El presidente de EEUU accede a secundar las tesis abortistas más aberrantes

El lobby abortista apoya a Obama y él le recompensa apoyando el aborto de niñas

El martes se desató un escándalo en Estados Unidos cuando el poderoso grupo de presión abortista Planned Parenthood fue pillado ofreciendo abortos selectivos de niñas, una práctica habitual en países como China y la India y que ha sido criticada como una forma de “barbarie” hasta por medios abortistas en Occidente. Al día siguiente de estallar el escándalo, Planned Parenthood anunció una campaña de apoyo a Obama de cara a su reelección, en la que ese influyente grupo de presión invertiría 1,7 millones de dólares.

La Casa Blanca califica el aborto de niñas como una “decisión médica”

En un caso de compra de votos digno de figurar en los libros de historia, Obama agradeció ese apoyo secundando el aborto selectivo de niñas frente a una propuesta legislativa apoyada por representantes republicanos y demócratas para poner fuera de la ley esas prácticas abortistas dirigidas, en casi todos los casos, a impedir que nazcan niñas. El argumento de la Casa Blanca para oponerse a esa medida legislativa ha sido el siguiente: “El gobierno no debería inmiscuirse en decisiones médicas o los asuntos familiares privados de esta manera.” Con lo de “decisiones médicas” y “asuntos familiares privados” se refiere a matar a una hija antes de que nazca por el simple hecho de ser niña.

La iniciativa para prohibir el aborto selectivo logró el apoyo de la mayoría

El resultado en la Cámara de Representantes ha sido de un apoyo muy mayoritario pero insuficiente a esa medida legislativa, la Ley de No-Discriminación Prenatal, que precisaba del respaldo de dos tercios de los representantes. Según LifeSiteNews 246 representantes votaron a favor de la medida (entre ellos 20 demócratas), 17 se abstuvieron (8 republicanos y 9 demócratas) y 168 votaron en contra (entre ellos 7 republicanos).

“Los mismos demócratas que están tan a menudo se presentan como ‘progresistas’ se negaron a hacer de los Estados Unidos la última nación civilizada en la Tierra prohibiendo abortar a una niña simplemente por ser una niña, mientras la familia humana en la Tierra está perdiendo 200 millones de niñas”, denunció el representante republicano por Arizona Trent Franks, que además señaló: “tomo nota de la ironía triste y amarga que el presidente Obama, que falsamente acusó a los republicanos de llamada a la ‘guerra contra las mujeres’, reunió una muestra realmente impresionante de hipocresía al oponerse a un proyecto de ley que impediría abortar a aquellos bebés que tienen el ‘valor’ de ser niñas pequeñas“.

El republicano Ron Paul votó en línea con los partidarios de Obama

Un dato llamativo es que entre los miembros del Partido Republicano que rechazaron la iniciativa está Ron Paul, representante por Texas y miembro del ala libertariana del dicho partido, que tradicionalmente se ha declarado pro-life (provida) y que compitió con otros aspirantes -sin éxito- para ser el candidato republicano a la presidencia en las próximas elecciones. En su intervención, Paul apeló a su rechazo al federalismo a la hora de legislar el aborto, y comparó el proyecto de ley con las leyes que castigan la incitación al odio por motivos de raza o género. También señaló que “en lugar de centrarse en los trucos y las aproximaciones graduales, los verdaderos conservadores deberían abordar el horror del aborto a través de la manera más inmediata, práctica y efectiva: la jurisdicción sobre el aborto debe regresar a los Estados.” Dudo mucho que argumentos tan leguleyos e inconsistentes sean entendidos por sus votantes. ¿Le parece a este señor que el rechazo al federalismo prima sobre la lucha contra la lacra del aborto, acaso? La Cámara de Representantes tenía una excelente oportunidad de ganar una batalla contra el aborto, y Ron Paul se ha puesto del lado de los más radicales abortistas. La respuesta de los partidarios del derecho a la vida no se ha hecho esperar: están poniendo a caldo a Ron Paul por toda la red.

Planned Parenthood recibe cada año 300 millones de dólares del Estado

Lo ocurrido esta semana podría resumirse como un intento de Obama y de Planned Parenthood por salvarse mútuamente. En marzo Obama llegó al nivel más bajo de popularidad de su mandato. Obama ha intentado captar el voto de izquierdas más radical con medidas como la imposición del aborto a los seguros privados -una medida autoritaria que ha provocado una gran protesta conjunta de católicos, protestantes, judíos y musulmanes en EEUU– y su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, unos mensajes que pueden salirle como un tiro por la culata en un país donde los valores morales tienen una gran importancia a la hora de votar. A su vez, Planned Parenthood recibe anualmente 300 millones de dólares -un tercio de su presupuesto- del gobierno federal. El candidato republicano Mitt Romney, defensor del derecho a la vida de los no nacidos, se ha mostrado partidario de suprimir esa partida, y el lobby abortista le ha declarado la guerra, consciente de que una victoria de Romney mandaría al traste su multimillonario y macabro negocio.

Obama, firme apoyo de un lobby fundado por una militante racista

Muy posiblemente las elecciones presidenciales del próximo 6 de noviembre se decidirán entre un discurso de valores como el que sostiene Romney y un discurso contracultural como el que está adoptando Obama para lograr su reelección. Lo que sí es seguro es que la reelección de Obama ya tiene un precio en vidas humanas: cada año más de 300.000 niños y niñas no nacidos son liquidados en los abortorios de Planned Parenthood gracias a los fondos públicos que recibe ese siniestro grupo de presión, fundado por la militante racista Margaret Sanger, que dio charlas a grupos del Ku Klux Klan y que llegó a afirmar en una carta que “no queremos que se corra la voz de que queremos exterminar a la población negra”, a pesar de lo cual ese lobby dedica a su nombre su abortorio neoyorquino y sus premios anuales. Ese lobby ha sido denunciado por aceptar donativos con fines racistas y -según denunció la National Black Prolife Coalition el año pasado- concentra buena parte de sus recursos abortistas en zonas de mayoría negra. A pesar de todo ello, Obama se ha destacado como uno de los presidentes que más ha favorecido a ese lobby en su mandato.

Entradas relacionadas:

Pillan a lobby abortista ofreciendo abortos selectivos de niñas en EEUU
El País tacha el aborto de ‘barbarie’ y ‘asesinato’, pero sólo si se mata a niñas
Un feminicidio disfrazado de feminismo
El Partido Demócrata de EEUU, Planned Parenthood, el aborto y el racismo
El aborto, medio de control social con fines racistas
Una antigua empleada del mayor lobby proaborto de EEUU destapa sus engaños

(Damon Winter / The New York Times)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Cuando leí esta noticia me alegré mucho, aunque sea una monstruosidad, una más, eso de los abortos selectivos. Me alegré porque es el canto del cisne de esta gentuza. El número de abortos disminuye y han tenido que recurrir a quemár los últimos cartuchos. Creo que estamos en el principio del fin.

  2. Jandro

    A falta de Santorum, qué buena sería para la humanidad la victoria de Romney en las próximas elecciones de noviembre.

  3. Juana de Arco

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.