La izquierda anatemiza un tuiteo contra el maltrato a hombres y a mujeres

¿Para los ideólogos de género hay víctimas de primera y de segunda en los maltratos?

La Ley Orgániza 1/2004, aprobada por el PSOE y mantenida por el PP, define la llamada violencia de género como “una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo”. Es decir, que para responder a este tipo legal, violencia de género es, según la ley, maltratar o matar a una mujer por ser mujer. Y como dice el refrán, hecha la ley, hecha la trampa.

Un interesante documental que echa por tierra los dogmas de la ideología de género
Feminismo de equidad vs Feminismo de género

Hace falta algo más que misoginia para ajustarse a este tipo legal

Dicha ley afirma que esa violencia contra las mujeres responde al hecho de ser “consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”. Así pues, según la ley, para ejercer violencia de género no basta con dañar o matar a alguien por ser mujer, sino que además el autor del crimen debe considerar a su víctima carente de libertad, respeto y capacidad de decidir. A raíz de ello, cada vez que hay un crimen que tiene por víctima a una mujer, inmediatamente los medios de comunicación y numerosos políticos encuadran lo ocurrido en la “violencia de género”, a menudo sin esperar a que una investigación judicial establezca si lo ocurrido se ajusta a la definición que da la ley.

Si un hombre mata a su esposa es ‘terrorismo’, pero Resistencia Galega, no

En ciertos ámbitos incluso se ha acuñado la expresión “terrorismo machista” para calificar esos crímenes, transmitiendo la idea de que las víctimas de sus parejas masculinas lo son, en realidad, de una organización o estructura criminal cuyo fin es infundir el terror a las mujeres. Igual que ocurre con el término violencia de género, el de terrorismo machista se puede ver incluso en informativos televisados (yo lo he visto varias veces en los “telexornais” de la Televisión de Galicia, un canal público) en relación a casos que ni siquiera han sido investigados por la justicia. Curiosamente, la expresión se usa incluso desde medios que al mismo tiempo cuestionan la existencia de bandas terroristas cuya actividad ha sido confirmada por la Justicia.

Ocultando las muertes de hombres por mujeres en nombre de la ‘igualdad’

Paradójicamente, la exposición de motivos de la citada ley afirmaba:

“La conquista de la igualdad y el respeto a la dignidad humana y la libertad de las personas tienen que ser un objetivo prioritario en todos los niveles de socialización.”

Sin embargo, la aprobación de la citada ley y la extensión de sus pautas ideológicas a otros ámbitos legales e institucionales implicó la práctica desaparición a efectos estadísticos de los actos de maltrato y homicidios cometidos en el ámbito doméstico pero que no tenían por víctima a la parte femenina de una pareja. Sirva como ejemplo un dato: el año en que se aprobó dicha ley, 31 varones fueron asesinados en España a manos de sus parejas femeninas, según las estadísticas oficiales. En 2005 fueron 56, y en 2006, 37. En los seis años siguientes, las estadísticas sobre muertes por violencia doméstica fueron pasando de manos hasta tres veces: del Ministerio del Interior al Servicio de Inspección del CGPJ, de éste al Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ, y de éste, finalmente, al Ministerio de Sanidad, que ya sólo ofrece víctimas de la llamada violencia de género, y no de la violencia doméstica. Significativamente, desde 2012, año en que Sanidad publica las cifras, a nivel oficial ya no hay hombres muertos por violencia doméstica en España. Simplemente, para el gobierno no existen, o al menos la motivación de su muerte queda enterrada bajo las demás muertes violentas. ¿Tienen miedo de que alguien haga una lectura ideológica tan cuestionable como la de la citada ley y se ponga a hablar de violencia hembrista, tal vez?

