Los errores de la Policía catalana y la perversa alianza entre separatismo e Islam

Así mintió el separatismo para ocultar sus miserias sobre el atentado de las Ramblas

Hoy se cumple un año del atentado islamista contra las Ramblas de Barcelona, que se saldó con 15 personas asesinadas (entre ellas dos niños) y 131 heridos. Una persona fue asesinada en Cambrils.

La cúpula de los Mossos rechazó una petición de la Policía Nacional para instalar bolardos
Hispanofobia: el odio a España fomentó y facilitó el trabajo al islamismo en Cataluña

El daño provocado por aquellos atentados no sólo fue posible por la acción asesina de los terroristas. El separatismo catalán dio ciertos pasos que facilitaron la labor de los terroristas.

El separatismo contribuyó a engordar al islamismo radical en Cataluña…

Movido por la hispanofobia, el separatismo catalán fomentó la llegada de inmigración musulmana frente a la hispanoamericana, como parte de su estrategia de ruptura de España. Si la población musulmana en toda la Nación es del 3,4%, en Cataluña alcanza el doble: el 6,8%. Una de las iniciativas creadas por el separatismo para atraerse a los inmigrantes musulmanes fue la Fundación Nous Catalans, uno de cuyos dirigentes, Noureddine Ziani, fue expulsado en España en 2013 por “amenazar la seguridad nacional” y favorecer “la difusión de ideologías extremistas religiosas”. La expulsión de Ziani, que era presidente de la Unión de Centros Culturales Islámicos de Cataluña (UCCIC), enfureció a los separatistas. La UCCIC reúne a 15 mezquitas catalanas que en julio de 2015 fueron identificadas por la Policía como adscritas a un grupo islamista radical. Se da la circunstancia, además, de que de las más de cien mezquitas salafistas (la rama más radical del Islam) que hay en España, 80 están en Cataluña.

… y luego le echó la culpa del atentado a España y al Rey

A la vista de los vínculos que había entre el separatismo y los musulmanes más radicales, y para evitar que se diese relieve a la autoría islamista de los atentados, el separatismo manipuló la manifestación de apoyo a las víctimas para atacar al Rey de España y culparle de la violencia en Oriente Próximo. Separatistas llevaron pancartas culpando del atentado a la venta de armas (a pesar de que los asesinatos se cometieron mediante un atropello con una furgoneta y con un acuchillamiento). No hubo ni una sola pancarta culpando al yihadismo ni a los países islámicos que lo financian. La Policía catalana, actuando como un cuerpo de policía política, no retiró las pancartas atacando al Rey y a España, pero sí retiró una pancarta de apoyo al monarca.

Las mentiras de la Generalidad y de los Mozos sobre el aviso de la CIA

Otro aspecto de lo ocurrido que merece ser comentado son las graves negligencias de los Mozos de Escuadra. La Policía catalana rechazó una petición de la Policía Nacional para instalar bolardos, petición hecha al día siguiente del atropello terrorista en el mercadillo navideño de Berlín el 21 de diciembre de 2016. Además, el mismo día del atentado en las Rambas se supo que la CIA había avisado a la Policía catalana del riesgo de atentados en Barcelona dos meses antes del 17-A, y señaló en concreto a las Ramblas como un posible objetivo. Estas informaciones generaron acusaciones de negligencia contra los Mozos de Escuadra. Sin embargo, Carles Puigdemont negó que la Policía catalana hubiese recibido ningún aviso de la CIA. Unos días después, un diario catalán publicaba el texto del aviso. La respuesta de la Generalidad catalana y de la Policía autonómica fue tachar esa noticia de “montaje”. El 26 de octubre, y gracias a un soplo, la Policía Nacional impidió que los Mozos quemasen el documento original con la comunicación de la CIA, que probaba que la Generalidad y la Policía catalana habían mentido al negar ese aviso.

