Si siguiésemos las tesis de Calvo, tendríamos que llamarla "carga pública"

La RAE deja en evidencia a Carmen Calvo por confundir género gramatical y sexo biológico

La ofensiva de la vicepresidenta Carmen Calvo contra la Real Academia Española por no querer unirse a su disparatado discurso feminista ha tenido hoy una brillante respuesta de la RAE.

Carmen Calvo quiere cambiar la redacción de la Constitución por si la lee un extraterrestre
Carmen Calvo pierde los papeles y desprecia a la RAE por negarse a secundar sus ocurrencias

Carmen Calvo quiere suplantar a la RAE porque no se somete a sus tesis

Como ya sabéis, Carmen Calvo ha lanzado una ofensiva para reformar la Constitución por estar escrita “en masculino”, algo que la vicepresidenta ya criticó cuando estaba en la oposición, advirtiendo sobre el riesgo que corríamos si la leyese un extraterrestre. Después de la declaración hecha anteayer por el director de la RAE, afirmando que no ve ni la “más mínima posibilidad” de reformar nada en la Constitución, “no porque no haya cosas que se puedan reformar, cosas mucho más trascendentes que la lengua”, sino porque no hay un clima político para ello, ayer la vicepresidenta se cogió un buen rebote y dijo que cambiaría la Constitución sin la RAE. Es decir, que en materia lingüística ahora es ella la que dicta las normas, y no los académicos.

“El español ya tiene un mecanismo inclusivo: el uso del masculino gramatical”

Hoy la cuenta de Twitter de la RAE ha terciado en esta polémica. Esta cuenta suele resolver todo tipo de dudas de los tuiteros sobre cuestiones lingüísticas, y lo hace siempre con brillantez y sin meterse en debates políticos o ideológicos. Hoy, sin citar a la vicepresidenta, esa cuenta ha recordado lo que Calvo no parece entender: “El español ya tiene un mecanismo inclusivo: el uso del masculino gramatical, que, como término no marcado de la oposición de género, puede referirse a conjuntos formados por hombres y mujeres y, en contextos genéricos o inespecíficos, a personas de uno u otro sexo”.

Lo que dice la RAE sobre los errores gramaticales de la corrección política

En su Diccionario panhispánico de dudas, la RAE ya abordó esta cuestión al hablar sobre el término “género”. El punto 2.1 de esa entrada señala lo siguiente: En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos”. En el texto ya se advertía que a pesar de ello, “en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos: «Decidió luchar ella, y ayudar a sus compañeros y compañeras»”. La RAE señalaba entonces que “en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva. El citado diccionario también advertía que el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramática: las y los ciudadanos“.

Calvo ya demostró su ignorancia defendiendo el término ‘portavoza’

Las objeciones de la RAE a la neolengua que propone Carmen Calvo son muy fáciles de entender si se tiene un mínimo de cultura. Tenemos un ejemplo muy reciente. El pasado mes de febrero Carmen Calvo incurrió, por ignorancia, en el absurdo de tachar de “sexista” el término “portavoz”, a pesar de derivarse de una palabra de género femenino como es “voz”. En su afán por ver “sexismo” donde no lo hay, Calvo acabó arremetiendo contra una palabra de origen femenino que se usa para referise a los dos sexos. El diccionario de la RAE señala que es una palabra común a ambos géneros gramaticales. A pesar de ello, en aquella ocasión y despreciando, como hace ahora, las normas gramaticales, Calvo respaldó el disparate lanzado por la podemita Irene Montero al usar el término “portavozas”, un error gramatical que provocó muchos comentarios y bromas.

Si hacemos caso a Calvo, ella no es un ‘cargo público’, sino una ‘carga pública’

Confundir el género gramatical con el sexo biológico no sólo implica incurrir en una incorrección lingüística, sino que lleva a correr el riesgo de quedar en el más absoluto de los ridículos, pues a menudo las palabras tienen significados distintos en función de su género gramatical. Por ejemplo, si hacemos caso a Carmen Calvo, ella en vez de un “cargo público” sería una “carga pública”. Es un término que me ofrezco a defender en el caso de Carmen Calvo (como contribuyente me parece intolerable estar pagándole un sueldo público a esta señora por lanzar polémicas tan absurdas como ésta), pero seguramente otras mujeres lo considerarán inapropiado e injusto, con razón. A menudo, disparates como los que ha lanzado Carmen Calvo tienen su origen en la errónea idea de que una palabra terminada con la letra a equivale al sexo femenino, y una en o equivale a masculino. Nada más lejos. La palabra poeta es masculina a pesar de terminar en a, y uno puede ser socialista, comunista y nacionalista sin necesidad de ser mujer. Claro que a lo mejor, si doña Carmen sigue empeñada en imponernos sus caprichos, en el futuro tendremos que decir poeto, socialisto, comunisto y nacionalisto para que no nos multen por “machistas”… Y todo esto, no lo olvidemos, sin otro propósito que provocar una guerra de sexos, a fin de que el PSOE pueda seguir captando adeptos y recortando libertades por medio de la más burda demagogia.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. carlos

    Me ha parecido muy interesante y claro este articulo.

  2. Jandro

    A lo mejor no es de buen gusto decirlo, pero, siguiendo su columpiada, debería cambiarse el género de su apellido, que en absoluto se corresponde con su sexo. Y no digo más.

    Genial lo de la “carga pública”.

  3. Sharovarov

    Hace ya tiempo pensé en palabras de género gramatical femenino que designaban a conjuntos de personas, tanto hombres como mujeres. Ejemplos: Gente, persona, población, muchedumbre, monarquía, familia…¿Qué hacemos con esta clase de palabras, las desdoblamos también al género gramatical masculino? O sea, por ejemplo, con la palabra “Gente”, ¿decimos “la gente y el gente”, o quizás “la gente y el gento”? (No confundir este “Gento” con el famoso futbolista de las 6 Copas de Europa).

  4. Juan Carlos

    Sharovarov, ¿futbolista?, ¿seguro?. ¿No sería futbolisto?.

    Si es que esto del lenguaje es un sinsentido, lo que no entiendo es que se le esté dando tanto pábulo al tema y que haya tanto borrico que aplauda estas iniciativas, a no ser, claro está, que detrás de todo esto haya jugosas subvenciones…

  5. Pues sí, hay jugosas subvenciones. ¿Quién sino va a “traducir” la Constitución y otros textos, sino los grupillos feministas y “expertos en género” que se dedican profesionalmente a esto? Pero además, más allá de todo el dinero que mueve este negocio del feminismo, lo que también hay es un intento de imponer una ideología a escala social, incluso dictándonos cómo hemos de hablar. Orwell se sorprendería ver lo que acertó al pronosticar un régimen que crearía una “neolengua” para manipular a la población. Lo que seguro que no imaginó Orwell es que eso se daría en países democráticos, y casi sin oposición en la esfera política.

  6. Elvira

    Carmen Calva Poyata: precioso.
    Como traductora al castellano, una de las características que me gustan de mi lengua es que utiliza el género masculino como genérico. Es una manera elegante de ver las cosas.

    Una reforma que sí me parecería muy útil es que los niños de toda España aprendieran nociones de todas las lenguas cooficiales, porque contribuiría a la cohesión.
    Y estoy de acuerdo, “la carga pública” debe dimitir.

  7. Felipe

    Esta Sra.femigiliprogre parece mentira que sea doctora en derecho constitucional , y que haya escrito varios libros , (con sus errores gramaticales no les aconsejo su lectura pueden herir la sensibilidad del lector ). Ahora que esta de moda sería conveniente comprobar su expediente académico para no desonrar al resto de los DOCTORES EN DERECHO CONSTITUCIONAL .

  8. Manuel

    Me sorprende que aún no haya actualizado sus propias señas de identidad y pretenda “sentar poyo”, que no cátedra.
    Siendo Carmen masculino lo cosecuente sería “CARMAN” y a Calvo: CALVA.
    Como la – y- griega tambien tiene connotaciones masculinas en la palabra – rey – parece más acertado para su caso el empleo de la – elle- de ella, mucho más femenina.
    Como de realeza son los apellidos compuestos, qué menos que los disfrute con honor Dña. Carman Calva-Pollata.

  9. Luna

    La señora Calvo debiera tener en cuenta que la Real Academia lo es de toda la lengua española, no de su habla personal. Y que la Constitución es para todos los españoles y no sólo para ella. Por otra parte, ya me dirá qué ideólogo de su gusto escribió alguna obra siguiendo sus indicaciones, ¿Marx?,¿Propotkin?,¿Stalin?,¿Zapatero o Zerolo, tal vez?

  10. Héctor Javier Medina Castro

    La IGNORANCIA es ATREVIDA y en el caso que nos ocupa MÁS, debido a la ceguera política de esta “preclara” doctora en Derecho Constitucional. Mejor estaría CALLADITA y sin meter la patita!.

  11. Sharovarov

    Juan Carlos, la palabra “futbolista” no entra dentro del grupo al que yo hacía referencia porque es de género gramatical masculino y femenino (el futbolista, la futbolista). Las que yo digo arriba son únicamente de género gramatical femenino.

  12. Santiago

    Interesante la propuesta de Elvira de que se estudien nociones de idiomas regionales como forma de cohesión. Lo que ocurre es que quizá no se ha dado cuenta, pero ya tenemos un idioma de cohesión. El español, o el castellano, como prefiera. Yo prefiero que los niños empleen su tiempo en estudiar otros idiomas no regionales, entiéndase inglés, francés, alemán,…

  13. Elvira

    Bueno, podría ser una maría y solo para Primaria, independientemente de que aprendan lenguas extranjeras, por supuesto. Tan solo tener unas nociones para moverse por el país con más soltura. Yo no conozco ninguna de las lenguas cooficiales y me gustaría, por el simple hecho de ser española.

