Nadie ha sido condenado aún por estos asesinatos, los últimos de ETA en España

Carlos y Diego eran guardias civiles: así les asesinaron y así les están traicionando hoy

Tal día como hoy, hace diez años, ETA asesinó en Calviá (Mallorca) a estos dos guardias civiles: Carlos Sáenz de Tejada García, de 28 años, y Diego Salva Lezaun, de 27 años.

La infamia del PSOE: vota junto a Bildu legalizar el ultraje a España y la apología del terrorismo
Podemos se manifiesta a favor de los presos de ETA, la banda que asesinó a estas mujeres

Un atentado perpetrado con una bomba-lapa

Carlos era cabo y era natural de Burgos. Diego era de Pamplona y estaba en prácticas. Unos meses antes había sufrido un accidente de tráfico, y se reincorporó a su trabajo el mismo día del atentado. Los terroristas les asesinaron a las 13:50 horas de aquel jueves 30 de julio de 2009 mediante una bomba-lapa colocada bajo el Nissan Patrol que ocupaban los agentes. Otra bomba-lapa que había sido colocada en otro coche patrulla fue desactivada por los artificieros de la Guardia Civil. El atentado con el que fueron asesinados Carlos y Diego se perpetró la víspera del 50 aniversario de la aparición de ETA. Medio siglo asesinando a españoles -hombres, mujeres y niños- por serlo y para poner a España de rodillas ante los terroristas.

Un crimen por el que nadie ha sido condenado diez años después

A día de hoy nadie ha sido condenado por el asesinato de Carlos y Diego. Este crimen es uno de los más de 300 asesinatos de ETA sin resolver. Más de 300 familias destrozadas que aún no han tenido la ocasión de ver que se hace Justicia con sus seres queridos, enviando a prisión a los canallas que les asesinaron. Mientras ETA seguía matando algunos negociaban humillantes y escandalosas cesiones ante la banda terrorista a cambio de que ésta dejase de asesinar. Unas cesiones que incluían bajar la presión policial contra ETA y legalizar sus marcas electorales, pero sin exigir a ETA ni el esclarecimiento de los atentados sin resolver, ni la entrega de los terroristas que aún tienen cuentas pendientes con la Justicia. De hecho, a día de hoy ETA ni siquiera ha entregado aún todos sus arsenales: en cualquier momento podría usarlos para volver a matar.

Los féretros con los cadáveres de Carlos y de Diego, portados por miembros de la Guardia Civil y de la Policía Nacional durante el funeral que se celebró en su honor en la Catedral de Palma de Mallorca al día siguiente del atentado (Foto: Efe).

Un discurso de la traición para equiparar a asesinos y víctimas

Mientras atentados como el que acabó con las vidas de Carlos y Diego siguen sin resolverse, tenemos que ver como los proetarras campan a sus anchas en las instituciones, insultando desde ellas a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, los cuerpos policiales a los que más duramente atacó ETA con sus atentados. En un acto que sólo cabe calificar como traición, el mismo partido que negociaba esas cesiones flirtea hoy con los herederos políticos de ETA para que les dejen gobernar en Navarra, como si hubiese olvidado incluso los nombres de los militantes socialistas asesinados por ese grupo mafioso cuyos crímenes Bildu se niega a condenar. También nos quiere obligar a todos a pagar un dineral a etarras que denunciaron falsas torturas, obviando la necesidad de una sentencia judicial que las ratifique para considerarles víctimas de «abusos policiales» y, así, contribuir al infame discurso proetarra que equipara a asesinos y víctimas. Un discurso que tiene cada vez más cómplices entre nuestra clase política y entre los medios de comunicación. Es el discurso de la traición.