La negligencia de los Mozos ante la explosión de Alcanar

Otro aspecto criticable de la actuación de los Mozos ante la amenaza yihadista es el relacionado con la explosión de una vivienda en la localidad de Alcanar (Tarragona) el día anterior al atentado de las Ramblas. Esa explosión, muy potente, se escuchó en varios kilómetros a la redonda y se saldó con un muerto y con la vivienda totalmente destruida. En la noticia publicada por la SER a la mañana siguiente, antes del atentado, se indicaba que en la casa, que estaba abandonada pero había sido ocupada unos meses antes, “se han encontrado una veintena de bombonas de gas butano y propano”. Al día siguiente, la Policía catalana vinculó a los terroristas con esa explosión. Pero ¿cómo es que esa detonación no les alertó sobre la posible presencia de un grupo yihadista?

El 25 de agosto los Mozos confirmaban que no dejaron actuar a los artificieros de la Guardia Civil, alegando que los artificieros de la Policía catalana estaban “preparados para actuar”. El 23 de agosto se supo que la juez Sonia Nuez Rivera se inclinó hacia la posibilidad de un atentado yihadista cuando vio que en la casa había decenas de bombonas de butano, pero los agentes de los Mozos le dijeron: “Señoría, no exagere”. El 28 de agosto, el jefe de los Mozos, Josep Lluís Trapero, admitió el aviso de la juez y al mismo tiempo le echó la culpa por no haber indagado, a pesar de que fue la Policía catalana la que descartó la hipótesis del yihadismo.

El aviso desde Bélgica a los Mozos sobre el imán de Ripoll

Así mismo, el 23 de agosto de 2017, seis días después de los atentados, se supo que en marzo de 2016 la Policía belga avisó a los Mozos sobre la peligrosidad del imán de Ripoll. Como en los anteriores ejemplos, ese mismo día la Policía catalana lo negó. Sin embargo, al día siguiente admitió el contacto con la Policía belga, señalando que le contestaron que no tenían datos sobre el imán de Ripoll, a pesar de que sí conocían sus antecedentes por tráfico de drogas, como se ha sabido hace sólo unos días. El 25 de agosto de 2017 se supo que ese imán había intentado reclutar a terroristas entre la comunidad musulmana de Bélgica a principios de 2016.

El miserable señalamiento del separatismo contra los turistas

En los meses previos a los atentados en Cataluña, los elementos más radicales del separatismo catalán lanzaron una intensa campaña contra los turistas, con amenazas de muerte y pintadas que les tachaban de “terroristas”. Esta miserable campaña de ataques a los turistas tuvo un eco siniestro en los atentados de agosto de 2017, como señaló Lluís Bassets en El País el 18 de agosto. Y es que de los dieciséis asesinados, diez -incluyendo los dos niños fallecidos- eran turistas (tres italianos, dos portuguesas, un australiano, una belga, un estadounidense, un canadiense y una alemana). Entre los heridos había personas de 34 nacionalidades, siendo los grupos más numerosos franceses (26) y alemanes (13). La campaña separatista contra el turismo quedó ante el mundo como un miserable señalamiento. Pero ni siquiera eso frenó los ataques separatistas contra los turistas. Sólo cuatro días después de los atentados, el diputado de ERC Gabriel Rufián volvía a la carga contra el turismo:

Todo lo que haga hoy el separatismo no será para señalar al yihadismo ni para apoyar a las víctimas, sino para intentar tapar esta estela de errores y de negligencias y, como tiene por costumbre, culpar a España de los efectos de la pésima actuación de los separatistas.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos Bustos Marín

    Creo que están nerviosos porque el atentado yijadista ha hecho muchísimo daño al movimiento separatista, y ahora los catalanes no quieren acabar como Gregorio el patricio, personaje histórico que tras conseguir independizarse del imperio bizantino y proclamarse emperador de África fue conquistado por los musulmanes.

    Cuando te das cuentas que te estas jugando tu propio cuello a la hora de votar al elegir a los máximos responsables de seguridad frente a la amenaza terrorista, más de uno se lo piensa dos veces.

  2. Luis Recinos

    ¡Patético!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.