Lluvia de insultos contra los votantes que no obedecen las consignas progres

No habéis escarmentado ni con la victoria de Trump, ni con el Brexit ni con Colombia

Ayer El País publicó un bochornoso artículo titulado “Declaración de guerra a la estupidez”, firmado por el británico John Carlin, el arquetipo del arrogante periodismo progre.

Iker Jiménez, sobre Trump y el periodismo: “La gente ha dejado de confiar en nosotros”
Autocrítica de un periodista de izquierda sobre Trump / Luis del Pino

Insultando a británicos y estadounidenses por no votar como él quería

“La victoria de Trump representó una rebelión contra la razón y la decencia”, afirma este tipo. “Fue el triunfo del racismo, o de la misoginia, o de la estupidez -o de las tres cosas a la vez”, añade, y a continuación habla de “poco juicio y del pésimo gusto de 60 millones de estadounidenses”. La semana pasada, en otro insultante artículo, les llamó “analfabetos políticos”, les acusó de “un acto de criminal irresponsabilidad hacia su propio país” y finalmente tachó a EEUU de “manicomio”. Sólo le faltó pedir la cárcel para todos los votantes de Trump. No es la primera vez. Tras la victoria del “Brexit” en el Reino Unido el pasado mes de junio, Corlin tachó a su propia patria de “país hooligan” y acusó a sus compatriotas de haber hecho una “burrada”. Dos días antes, sin saber cuál sería el resultado del referéndum, Corlin había escrito en El País: “Lo ideal sería que se prohibiese votar en este referéndum a los mayores de 55 años”. Imaginaos la que se habría armado si este energúmeno hubiese dicho lo mismo de musulmanes u homosexuales…

Según Carlin los colombianos se volvieron tontos en una semana

Tras el “no” de los colombianos al humillante pacto entre Santos y los narcoterroristas de las FARC, Carlin les acusó de “ignorancia” e “irresponsabilidad”: “se dejan conducir como vacas al abismo. Con perdón de las vacas, que seguramente demostrarían más sentido común”, dijo el mismo que ahora llama xenófobos a los votantes de Trump. Sólo una semana antes había acusado a Uribe, contrario al pacto, de cometer “una grosera falta de respeto a la inteligencia de los votantes”. Por lo visto, para este señor Colombia se volvió tonta en el breve plazo de una semana. Y es que para Carlin la democracia sólo merece respeto si la gente vota lo que él quiere.

El ‘delito’ de desobedecer los dictados del periodismo progre

Una vez más el periodismo progre demuestra que se cree con derecho a insultar a millones de personas simplemente por no seguir sus dictados. Ese periodismo matón lleva décadas lanzándonos mensajes contra el fanatismo y la intolerancia, mensajes hipócritas que siempre han ido repletos de dosis de fanatismo y de intolerancia hacia el que opina distinto. Ni siquiera ha contenido su dogmatismo ideológico en los momentos más delicados. Basta con recordar que el día después de los ataques del 11-S, Carlin firmó un miserable artículo en El País arremetiendo contra los atacados: “Estados Unidos, en lo que a territorio geográfico se refiere, nunca ha sido un país víctima. Estados Unidos ha atacado a otros países, ha sido el agresor. Y antes incluso de que un solo soldado yanqui hubiese plantado sus botas en Afganistán para dar con los responsables de ese ataque, Carlin demonizaba ya a priori el ejercicio de la legítima defensa por parte de los atacados, hablando de la “venganza de los Estados Unidos, desde ya salvaje contra su propia gente”.

Lo que pasa cuando ya te importa un bledo que cualquier Carlin te insulte

Tipos como John Carlin y como otros que hoy conjugan ratos de perplejidad y de furia, aderezados con insultos a los votantes de Trump, son miembros de una aristocracia periodística que se cree acreedora del derecho a dictarnos lo que hemos de pensar por el mero hecho de creerse ideológicamente superior al resto de la sociedad. Eso de intentar convencer a la gente con argumentos deben reservárselo a sus colegas de la ultraizquierda, porque con el resto, como podemos ver, sólo se entienden a base de insultos. El problema de esa aristocracia periodística es su cada vez mayor alejamiento de la realidad. Cuando el americano de a pie padece la delincuencia que va de la mano de la inmigración ilegal; cuando se ve agredido en su libertades a manos de los adalides de la ideología de género; cuando ve que la izquierda le saquea fiscalmente para obtener votos entre la gente ociosa a cambio de subsidios; cuando ve que personajes de la élite política como Hillary Clinton salen impunes de todo cuanto escándalo les sacude, a ese ciudadano de a pie que está sufriendo todo eso ya le puedes insultar todo lo que quieras, que no le vas a convencer de que dos más dos son cinco. No puedes estar pisoteando incesantemente la paciencia de la gente y luego lamentarte de que ya no les impresionas cuando les apuntas con el dedo de señalar racistas, fascistas, xenófobos, machistas y homófobos, especialmente cuando has usado esos adjetivos como cínicas excusas para socavar sus derechos fundamentales.

