Tampoco lo será la ley Gallardón, en los términos que ya se han anunciado

Aborto: una ley que autoriza a matar a inocentes nunca es un motivo de alivio

Mie 11·12·2013 · 19:23h 7

El Diccionario de la Real Academia Española define así el “alivio”: “1. Acción y efecto de aliviar o aliviarse. 2. Atenuación de las señales externas de duelo una vez transcurrido el tiempo de luto riguroso.” En cuanto a “aliviar”, para el tema que me ocupa en este entrada, me quedo con la 4ª acepción: “Disminuir o mitigar las enfermedades, las fatigas del cuerpo o las aflicciones del ánimo.”

Se confirma otro engaño electoral: el PP recuperará el coladero abortista de 1985
La ley Gallardón no permitirá matar a un hijo por discapacitado, pero sí por humano

Traigo a colación estas definiciones porque hoy han entrevistado en Radio Euskadi al nuevo portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo. Puedes escuchar el audio aquí, o leer la crónica que ha publicado Infocatólica.

En el minuto 4:29 de la entrevista a Gil Tamayo le preguntan lo siguiente (incluyo a continuación su respuesta literal):

“¿Recibirán como una buena noticia la reforma de la ley del aborto?”

“Bueno, yo creo que buena noticia nunca, lo que se refiere al aborto, porque en sí es un drama, es un drama para el que muere, que es un inocente, es un ser inocente, es un ser humano inocente; es un drama para la mujer, porque tomar esa decisión siempre es doloroso y supone un drama, y hay detrás dolor y tragedia, y supone también un drama para la sociedad, porque es un deterioro moral.”

Nada que objetar, al contrario. Suscribo plenamente las palabras del portavoz de la CEE. O para ser más exacto, las suscribo hasta ese punto. Y es que a continuación Gil Tamayo añadió:

“Ahora, la Iglesia pues verá con alivio, entre comillas, lo que suponga toda una ley que sea menos mala que otra.”

Sé que a Gil Tamayo el tema del aborto le preocupa seriamente. Lo ha demostrado con sus palabras en ésta y otras ocasiones, sin ir más lejos el 22 de noviembre, cuando se pronunció contra el aborto con unas declaraciones muy claras y valientes (puedes ver el vídeo aquí). El caso es que hay ciertas palabras que pueden dar lugar a equívocos, y su alusión de hoy al “alivio”, aunque lo pusiera entre comillas, ha servido para generar un lamentable titular, servido por Europa Press y copiado tal cual por diversos medios.

España afronta una situación hasta ahora nunca vista en nuestro país: la inminente aprobación de una ley del aborto por el PP. Hoy Gallardón ha anunciado que la presentará “en muy pocos días”. Estaremos, pues, ante la primera ley abortista española que no será autoría del PSOE. Digo ley abortista porque por lo que ya se nos ha dicho hasta ahora, esta ley podría guardar muchas similitudes con la de 1985, que aunque no consideraba el aborto como un derecho -lo cual, indudablemente, la hace teóricamente menos mala que la ley de 2010-, en la práctica servía para tratarlo como tal, al incluir supuestos tan ambiguos como el del riesgo para la salud psicológica de la madre. Los anuncios de Gallardón contra el aborto eugenésico podrían quedarse en nada si se repone el coladero abortista de 1985. En resumidas cuentas, a un niño no nacido discapacitado no se le podrá matar por ser discapacitado, pero sí por ser humano.

En noviembre Gil Tamayo declaró sobre el aborto que “el fin no justifica los medios, ni en este caso ni en otros”. Y tiene razón. El pretexto de disponer de la propia sexualidad o de decidir sobre la maternidad no justifica que se mate a un ser humano inocente e indefenso, de la misma forma que no hay pretexto alguno que justifique el robo, el maltrato a la mujer o cualquier otra agresión contra la dignidad y los derechos de la persona. Esto hay que tenerlo presente siempre, sin importar que la ley abortista lleve la autoría del PSOE o del PP. Lo importante de esas leyes no es quien las promueve, sino que atentan contra el más básico de los derechos humanos, que es el derecho a la vida. Ciertamente, una ley del aborto cuya redacción niegue la condición de derecho al aborto y que se traduzca en 1.000 abortos o 100 abortos anuales es una ley menos mala que la actual, que da lugar a más de 118.000 abortos anuales, pero no hay que olvidar que incluso una ley que contempla el aborto como un delito despenalizado, como ocurría con la de 1985, está legitimando la muerte de seres humanos inocentes. Eso es exactamente lo que va a pasar con la ley que prepara Gallardón, salvo que la dirección del PP cambie de la noche a la mañana y decida asumir la defensa de la vida con la valentía y la claridad que no ha mostrado hasta ahora, algo que me parece muy poco probable. Así pues, tendremos otra ley mala e injusta, y ante un escenario así no caben ni aplausos, ni felicitaciones ni alivios. Toda ley que permite matar a inocentes es una ley digna de rechazo y que erosiona el debido respeto a los derechos humanos, no lo olvidemos. Llevamos ya demasiado tiempo instalados en el fatalismo y eso nos ha llevado a conformarnos con el mal menor, pero ya va siendo hora de sacudirnos esa actitud.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.400