17 asesinatos de niños, 11 de ellos por sus madres: Sanidad sólo cuenta 6

El absurdo al que ha dado lugar esta auténtica manipulación estadística, llevó a implementar en 2013 una corrección para contabilizar a los niños muertos, pero sólo cuando el autor del crimen es el padre o pareja masculina de sus madres. Así, se dan situaciones tan grotescas como la ocurrida en el citado año: sin contar el asesinato de Asunta Basterra (en el que están implicados el padre y la madre adoptivos de la niña asesinada), en septiembre de 2013 ya iban 17 menores asesinados por sus padres ese año: en 10 de los casos, la autora del crimen fue la madre, y en uno más la madre colaboró en el crimen. Al concluir el año, Sanidad sólo contó 6 de los crímenes en sus estadísticas. A esta descarada invisibilización de los crímenes contra menores en el seno de una familia cuando la autora es la madre, hay que añadir lo relativo a las restantes víctimas. Por ejemplo: el 13 de marzo en Guía de Isora, Tenerife, un hombre asesinó a su hijo de 3 años y a sus suegros. ¿Era violencia de género -es decir, un crimen contra una mujer- asesinar a la suegra, pero no se debía contar en las estadísticas al niño y al suegro? El 13 de abril de 2013 en Ciudad Real, un hombre mató a su hijo de 14 años, a su hija de 5 y a su suegra. Teniendo en cuenta la definición netamente sexista que hace la citada ley, ¿merecen ser contabilizados como “violencia de género” los asesinatos de la hija y de la suegra, pero no el del hijo?

Los prejuicios ideológicos que se esconden detrás de todo este absurdo

Algunos me dirán que exagero, que estoy sacando las cosas de quicio, pero ¿cómo no hacerse estas preguntas después de leer este tuiteo de la eurodiputada Elena Valenciano, del PSOE?:

Esto lo escribió a raíz de un tuiteo de la Guardia Civil animando a rechazar el maltrato venga de quien venga, tanto si su autor es un hombre como una mujer. Que la Benemérita haya usado un cartel falso que circula por la red es, desde luego, algo que las iracundas feministas han tomado como irrelevante. Lo que molesta al lobby de género, o lobby hembrista, es que se considere tan grave el maltrato al hombre como el maltrato a la mujer. Ciertamente, hay muchos más casos de maltratos y asesinatos de mujeres, y esto ha de merecer una especial atención de las autoridades, dirigida a proteger a las que sufren esta lacra, pero ¿acaso la lucha contra el maltrato a mujeres ha de hacerse a costa de ocultar el maltrato a hombres? En una noticia de RTVE en agosto de 2013 se señalaba que en 2011 un 23,8% de personas denunciadas por violencia doméstica en España fueron mujeres. Ese año murieron siete hombres a manos de sus parejas o exparejas en nuestro país. Según la citada noticia, el maltrato a hombres es “una violencia más invisible, silenciosa y enmascarada. A un hombre le cuesta más admitirlo, la mayoría no es capaz de denunciarlo y tiene que ser su entorno quien dé ese primer paso.” Sea cual sea el sexo del maltratador, el maltrato es un problema y considerar que hay maltratados de primera y de segunda me parece una indecencia, y más si esta indecencia la suelta en público una eurodiputada, es decir, una persona a la que le pagamos el sueldo todos los contribuyentes, tanto hombres como mujeres. La citada dirigente socialista ha dirigido mensajes muy airados contra la Benemérita, y ya va siendo hora de que se aplique el cuento a sí misma: pida perdón por dar a entender que hay víctimas de primera y de segunda en el maltrato, señora Valenciano. Los hombres que sufren maltrato también le están pagando a usted el sueldo y se merecen un respeto.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.700

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Hare

    Pero es que la violencia de género es eso, la de un género (sic), el masculino, contra el femenino. Las teóricas de esta degeneración del feminismo te hablan de que los hombres, como grupo, usan la violencia y la violación para dominar a las mujeres. Las mujeres siempre son las víctimas y los hombres los victimarios. Lo sorprendente es que una aberración conceptual como esta sea Ley en España.

  2. Hare

    Bueno, igual no es tan sorprendente

  3. Javier Soria Laso

    Totalmente de acuerdo. La violencia de género (sea de un hombre contra la mujer o una mujer contra un hombre) hay que erradicarla sí o sí. Y el que se cabrea porque hay que rechazar el maltrato venga de quien venga, tanto si su autor es un hombre como una mujer, es un/una tont@ o no quiere ver la realidad.

