El PP asume parte de las propuestas de Vox sobre familia, maternidad y educación

Ya hay acuerdo PP-Vox para desalojar al PSOE del poder en Andalucía: esto es lo que recoge

El PP y Vox han anunciado que han llegado a un acuerdo para la investidura de Juan Manuel Moreno como nuevo presidente de la Junta de Andalucía, poniendo fin a 36 años de gobiernos del PSOE.

Andalucía: las propuestas de Vox al PP para un cambio real que ponga fin al socialismo
Acuerdo entre el Partido Popular y Vox para la investidura del presidente de la Junta de Andalucía

Las propuestas de Vox que ha asumido el PP

El acuerdo, formado por 37 puntos, se puede leer aquí (ver PDF). Tanto el PP -que ayer tachó de “inaceptable” el documento con las propuestas de Vox para la investidura– como el partido de Abascal han tenido que ceder bastante para llegar a este acuerdo. De hecho, el documento asume gran parte de las propuestas de Vox, entre ellas algunas de apoyo a la familia, la maternidad y la libertad de educación y la derogación de la ley andaluza de memoria histórica (el documento señala que se aprobará otra ley de “concordia”). El PP también asume otras propuestas de Vox que han sido criticadas por los medios, entre ellas que la Junta de Andalucía cumpla la ley en materia de inmigración y que ponga todos sus medios para “prevenir la amenaza del fundamentalismo islámico”. El documento también incluye puntos en los que ya estaban de acuerdo ambos partidos, como la práctica supresión del Impuesto de Sucesiones y bajadas de otros impuestos.

El acuerdo no incluye la derogación de las leyes de género

He visto en las redes sociales a muchos seguidores de Vox manifestando su alegría por este acuerdo. Entiendo que muchos andaluces estarán especialmente contentos en este momento. Es una buena noticia que lleguen a su fin 36 años de mandato del PSOE en una región en la que no ha habido alternancia política en todos los años que llevamos de democracia, con todo lo que ello conlleva (corrupción, clientelismo político, etcétera). Sin embargo, he de confesar que el acuerdo no me ha provocado una alegría, al comprobar que tres leyes ideológicas liberticidas -la LGTB, la de violencia de género y la de igualdad- han sido excluidas del acuerdo. Esas leyes se incluían ayer en el documento con las propuestas de Vox para la investidura. El 21 de diciembre Vox señaló que exigiría a cualquier futuro gobierno en Andalucía, entre otras cosas, la “sustitución de la Ley Andaluza de Violencia de Género por una Ley de Violencia Intrafamiliar”. Lo que sí incluye el acuerdo PP-Vox es el compromiso de garantizar “la libertad educativa y el derecho de los padres a elegir el modelo que deseen para sus hijos, evitando cualquier injerencia de los poderes públicos en la formación ideológica de los alumnos y permitiendo que los padres puedan excluir a sus hijos de la formación no reglada por actividades complementarias o extraescolares cuando sean contrarias a sus convicciones”.

¿Qué habría pasado si Vox se negase a ceder en ese punto?

Esta última medida, si se lleva a efecto, podría evitar que se implementen, de hecho, esas leyes ideológicas al menos en lo referido a los centros educativos, lo que ya es un importante avance. Soy consciente de que Vox obtuvo el 2 de diciembre casi un 11% de los votos y 12 escaños, y que con esa fuerza no puede poner condiciones maximalistas a un pacto de gobierno. Que habiendo sido el partido menos votado le haya arrancado al PP los compromisos citados ya es un avance considerable. Hace sólo seis meses muchos se habrían reído si alguien les hubiera dicho que Vox iba a ser decisivo para desalojar al PSOE de la Junta. En este sentido, Vox ya ha cumplido un papel histórico. También soy consciente de que Vox estaba ante una difícil encrucijada: mantenerse fiel a sus postulados arriesgándose a unas nuevas elecciones que podrían dar la victoria al PSOE -con el apoyo de Ciudadanos-, un gesto que no sería comprendido por muchos; o bien ceder para desalojar al PSOE, y arriesgarse a ser criticado desde sus propias filas por esa cesión. Personalmente creo que Vox no tenía nada que perder con la primera opción, y sí mucho que ganar, en el sentido de consolidar su imagen de ser un partido que se mantiene fiel a sus compromisos a toda costa, sobre todo de cara a las convocatorias electorales de este año. Con todo, yo no tengo la facultad de adivinar el futuro y sé que puedo estar equivocado.

Vox tiene por delante una dura tarea fiscalizadora

Eso sí, en este momento recuerdo lo que me dijo Santiago Abascal después de un mitin de Vox en La Coruña el 1 de mayo de 2014: “sé crítico”. Se refería a su propio partido. He conocido a muchos políticos de distintos partidos, y Abascal ha sido el único que me ha pedido que fuese crítico con el suyo. Haciendo honor a su petición, tengo que decir que aunque entiendo que han tenido que aparcar esas propuestas porque ni siquiera tenían escaños para llevarlas a cabo (Cs y seguramente también el PP se habrían alineado con el PSOE y Podemos para defender esas leyes: al fin y al cabo, los cuatro partidos apoyaron su aprobación), me preocupa que este acuerdo de gobierno excluya la derogación de leyes que violan derechos fundamentales amparados por la Constitución como son la igualdad ante la ley, la libertad de educación e incluso la libertad de información y de expresión. Vox tiene por delante una dura tarea para fiscalizar la acción de gobierno de PP y Cs en Andalucía, y tendrá que ejercer presión para que esta legislatura no se convierta, como venía señalando, en un socialismo con otras siglas. Contando Estrelas apoyará a Vox cuando ejerza esa presión y la reclamará si no la ejerce. Este blog es una web independiente. No tengo ningún compromiso con ningún partido político: lo tengo con unos principios.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.700

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. ♑Felipe

    Era de esperar que se llegará a un acuerdo, VOX en su primer bautismo de Gobierno debe de ser fuerte pero al mismo tiempo tolerante ya que sabe que todas las decisiones del gobierno Andaluz pasarán sí ó sí por sus manos para ser aprobadas, y que en la politica Nacional el PP dependerá (si las cosas no cambian )de los votos de VOX.Esperemos que sea el principio del cambio tan necesario para este País llamado ESPAÑA.

  2. Chari

    Todo es un acuerdo para la investidura de Bonilla, después Vox seguirá defendiendo sus propuestas y votando las que no estén de acuerdo.
    Aunque en unas segundas elecciones, que era lo que Ciudadanos quería forzar, hubiese conseguido más diputados, puede que hubiesen sido menos decisivos al poderse formar un gobierno de izquierdas o un gobierno entre el Psoe y Ciudadanos que era lo que Alberto pedía.

  3. Alberto Mínimo

    El acuerdo con el PP recoge medidas que, de llevarse a cabo, supondrán el mayor triunfo de la derecha social y cultural en décadas. La consejeróa de Familia es un hito fundamental porque deberá sacar adelante medidas también recogidas en el acuerdo no sólo de protección a la familia, también un plan sobre adopción y de ayuda a las mujeres con embarazos no deseados que pueden ser un eficaz elemento disuasorio contra el aborto. La derogación de la Ley de MemoriaHistórica será un avance impresionante que afecta de lleno a las leyes ideológicas procedentes del zapaterismo que el PP no quiso tocar. Otro aspecto esencial es la garantía de la libertad de educación en una región como Andalucía, donde está sometida a un cerco implacable por parte del PSOE, cada vez más tiránico. Señaló estos para no alargarme, pero son muchos más.
    No se puede conseguir todo con el 11% de los votos y siendo el grupo más pequeño. Pero se ha abierto el debate sobre las leyes de género al máximo nivel, algo impensable hace una semana, y es de creer que Vox no abandonará este asunto, entre otras cosas porque ha encontrado en él una mina impresionante de votos y simpatías.
    Escribo desde Andalucía y no soy afiliado a Vox, aunque sí lo voté. Creo que ha sido el voto más útil de mi vida.

  4. marcial

    Creo que este artículo es una visión clara, acertada y honesta del asunto, pero no definitiva, pues Cs puede forzar elecciones o evitar el cambio uniéndose a Psoe y podemos. En España falta confianza en Dios, pero algunos pocos la tenemos.