La apología del terrorismo consentida desde el Gobierno

Esa traición incluye también hechos como el Gobierno cruzándose de brazos ante 177 actos de exaltación de asesinos de ETA, a pesar de tratarse de un claro delito de apología del terrorismo. Un delito que sigue en el Código Penal. Se da la circunstancia de que en octubre de 2018 el PSOE votó junto a Bildu a favor de legalizar la apología del terrorismo y los ultrajes a España y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a esa misma Guardia Civil a la que pertenecían Carlos y Diego. Es como si el Gobierno dejase de aplicar aquella parte del Código Penal que no le gusta, después de comprometerse a cumplir y hacer cumplir la ley para poder ejercer sus funciones. Al mismo tiempo, en Cataluña, el separatismo golpista se abraza con los herederos de ETA, demostrando que le importa más el odio a España que las vidas de cientos de españoles asesinatos por esa banda criminal. A la vez, la extrema izquierda parlamentaria trata como presos políticos a los etarras y se suma a manifestaciones separatistas a favor de los presos de ETA, demostrando por enésima vez el buen entendimiento que se da entre los totalitarios de distinto pelaje.

Que se haga caer todo el peso de la ley sobre los etarras y sus cómplices

Lo más repugnante es darse cuenta de que todas estas infamias que estamos viviendo se estaban tramando ya en los años previos al asesinato de Carlos y de Diego, y ni éste ni otros crímenes cometidos por ETA hicieron cambiar de parecer a quienes estaban dispuestos a ceder al chantaje de los asesinos a cambio de una falsa paz que es una humillación para las víctimas, que ven como sigue sin hacerse Justicia con sus seres queridos, mientras cada vez más etarras salen de prisión sin haber cumplido más que una mínima parte de las largas penas a las que fueron condenados, mientras los proetarras toman las calles para ensalzar a esos criminales y mientras se deja Navarra en manos del separatismo vasco con la ayuda de Bildu. Aunque consiguieron callar a Carlos, a Diego y a las demás víctimas de ETA, muchos españoles seguiremos clamando Memoria, Dignidad y Justicia para ellos, porque estamos en deuda con ellos y, a diferencia de ciertos políticos, nos negamos a traicionar la sangre de esos héroes. Somos muchos los que seguimos y seguiremos exigiendo que el Estado de Derecho cumpla lo que les prometió a las familias de tantos cientos de asesinados, heridos y mutilados: que se haga caer todo el peso de la ley sobre los terroristas y sus cómplices, sin concesiones, sin tibiezas y sin apaños.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. José Ángel

    Muchas gracias por este magnífico artículo. Recuerdo emocionado por Carlos y Diego.

  2. Drociano

    Los políticos y los medios de comunicación proclamando que ETA ha desaparecido. Nunca estuvo más presente que ahora. No matan ¿…? porque no lo necesitan, España se ha rendido a que gobiernen donde quieran y a que anexionen lo que quieran, empezando por Navarra pero seguirán cuando eso esté totalmente asentado.

  3. Luna

    El Ministro del Interior hizo unas declaraciones que llevaron a un escrache contra miembros de Ciudadanos durante el día del llamado orgullo gay «porque pactaban con Vox» y aquí no ha pasado nada, parece correctísima la coerción porque Vox no gusta a los que mandan, pero nada se hace en contra de los etarras que en un momento dado podrían haber permitido la investidura (que ya veis, tampoco fue así).

    Lamentablemente, ya no nos gobierna la honradez ni una mínima prudencia sino el pactismo perverso y la cuota de poder. Bildu es ETA, eso lo sabemos todos. Y eso quiere decir que esos terroristas que siguen libres y no han entregado las armas tienen todos nuestros datos, ya que pueden acceder como partido político a los censos electorales y ver nuestro domicilio, DNI y lo que haga falta. Aunque sigamos en nivel de alerta terrorista 4 sobre 5.

    Dudo mucho que se deba un céntimo de las subvenciones que Bildu recibe como partido, pero sí se debe todavía la equiparación salarial que el Ministro Zoido prometió y supondría un mínimo de justicia y dignidad para los Guardias Civiles que tan abnegadamente se entregan a su labor.

    Y naturalmente, les debemos mucho más, el recuerdo y gratitud, así como el reconocimiento de sus sacrificios y el valor necesario cuando cada vez que arrancaban el coche-patrulla podía volar por los aires. Es necesario que nuestros hijos conozcan todo esto y somos nosotros quienes se lo debemos contar.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.