No intenten esto con ‘La Coruña’

Esto lo podéis ver estos días en el Centro Cultural Novacaixagalicia de Vigo. Se trata de una exposición titulada “Valentín Paz-Andrade. Galiza como tarefa”. Entre los patrocinadores de la exposición figura, en cuarto lugar, el logo de la Xunta.

Me ha dejado perplejo que la Xunta patrocine una exposición que usa el término “Galiza”, denominación habitual con que los panfletos nacionalistas se refieren de forma habitual a una comunidad cuya denominación oficial es “Galicia” (así es como figura en nuestro Estatuto de Autonomía tanto en su versión en gallego como en su versión en castellano). Galicia es también la forma con la que nos referimos a nuestra tierra la amplia mayoría de los gallegos, ya hablemos en la lengua de Rosalía o en la de Cervantes.

Mi perplejidad tiene su origen en el agravio comparativo que sufren las denominaciones no oficiales en castellano de topónimos gallegos. A modo de ejemplo, el año pasado os conté aquí que una disposición de la Xunta castigaba sin subvención a los medios en cuyos anuncios figurase, en algún momento, un topónimo no oficial. Como apunté entonces, lo que esto significaba es que un medio que publicase en 2010 un anuncio que se refiriese a la ciudad herculina como “La Coruña” quedaría automáticamente excluido de las ayudas, ya que la denominación oficial de los topónimos gallegos excluye a los topónimos castellanos por una ley aprobada con el apoyo de Alianza Popular (después PP) en 1983. Curiosamente, años después el PP votó contra la misma política excluyente en los topónimos de las provincias vascas. ¿Para la dirección de ese partido somos menos iguales los gallegos que los vascos?

Pero volvamos a Galicia. La medida en cuestión era discriminatoria, abusiva y liberticida. Como otras del mismo estilo fue introducida en 2006 por el gobierno nacionalista-socialista del PSOE y el BNG. Lejos de rectificarla, hace unas semanas se publicaban las bases de las ayudas de la Xunta a medios para este año, con la misma disposición de castigo contra los topónimos no oficiales. Es una cláusula que se impone incluso a las ayudas para material de información turística (ver pág.6). Me pregunto qué lleva a la Xunta a ser tan estricta con unos topónimos no oficiales -los castellanos, para más señas- y a ser tan laxa con otros (por ejemplo, el famoso “Galiza”). Me cuesta especialmente entenderlo si tenemos en cuenta que en 2008 un diputado del PP fue expulsado por un mandamás del BNG de un debate tras defender el uso del topónimo oficial “Galicia”. Conozco personalmente a ese diputado y puedo decir que es mucho más valiente que quienes mantienen, desde la Xunta, disposiciones que castigan el uso de topónimos castellanos en los anuncios de prensa.

Entradas relacionadas:

La Xunta castiga a los medios que usan topónimos en castellano en sus anuncios
Galicia: la imposición continúa
Galicia: un niño de 6 años, nueva víctima de la traición de Feijóo
Los arquitectos, nuevas víctimas del monolingüismo de la Xunta
Vigo: queda en evidencia el coste de la traición lingüística de Feijóo
El gobierno de Feijóo confirma sus incumplimientos antes del 22-M
Una nueva y absurda imposición de la casta política que me niego a obedecer

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. No se puede callar ante estos desmanes porque se convierten en la puerta de entrada de otros aún peores. El día que se admitió A Coruña fue el principio del fin.

  2. A parte de otras razones que avalarían la preferencia de “Galicia” sobre “Galiza”, hay una, de índole poética, que convendría no dejar de lado. La poesía que se concentra en la palabra Galicia -su enorme hermosura- no se encuentra, de ninguna de las maneras, en la palabra Galiza. Galicia sugiere el nombre de una mujer hermosa que es madre de todos los gallegos. La sonoridad del vocablo Galicia es muy superior a la del vocablo Galiza. Y no entro, como digo, en otras cuestiones -lingüísticas, por ejemplo- que podrían, razonablemente, apoyar tal preferencia.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.