Ana Mato retoma un mecanismo de represión no usado desde el franquismo

Ahora el gobierno de Rajoy quiere censurar un libro por ser impopular

El Artículo 20 de la Constitución Española reconoce y protege el derecho a «expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción». La ministra de Sanidad, Ana Mato, parece no habérselo leído.

Firma: Pide a Ana Mato que dimita por intentar censurar un libro
¿PP, PSOE e IU pedirán que se censure el Corán por animar a pegar a las mujeres?
Regala a mamá un manual para instaurar una dictadura por métodos violentos

¿Es preceptivo superar una encuesta para publicar un libro en España?

Y es que hoy Ana Mato ha reconocido que ha pedido al arzobispado de Granada la retirada del libro «Cásate y sé sumisa», alegando que ni ella, ni «la mayoría de la sociedad» comparten ese título. ¿Quiere decir que para poder publicar un libro en España tiene que someterse previamente a una encuesta para comprobar su popularidad? Obvia decir que si el libro es tan impopular, ya se encargará el mercado de demostrarlo con escasas ventas, para desgracia de sus editores. ¿A qué se mete la ministra a dictar lo que se puede o no publicar?

¿La opinión de la ministra prevalece sobre la libertad de expresión?

La ministra ha insistido: «No comparto en absoluto ni el título ni el contenido y me gustaría y así lo he pedido que se retirara ese libro, creo que no es nada adecuado y que es una falta de respeto a las mujeres». Esto lo opina ella, claro, pero ¿desde cuándo la opinión de la ministra debe prevalecer sobre la libertad de expresión? En España se difunden con absoluta libertad numerosas publicaciones pornográficas ante las que se sienten ofendidas muchas mujeres. ¿Va a pedir también que se retiren? En fin, si a la ministra no le gusta un libro, qué no lo compre, y si el libro incurre en alguna ilegalidad, qué lo denuncie a los tribunales. Sin embargo, Ana Mato ha optado por la vía de la censura, intentando impedir por cauces extrajudiciales el ejercicio de un derecho fundamental, algo que no se le puede tolerar a ningún político en una democracia. Por algo así lo que debería hacer Ana Mato es dimitir, porque para ocupar su cargo ella se comprometió a guardar y hacer guardar la Constitución, incluyendo el Artículo 20 que está pisoteando ahora. De hecho, el traductor español del libro ya ha avisado: «Sería el primer libro censurado en España desde el fin del régimen franquista.«

Mato usó al Instituto de la Mujer para intentar censurar el libro

Según informa Elmundo.es, hace dos semanas la directora del Instituto de la Mujer, Carmen Plaza, siguiendo instrucciones de Ana Mato, envió una carta al Arzobispado de Granada para que reconsiderara la publicación del libro porque, dicen, no encajaba en los valores de igualdad que cualquier institución pública debe defender, dice ese diario citando fuentes de la Secretaría de Estado de Igualdad. En el ministerio parecen olvidar que la Iglesia no es una institución pública, y que el gobierno no tiene derecho a imponer dictados contrarios al legítimo ejercicio de la libertad de expresión. La ministra dice que no ha recibido ninguna respuesta del Arzobispado, y ha insistido en que «ninguna mujer ni la mayoría de la sociedad» comparten el título ni el contenido del libro. Pues es curioso, porque el libro lo ha escrito una mujer, Constanza Miriano, ha sido éxito de ventas en Italia y la autora ha recibido cartas de muchas mujeres que se sienten identificadas con su contenido. ¿Ana Mato se cree con derecho a imponer a las lectoras lo que tienen que pensar?

Otros libros mucho más criticables pero cuya retirada no pide el gobierno

Lo que me pregunto, por otra parte, es por qué Ana Mato la toma con este libro y no con otros:

  • En la sura 4:34 el Corán afirma sobre las mujeres: «¡Amonestad a aquellas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles!» ¿Va a pedir Ana Mato que deje de publicarse y comercializarse el Corán en España?
  • A día de hoy en la tienda online del diario Público y en diversas librerías se vende todavía el infame libro «El Estado y la Revolución», escrito por el sanguinario dictador Vladimir Illich Lenin, un auténtico manual para instaurar una dictadura comunista por medio de la violencia. ¿Va a pedir Ana Mato la retirada de este libro que defiende postulados radicalmente antidemocráticos?
  • En España también se comercializan libros como «ETA. Historia política de una lucha armada» de Giovanni Giacopuzzi, en cuyo primer volumen, en la página 19, se lee: «La elección de la lucha armada por parte de ETA aparece aquí, desde el punto de vista de la toma de conciencia popular, muy positiva». Es decir, que se difunden libros como éste por justificar el terrorismo de ETA, ¿y a Ana Mato el que le preocupa es un libro como el de Miriano?
  • En el mercado también hay obras que defienden el aborto como un «derecho». ¿Va a pedir Ana Mato que sean retiradas por justificar la eliminación de seres humanos inocentes e indefensos?