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El Diccionario de la Real Academia Española define así el “alivio”: “1. Acción y efecto de aliviar o aliviarse. 2. Atenuación de las señales externas de duelo una vez transcurrido el tiempo de luto riguroso.” En ……

Comentarios a esta entrada:

  1. pacococo

    Que mis enemigos hagan las leyes, yo haré los reglamentos. No recuerdo que político dijo esto, pero viene a cuento de lo que dices.

    Tal y como está el mundo es inevitable una ley del aborto, porque si un gobierno elimina el aborto, pronto le montan una revolución más o menos cruenta y ponen a otro que va a decretar el aborto libre y hasta obligatorio. Únicamente aquellos pueblos que tienen claros ciertos conceptos morales pueden permitirse no tener aborto porque pongas el gobierno que pongas, va a ser que no. Pero en este sumidero de inmundicia en que han convertido a España, pues…

    Por tanto lo importante no es la ley, lo importante es la aplicación. Creo que la nueva ley, que es igual a la de 1985, tiene algo importante y es que elimina el concepto de “derecho”. El aborto es un mal en sí mismo.

    Esto ya es una mejora sustanciosa. Pero es que con la lei Aido no aumentó el número de crímenes. Luego la aplicación de la ley es lo importante. Si el “daño sicológico” lo valora un o o dos profesionales independientes, se eliminan más del 80 % de los asesinatos. Es así de simple. El sicólogo no puede trabajar en el abortorio, debe ser independiente.

    Y podemos seguir con las otras causas, donde también se puede reducir mucho el número. Y se podría llegar a la situación en algunos estados americanos, donde han cerrado abortorios por no se rentables.

    Pero hay que tener voluntad de hacer y también jugarse el tipo. Y los progres de derechas que nos mandan, bastante mal, por cierto, no están por la labor.

  2. MRA

    Lo que si es un alivio para el Partido Popular es que Gil Tamayo, nuevo portador de la Conferencia Episcopal Española,les haya apoyado de nuevo con la utilidad válida del consabido mal menor.

    Ya me veo de nuevo, a muchos votantes timoratos del Partido Poular, ir preparando su ya famosa pinza para la hora de votar.

    Esto no tiene solución. Es para echarse a llorar

  3. No hay que desesperarse. Que el portavoz de la CEE haya metido la pata en una palabra no significa que no sea firme contra el aborto. Basta con leer sus declaraciones de noviembre:

    http://www.hazteoir.org/noticia/54745-jose-maria-gil-nuevo-secretario-general-conferencia-episcopal-espanola-aborto-no-es-un

  4. Alfonso

    Si Samaniego hablaba del parto de los montes en sus fábulas mucho me temo que los provida acabaremos denunciando el aborto de los montes. Hace 9 meses el PP se retrató perfectamente:

    Alonso: ‘Haremos una ley del aborto que no gustará mucho a los obispos

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/04/16/espana/1366118051.html

    Pues yo en las próximas elecciones haré con mi voto algo que no gustará nada al PP.

  5. No hay que desesperarse. Esto es un asco y los votos tienen más fuerza que la razón. No hay pueblo y no hay democracia. La dictadura de los números produce las aberraciones más horrorosas. La decencia y la conciencia gimen doloridas. La sinrazón avanza y los diques de cultura y valores se debilitan día a día. La muerte y el egoísmo vil reinan por doquier. El cristiano sabe que la vida no es fácil si quiere avalorar su fe. Por tanto me doy cuenta de que no hay que desesperarse. Dios sabrá.

  6. Ravaler

    “El País” entrevista al doctor Morín, famoso por los abortos “sin límite de plazo”, y lo presenta como un “mártir progre”. :shock: :shock: :shock: :shock:

    Viniendo de “El País”, no es que me sorprenda, pero ¿cómo es posible tamaña desvergüenza? ¿Sabe usted si hay intereses comunes entre Prisa y los abortorios? De otra manera, me resulta increíble que hagan una propaganda tan elogiosa de alguien que cuenta con un largo “historial criminal” a sus espaldas.

    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/12/13/actualidad/1386960742_762718.html

    Un saludo desde Alacant,

    Roger

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal