Algunos apuntes sobre el fallecimiento del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba

Una muerte lamentable y una beatificación que busca la complicidad de nuestro silencio

La muerte de una persona es un motivo de tristeza para sus allegados, y la empatía exige que los que no compartían lazos con el fallecido tengan hacia él y sus seres queridos un mínimo de respeto.

Algunas frases célebres de Rubalcaba
En un mitin de Rubalcaba en Vigo

Cuando me enteré de que Alfredo Pérez Rubalcaba estaba muy grave pensé que ojalá se recuperase. Al margen de las diferencias que he venido manifestando con el exministro socialista durante años, Rubalcaba era un ser humano, y como todo ser humano habrá sufrido en sus últimos momentos. Como cristiano, el sufrimiento me anima a la piedad y más si tiene lugar a las puertas de la muerte. He leído lo que publicó anteayer Dolça Catalunya y le deseo al fallecido dirigente socialista que Dios le tenga consigo. Quienes nos reconocemos como pecadores no podemos hacer menos que desear para los demás la misericordia que ansiamos para nosotros.

Políticos y medios de distinto signo ensalzan al fallecido

En estos días no he dedicado a la muerte de Rubalcaba ninguna entrada en este blog ni ningún tuiteo. He pensado, como tantas otras veces, que si no tienes nada bueno que decir sobre alguien, es mejor callar. Y entonces he visto reacciones políticas y mediáticas como las siguientes:

Esto ya es pasar del comprensible pésame por la muerte de una persona a su beatificación como político. Un proceso de beatificación es aquel que se inicia para declarar que alguien fue ejemplar, es decir, que sus hechos deben servir de modelo a seguir para todos. Callar ante algo así sería aceptar que la verdad sea atropellada, convirtiendo así en cómplices de la mentira a los que, por respeto, decidimos guardar silencio ante la triste noticia de una defunción.

Un político que mintió repetidamente sobre cuestiones muy graves

Los que presentan a Rubalcaba como un referente para los políticos actuales deben haber olvidado que, siendo ministro del Interior (2006-2011), mintió repetidamente para negar la negociación entre el Gobierno socialista y ETA. Mintió también para negar que ETA continuase con su actividad terrorista: en junio de 2008 la Fiscalía confirmó que Rubalcaba no había verificado la tregua etarra de 2006, sobre la que el ministro había afirmado: “El alto el fuego es completo y real, eso es lo que dicen los informes de verificación, y en junio así lo dirá el presidente del Gobierno al Parlamento”. Volvió a mentir cuando negó que los contactos con ETA continuasen tras el atentado de la T4 de Barajas: el propio Zapatero le dejó en evidencia en una entrevista a El País. Mintió de nuevo en 2010 cuando negó que hubiese contactos entre el Gobierno del PSOE y ETA: el socialista Eguiguren acabó reconociendo esos contactos. Así mismo, mintió también durante tres años sobre el chivatazo policial a ETA en el bar Faisán, como reveló la sentencia de la Audiencia Nacional sobre ese caso. ¿Cómo puede ser un político ejemplar alguien que mintió de forma tan reiterada, incluso en sede parlamentaria y sobre cuestiones tan graves?

Sus ataques a la presunción de inocencia y a la libertad religiosa

Decir que Rubalcaba trabajó “en favor de la consolidación del Estado democrático”, como hacía ayer El País, implica olvidar que el dirigente socialista hizo cosas como atacar abiertamente la presunción de inocencia, apoyando una reforma del Código Civil que permitía retirar la custodia a hombres acusados de violencia doméstica antes de que hubiese una sentencia: “estamos pensando en los niños por encima de la presunción de inocencia”, alegó el entonces ministro del Interior, como si fuese un gran servicio a la infancia abrir la puerta a las denuncias falsas para obtener la custodia de un niño e impedir que su padre esté con él. Recordemos, así mismo, que siendo él portavoz del Gobierno y ministro del Interior, el ejecutivo cerró al culto la Basílica del Valle de los Caídos, de forma abiertamente ilegal, violando abiertamente la libertad religiosa y de culto.

Su intento de deslegitimar al TC, echando leña a la hoguera separatista

Quienes afirman que Rubalcaba sirvió a España tal vez pasan por alto un hecho ocurrido en 2011. El 20 de septiembre de ese año, Rubalcaba se lanzó a deslegitimar al Tribunal Constitucional por haber invalidado parte del Estatuto catalán de 2006, e incluso propuso cambiar las leyes para que el TC no pudiese invalidar un Estatuto que ya hubiese sido sometido a referéndum. Con esas declaraciones, el dirigente socialista contribuyó a alimentar la hoguera separatista en Cataluña, al dar a entender que hay ciertas leyes que están por encima de la Constitución. Lo que hizo con ello no es servir a España, sino ponerle una zancadilla, porque su jefe de filas, José Luis Rodríguez Zapatero, se había comprometido a apoyar el Estatuto que saliese del Parlamento catalán, fuese o no constitucional. Y todo para ganarse el apoyo de los separatistas, ya que entonces el PSOE gobernaba en minoría. Pusieron su partido por encima de la Nación.

Pactó la imposición lingüística con Pujol y acusó al PP de “catalanofobia” por criticarla

Hay que recordar, así mismo, que Rubalcaba no sólo defendió la inmersión lingüística en las escuelas catalanas, un modelo educativo basado en la exclusión del español (a pesar de ser la lengua mayoritaria de los catalanes), sino que además se jactó de haber acordado ese modelo con el nacionalista Jordi Pujol (recordemos que Rubalcaba fue ministro de Educación en 1992 y 1993). En la misma línea que los separatistas, el dirigente socialista acusó de “catalanofobia” al PP por oponerse a ese modelo de imposición lingüística y también por oponerse al Estatuto de 2006. De hecho, es curioso ver al expresidente del PP elogiándole ahora, porque en 2013 Rubalcaba acusó de “catalanofobia” a Rajoy por no pasar por el aro de los separatistas.

Éstas son algunas de las cosas que cualquiera puede encontrar hoy sobre la carrera política de Rubalcaba haciendo una simple búsqueda en las hemerotecas. Un repaso más exhaustivo daría para varias entradas como ésta. Que después de estas cosas que acabo de repasar se presente a Rubalcaba como un gran patriota y un hombre que hizo grandes servicios a la democracia, en fin, me parece demasiado como para quedarse callado. Me niego a contribuir a esa injusta beatificación con mi silencio. Como político, Rubalcaba fue nefasto: ni por asomo es un modelo a seguir, al menos para aquellos que de verdad quieran servir a España y favorecer nuestros derechos y libertades. Como persona, sólo me queda decirle tres palabras: descanse en paz.

Foto: PSOE

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Dardo

    Es comprensible y piadoso ser misericordiosos ante el fallecimiento, más si es sorpresivo, de cualquier persona; en particular por el respeto debido a su familia.

    Más allá de esto, resulta exagerada la “beatificación” del finado. Porque aunque seguro que ha tenido buenos aciertos en su carrera política (y creo que su posición activa en la crisis de Estado referente a la abdicación de Juan Carlos I es un ejemplo de ello) son muchos los episodios que nos presentan un balance con muchos claroscuros.

    Este artículo ha sido el único, del que he tenido conocimiento en prensa, que ha abordado este fallecimiento ponderando ejemplarmente el debido respeto con la necesario análisis racional de su trayectoria.

  2. Marcial

    Mejor dicho, imposible.
    Rezo por su alma de todo corazón y por mi nación, España, hoy irreconocible por personajes históricos como él.

  3. Israelem

    Elentir, la verdad es que Rubalcaba merece todo el respeto y que Dios lo tenga en su gloria.

    Pero efectivamente como político ha sido poco o nada ejemplar, además de lo que has dicho se pueden recordar cosas como su actuación durante el 11M con sus declaraciones en contra del gobierno o sus amenazas en el parlamento diciendo que sabía todo de todos.

    Hay mucho de Rubalcaba que no es ejemplar y que como dices no se puede pasar de la pena y la comprensión por su muerte con el enaltecimiento y beatificación como político.

    Feliz domingo.

  4. Una gran mayoría de socialistas dicen ser ateos pero a la hora de su fallecimiento los compañeros y “amigos políticos” le beatifican. Qué sociedad más hipócrita y mentirosa estamos creando en esta Europa. Espero que los historiadores imparciales, si existen, lo pondrán en su lugar.

  5. Fletcher Stillman

    Bien expresado. Curiosamente Vox continúa con la campaña electoral de las autonómicas a pesar de haberle dado el pésame a Rubalcaba en Twitter: https://mobile.twitter.com/vox_es/status/1126844596070297600

  6. Alonso Quijano

    DEP Rubalcaba.
    Después de todo lo opinado, creo que a un personaje tan siniestro le va a pasar lo que a Franco (que más quisiera Rubalcaba). Se le va a utizar como capote torero para desviar la atención de los problemas importantes. Por ejemplo la actual subida de impuestos.

  7. No puedo decir nada bueno de él. Pero en el artículo faltan más cosas que hizo… Se llevó la verdad del 11-M a la tumba y no respetó la Jornada de Reflexión con 193 muertos aún calientes de los que pocos se acuerdan ya… “España merece un gobierno que no le mienta”… Y también participó en el gobierno de los GAL. Me ahorraré decir el tipo de persona que fue porque ya no se puede defender.

  8. ♑Felipe

    Como persona descanse en paz, como politico ……. pero creo que la familia socialista debería tomar ejemplo del comportamiento de los partidos contrarios a su ideario,del respeto y las condolencias que le han rendido.No ha ocurrido así en la muerte de personas mucho más importantes y de gran relevancia política para la nación ,que por no pensar lo mismo incluso cuando estaban aún de cuerpo presente se les ha intentado vejar é insultar hasta la saciedad.Yo comprendo que en sus abyectos genes ya viene grabado, así como el que no piensa como ellos es uno de los “asesinos”franquistas de la guerra civil, aunque haya nacido en décadas posteriores,esa es toda la riqueza cultural é intelectual de esa chusma,y sigo pensando que esta sociedad actual esta muy enferma ó es totalmente ignorante de lo que se le viene encima en mi tierra natal (León )hay un refrán que dice:”sarna con gusto no pica”

  9. Kyle

    Claro que le deben el PSOE a este hombre los últimos años, traficó con la información del 11M junto con Zapatero para dar la vuelta a las elecciones, los dos son unos mierdas, me da igual el ictus y su muerte, fue un hombre sin honra que escaló escaños junto con Zapatero gracias a los muertos de cientos de españoles, no terminó con ETA les dejó el asilo político que es Bildu, y los avances sociales de chiste, el dúo dinámico del PSOE empobrecio a casi todo la clase media española.

    No tengo que decir nada más aparte del descanse en paz pertinente y por educación, punto.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.