Cabe preguntarse por qué el gobierno la toma con el libro de Miriano, que a diferencia de los citados, no justifica ningún tipo de violencia ni pretende lesionar los derechos de nadie. ¿Es más grave proponer a las mujeres una determinada forma de entender la vida matrimonial, que proponer abiertamente que se les pegue como hace el Corán, acaso? ¿Es más grave un libro cuyo título se basa en un pasaje de la Carta de San Pablo a los Efesios -en el que el santo dice al marido y la mujer: «Sed sumisos los unos a los otros en el temor de Cristo»- que libros en los que se justifica el asesinato de los hijos por nacer? ¿Para Ana Mato es más alarmante defender un modo evangélico de entender el matrimonio que proponer métodos para instaurar una dictadura por medio de la violencia, o que justificar los atentados de ETA? Definitivamente, este gobierno ha perdido el norte. Por mi parte, insisto: dimita, señora Ana Mato. Váyase. España no se puede permitir una ministra que utiliza la censura para impedir la difusión de ciertas ideas simplemente porque no le gustan.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. ioannes

    No han perdido el norte ¡Han perdido desde hace muuuuuuuuucho tiempo la estrella polar, la brújula entera, cualquier atisbo de lucidez mental! Y me temo que no sean los únicos: no pocos de los que tienen enfrente (?), también han tirado al pozo lo que los filósofos llaman el principio de (no) contradicción, en virtud del cual algo no puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo el mismo respecto o punto de vista. Lo verdadero no se distingue de lo falso. O no existe la verdad… Así no se puede ir a ninguna parte. Lo que pasa es que en la práctica niegan su negación del principio de (no)contradicción. Y además que el ser humano, el ciudadano, es muy sufrido. Hasta que ya no puede tener más la boca cerrada, y la abre, para respirar Lógica y cantarle al tirano las cuarenta…

  2. pacococo

    ¡Jolín! Ya ni se molestan en disimular. Sólo falta que nombren al ministro de la verdad, para que el sistema quede redondo.

    ¡Qué asco me dan los progres! Y si son de derechas, más.

  3. José Jacinto Verde Colinas

    El hecho de que se quiera censurar ese libro es, a mi entender, bastante claro. No concuerda con la ideología dominante, que defienden tanto el PSOE como el PP, que en realidad lo único que hace es «conservar» los «avances ideológicos» que el PSOE se encarga de implantar primero en España.

    No conozco el contenido del libro (y, evidentemente, no pienso comprarlo, porque, al no ser yo una mujer ni estar casado, no creo que tenga ningún interés para mí, ni que tenga sentido que lo compre), pero me da la impresión de que el hecho de que el Gobierno de España haya pedido su retirada no puede ser obra de Dios, sino del demonio.

    En cualquier caso, a mí no me parece ningún disparate el título del libro. A mi entender, para que un matrimonio funcione es mucho más preferible que una mujer sea sumisa hacia su marido (como también debe serlo el marido hacia Dios y hacia su mujer) a que no lo sea. Si una mujer (o un marido, me da lo mismo) lo único que buscan en su relación matrimonial es la defensa de sus «derechos», lo más seguro es que ese matrimonio tarde o temprano esté abocado al fracaso y termine en separación o en divorcio.

    Por otra parte, si no recuerdo mal, según le oí comentar a monseñor J. I. Munilla al menos en alguna ocasión, en el programa «Catecismo de la Iglesia católica» de Radio María, emitido y dirigido por él hasta hace poco, para que un matrimonio funcione tiene que existir al menos un «tonto» o una «tonta», es decir, al menos alguien que esté dispuesto a sacrificarse por la otra o el otro.

    Y con esto no pretendo decir que la mujer tenga que ser una especie de «esclava» en el matrimonio. Sólo que tanto ella como su marido tienen que servir a Dios como manda la Iglesia y la Biblia (ver las cartas de san Pablo).

    Creo que si una mujer se «somete» cristianamente a su marido (y, por tanto, a la Ley de Dios), será más libre del pecado y, por supuesto, también más libre de someterse al sistema capitalista que, en muchos casos, infecta a nuestras sociedades occidentales secularizadas, paganizadas y apóstatas, entre otras cosas. Además, a la larga, será más feliz, porque podrá dar su vida por su marido y por sus hijos (si los hay), y no por un sistema económico que, en muchos casos, seguramente tiene más de anticristiano que de otra cosa.

