSOE), se burlaba diciendo que “todos los recursos, no ya sólo los públicos, deberían canalizarse inmediatamente a la Iglesia católica. Sólo ella consigue unos tipos de rendimiento del 735%.” Calero olvidó decir que la Iglesia y sus obras sociales no tienen afán de lucro. Buena parte del escaso sueldo de Obispos y sacerdotes (no llegan a mileuristas) se destina a obras de caridad. Los diputados peor pagados cobran más de 4.000 euros al mes, y no sé cuánto dedicarán a obras de caridad, pero nos lo podemos imaginar: significativamente, los pobres van a pedir a las puertas de las Iglesias y no a las puertas de los partidos políticos…

Sí que creo que la Iglesia se equivocó al dar ese dato. Y es que ha hecho el cálculo sobre precios de mercado, presentando el resultado como lo que se ahorra el Estado. Ahí está el error. Las administraciones públicas tienen unas políticas de gastos que no pueden permitirse las empresas privadas. Ello se debe a que los recursos estatales son administrados con criterios ineficientes, sin tener en cuenta al accionariado en ningún momento. Al Estado no le importa malgastar el dinero público porque, al fin y al cabo, paga el contribuyente, un accionista que no es libre de retirar su inversión, pues de hacerlo sería multado o iría a la cárcel. El Estado tampoco se parece a las empresas privadas en su política laboral. Un funcionario que no rinde tiene las mismas opciones de conservar su puesto que un funcionario que trabaja más de la cuenta: todo un incentivo al bajo rendimiento.

Para ser realista, la Iglesia debió tener en cuenta el sobrecoste que supone que ciertos servicios estén en manos del Estado, y habría publicado una cifra mucho mayor. Desde luego, es más que obvio que los servicios del Estado nos salen mucho más caros que los de la Iglesia, aunque sólo sea porque clérigos y sacerdotes tienen voto de pobreza (justo lo contrario que nuestros políticos, que parecen haber hecho voto de riqueza). Además, me atrevo a decir, por las razones que he expuesto, que muchos servicios que da el Estado nos saldrían bastante más baratos en manos de empresas privadas. La experiencia ya nos lo ha demostrado: cuando Telefónica era una empresa pública y tenía el monopolio de la telefonía, cobraba precios prohibitivos por sus servicios. La liberalización del sector redujo los precios de forma considerable, beneficiando a los consumidores.

No parece, desde luego, que en el laboratorio ideológico del PSOE y en el periódico favorito de Zapatero estén por la labor de asumir esas evidencias. Sin ir más lejos, nuestro señor Catedrático de Economía Aplicada hace ocho días aseguraba que “el Estado del bienestar favorece el crecimiento económico”, mientras medio mundo asiste al colapso de ese modelo precisamente por llevar a la recesión y a la quiebra a economías como la nuestra, con un Estado que se ha convertido en todo un lastre para la actividad económica. Será para tapar esas garrafales meteduras de pata por lo que la izquierda arremete una vez más contra quienes están impidiendo, con sus comedores sociales y otras obras de caridad, que mucha gente en España se muera de hambre.

Enlace recomendado:

PorTantos.com: web en la que se explica a qué se dedica el dinero que libremente le asignamos millones de españoles a la Iglesia Católica

Artículos relacionados:

¿Dará Público de comer a estos pobres?, por Elentir
El diezmo del cura, por Roberto de Tapia García
Quiero mas casillas con cruces en el IRPF, por Eos

(Foto: Carlos García / Elmundo.es. Comedor de Cáritas en Bilbao)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Los izquierdistas tienen un gran “desprecio” a la verdad que ellos no construyen, o que inventan

  2. Daniel Ballesteros

    Muy buena apreciación la de que el dato sería incluso mayor de conocerse lo que le habría costado al Estado asumir las funciones caritativas que realiza la Iglesia en España.

    No hay más que ver lo que sucede con las oficinas del antiguo INEM (mucho servicio, mucho funcionario para pocas nueces y poco trabajo), mientras que las ETT son mucho más eficientes y consiguen mejores resultados en la colocación de desempleados.

  3. Parece mentira que un catedrático de economía pueda defender unas tesis que sabe positivamente que son falsas. En este caso no se puede alegar ignorancia sino malas intenciones.

  4. No sé si conoces este anuncio.

    Un abrazo, Elentir.

  5. eos

    Ese periodista cobra por escribir sandeces para que lean los descerebrados. Se ve que la iglesia les molesta pues si no no hablarían tanto de ella…

  6. ¿Os habéis fijado que conforme ZParo empeora en las encuestas más tonterías sueltan los radicales de extrema izquierda contra la iglesia?

    Están ante un patético intento de movilizar a un electorado joven e iletrado mediante las lecciones de sexo de Marina Geli (debe ser que ha estado a dos velas mucho tiempo y ahora ha descubierto el sexo) las bofetadas un día sí y otro también a todo lo que signifique Iglesia, para buscar la movilización de los anticlericales y ultimamente también están dando algún que otro palo a lo español para contentar a los nacionalistas (más el diálogo con la ETA que niegan como negaban la crisis)

  7. No a todo, ése no lo conocía. Sí que vi el otro anuncio de Catholics Come Home que ha tenido tanto éxito. Desde luego, está siendo una campaña genial.

    Epiro, están desesperaditos porque las mentiras que han estado soltando durante seis años se están destapando una a una ante su propio electorado. Si pisan el acelerador de la cristianofobia es porque aún hay borregos que les votarán sólo por eso, incluso sabiendo que les han mentido en cuestiones sociales y económicas.

  8. Me quedo con la frase “los pobres van a pedir a la Iglesia y no a las sedes de los partidos políticos”.

  9. Sin duda hay mucha tarea social que estamos haciendo en la Iglesia y que no aparece (ni aparecerá) en los presupuestos generales del estado. La fe mueve a muchos miles de religiosos, laicos y voluntarios a hacer tareas que ningún estado podría soportar sólo con sus ahora vacías arcas.
    Enhorabuena por el blog Elentir. Muy guapo! 😉

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.