La expresidenta del PP vasco apoya las movilizaciones de Derecho a Vivir

María San Gil respalda la marcha del 7 de octubre por el #AbortoCero

Cuando me preguntan por un modelo a seguir en política, siempre se me ocurre el nombre de una valiente que hizo algo cada vez menos frecuente en la vida pública: cuando la pusieron en esa disyuntiva, prefirió renunciar a su cargo antes que a sus principios. Y esos principios los tiene muy claros, empezando por el derecho a la vida, que tantas veces ha defendido asumiendo tantos riesgos frente al terrorismo etarra. Hoy vuelve a defender ese derecho con esta carta que publica HazteOir.org y que por su interés reproduzco íntegramente:

«Mis amigos Gádor Joya e Ignacio Arsuaga me invitan a compartir contigo los motivos por los que creo que la Marcha Internacional por la Vida del próximo 7 de octubre es una iniciativa oportuna y necesaria, a la que te animo a asistir, junto a tu familia y amigos.

El domingo 7 de octubre, los españoles tenemos una ocasión extraordinaria de cambiar una ley injusta que permite eliminar vidas humanas en su estado más vulnerable.

La reforma de la ley del aborto debe servir, en primer lugar, para reconocer que el aborto no es un derecho, sino un drama.

Hoy sabemos, por los avances de la Embriología y la Genética, que la vida humana es única y se desarrolla sin solución de continuidad desde el momento de la fecundación. Las modernas ecografías en 3d y 4d nos muestran esa vida humana singular latiendo, moviéndose, riendo y sintiendo dolor.

Si algo podemos sacar en claro, veintisiete años desde la primera ley de 1985 y un millón y medio de bebés abortados después (¡Toda una generación perdida!), es que el aborto no es un acto médico, sino la extinción violenta de vidas humanas, y no libera a la mujer, sino que, al contrario, muchas veces le causa un daño difícilmente reparable.

En segundo lugar, creo que la reforma anunciada debe garantizar la protección de toda vida humana, también de la vida humana que va a nacer, tal y como establece el artículo 15 de nuestra Constitución y como interpreta el Tribunal Constitucional cuando dice que el nasciturus es sujeto, también, del derecho fundamental a la vida.

Ni la ley del aborto vigente, que permite abortar a discreción durante las primeras catorce semanas de vida, ni la anterior, que creó el llamado «coladero» del supuesto del riesgo psicológico, son modelos compatibles con un Estado de Derecho que garantiza los derechos humanos.

En tercer lugar, creo que la reforma que preparan nuestros gobernantes debe reconocer que la mujer tiene derecho a una información completa sobre la realidad del aborto, a disponer de alternativas ante un embarazo imprevisto y a ser acompañada y ayudada durante su embarazocuando tiene dificultades económicas, puede ser despedida de su trabajo o excluida de su familia y de su entorno por tener a su hijo.

La oportunidad de conseguir cambiar una ley injusta por una buena ley que proteja la vida humana y apoye a las mujeres está ahí, al alcance de nuestras manos, si somos capaces de expresarlo con una voz clara, serena y alegre el próximo 7 de octubre en la Marcha Internacional por la Vida que se celebrará en toda España.

Por eso, creo que la iniciativa es tan oportuna y necesaria; y por eso, no he dudado cuando Gádor y Nacho me han pedido que te dirija estas palabras para animarte a que acudas a la Marcha Internacional por la Vida del próximo 7 de octubre en tu ciudad o, si estás en Madrid, a la manifestación que se celebrará entre la Puerta del Sol y la plaza de Neptuno, desde las doce del mediodía.

Toda mi vida me he resistido con la fuerza de la razón y mis modestos actos al abuso y la violencia.

Decía el gran escritor inglés C.S. Lewis que la libertad ilimitada de hacer lo que uno quiera se convierte, siempre, en la libertad ilimitada de unos pocos para hacer lo que quieran a los demás.

Confío en que el próximo 7 de octubre, gracias a ti y a miles de voces como la tuya, España dé un paso decisivo para derogar la falsa libertad del aborto, que es solo la tiranía de abusar de la vida de los otros.

En noviembre de 2011, al recibir el premio HazteOir.org, dije que, entre hacer lo fácil y hacer lo correcto, procuro hacer siempre lo correcto. Sigo pensando lo mismo. El próximo 7 de octubre, muchos países del mundo estarán pendientes de que todos hagamos lo correcto. Haz lo correcto, defiende el derecho a la vida.

Acepta, por favor, mi gratitud por el tiempo que me has dedicado.

Con un fuerte abrazo,

María San Gil
Comprometida con el Derecho a Vivir»

En fin, por mi parte, esta carta es una razón más para movilizarme este domingo. Os recuerdo que tenéis más información sobre estas movilizaciones en www.marchaporlavida.org y podéis encontrar la lista actualizada de convocatorias pulsando aquí.

Entradas relacionadas:

Movilizaciones en Galicia para el 7 de octubre por el #AbortoCero
Banners para difundir la Marcha por la Vida del próximo 7 de octubre

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Un ejemplo a seguir. Desde luego es un rayo de esperanza dentro de lo que es nuestra casta política.

  2. Maca

    ¡Que ternura y a la vez tristeza me produce saber de esta valiente mujer! María San Gil, familiares de D. Gregorio Ordóñez, Regina Otaola, Pilar Elías, y todos aquellos valientes de aquella época. Con todo lo que podían aportar a la sociedad y ahí están arrinconados, que pena. Mil gracias por vuestro ejemplo de dignidad. Animo María, me queda la imagen tuya , tan alegre en Colón al lado de Rajoy, con el problema que tenías en ese momento de tu operación de cáncer y Rajoy diciendo como si fuera un apóstol moderno: «ir y contar lo que lo que habeis visto aquí , en vuestras ciudades…»
    Como decía el poema del mio Cid. Que buen vasallo si hubiera buen señor.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.