    De todas formas, conviene recordar que el hecho de que una mujer se «someta» o sea sumisa con su marido no significa o no debe significar que sea una esclava. De hecho, el marido, si ama realmente a su mujer, también debe ser de alguna forma «sumiso» a ella, y, por tanto, tratará de hacer que sea lo más feliz posible, por lo que tendrá que tener en cuenta sus opiniones y hacerle caso si ello es posible. En definitiva, para que un matrimonio funcione siempre habrá que intentar llegar a un acuerdo entre los cónyuges, y el matrimonio funcionará tanto mejor cuanto más sea ello posible. Sólo en casos muy extremos en los que no sea posible llegar a un acuerdo (y éstos deben evitarse en lo posible), según san Pablo (y, por cierto, recuerdo que es Palabra de Dios) prevalecería la opinión del marido sobre la de la mujer.

  4. Pelayo

    Ana Mato es una persona muuuuy limitada cuya ascensión en el PP se debe a la amistad de su matrimonio – que formaba con Jesús Sepúlveda – con el de Aznar y el clan de Valladolid. Patética fue su famoso «no me consta» cuando le preguntaron por el Jaguar que la red Gurtel le había regalado a su entonces marido. Como buena rajoyista bien reconvertida no tiene más principio que la poltrona, por lo que competirá en ser más progre que nadie para hacerse perdonar su pasado lamentable y su relación con la red Gurtel

  5. Alfonso

    Ana Mato es peor ministra del ganinete. Sus nefastas reformas, cargarse la sanidad universal-pese a que era la 7º mejor del mundo-copago a los pensionistas,enfermos crónicos y hospitalizados, el repago del transporte sanitario, sus intentos de cargarse la ley antitabaco para contentar a Adelson el mafioso (enriquecido gracias a la ludopatia, la explotación laboral y el blanqueo de dinero…).Pero a la vez es una progre radical tipo Bibiana, ignoro si comparte los enciclopedicos conocimientos del flamenco de la susodicha, pero su apoyo a aberraciones como el aborto y a técnicas costosas e inefectivas como la reproducción asistida la convierten en partisana de la cultura de la muerte.

  6. Alfonso,
    la sanidad universal se murió solita. Es insostenible con la pirámide de población, tasa de paro e ineficiencias propias del sistema. De hecho si intentas montar un negocio basado en los mismos principios que la seguridad social te detendrán por montar un timo piramidal.

  7. Alfonso

    La Sanidad Pública y la SS son cosas distantes y distintas. Es verdad que la sanidad se financiaba en el pasado con la la cotización de los trabajadores. Pero desde 1999, el Estado asume totalmente la financiación de la asistencia sanitaria suprimiendo la aportación de las cotizaciones sociales. Por lo tanto, actualmente, el sistema nacional de salud se financia con los impuestos que pagamos «todos».Rusell si no me crees lee este enlace:http://www.lamarea.com/2013/11/04/el-rompecabezas-discriminatorio-de-la-exclusion-sanitaria/

  8. Por cierto… estamos en época de «recortes», en época de cercenar el presupuesto de las Fuerzas Armadas… Y en una época en que el Ministerio del Interior (el mismo que excarcela etarras) está mandando cientos de miles de cartas para que los mayores de 60 y 80 años pasen la ITV y paguen el seguro de un coche que se dio de baja hace 30 años. En mi bloque han llegado cartas de estas al menos a cinco vecinos: «Su Seat 124 de 1972 no ha pasado la ITV ni tiene seguro»… Hablamos de vehículos que hace 20, 30, 40 años se vendieron o se dieron de baja.

    Pues bien, esta es la época en que el Instituto de la Mujer y la Secretaría de Estado de Igualdad siguen recibiendo dinero de los presupuestos. Si estas dos entidades aún no se han cerrado, y si toda la legión de enchufados de estos organismos aún no están de patitas en la calle, todo «recorte» es una estafa, un atraco a los ciudadanos.

    Yendo al tema. Es evidente que Ana Mato, aparte de no saber de dónde sacaba el dinero su ex-marido (cuando estaban casados, ojo), desconoce que existe una cosa llamada contrato. Y que las editoriales (en este caso el Arzobispado de Granada) suscriben un contrato con la autora, y por ese contrato, el Arzobispado se obliga a poner en venta un número mínimo de ejemplares del libro. Es decir: Ana Mato está pidiendo al Arzobispado que incumpla un contrato legal.

    No me extraña, sobre todo con el nuevo acuerdo PP-PSOE para repartirse el CGPJ y colocar ahí a Marlaska, el que ha votado a favor de tumbar la doctrina Parot en la Audiencia Nacional. No me extraña que Ana Mato solicite al Arzobispado que incumpla un contrato, porque el PP ha incumplido casi todo el contrato que hace dos años suscribió con los ciudadanos: el programa electoral.

