“Kingsman: servicio secreto”, divertida parodia-homenaje a las películas de 007

Ayer fui al cine a ver esta película que ha dirigido el británico Matthew Vaughn, autor de otras tres películas que me gustaron en su momento: “Stardust” (2007), “Kick-Ass” (2010) y “X-Men: primera generación” (2011).

Esta vez Vaughn se basa en un cómic, “The Secret Service”, de Mark Millar, para llevar a la pantalla grande una original parodia de las películas de James Bond. Digo original porque la película tiene momentos dramáticos, cómicos y algunos realmente grotescos, todo ello cubierto de un humor británico que da un muy buen resultado. A decir verdad, fui a ver la película pensando que me echaría unas buenas risas y así ha sido. Sobra en la película, ciertamente, alguna vulgaridad, y la película no es adecuada para verla con niños (ya empezando por sus escenas de violencia). Lo que más ma he hecho gracia es que la película abunda en el esnobismo de 007 pero hasta el fondo, haciendo una apología del estilo británico en los modales, en el vestir e incluso en la decoración. [AVISO DE SPOILER] De hecho, uno de los detalles más simpáticos es que la película trata de un servicio secreto fundado en una sastrería y formado por sastres que pretendían salvar la civilización. La monda. [FIN DEL SPOILER]

Cabe destacar el reparto de lujo con el que ha contado Vaugh, con el oscarizado Colin Firth en el papel de un agente secreto de Kingsman, Samuel L. Jackson en el papel de villano (esta vez, un magnate de la informática), el veterano Michael Caine (como jefe del peculiar servicio secreto) y Mark Strong. El papel protagonista lo hace un joven actor galés, Taron Egerton. En fin, sin ser una película excepcional, consigue lo que buscaba: una buena parodia-homenaje a James Bond, que resulta entretenida y divertida.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]