  4. Hugo

    Barrer las cosas debajo de la alfombra no hace que desaparezcan. Y meter en cajones separados las cosas menos todavía. El caso más conocido de un hombre maltratado por su esposa es el del físico Stephen Hawkins cuya segunda esposa además de exprimirlo económicamente, le rajó la cara con una navaja de afeitar y lo escaldó mientras tomaba un baño. En general el comportamiento de las mujeres que hacen esto es muy cobarde, porque se aprovechan de una situación de total indefensión de su pareja. Y siempre habrá quien las disculpe, no me cabe duda.

  5. Sería interesante ver como interpretan esta violencia en general en otros países de la Unión Europea. La igualdad es siempre relativa porque una mujer no es un hombre sin embargo las ‘feministas’ radicales tratan de imponerlo (ejemplo, que lo niños jueguen con muñecas y otro tipo de tontería). De todas formas es un tema complejo. No me atrevo a opinar porque tengo mis propias ideas que serían interpretadas como machistas – ¡Y no las voy a cambiar!.

  6. ¿Desde cuando mis comentarios están en cola de moderación?

  7. Sharovarov

    Teniendo en cuenta que el único partido -que yo sepa, y con algo de presencia en los medios-, que está en contra de la Ley Integral contra la Violencia de Género es VOX, y que, por ejemplo, sólo ha conseguido 18.000 votos en Andalucía, lo lógico es pensar que nos queda discriminación contra el hombre para mucho tiempo. ¡Ole ahí la Constitución y la igualdad!

  8. James, el primero ha entrado en cola, el segundo no. No sé por qué habrá pasado. Se activa la moderación cuando el blog detecta una palabra soez, pero no es tu caso (eres mejor hablado que yo).

  9. Jandro

    Lo curioso del caso es hay un caso flagrante de maltrato o matanza de una mujer por ser mujer, con la añadida consideración, por parte del autor, de su víctima como carente de libertad, respeto y capacidad de decidir, que todas las estadísticas ignoran. Cuando se abortan a las niñas porque querías un niño, posibilidad totalmente factible con la ley Aído-Villalobos.

  10. pacococo

    Nadie o casi nadie maltrata a una mujer por considerarla inferior (entre españoles, se entiende) siempre hay una causa real o imaginaria pero siempre considerándola igual.

    Aquí todas y todos mienten, me refiero a las y los feministas y políticos afines o maricomplejines, para conseguir aterrorizar a los hombres, que es lo que han conseguido.

    Más o menos me imagino lo que pretenden con eso, pero no lo tengo claro y por supuesto todos los que salen vociferando no tienen ni idea de lo que dicen, simplemente les han dicho que griten.

  11. pacococo

    He escrito antes que no sé muy bien qué pretenden.

    Pues ahora me encuentro con un artículo de tu paisano Pio Moa (creo que es de Vigo) que aclara bastante la cosa.

    http://www.gaceta.es/pio-moa/negociotimo-violencia-genero-04042015-1243

  12. El maltrato viene precisamente de la guerra de sexos que provoca la ideología de género. Antes a los hombres se les educaba para cuidar a las mujeres.

  13. Javier Soria Laso

    Aciertas de pleno, María. Me parece que la guerra de sexos no tiene sentido y es bastante absurda.

  14. El maltrato, igual que otras formas de violencia, tiene multitud de causas. Maltrato lo había antes y lo hay ahora. Siempre ha habido caballeros y rufianes. No caigamos en los mismos reduccionismos que los ideólogos de género.

  15. Javier Soria Laso

    Elentir, tienes toda la razón. Ojalá el maltrato desaparezca del universo.

  16. JOSE LUIS

    Yo tengo el tema claro, me pasa a mí ésta movida me arruinan la vida y cuando salgo del trullo, al primer politico que pillo de ésas siglas que aprobaron ésta injusticia y le meto dos tiros no para matarlo no, para dejarlo en una silla de ruedas para toda la vida.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]