  9. Y a mí porque os digo la verdad,no me creéis

    Esto no es democracia… ni es espiritual; el Obispo tiene razón. Someteos unos a otros en el amor de Cristo, dice la Escritura que es la que rige a la Iglesia por medio de tal Revelación. Ni más ni menos eso es lo que dice el Arzobispo, y no se sale un milímetro de la doctrina de la Iglesia: ¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios, o sólo a vosotros ha llegado? Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.
    Mas el que ignora, ignore. Más taxativo y claro, no puede ser

    El Arzobispo no dice nada más que lo que manda la Tradición y la Revelación Cristiana. Proclama la sumisión de la mujer y la del hombre, porque así amó Cristo a su Iglesia que se somete en todo a su Señor y Él la protege en todo momento que es lo que lleva a un estado de felicidad.

    Esta no la conocen los que estiman que ser feliz es hacer en cada momento lo que les parece, pero claro está, sin someterse a las consecuencias. Eso, como lo que hacen y dicen, es adictivo en grado sumo, por lo que sigo diciendo: el arzobispo tiene razón en lo que dice. Porque solo dice, lo que cree la Iglesia por Revelación de Jesucristo.

    Y demuestra conocer mejor los entresijos de una relación correcta que los que proclamándose progresistas hacen de sus vidas una larga (o corta) sucesión de lo que no se debe hacer por un hombre, no ya religioso, sino de honor y cierta ética. Es decir un hombre de formalidad y buenas costumbres. Un hombre cabal. Y vemos por todos los lugares que no es así y que la corrupción nos devora por todos lados.

    Por cierto, esta última basada en los principios cristianos, aunque no se reconozca y choque contra los principios y filosofías de cada cual, aun cuando se conoce por todos lo que es la vida en los países cristianos aunque sean nominalistas, y lo que ocurre en los países donde se ha instalado con violencia y mano férrea la dictadura del ¿proletariado?

    Así dice la Escritura cristiana y a eso nos atenemos los que estamos en ello, incluido el Arzobispo de Granada, aunque claro está que él es la persona más prominente»:Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

    Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella» ( Ef. 5:21-25 ):nanai:

  10. RafaelM. Cobo transcrito por su abuelo.

    No entro en hacer apología de nadie, porque solo Dios conoce en corazón de los humanos y su fuego interno. La humildad es muy recompensada por Dios. Esta alegría de saberse amados y distinguidos, hace feliz al creyente. Los que no piensan dejarse arrebatar por el bien, despotrican contra las personas ya que no pueden burlarse de la doctrina de Jesús.

    Los socialistas y comunistas, también dicen lo que quieren, (están en su derecho) y además algunos maltratan a sus mujeres que son aún peor, o las abandonan. Eso por lo visto es lo que está bien según los “progres”. Y el aborto una lacra siniestra de la sociedad que hasta el mismo PP sostiene. Allá ellos. Nosotros solo entendemos a Jesús que dijo: Bienaventurados los limpios de corazón, porque estos verán a Dios.

    Ánimo, Sr. Arzobispo y adelante con la doctrina d Cristo. Usted está obligado a soportar estas cosas, que no son solo contra usted, sino que van dirigidas a la entronización del hombre, y a la destitución de Dios sobre las obras de los hombres rebeldes. Nosotros podemos discrepar en lo que sea, (no somos ladrillos, todos igualitos) pero en esto estamos totalmente con usted. No somos simples números, tenemos que afirmar la dignidad del ser humano.

    Atacan no solo a usted, sino que las sufrimos todos, los que contra corriente nos dedicamos a enaltecer la doctrina y al mismo común Señor. Y somos los que hacemos hasta donde alcanzan las fuerzas por los más desfavorecidos. Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.
    Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos.

    Si no se quiere reconocer, sino mirar lo que a través de los siglos y milenios ha sucedido en la Iglesia, es cosa de los perdidos. Nosotros también somos pecadores perdidos… pero perdonados. Tal vez errados en momentos, pero reconciliados por la sangre de Cristo.

    Los réprobos seguirán en un mundo de tinieblas, rencillas, envidias, etc. Todo un mundo de oscuridad como el que padecen ahora y que no quieren abandonar, aunque lo tengan que hacer (como todos) a la fuerza y sin esperanza de resurrección. No admitimos nada más que lo que nos enseñó el maestro, y afortunadamente para todo hay respuesta saludable. Le animo a seguir adelante, porque tiene usted razón.:oh:

    Con todos mis respetos.

    AMDG

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.