  14. Elvira

    También me gustaría que los niños aprendieran nociones de la lengua de signos. Yo lo hice en la universidad, solo un semestre, y es una lengua preciosa y divertida y muy intuitiva, ideal para niños.

  15. Carmen Martell

    Sería un artículo para aplaudir, si el autor no insistiera, una y otra vez, en llamar a esta señora “vicepresidenta”, palabra que, además de sonar como un insulto, atenta contra las normas de la gramática a la que queremos proteger Por todo lo demás, si la RAE acabara por entrar en este juego y dar pábulo a tanta estulticia propia de incultos y acomplejados defensores de la idea de que al feminizar las palabras se acaba el machismo, perdería mi respeto. Por favor, volvamos a la cordura.

  16. José Enrique de Tomás

    Desde mi punto de vista, lo de esta carga política (así, sin comillas, porque de verdad lo es, y muy gravosa) que resultan ser la flamante vicepresidente (no “vicepresidenta”) y toda la cohorte de ignorantes que siguen los dictados de lo políticamente correcto (incorrecto en casi todo lo demás) es algo de mucho mayor calado e intención que la simple y lamentable estulticia gramatical. El melón lo abrió aquí doña Bibiana Aído, aquella señora inútil que acuñó lo de “miembras”; hoy, está desgracia está en Ecuador, trabajando para la ONU (es decir, para el mundo entero) en la tarea “de género”, lo que no es mas que la siembra sutil de una guerra absurda entre hombres y mujeres. Y cobrando, al parecer, unos 12000 dólares mensuales.

    Esa guerra se traslada e implementa actualmente por todo el mundo gracias a enormes subvenciones de personajes tan dudosos y siniestros como G. Soros, dueño de Open Arms y del Aquarius, entre otras cosas (¿se han fijado en lo nuevecitos que están sus barcos y en lo que deben costar? Mucho para una ONG ¿no?). Además de esas ingentes cantidades de dinero, destinado a menesteres pretendidamente humanitarios, la táctica de la perversión del idioma conduce directamente a la confusión y a que los gobiernos, incitados muchas veces por una ciudadanía “progresista” (y profundamente inculta, aunque sea doctora en cualquier disciplina, hay que decirlo; solo ver cómo en Argentina se extiende la edtupidez de hablar solo con la “e”, para ser más inclusivos: “estames preparades”, como ejemplo) perpetren burradas como la del alcalde de Nueva York y sus secuaces políticos, que ha hecho reconocer y proteger con instrumentos legales la friolera de 32 “géneros”, no someterse a lo cual puede acarrear para el infractor considerables sanciones económicas. Eso no es nada si lo comparamos con la influencia majadera de redes sociales que, como al parecer hace Facebook, reconoce 50. Lo cual ha influido, seguramente, en que algunos países, como Canadá, lo hayan hecho con 112 (de momento). Los propulsores de esas barbaridades no son tontos; al contrario, siguen al dedillo la máxima jesuítica: “dadme un niño hasta los siete años, y lo tendré para siempre”; eso lo saben muy bien, por eso, además del frente de las calles, se han introducido en las escuelas, en las que se empieza a adoctrinar a los niños que formarán la nueva sociedad, mientras los padres renuncian inconscientemente a su obligación de educar y la delegan a la mente de extraños que se encargarán de esa labor de adoctrinamiento, bajo pena de multa y/o prisión, como ya ocurre en algunas CC. AA. españolas. De ahí, a ningunear a la RAE, cambiando incluso la Constitución para ello si a alguna carga pública le sale de la toga, no hay mas que un paso muy pequeñito. Y ocurrirá más pronto que tarde delante de nuestras propias narices. Al tiempo.

    Por todo eso, y por causa de nuestra comodidad y obesidad mental, de nuestra inacción, creo que ellos tienen la guerra ganada; nosotros y la sociedad futura, perdida de antemano.

  17. Carmen, si insisto una y otra vez en decir “vicepresidenta” es precisamente porque la RAE indica que esa es la forma en género femenino de esa palabra:

    http://dle.rae.es/?id=bkXwt0B

    vicepresidente, ta
    1. m. y f. Persona que hace o está facultada para hacer las veces del presidente.

  18. José Enrique de Tomás

    ¿Y qué tal si tenemos un poquito más en cuenta los participios activos?

  19. Elvira

    Sí, Elentir. Intentan imponer una ideología y desviar la atención de desigualdades tan grandes como los fueros y el obviar que los discapacitados son más inteligentes, y me refiero a inteligencia emocional.

  20. Elvira

    La lengua es un elemento de comunicación, que viene de “común”. ¿De verdad queremos que lo común sea la prevalencia del femenino frente al masculino? A mí no me gustaría, y siento pudor al pensarlo.

  21. Elvira

    Y otra desigualdad que me parece más importante es la que se ignora con el sistema D’Hont: una persona, un voto.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.