No dice ni una palabra sobre esas agresiones, pero sí que carga contra Vox

Para Sánchez es más preocupante Vox que las agresiones ultraizquierdistas de Cádiz y Gerona

Hoy se cumple una semana de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre, en las que contra todo pronóstico Vox obtuvo 12 diputados, desatando la histeria entre políticos y medios de izquierdas.

Matones convocados por Podemos agreden a periodistas y provocan destrozos en Cádiz
Vox renueva en Andalucía la esperanza de los españoles que nos habíamos quedado sin voz

Descarada campaña mediática de miedo contra Vox

Las reacciones han sido tan airadas como reveladoras. Por ejemplo, esta ha debido ser la semana de las últimas décadas en que más hemos oído repetir la expresión “extrema derecha” para referirse a un partido que defiende la Constitución -aunque pida su reforma por los cauces legales en determinados puntos, igual que hacen otros-, un partido que acepta las reglas del juego democrático -no como Podemos, que hace una semana llamó a manifestarse contra el resultado electoral– y que se caracteriza en todo momento por expresar sus planteamientos de forma legal y pacífica, no como hacen los socios golpistas del Gobierno, que están apostando abiertamente por una vía violenta -la eslovena- para separar a Cataluña de España.

Sánchez carga varias veces contra Vox pero calla ante las agresiones de la ultraizquierda en Cádiz

Esta semana hemos visto cosas tan vergonzosas en democracia como la ultraizquierda jaleada por Podemos manifestándose contra unas elecciones porque la gente no votó a su gusto, con episodios tan graves como las agresiones a periodistas y las quemas de contenedores en Cádiz a manos de matones de la extrema izquierda. También hemos visto al presidente del Gobierno clamar contra Vox varias veces, pero sin decir ni una palabra para condenar esas agresiones a periodistas. De hecho, los mismos medios progres que han estado refiriéndose a Vox como “extrema derecha” han evitado cuidadosamente llamar “extrema izquierda” a los violentos movilizados por Podemos. El mensaje progre parece claro: no es extremista pegar a periodistas o quemar mobiliario urbano -mientras los que hagan eso sean de ultraizquierda, claro: absténganse los demás-, pero sí que es extremista apoyar a un partido legal que se opone a la dictadura de la corrección política, que defiende la unidad de España y se opone a la inmigración ilegal.

Silencio de Sánchez también ante el matonismo de los CDR

La misma conclusión se puede obtener sobre la actuación de los separatistas violentos de los CDR esta semana. El jueves, esa banda de matones intentó reventar una convocatoria para celebrar el 40 aniversario de la Constitución en Gerona, y lo hicieron lanzando bengalas, piedras y barras y enfrentándose a la Policía catalana, dejando a varios agentes heridos. En su Twitter, y a pesar de actualizarlo todos los días, Pedro Sánchez no publicó ni un solo mensaje de condena de esos actos violentos. Los mismos medios que llaman “extrema derecha” a Vox evitaron, una vez más, referirse como “extrema izquierda” o como “ultras” a los CDR, a pesar de haber dejado claro que no tienen reparos en recurrir a la violencia para callar a los que discrepan de ellos.

TVE llama “extrema derecha” a Vox pero se refiere a los CDR como “independentistas”

Ayer se repitieron de nuevo los actos violentos de los CDR. Los matones separatistas cortaron durante 15 horas la autopista AP-7, dejando atrapadas a miles de personas y amenazando con un corte indefinido de esa carretera. La Policía catalana, siguiendo órdenes, no actuó contra los violentos y no hizo ni una sola detención. El hecho ha provocado una gran indignación entre muchos catalanes, que empiezan a darse cuenta de que son rehenes de los golpistas. Unos golpistas que, no lo olvidemos, son aliados del Gobierno: fueron los que ayudaron a llevar a Pedro Sánchez a La Moncloa. En pago por su apoyo, ayer Pedro Sánchez no publicó ningún mensaje condenando ni la violencia de los CDR ni la pasividad del gobierno catalán. Y como ha ocurrido en tantas otras ocasiones, los mismos medios que han estado toda la semana llamando “extrema derecha” y “ultras” a Vox evitaban llamar “extrema izquierda” o “ultras” a los CDR. Muestra de ello es que anoche Televisión Española llamaba “extrema derecha” a Vox en Informe Semanal, horas después de referirse a los CDR simplemente como “independentistas”.

Quieren que no creamos lo que vemos, sino lo que ellos nos digan

Que esas manipulaciones vayan a más acabará beneficiando a Vox. Y es que ciertos medios y ciertos políticos parecen no darse cuenta de que es poco inteligente insultar a los votantes mientras su realidad diaria confirma los motivos que les han llevado a emitir ese voto: los separatistas y la ultraizquierda siguen desplegando su violencia con total impunidad; los golpistas siguen haciendo lo que les da la real gana ante la inacción del gobierno de Sánchez; muchos hombres siguen viéndose pisoteados por el feminismo radical; muchas familias siguen viendo con preocupaciómo como se intenta adoctrinar a sus hijos en la ideología de género; muchos vecinos siguen aguantando que “okupas” y manteros se salten sin consecuencias las leyes que el Estado nos obliga a cumplir a los demás; y un largo etcétera. El mensaje de algunos parece ser: “no os creáis lo que veis a diario, creed lo que nosotros os digamos”, que viene a ser lo mismo que tomar a los españoles por unos imbéciles. Algo que se paga caro en una sociedad en la que Internet y las redes sociales han roto el monopolio que tenían los medios sobre la información.

(Foto: PSOE. Pedro Sánchez ayer en Lisboa en el XI Congreso del Partido de los Socialistas Europeos)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Víctor

    Ladra porque sabe que se le acaba el chollo.

  2. Luis Recinos

    Separatistas, golpistas y ultraizquierdistas “siguen desplegando su violencia con total impunidad…ante la inacción del gobierno de Sánchez” ¡Vaya, pero si Sánchez está de acuerdo con ellos! Y claro que el Gobierno si actúa, actúa a favor de dichos colectivos, justamente asegurándose de mantener las condiciones para que ellos puedan seguir expresando su desacuerdo con el proceso democrático. Como todo regimen autoritario, lo que hay que eliminar es la democracia misma.

  3. pacococo

    La cosa es clara, los de Cádiz y los de Cataluña son demócratas y los de vox, fachas. Así que qué va a decir el buen doctor (cum fraude), tendrá que defender a los suyos.

    No sé si conoceréis el chiste, que circula por las redes.

    Dos amigas, una dice a la otra:

    Cuando me levanto, me tomo un café bien fuerte y hasta que no me llaman fascista tres veces, no soy persona.

    Es lo hay, la única forma es tomarlo con humor y ridiculizarlos. El ridículo es un arma muy poderosa.

    Una cosa más seria, pero seria de verdad:

    http://merecessaberlo.es/?p=787

    Otra cosa interesante:

    https://latribunadelpaisvasco.com/art/10143/la-corrupcion-en-espana-supone-el-8-del-pib

    Siempre he dicho que la casta española es inocente comparada con la europea, pero con todo hacen daño.

    No hay nada como perder el poder o estar en puertas de perderlo, ahora se ha sabido que hay en Andalucía como 24 000 funcionarios, que cobran pero ni aparecen por la oficina. Eso pueden ser unos sesenta o setenta mil votos y si se sitúan en provincias estratégicas, suponen bastantes escaños.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.