La diferencia entre Estados Unidos y Europa

La gran diferencia entre EEUU y Europa es que aquí no existe la tradición de defensa de las libertades individuales que sí hay al otro lado del Atlántico. En España los partidos mayoritarios o son socialdemócratas (PSOE, PP, C’s) o filocomunistas (Podemos, BNG, ERC, IU). Vivimos en una sociedad que ha delegado el ejercicio de sus libertades en la clase política. A cambio, tenemos impuestos altos, imposiciones y multas lingüísticas, adoctrinamiento escolar, ideología de género obligatoria, impunidad para los “okupas” y una diarrea legislativa que nos obliga a cumplir multitud de leyes (nacionales y autonómicas) que sólo se aplican cuando a los políticos les viene bien. Y al españolito medio, cada vez más atenazado por todo esto, no le queda otra que callarse, no se vayan a enfadar los Carlines, los Cebrianes, los Escolares y los Wyomings y acabe señalado públicamente como ultracatólico, fascista, reaccionario y neoliberal.

Nos exigen respeto para el Islam, el feminismo, la homosexualidad, la transexualidad y los hechos diferenciales autonómicos (bajo pena de ser señalado y perseguido incluso legalmente como machista, racista, islamófobo, homófobo y unos cuantos “fobos” más), pero si amas a España y/o eres cristiano, insultarte es el deporte favorito de la progresía y te tienes que aguantar, porque todo eso les huele a franquismo aunque -como es mi caso- ni siquiera hayas vivido esa dictadura. Pero bueno, queridos Carlines, ¿os habéis creído que nuestra paciencia es infinita y que aquí estáis a salvo de un “trumpazo”? Cuanto más os empeñéis en negar la realidad, cuanto más os esforcéis en insultar y despreciar a los que tenemos la osadía de llevaros la contraria, más rápida será vuestra caída, más influencia perderéis y menos tiempo tardarán los españoles en acabar hartos de vuestros sermones. Así que por favor, ¡no os cortéis! ¡Seguid insultando!

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pilar blasco

    La redes sociales y la información libre han vencido al famoso cuarto poder. Están que trinan porque no nos pueden convencer y llevar al huerto como han hecho hasta ahora

  2. pilar blasco

    Y lo peor es la falta de respeto y el insulto a millones de personas que no votan lo que ellos dictan. Es el caso de España, todos los que no le hemos votado a la izquierda de El País somos fachas ignorantes, viejos, y lo siguiente. Pues ya saben: a y a

  3. Luis Rodríguez caso Serna

    La derecha radical.,se impone lentamente en Europa y las Américas de “Norte y Sur”.En un futuro muy próximo el mundo quedara dividido en dos grandes bloques ,la derecha radical y la izquierda radical ,”Tanto la derecha de centro moderada como la izquierda de centro moderada desaparecerán del mapa”

  4. Pepa Estravis

    Pues es cierto. No se cuando se ha consolidado hasta extremos delirantes, esta manera de escribir, sin argumentios, sin raciocinio, puramente sensacionalista. Se, que está a la orden del día y para mi tengo que los manipuladores de opinión, los CAMPEONES DEL PENSAMIENTO ÚNICO, SE HAN TOPADO CON LA HORMA DE SU ZAPATO.

    ¡Trump ha ganado utilizando sus mismas armas!

  5. Luis Orlando

    Trump no me gustaba mucho, hubiese preferido a Cruz, pero la verdad es que viendo la reacción de la izquierda y de los progres me está empezando a entusiasmar. Algunas de sus medidas no me parecen correctas, las que van contra el libre comercio, pero otras me gustan mucho. El cheque escolar, el apoyo a los pro-vida, tener el valor de negar el alarmismo climático, las bajadas de impuestos etc. Me suenan a gloria. Ojalá cunda el ejemplo. Excelente Elentir.

  6. Mara Pousa Santamaria

    Me encanta

  7. Gabriel B.

    Otro error de la “prensa libre” es meter en un mismo saco a Trump con Chávez, usando la coincidencia que ambos vencieron a políticos típicos, pero con ideas muy disímiles entre sí

  8. Elentir. Tu ultimo párrafo lo dice todo, sin embargo la matraca sigue y sigue ganando terreno. No veo solución. Es el propagandismo similar al de Goebbels in 1933 para ensalzar al nazismo y ya sabemos como acabo todo.

  9. pacococo

    La primera idea que me ha venido al leer lo que dice ese tipo es que también hay británicos g********s, como en todas partes, no sólo en España. Como el caso del exministro Margallo que sale ahora con que echar a los inmigrantes delincuentes es un disparate.

    Han llevado un revés importante, pero aprenden rápido. El nuevo acuerdo en Colombia no va a someterse a referéndum, alegando que se recogen el 80 % de las demandas.

    Lo del Brexit ya lo solucionarán de forma creativa y a Trump ya lo sujetarán convenientemente, pero de todas formas el “daño” ya está hecho. La gente sabe que se puede ir contra el sistema y hasta mejoran las cosas.

    Pero en España y en Europa, las cosas están bien atadas. En Francia ya están bloqueando a LePen, solo que allí ya es imposible y cuanto más la bloqueen, más votos sacará.

    Pero en España es distinto, aparte de la manipulación de los votos está el bloqueo mediático a cualquiera que intente salirse del sistema y si nadie te conoce, nadie te vota. No van a caer otra vez en ridiculizar al candidato, como con Trump.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.