  5. Marcial, si Cs hiciese eso sería un suicidio electoral. De hecho, creo que este acuerdo entre PP y Vox es, en el fondo, una faena para Cs. Estoy convencido de que la veleta naranja habría preferido que se repitiesen las elecciones y volver a apoyar al PSOE, para así dárselas de más progres que nadie. Ahora van a tener que aguantar las críticas de la izquierda y, al mismo tiempo, la oposición de Vox.

  6. Lorenzo

    Era demasiado bonito para ser verdad. Un partido, que, a diferencia de los demás, parecía dispuesto a poner por encima del mercadeo político sus principios irrenunciables. Un partido que atacaba la dictadura de lo políticamente correcto en su línea de flotación. Pero el sueño ha terminado.

    Con este acuerdo, Vox ha demostrado que es un partido como cualquier otro, encantado de someterse cobardemente al cálculo político (¿y si perdemos escaños en la repetición electoral?)y, quizás, a la presión mediática. Ha reculado cuando había puesto al “sistema” patas arriba y al PP y C’s contra las cuerdas.

    El acuerdo no es más que el programa de Casado sazonado con un poquito de (verde) perejil.

    En fin, creo que para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

  7. Luna

    Alberto Mínimo: Creo mucho más acertado el término “embarazos no esperados” al de “no deseados.” No soy de Vox pero interpreto que es en esta diferencia en donde basa su ayuda a la mujer en la toma de conciencia de la gestación. El embarazo puede venir sin que se haya intentado expresamente pero fuera de coacciones sociales, ser igualmente una alegría para la madre.
    Vox pretende evitar esa coacción de los medios comunitarios que sólo presta atención en dirección al aborto, atiende a la mujer en su necesidad y le posibilita el parto. Esta medida ha sido ampliamente criticada por los otros partidos -y sus respectivos medios de comunicación asalariados- pero hemos de recordar que de no hacerlo se incurre en la figura penal de “denegación de auxilio” y que está tipificada como delito.

    Primero reconozco cierta ignorancia al respecto y luego supongo que si no se ha admitido la derogación de las leyes de género ha sido porque este acuerdo contravendría la división de poderes al tomar el político como ejecutivo, que corresponderá al Parlamento autonómico de Allá. Pero sugiero a Vox que sí fije un acuerdo para sanciones al respecto por la vía parlamentaria, eso no conculcaría el curso debido.

  8. Huichilobos

    También el punto 9 es un asidero para poder tener a raya à las organizaciones feministas, LGTB y de todo pelaje; y, además, cada año, cuando haya que aprobar los presupuestos, el apoyo se podrá condicionar a reducciones drásticas en esas partidas. No seas agorero, Elentir; la ideología de género está demasiado extendida como para abatirla en 2 días, y menos aún yendo de cara; además, no es un mal genuinamente nacional, sino de todo occidente, y el primer paso indispensable sería limpiar la ONU de comunistas. Este pacto había que cerrarlo; 20% de electores, 20% de cuota de poder. Es lo justo.

  9. Luis Recinos

    Desde la psicología social y la psicología organizacional es factible hablar de la “resistencia al cambio” como un concepto que se refiere a un fenómeno conductual real. Es evidente que el sistema de poder político tradicional no iba a ceder fácilmente ante los embates de Vox. Una de las maneras propuestas para vencer la resistencia al cambio es, justamente, la negociación. Así que Vox no tenía más remedio que negociar. Por otro lado, es mejor implementar el cambio a partir de los valores periféricos, y no tratar de cambiar los valores y principios centrales representativos del status quo, tal cual la ideología de género, sino llegar a ello por aproximaciones sucesivas. Creo que eso se logrará. Tan es así, que ya hasta el Sr. Macron, en Francia, ha tomado cartas en el asunto puesto que ya ve venir el cambio, sobre todo de cara a las elecciones de mayo, y está asustado. Mientras tanto, veo más preocupante que el Tribunal Supremo haya avalado el principio de violencia de género. Ahora sí, el Estado parece haber declarado a los hombres españoles enemigos de las mujeres por naturaleza. Me recuerdo cuando Juan Legido y los Churumbeles nos deleitaban con la idea de que España era “la tierra donde puso su trono el amor.” ¡Vaya, cómo han cambiado las cosas.! Suerte.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.